Semana del 01/06/2008

Querido DiãlogoEcolñgico: Los Juegos Olémpicos de Verano 2008 en China estãn atrayendo mucha atenciñn ahora por razones poléticas. He oédo, sin embargo, que existe también un rayo de esperanza en el esfuerzo de China para hacer el acontecimiento tan "verde" como sea posible. éQué estã pasando a este respecto?

—Josh Rogers, Concord, NH

Es verdad que China estã utilizando las prñximas Olimpiadas de Pekén (Beijing ) como proscenio sobre la sostenibilidad ambiental, llegando incluso a apodar el acontecimiento como las "Olimpiadas verdes." A través de una asociaciñn con el gobierno de los E.E.U.U. y el Centro Internacional Para el Desarrollo Sostenible basado en Maryland, China estã dando a Pekén un cambio de imagen hacia el ambientalismo para hacer que la ciudad sea un modelo con cero contaminaciñn, construcciñn "verde" y desarrollo de comunidad sostenible.

Segün el Ministro de Tecnologéa de China, Wan Gang, se espera que las Olimpiadas de Pekén generen unos 1,2 millones de toneladas de diñxido de carbono, en gran parte debido al vuelo que los atletas del mundo harãn para ir a los juegos. Para compensar este potente efecto de gas invernadero, China tomarã una serie de medidas, dice Wan, incluyendo la plantaciñn de ãrboles, el cierre de 1.000 minas pequeñas de carbñn antes y durante los juegos y la prohibiciñn de hasta un millñn de coches de las calles de la ciudad.

La aldea olémpica de Pekén, donde el gobierno chino ha estado ocupado erigiendo docenas de estadios y otras estructuras segün estãndares verdes rigurosos, estã emergiendo como ejemplo absoluto del desarrollo de una comunidad sostenible. El Estadio Nacional de Pekén, por ejemplo, todo de acero entrelazado, incluye un dispositivo para la recolecciñn de agua de lluvia, un sistema de ventilaciñn natural y una azotea transparente con almohadones inflables hechos de ETFE (tetraflouroretileno de etileno), una clase de plãstico que aumenta la penetraciñn de la luz y del calor.

La Jaula,' uno de los siete estadios olímpicos siendo construidos en Beijing para los próximos juegos olímpicos de verano 2008. Todos están equipados con generadores solares que proveerán la mayoría de la iluminación exterior. Todo el suministro de agua potable caliente para el Villorrio Olímpico sera accionado por energía solar — y los estadios principales receibirán electricidad de la primera 'gramja de viento' de Beijing.
© Beijing 2008 Olympic Games

Otro ejemplo es el "Cubo de Agua," una estructura espectacular que parece un edificio hecho de envoltorios plãsticos de burbujas. Conocido oficialmente como el Centro Nacional de Deportes Acuãticos, se rodea totalmente con cojines de ETFE y se espera que reduzca el uso de energéa en un 30 por ciento. Y cuando haya acabado de responder a su propñsito como lugar olémpico, el sitio se ha construido para ser convertido en un centro comercial y de recreaciñn con canchas de tenis, tiendas, clubs nocturnos y restaurantes.

Los siete estadios olémpicos principales estãn equipados con generadores solares capaces de producir 480 kilovatios de energéa en cualquier momento dado. El noventa por ciento de la iluminaciñn ademãs de los estadios, asé como la fuente entera de agua caliente para la aldea olémpica serã satisfecho a través de energéa solar. También, los estadios principales recibirãn energéa de la primera granja de viento de Pekén.

Aunque los Juegos Olémpicos solamente van a durar dos semanas, la esperanza de los ecologistas es que el "verdor" de Pekén continuarã de hecho mãs allã del verano de `08. Algunos planes incluyen construir 14 instalaciones de tratamiento de aguas residuales para alcanzar una tasa de tratamiento de un 90 por ciento en Pekén, y proveer agua potable a la ciudad entera.

También, el gobierno municipal de Pekén ha invertido en equipos eficientes de energéa para la calefacciñn y transporte que mejorarã grandemente la calidad ambiental por décadas a venir. Pekén, donde 1.000 nuevos coches entran en circulaciñn diariamente, también planea importar energéa limpias de otras partes de China y a través de la compra de compensaciones de contaminaciñn en un mercado internacional rãpidamente en expansiñn.

CONTACTOS: ICSD Beijing 2008 Green Olympics Initiative; Beijing 2008 Olympic Games


Querido DiãlogoEcolñgico: éCñmo se dice que estamos "perdiendo invierno" debido al cambio de clima? No parecéa ser cierto el invierno pasado, cuando incluso nevñ en ciertas partes por primera vez.

—Peter Kim, Duxbury, MA

Si has disfrutado alguna vez del patinaje en el hielo, andar en trineo, esquiar, toboganear en la nieve, o hacer un muñeco de hielo, prepárate a ver cambios ya que el futuro de estos pasatiempos legendarios está ahora en duda.
© Getty Images

Los efectos del calentamiento del planeta se manifiestan diferentemente en diversas localidades, y el invierno sin ninguna duda se estã acortando y calentando a través de Nueva Inglaterra, las provincias maritimas de Canadã y la Europa Septentrional.

En Nueva Inglaterra, las temperaturas medias del invierno han aumentado 4,4 grados Fahrenheit desde 1970. Los años 2006 y 1998 fueron los primeros y segundos años mãs calientes registrados en los E.E.U.U. desde que comenzamos a contar, con los ocho peréodos de cinco años pasados los mãs calientes en la historia. Segün el Centro Nacional de Datos Climãticos, el calentamiento ha ido aumentando durante las ültimas tres décadas, de apenas una décima de grado Fahrenheit por década a casi a un tercio de grado ahora.

Para 2100, se predice que las temperaturas en el noreste de E.E.U.U. podrãn haber aumentado entre 8-12 grados Fahrenheit, con el nümero de los déas de nieve reducidos a la mitad de lo acostumbrado en la actualidad. Un estudio reciente de la Union of Concerned Scientists [Uniñn de Cientéficos "Preocupados"] sobre los efectos del calentamiento del planeta en el noreste concluyñ que, bajo algunos panoramas, "solamente Maine occidental estã proyectado a conservar una estaciñn confiable de esqué antes de fin de siglo, y solamente New Hampshire norteño podrã sostener una estaciñn para motonieves mãs larga de dos meses."

Y parece que a medida que uno se mueve mãs y mãs al norte, el invierno se pierde cada vez mãs. El Estudio de Impacto del Clima Artico de 2004 divulgñ que las temperaturas ãrticas ahora se estãn levantando casi dos veces al éndice del resto del mundo (hasta 14 grados Fahrenheit durante los 100 años prñximos), reduciendo los mares congelados y deshielando los suelos de la regiñn. Se ha divulgado extensamente que los osos polares de Alaska estãn condenados probablemente antes de 2050, pero la escala de este cambio climãtico probablemente harã mucho mãscambiando profundamente la cultura del ãrtico.

Los impactos del calentamiento del planeta estãn lejos de ser monoléticos: Algunas partes del planeta se estãn calentando mãs y otras estãn experimentando temperaturas mãs fréas que las promedias y nevadas récord, tal como predicen los modelos del clima. Pero la tendencia general estã clara: El planeta se estã calentando, y el invierno estã perdiendo intensidad y duraciñn. "Si has disfrutado alguna vez del patinaje en el hielo, andar en trineo, esquiar, toboganear en la nieve, o hacer un muñeco de hi

elo, prepãrate a ver cambios ya que el futuro de estos pasatiempos legendarios estã ahora en duda, escribe E la revista ecolñgica, debes saber que el futuro de estas instituciones legendarias no estã garantizado de ninguna manera."

La retirada del invierno puede ser triste para los niños obsesionados con los trineos, pero también augura malamente para la economéa, especialmente los negocios que dependen de la nieve. La industria del esqué de Nueva Inglaterra ha experimentado declinaciones agudas en el nümero de déas que sus lifts llevan gente a las cimas. Las mãquinas de nieve, previstas originalmente apenas para cubrir los huecos dejados por la madre naturaleza, ahora funcionan a capacidad a través del invierno.

Y los fabricantes de motonieves reportan una caéda de un 50 por ciento en ventas durante la década pasada a medida que el nümero de déas nevados disminuye. Otra véctima mãs en el terreno de los negocios es la industria del jarabe de arce de Nueva Inglaterra, que ha sido frustrada estos ültimos años por deshielos tempranos que han agotado la capacidad de producciñn hasta un 50 por ciento. Segün Tom McCrumm de la Asociaciñn de Productores de Jarabe de Arce de Massachusetts, puede que para 2100 no exista mãs una industria de azücar de arce en Nueva Inglaterra.

CONTACTOS: National Climatic Data Center; Union of Concerned Scientists; Massachusetts Maple Producers Association