Semana del 08/10/2006

Querido DiãlogoEcolñgico: éCuãl es la elecciñn mãs "ambientalista" con respecto a vehéculos para los que necesitamos una camioneta o todoterreno? Estamos a punto de reemplazar dos camionetas viejas con una que es mãs eficiente en materia de combustible.

—Barbara Roemer, via email

Eficiencia en combustible no ha sido el punto fuerte de las camionetas y todoterrenos. Los hébridos pequeños gasoeléctricos estãn ahora sumamente de moda entre los que deben manejar al trabajo y que buscan ahorrar en el costo de la bencina, pero tecnologéas similares no han tenido el mismo éxito en la categoréa de "camiones livianos". Los fabricantes de vehéculos han hecho progreso, sin embargo, en años recientes para satisfacer la demanda de vehéculos que "beben a sorbitos" en vez de a "grandes tragos".

En estos momentos, la General Motors es el ünico fabricante que ofrece furgonetas hébridas. Versiones hébridas de su Chevrolet Silverado y del GMC Sierra 4 x4 han estado disponibles desde 2005, y obtienen alrededor de 18 millas por galñn (mpg)/ciudad y 21/carretera. Las versiones no hébridas obtienen 15/19 mpg, pero cuestan $1.500 menos. GM señala que los que pagan el costo adicional por los hébridos pueden estar seguros de recuperar la inversiñn en ahorros de gasolina en tres a cinco años.

Se dice asimismo que Toyota tiene la intenciñn de "hibridizar" su lénea completa de furgoneta. La firma recientemente revelñ su camiñn concepto FTX, un furgñn grande 4 x 4 hébrido, dando a entender que la tecnologéa desarrollada para el proyecto probablemente terminarã en su forgoneta Tundra de tamaño normal. Pero tales modelos no han llegado aün a los salones de ventas, y Toyota ha guardado silencio con respecto a una fecha precisa de lanzamiento al mercado. Mientras tanto, los analistas de la industria han estado viendo mãs y mãs comentarios acerca de una versiñn hébrida de la popular furgoneta Ridgeline de Honda, pero la compañéa todavéa no ha hecho ningün aviso oficial.

En lo que respecta a los todoterrenos mãs eficientes en combustible, los consumidores tienen ahora mayor selecciñn. Ford lidera esta categoréa con su modelo Escape Hybrid, un todoterreno mãs compacto que obtiene 36/31 mpg. Ford fabrica hébridos similares bajo sus marcas Mercury y Mazda. Mientras tanto, el Toyota todoterreno de tamaño mediano Highlander Hybrid registra 32/27 mpg, y el similar Lexus RX 400 Hybrid obtiene 33/28 mpg. Todos estos vehéculos muestran una eficiencia de combustible muy superior a sus equivalentes no hébridos, pero cuestan mãs inicialmente.

Si Ud. piensa comprar un auto o camiñn hébrido-eléctrico en los E.U.A. antes del fin de 2007, podréa recibir un generoso crédito tributario, dependiendo de la eficiencia en combustible del vehéculo. Segün el Servicio de Impuestos Internos de los E.U.A. (IRS). un furgñn hébrido Chevrolet Silverado 4WD o un GMC Sierra 2007 podréa meritar un crédito tributario de $650 (las versiones de 2WD merecen solamente un crédito de $250), y tanto el nuevo Ford 2WD Escape Hybrid como el Toyota Highlander Hybrid pueden recibir un enorme crédito de $2.600 cada uno. Los compradores del Lexus 2007 RX400h pueden recibir $2.200. Sin embargo, los créditos estãn limitados a las primeras 60.000 unidades vendidas, de modo que si estã contemplando adquirir un hébrido, deberéa correr, no caminar, al concesionario mãs cercano.

El reemplazo de un camiñn viejo por un modelo mãs nuevo—especialmente un hébrido—garantiza casi siempre mejor economéa en combustible, pero podréa no resultar la mejor opciñn desde un punto de vista ecolñgico. Algunos expertos creen que hace mãs sentido retener el camiñn viejo y arreglãrlo, evitando asé la apariciñn de un nuevo vehéculo en los caminos y la podredumbre del vehéculo antiguo en los basurales. Reparar un vehéculo viejo es a menudo mãs barato que comprar uno nuevo, aunque es difécil calcular los costos comunes de mantenimiento.

CONTACTOS: IRS Hybrid Vehicle Tax Credits [Créditos Tributarios], www.irs.gov/newsroom/article/0,,id=157632,00.html; U.S. Environmental Protection Agency Fuel Economy Information [Informaciñn Sobre Eficiencia de Combustibles de la EPA], www.epa.gov/fueleconomy.


Querido DiãlogoEcolñgico: éPor qué los ambientalistas fomentan la idea de que la gente "coma localmente?" No entiendo la conexiñn entre patrocinar los productores de alimentos locales y la calidad del medio ambiente.

—Timothy Douglas, Burlington, VT

En nuestra época moderna de conservantes de alimentos y aditivos, cosechas alteradas genéticamente y brotes de E coli, asé como del desastre reciente con las espinacas, el püblico estã mãs y mãs preocupado con la calidad y limpieza de los alimentos que consume. Dada la imposibilidad de identificar los pesticidas usados y la ruta tomada para cultivar y transportar, por ejemplo, un platano de Centroamérica a nuestro supermercado local, los alimentos cultivados localmente hacen sentido a los que desean tener mãs control sobre lo que ingieren.

John Ikerd, un profesor retirado de economéa del agro que escribe a menudo acerca del moviento de "comer localmente", señala que los agricultores que venden directamente a consumidores locales no necesitan dar prioridad al empaquetamiento, transporte y vida ütil de sus productos y pueden por lo tanto concentrarse en "la selecciñn, cultivo y cosecha de alimentos para asegurar mãxima calidad en cuestiñn de frescura, nutriciñn y sabor". El comer localmente es también comer "estacionalmente"—añade él—vale decir, en sintonéa con Madre Naturaleza.

"La comida local es a menudo mãs sana", dice el Center for a New American Dream (CNAD). "Incluso cuando no son orgãnicas, las granjas pequeñas tienden a ser menos agresivas en el rociado de sus productos con sustancias quémicas". Las granjas pequeñas también frecuentemente ofrecen mãs variedad de cultivos, agrega la CNAD, protegiendo asé la biodiversidad y preservando un acervo genético agrécola mãs amplio, un factor importante en la seguridad de los alimentos a largo plazo.

Comer localmente ayuda también en la lucha contra el calentamiento global. Rich Pirog, con el Centro Leopold de Agricultura Sostenible declara que el artéculo de comida "fresco" promedio en nuestra mesa viaja 1.500 millas para llegar a ella. Al comprar alimentos locales se elimina la necesidad de todo ese transporte derrochador en materia de combustibles.

Otro beneficio de comer localmente es que se ayuda a la economéa local. Los granjeros reciben en general solamente un 20 por ciento de cada dñlar gastado en comida, dice Ike

rd, con el resto dedicado al transporte, procesamiento, envase, refrigeraciñn y mercadeo. Los agricultores que venden al mercado local "reciben el valor total de la mercancéa, un dñlar por cada dñlar gastado", añade él. Ademãs, consumiendo productos locales estimula el uso de las tierras para fines agrécolas, retardando asé el desarrollo urbano y conservando los espacios abiertos.

El EcoTrust de Oregñn ha lanzado una campaña, el "Desaféo A Comer Localmente", para alentar a la gente a comer localmente por una semana para que vean—y prueben—los beneficios. La organizaciñn provee una ficha de control "de comida local" para los que se comprometan a gastar 10 por ciento de su presupuesto de abarrotes en alimentos locales cultivados en un radio de 150 kilñmetros de sus hogares. Ademãs se les pide que prueben una nueva fruta o verdura todos los déas, y congelar o conservar de algün modo alguna comida para disfrutarla mãs tarde en el curso del año.

EcoTrust también ofrece sugerencias a los consumidores sobre como cenar mãs frecuentemente localmente. Frecuentar los mercados de productos agrécolas en forma regular o los quioscos de ventas de estos productos encabeza la lista. Asimismo, las tiendas de abarrotes de propiedad local, las tiendas de alimentos naturales, y las "cooperativas" tienden mucho mãs a almacenar alimentos locales que los supermercados. La website de Local Harvest ofrece una guéa nacional completa de mercados de granja locales, quioscos agrécolas y otras fuentes de productos alimentarios cultivados localmente.

CONTACTOS: Center for a New American Dream, www.newdream.org/consumer/farmersmarkets.php; EcoTrust Eat Local Challenge, www.eatlocal.net; Local Harvest, www.localharvest.org.