Semana del 03/08/2008

Querido DiãlogoEcolñgico: éQué estã pasando en la industria musical con todos los CDs y estuches plãsticos para CDs que generan indudablemente mucha basura plãstica?

—John S., véa email

Segün la Agencia de Protecciñn Ambiental de los E.E.U.U. (EPA), los CDs y DVDs son tépicamente fabricados mediante la combinaciñn de varios metales minados (aluminio, oro, plata y néquel) con plãsticos, lacas y tintes derivados del petrñleo. Dado lo complicados que son los CDs y los DVDs—productos con capas delgadésimas de diversos materiales mezclados y casi imposibles de reciclar—la mayoréa de los programas de reciclaje municipal no los aceptarãn, dejando a los consumidores que se las arreglen solos en lo que respecta a disponer de ellos. En consecuencia, la mayoréa de los discos desechados terminan en la basura.

Estos materiales diféciles de reciclar pueden contaminar el agua subterrãnea y, a su vez, contribuir a una lista larga de problemas de salud humana. Pero el bajo costo de producir tales artéculos de consumo tan populares significa que su reemplazo por versiones mãs verdes no parece muy probable en el futuro prñximo.

Los CDs y DVDs se fabrican con una combinación de varios metales, plásticos derivados del petróleo, lacas y tinturas, y en consecuencia son casi imposibles de reciclar. Cuando se descardan, pueden contaminar las aguas subterráneas y contribuir a una lista larga de problemas de salud humanos.

La investigaciñn ha demostrado que el ãcido polilãctico (PLA), un substituto de plãstico biodegradable derivado de maéz y de otros desechos agrécolas, podréa substituir el policarbonato plãstico como substrato principal de un disco, pero el actual alto coste de usar tal material hace poco probable que alcance gran popularidad en el futuro cercano con los que pagan para producir grandes volümenes de CDs y DVDs.

En cuanto a los estuchitos, la mayoréa se hacen a base de cloruro de polivinilo (PVC), un plãstico barato basado en sustancias petroquémicas bien conocido por ser difécil de reciclar y que se ha ligado a altas tasas de cãncer entre trabajadores y vecinos en las localidades donde se fabrica. Ademãs, cuando el PVC se bota con reciclables comunes puede contaminar lotes completos, arruinar equipos y causar problemas de salud humana. Aunque los estuchitos de cartulina y de papel pueden estar muy de moda entre algunas etiquetas de discos—por ejemplo la divisiñn norteamericana de Warner Music Group ha estado utilizando 30 por ciento de papel posreciclado para el empaquetado de todos sus CDs y DVDs desde 2005, el alto coste y baja durabilidad de tales alternativas ha impedido su adopciñn en masa.

éEntonces que puede hacer un consumidor concienzudo? Los que estén dispuestos a pagar un pequeño honorario de procesamiento pueden enviar los CDs y DVDs viejos a una de un puñado de empresas privadas (tales como GreenDisk con sede en Washington) equipadas para reciclarlos en plãsticos de alta calidad usados en piezas de automñvil, mobiliario de oficinas, paneles de alarma, luces de calle, aislamiento de cable eléctrico, estuchitos, y otros artéculos especializados.

Un cambio ya en curso en las preferencias de los consumidores podréa ser justo la cosa que convertirã las colecciones personales de müsica y de peléculas en asuntos "mãs verdes". Los consumidores pueden ya descargar unas seis millones de canciones digitales individuales véa uno de casi 500 servicios legales de müsica en lénea en el Internet. Segün la Federaciñn Internacional de la Industria Fonogrãfica, las ventas digitales ahora representan un 30 por ciento de todas las ventas de müsica en los E.E.U.U. y un 15 por ciento del mercado global. Y la mayoréa de los analistas del sector de consumidores esperan que estos porcentajes crezcan constantemente en los años venideros, que es ciertamente una buena noticia para el ambiente.

CONTACTOS: EPA's "Lifecycle of a CD or DVD"; GreenDisk; International Federation of the Phonographic Industry


Querido DiãlogoEcolñgico: éCuãles son los problemas medioambientales principales que nuestro futuro presidente, ya sea Obama o McCain, tendrã que enfrentar?

—Melinda Barnes, véa email

El calentamiento global es el tema más grave que deberá encarar el futuro presidente. Tanto Barack Obama como John McCain están comprometidos a lidiar con el cambio climático, aunque sus propuestas difieren en formas substantives.

El calentamiento del planeta es indiscutiblemente el problema ambiental mãs urgente que deberã enfrentar el nuevo ocupante de la Casa Blanca en enero de 2009. No sñlo impacta el cambio de clima— y en la mayoréa de los casos exacerba—otros problemas ambientales; el problema tiene incluso implicaciones mãs amplias para la economéa y la sociedad misma. Afortunadamente para todos nosotros, Barack Obama y John McCain han prometido abordar el cambio de clima, aunque sus planteamientos difieren en forma significativa.

La League of Conservation Voters (LCV), la voz principal en América para la defensa ambiental dentro de la polética electoral, preferiréa ver elegido a Obama como presidente, dado su historial y planes ambientales para el futuro. Aunque ambos candidatos desean instituir un programa obligatorio de "tope-y-negociaciñn" (por el cual el gobierno federal permitiréa que los contaminadores negocien por el derecho de emitir una cantidad total reducida de gases de efecto invernadero), Obama estã en favor de reducciones mãs severas. Él quisiera ver a los E.E.U.U. reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero por un cierto 80 por ciento para el año 2050, mientras que McCain solamente apoya rebajar las mismas hasta un 65 por ciento. Ambos candidatos han creado proyectos de ley en el senado para reducir emisiones de gases de efecto invernadero, pero ningün proyecto de este tipo ha llegado a estar cerca de ser aprobado.

Aunque McCain es en gran medida el candidato con mãs visiñn de los candidatos presidenciales republicanos originales en lo que respecta al calentamiento del planeta y la necesidad de tomar medidas, la LCV todavéa le da malas notas, solamente 24 (de 100) por la totalidad de su carrera, y un cero para el año 2007. La LCV dice que McCain no estuvo presente en los 15 votos ambientales créticos del año pasado y que él "se aferra en muchas ocasiones a poléticas anticuadas y hace flip-flops en aspectos medioambientales vitales." En comparaciñn, Obama recibiñ de la LCV un grado de 67 en 2007, porque estuvo ausente durante cuatro votos debido a su campaña (pero su rango en 2006 era 100), y tiene una calificaciñn de 86 por su carrera total.

Un ãrea donde los ecologistas chocan con McCain es su apoyo a la ampliaciñn de la energéa atñmica para reducir el uso de los combustibles fñsiles. Obama por su lado alentaréa algunas fuentes de energéa alternativas como el viento y la energéa solar que no tienen efectos secundarios repugnantes como los desechos radioactivos que necesitan almacenaje y disposiciñn especial. (McCain también apoya el desarrollo de nuevas energéas renovables, pero no hasta el punto propuesto por Obama).

Algunos de los otros aspectos medioambientales urgentes que es muy probable ocupen al futuro presidente incluyen: cñmo mejor proteger los recursos acuãticos y pan

tanos de la naciñn; si permitir o no mãs perforaciñn petroléfera y para gas natural tanto en el litoral como al interior de la Reserva Nacional Artica de Alaska; si o no reinstalar la Regla de Conservaciñn de Zonas Sin Caminos, una ley de la era de Clinton (posteriormente revocada por la administraciñn de Bush) que contempla la protecciñn contra la tala de unos 58 millones de acres de terrenos püblicos; cñmo cumplir con los compromisos de los E.E.U.U. en materia de leyes ambientales existentes en acuerdos comerciales internacionales; y si hacer revivir la regla de "quien contamina paga" del programa gubernamental de limpieza de basuras tñxicas "Superfund".

Aunque Obama es claramente el candidato “mãs verde” en lo que respecta a la mayoréa de estas cuestiones, el hecho de que McCain incluso las tome en serio—y estã comprometido a cualquier reducciñn de gases de efecto invernadero—es un signo alentador para los ambientalistas exasperados por ocho años de obstinadas negativas a la protecciñn ambiental por parte de la administraciñn de Bush.

CONTACTOS: Obama "08; McCain for President; League of Conservation Voters