Semana del 07/09/2008

Querido DiãlogoEcolñgico: He oédo que la concientizaciñn ecolñgica cada vez mayor en todo el mundo ahora se ha ampliado al “mãs allã”, y los entierros pueden ahora incluso ser "verdes." éEs eso verdad?

—Maria Lewis, Duxbury, MA

Las prãcticas modernas de entierro en el mundo occidental son innegablemente absurdas: Rellenamos nuestros queridos difuntos con preservativos sintéticos y los encajonamos en ataüdes impenetrables diseñados para desafiar las fuerzas naturales de descomposiciñn que han estado convirtiendo las cenizas en cenizas y el polvo en polvo desde tiempo inmemorial. Y en el proceso cedemos millares de acres de tierra cada año a nuevos cementerios de costa a costa.

Segün National Geographic, los funerales norteamericanos son responsables cada año por la tala de 30 millones de pies de tablas de madera de ataüd (algunas de las cuales proceden de maderas duras tropicales), de 90.000 toneladas de acero, de 1,6 millones de toneladas de concreto para las criptas funerarias, y de 800.000 galones de léquido de embalsamiento. Incluso la cremaciñn es una historia ambiental horripilante, con el proceso de incineraciñn emitiendo muchas sustancias nocivas, incluyendo dioxina, ãcido hidroclñrico, diñxido de sulfuro, y diñxido de carbono, que causa calentamiento global.

Pero la demanda cada vez mayor por prãcticas mãs naturales de entierro ha inducido cambios en la industria, y docenas de funerarias y cementerios a través del paés han comenzado a adoptar maneras mãs “verdes” de funcionamiento. Muchos de estos abastecedores son miembros del Green Burial Council (Consejo Verde no lucrativo de Entierros], que trabaja "para hacer los entierros sostenibles para el planeta, memorables para las familias, y econñmicamente viables para el proveedor de servicios."

Cada año que pasa, la industria funeraria norteamericana consume 30 millones de pies en madera de ataúdes, 90.000 toneladas de acero, 1,6 millones de concreto para criptas funerarias, 800.000 galones de líquidos para embalsamar, y miles de acres de tierra.
© Getty Images

La organizaciñn trabaja con fideicomisos de tierra, agencias del servicio de parques y la profesiñn funeraria para ayudar a los consumidores a obtener la experiencia de entierro “mãs verde posible”. Su red de proveedores certificados estã comprometida a reducir las toxinas de la industria, la basura y las emisiones de carbono. Muchos de los cementerios miembros del grupo—puedes encontrar un directorio en el sitio del Consejo Verde de Entierros—ofrece a los clientes la opciñn de enterrar a los amados en paisajes mãs naturales con menos lãpidas mortuorias y mausoleos. En lugar de una lãpida mortuoria tradicional, por ejemplo, un ãrbol se puede plantar sobre el sepulcro.

Y en vez de los ataüdes de madera y acero convencionales, los clientes pueden enterrar a los amados en urnas de mimbre o de cartñn mãs biodegradable, o en un ataüd hecho de madera certificada como sostenible por el Forest Stewardship Council [Consejo no lucrativo Para la Administraciñn de Bosques]. Los partidarios de tales entierros mãs verdes dicen que la gente se consuela al saber que sus cuerpos se descompondrãn rãpidamente y se convertirãn en parte del ciclo de la naturaleza.

Asimismo, el hielo seco se estã convirtiendo en una alternativa popular, no tñxica, al embalsamiento. Segün el Greensprings Natural Cemetery en Newfield, Nueva York, "ninguÉ?n estado en los E.E.U.U. requiere el embalsamiento, aunque algunos pueden requerirlo si el entierro no ocurre dentro de una peréodo determinado—generalmente 24 o 48 horas."

Incluso la prãctica de dispersar las cenizas en el mar tiene una nueva versiñn. La Great Burial Reef, basada en la Florida— colocarã las urnas con los restos incinerados al fondo del oceãno, dentro de arrecifes artificiales de concreto natural con PH-equilibrado. Y la organizaciñn Arrecifes Eternos (Eternal Reefs) basada en Georgia, mezclarã tus cenizas con el cemento que utilizan para crear "las esferas de bolas de filñn" —esferas huecas que se asemejan a las bolas Wiffle gigantes que se hunden costa afuera. Los familiares o amigos del difunto equipados con coordenadas de GPS pueden navegar al lugar preciso, o aün zambullirse para visitar el sitio donde se encontraréan los restos.

CONTACTOS: Green Burial Council; Forest Stewardship Council; Greensprings Natural Cemetery; Great Burial Reef; Eternal Reefs


Querido DiãlogoEcolñgico: éCuãl es la historia hoy en déa con los sprays tipo aerosol? Creéa que los productos quémicos que agotan el ozono y que se usan en ellos habéan sido eliminados ya en los años 70. éEs esto verdad? Si es asé, équé se utiliza ahora como propulsor? éSiguen siendo los aerosoles malos para la capa de ozono?

—Sheila, Abilene, TX

Los rociadores tipo aerosol modernos no merman ya tanto la capa de ozono, pero todavía contienen hidrocarburos y/o gases comprimidos famosos por su contribución al calentamiento global, y también emiten compuestos organicos volátiles (COVs) que contribuyen a la acumulacón de ozono a nivel de suelo, un componente clave del smog que produce asma.
© Getty Images

Los sprays de aerosol tienen una historia famosa en los Estados Unidos. Primero inventados en los años 20 por cientéficos del Ministerio de Agricultura de los E.E.U.U. para presurizar el spray de insecticidas, los soldados americanos utilizaron eventualmente la tecnologéa para ayudar a rechazar la malaria en el Pacifico Sur durante la Segunda Guerra Mundial. Las latas de aerosol de hoy, aunque mucho mãs pequeñas y refinadas, son descendientes directas de las versiones militares originales. El uso de las latas para usos del consumidor se disparñ durante las décadas siguientes, hasta mediados de los años setenta, cuando el agotamiento del ozono empezñ a atraer la atenciñn de püblico.

Consecuentemente, los productos de aerosol para el consumidor hechos en los E.E.U.U. no han contenido productos quémicos que ataquen el ozono—también conocidos como clorofluorocarbonos (CFCs) —desde finales de la década de los 70, primero porque las compañéas los eliminaron voluntariamente, y mãs adelante debido a regulaciones federales. Las regulaciones de la Ley del Aire Limpio y la Agencia de Protecciñn Ambiental de los E.E.U.U. (EPA) restringieron ademãs el uso de los CFCs para los productos industriales. Todo los productos tipo aerosol hechos o vendidos en los E.E.U.U. para consumidores y negocios ahora utilizan propulsores tal como hidrocarburos y gases comprimidos como ñxido nitroso —que no atacan la capa de ozono. Las latas tipo aerosol producidas en algunos otros paéses pudieran todavéa utilizar CFCs, pero no pueden ser vendidas legalmente en los E.E.U.U.

Segün la asociaciñn empresarial National Aerosol Association [Asociaciñn Nacional de Productos Aerosolados]. los fabricantes de aerosol en Europa y otras partes del mundo no siguieron inicialmente la iniciativa de la industria de los E.E.U.U. en substituir propulsores alternativos por los CFCs. "El hecho que los aerosoles hechos en paéses subdesarrollados pueden contener CFCs ha causado confusiñn en informes de prensa y en la mente püblica sobre la conexiñn estratosférica del ozono y el aerosol," señala el grupo. Otros paéses también han retirado

propulsores dañinos al ozono con otros inocuos porque firmaron el protocolo de Montreal de 1987, un acuerdo internacional famoso firmado por 191 paéses con la meta de eliminar la producciñn y el uso de los CFCs y otros materiales quémicos malos para el ozono. Los cientéficos señalan que la eliminaciñn progresiva de los productos dañinos al ozono estã ahora completada alrededor de un 90 por ciento.

Por supuesto, aunque esos aerosoles de desodorantes y latas de crema de afeitar no estãn agotando la capa de ozono no significa que sean realmente buenos para el ambiente. Todavéa contienen hidrocarburos y/o gases comprimidos notorios por su contribuciñn al calentamiento del planeta. Cada vez que apretas el botñn, estãs elevando tu huella de carbñn, aunque sea levemente.

Los sprays a base de aerosol modernos, sin CFCs, también emiten compuestos orgãnicos volãtiles (COVs) que contribuyen a acumulaciones de ozono a nivel de suelo, un componente clave del smog que desata ataques de asma. El estado de California ahora estã regulando productos de consumo que contienen COVs—y los aerosoles no son los ünicos blancos: El esmalte de uñas, los perfumes, los enjuagues de boca, los aerosoles para el cabello, y los desodorantes de bolita y de barrita también los emiten.

CONTACTS: National Aerosol Association