Semana del 08/04/2007

Querido DiãlogoEcolñgico: He oédo que las turbinas de viento matan muchos pãjaros, incluso manadas de aves en migraciñn, y que algunas personas se oponen a la energéa eñlica por esa razñn. Si esto es cierto, éen qué grado afectan las turbinas a las aves, y qué se estã haciendo acerca de ello?

—Ken Lassman, Lawrence, KS

Es irñnico que la energéa limpia y renovable del viento, por mucho tiempo proclamada como un salvador potencial en la batalla para detener el calentamiento global, esté recibiendo malas notas por matar animal silvestres. Ejemplos notables, como el Paso Altamont, en California, donde turbinas de viento viejas y overdimensionadas matan unas 1.000 aves de rapiña anualmente, estãn acosando a la industria de viento naciente, aunque las "fincas eñlicas" mãs modernas y mejor posicionadas matan muchos menos pãjaros.

Segün un estudio de mortalidad antropogénica de aves (por causa de seres humanos) realizada por el investigador Wallace Erickson, las aves encaran amenazas diarias mucho mãs letales que las turbinas a viento. El estudio de Erickson encontrñ que de 500 millones a mil millones de aves mueren anualmente solo en los Estados Unidos de colisiones con estructuras humanas como torres de comunicaciones, edificios, ventanas, y contacto con cables eléctricos. Ademãs la caza, los gatos rapaces, los pesticidas, las operaciones de pesca comerciales, los derrames de petrñleo, y los autos y camiones también cobran muchas véctimas. Todo esto debe entenderse bien, dicen los partidarios de la energéa eñlica, al poner en perspectiva el impacto relativo de las aspas en las poblaciones de aves. El contacto con las turbinas de viento representñ menos de uno por ciento del nümero total de bajas causadas por el hombre, segün el estudio Erickson.

Hay, sin embargo, medidas que se pueden tomar al construir turbinas de viento para minimizar su impacto sobre las aves. La American Bird Conservancy (Conservaciñn de Pãjaros de Norteamérica—ABC) aconseja que la iluminaciñn en las turbinas sea minimizada, que se eviten los cables de tensiñn y soportes de entramado, y que las léneas de transmisiñn de electricidad provenientes de las turbinas se coloquen bajo tierra, dentro de lo posible. Asimismo, ya se diseñan torres mãs modernas de viento que impiden que los pãjaros se posen en ellas (resolviendo uno de los problemas de las torres del Paso Altamont, por ejempo)—y las aspas de las turbinas rotan mucho mãs despacio que los modelos antiguos.

Ademãs, señala la ABC, se deberéa analizar cuidadosamente la ubicaciñn de las turbinas de viento potenciales. Asé, las avenidas conocidas de migraciñn de aves, las zonas donde se ven altamente concentradas, y los paisajes favoritos de las aves deben evitarse también, "a menos que el riesgo de mortalidad esté bien analizado y la posibilidad de alta mortandad no exista". Las "fincas eñlicas" deberéan localizarse en tierras ya perturbadas, tales como zonas agrécolas, de modo que no se desplacen los habitats existentes de aves o sus corredores de viaje. Los sitios también deben estudiarse para evitar que se afecte a cualquiera especie de aves listeada en la Ley de Especies en Peligro.

Las preocupaciones crecientes acerca del calentamiento global y la contaminaciñn a causa de combustibles fñsiles demandan que la sociedad se mueva lo mãs rãpido posible hacia fuentes de energéa limpias y renovables, aunque estén aün no totalmente perfeccionadas. "Cuando echas un vistazo a una turbina de viento," dice John Flicker, presidente de la National Audubon Society, la organizaciñn mundial al frente de la defensa de pãjaros, "tü puedes fãcilmente encontrar los cadãveres de las aves, y contarlas. Con una planta de electridad al carbñn tü no puedes contar los cadãveres, pero va a matar muchos mãs pãjaros". En efecto, segün Erickson, por cada 10.000 aves muertas por actividades humanas, menos de una es causada por las turbinas de viento. Y si no se reducen las emisiones de gases de invernadero en forma radical en la prñxima década, podréamos presenciar una enorme extinciñn de plantas y animales en los años venideros.

CONTACTOS: American Bird Conservancy; American Wind Energy Association; National Audubon Society


Querido DiãlogoEcolñgico: éQué tipos de arenillas para desechos fecales felinos son mejores para el ambiente? éLas arenillas de arcilla (las que se "aterronan" automãticamente) u otras variedades? Y équé hay de las otras nuevas alternativas, como las hechas a base de trigo o maéz?

—Stef Gandolfi, Oakland, CA

Las arenillas para desechos fecales tradicionales a base de arcilla son las mãs comunes y mãs ampliamente vendidas en los supermercados y las tiendas de mascotas. Las arenilas de arcilla no se biodegradan y en vez de esto se apilan en los basurales, produciendo sustancias quémicas que podréan dañar la salud humana. Segün la Agencia Internacional de Investigaciones Sobre el Cãncer, las arenillas de arcilla también generan polvos que contienen partéculas de silicio, que se sabe son carcinñgenos humanos. Ademãs, las arcillas usadas en las arenillas de este tipo son obtenidas mediante mineréa al aire libre, una prãctica que causa terribles efectos en los suelos afectados, y en el aire y el agua.

Algunos dueños de mascotas han reportado dolencias respiratorias y otros problemas de salud en sus gatos debido a la inhalaciñn o ingestiñn de las arenillas aterronadas de arcilla. Una vez dentro de los pulmones o tractos digestivos, la arenilla se puede expandir debido a la humedad y causar irritaciñn y obstrucciones. En los pulmones esto puede llevar a infecciones, y en los intestinos a la deshidrataciñn y a la disminuciñn de absorciñn de nutrientes. Estudios cientéficos y casos documentados de tales incidentes no abundan, sin embargo, y tales aseveraciones parecen ser anecdotales.

Existe sin embargo una serie de alternativas ecolñgicamente aceptables que son mãs saludables tanto para los felinos como la gente. El papel reciclado, por ejemplo, puede usarse para crear material para desechos cuando se fabrica en forma de bolitas. El mismo es biodegradable, se puede botar en el toilet, es quemable, y es también 99 por ciento libre de polvo. También tiene la ventaja de no ser arrastrado por toda la casa, como pasa con las arcillas. Fibre Cycle, una compañéa cuya misiñn principal es encontrar usos novedosos y ambientalmente aceptables para el papel reciclado, vende este tipo de arenilla para felinos y señala que su producto es altamente absorbente, biodegradable, durable, liviano, y virtualmente sin polvo.

Las arenillas para felinos hechas a base de plantas se fabrican a base de materiales como el maéz, las corontas de choclos, las cãscaras de choclo, productos derivados del trigo, y pulpa de betarragas. Seg&

#252;n Worldwise, un fabricante prominente de productos para mascotas ecolñgicamente aprobados, las mazorcas molidas (corontas) del maéz son una buena opciñn porque estãn hechas de materiales naturales biodegradables y que se pueden botar al toilet, no tienen olor, son muy absorbentes y no producen el mismo tipo o volumen de polvo que las arcillas.

Las arenillas hechas de serrén de pino y cedros ofrecen otra alternativa a las hechas de arcillas. Y como los productos a base de plantas, ellas estãn hechas a base de materiales desechables que se biodegradan. También eliminan los olores en forma natural—debido a la capacidad innata de tanto el pino como el cedro de absorber y neutralizar el amonéaco—ene vez de tener que cubrir los olores con sustancias quémicas o perfumes. Feline Pine, fabricado por la Nature's Earth Products, de Florida, es una arenilla de madera para felinos hecha a base de 100 por ciento pino natural que se ha calentado y comprimido para remover cualquier aceite de madera dañino. Cuando se deben cambiar, las arenillas biodegradables—disponibles en tanto variedades aterronantes como de bolillas—pueden sencillamente botarse en la pila de abono o mantillo del patio trasero de la casa. Una advertencia con respecto al pino, sin embargo: Algunos gatos tienen hipersensibilidad al aroma de pino y debido a esto podréan rechazar este tipo de arenilla del todo.

CONTACTOS: Fibre Cycle; Feline Pine; Worldwise