Semana del 05/10/2008

Querido DiãlogoEcolñgico: éEs utilizar nitrñgeno para inflar mis neumãticos de coche realmente mejor para el ambiente que usar aire? éY si es asé, cñmo?

—Rogelio Mawdsley, Abbotsville, B.C.

Decidir si tiene sentido ambiental inflar los neumãticos de coche con nitrñgeno en vez del aire es una cuestiñn de mucho debate. Los proponentes del nitrñgeno dicen que el elemento es una opciñn elegante para el ambiente sobre todo porque se escapa de los neumãticos a una tasa mãs lenta que el aire, asé que los neumãticos permanecen inflados plenamente mucho mãs tiempo, lo que ayuda a los vehéculos a maximizar su eficacia de combustible, es decir un mejor kilometraje de gasolina. Segün el Get Nitrogen Institute, un organismo no lucrativo basado en Denver que aboga para substituir el aire en nuestros neumãticos por nitrñgeno, los neumãticos insuficientemente inflados son inadvertidamente un contribuidor grande al calentamiento del planeta pues hacen que los conductores pierdan combustible.

Aunque los expertos de autos recomiendan verificar la presiñn de las llantas semanalmente, los estudios demuestran que la mayoréa de los conductores raramente o nunca chequean para ver si sus neumãticos estãn inflados correctamente y agregan aire generalmente solamente cuando un neumãtico se muestra visiblemente bajo o a punto de estar totalmente desinflado. Un estudio reciente de la divisiñn europea del fabricante Bridgestone de neumãticos encontrñ que el 93,5 por ciento de los coches en Europa andan con neumãticos inflados insuficientemente, perdiendo unos 2.140 millones de galones de combustible contaminante caro, cada año. Los analistas creen que un porcentaje similar de norteamericanos conducen también con neumãticos insuficientemente inflados.

Un estudio reciente encontró que 93,5 por ciento de los autos en Europa tenían neumáticos subinflados, desperdiciando unos 2.140 millones de galones de combustible caro y contaminante cada año. Los analistas creen que la situación no es menos severa en Norteamérica. Pero inflar los neumáticos con nitrógeno caro en vez de aire haría poca diferencia­mejor sencillamente vigilar las llantas y mantenerlas adecuadamente infladas.
© Getty Images

Aunque los neumãticos correctamente inflados promueven una mejor eficacia de combustible y son asé ciertamente buenos para el ambiente, no todo el mundo estã convencido de que es mucho mejor rellenar los neumãticos con nitrñgeno en vez de aire. Terry Jackson, que escribe la columna influyente “Conduciendo por dñlares" para el sitio Bankrate.com, precisa que el aire estã compuesto sobre todo de, tü lo dedujiste ya, nitrñgeno; en efecto, un 78 por ciento del aire regular que pones en tus neumãticos es nitrñgeno, con el oxégeno siendo la mayor parte de el resto. "De modo que irse con el nitrñgeno puro exprime solamente una pequeña cantidad de moléculas de oxégeno que los partidarios del nitrñgeno sostienen son tan perjudiciales," señala Jackson.

Los proponentes del nitrñgeno pueden aducir mãs razones, sin embargo, como que es el oxégeno en la mezcla lo que causa problemas, ya que la oxidaciñn puede comenzar a degradar el caucho dentro de los neumãticos mientras que corroe el interior de las ruedas también. Pero Jackson señala que los neumãticos y las ruedas se habrãn gastado bien en el exterior antes de que cualquier daño interior inducido por el oxégeno los haga desintegrarse. También, él agrega que mucha pérdida de aire de los neumãticos ocurre porque la rueda y el neumãtico no se alinean perfectamente, y el aire (o nitrñgeno) se escapan por consiguiente.

Otro factor, por supuesto, es el costo. Los centros de servicio equipados con nitrñgeno llenarãn tus neumãticos con nitrñgeno a como $10 por el neumãtico, que es mucho mãs caro que los $.50 (si incluso eso) que se requiere para accionar la mãquina del aire en tu gasolinera local. "Cuando se trata de una decisiñn del dñlar, es difécil defender la idea que gastando $40 en nitrñgeno en un juego de neumãticos es una buena idea fiscal," escribe Jackson.

"Sencillamente, ahorra tu dinero y vigila tus presiones de neumãtico," concluye él.

CONTACTOS: Get Nitrogen Institute; Bankrate.com


Querido DiãlogoEcolñgico: Las fogatas en los patios traseros se han convertido en la ültima “moda” en los jardines. éCuãn malos son para el ambiente?

—Michael O’ Laughlin, Tigard, OR

El humo de las fogatas en patios caseros puede causar problemas de salud como hojos irritados, goteo nasal, y bronquitis. Las partículas también agravan enfermedades del corazón y el pulmón. Los niños son expecialmente vulnerables ya que sus sistemas respiratorios están todavía en desarrollo y aspiran más aire (y contaminación) por kilo de peso corporal que los adultos.
© Saffanna, courtesy Flickr

Con el otoño ya en el horizonte y el mercurio comenzando a caer, muchos quieren prolongar el tiempo al aire libre, y sentarse alrededor de una fogata en el patio trasero. éPero aunque puede ser muy entretenido, no es bueno para el ambiente, especialmente durante las épocas en que la calidad del aire es ya pobre.

Es difécil determinar el impacto mayor de las fogatas caseras en la calidad del aire regional o local, pero nadie disputa el hecho de que la respiraciñn del humo de madera quemada puede ser si no dañosa, irritante. Segün la Agencia de Protecciñn Ambiental de los E.E.U.U. (EPA), las partéculas finas (también llamadas materia de partéculado) son los componentes mãs peligrosos del humo de madera desde la perspectiva de la salud, pues "pueden meterse en tus ojos y sistema respiratorio, donde pueden causar problemas de salud tales como ojos irritados, nariz que moquea y enfermedades como la bronquitis."

Las partéculas finas también agravan el corazñn y enfermedades pulmonares crñnicas, y se han ligado a muertes prematuras en aquellos que sufren ya de tales aflicciones. Como tal, la EPA aconseja que cualquier persona con una condiciñn cardéaca congestiva, angina, enfermedad pulmonar obstructora crñnica, enfisema o asma se aleje lo mãs posible del humo de madera en general. La exposiciñn de los niños al humo de madera debe también ser limitada, pues sus sistemas respiratorios todavéa se estãn desarrollando y respiran mãs aire (y contaminaciñn atmosférica) por la libra de peso corporal que los adultos.

La geograféa y la topograféa juegan un papel importante en cñmo el humo de madera dañoso puede afectar la zona al nivel poblacional. La gente que vive en valles profundos con poca circulaciñn de aire, donde el aire tiende a estancarse, debe tener cuidado de no encender fogatas caseras durante alarmas de smog u otras veces en que la calidad del aire es ya demasiado pobre. El humo persistente puede ser una problema incluso en ãreas abiertas de par en par, especialmente en el invierno en que las inversiones de la temperatura limitan el flujo de aire.

El departamento de ecologéa del estado de Washington señala que cerca de 10 por ciento de la contaminaciñn atmosférica del invierno a través del estado se puede atribuir a las partéculas finas de humo de madera que salen de estufas que consumen leña. Aunque una estufa a leña puede ser un mal necesario como fuente de calor interior, no hay excusa para encender fogatas caseras durante peréodos en que podréas crear problemas de salud para tus vecinos.

Otro riesgo potencial al usar fogatas caseras es la posibiidad de detonar un incendio forestal. Algunas comunidades rodeadas por bosques voluntariamente instituye

n restricciones estacionales con respecto a las fogatas caseras, de modo que los residentes no comiencen inadvertidamente un incendio forestal durante peréodos de recreaciñn al aire libre. Si vives en una de estas ãreas, probablemente ya lo sabes y seréa buena idea que sigueras las reglas.

Si debes encender una fogata casera, toma algunas precauciones para limitar la exposiciñn de la familia y amigos al hollén resultante. La Oficina Calidad del Aire de Maine recomienda usar solamente leña sazonada y quemarla de tal manera que garantice combustiñn completa—las fogatas pequeñas e intensas son mejores que las mãs grandes y lentas—para reducir al ménimo la cantidad de humo dañoso. La moraleja de la historia: Si necesitas quemar, quema responsablemente.

CONTACTOS: U.S. Environmental Protection Agency (EPA); Washington State Department of Ecology; Maine Bureau of Air Quality