Semana del 09/11/2008

Querido DiãlogoEcolñgico: Mi esposa y yo conducimos mãs de 20.000 millas por año en nuestro vehéculo recreacional (VR) que rinde cerca de siete millas al galñn, pero los altos precios de combustible estãn mermando nuestros ahorros. éHay maneras mãs econñmicas de disfrutar del estilo de vida RV sin arruinarse con el combustible caro?

—Walter Hendricks, Tampa, Florida

Todos los fabricantes importantes de VRs reportan una caéda en las ventas desde que el precio del combustible comenzñ a dispararse sübitamente hace algunos años. El VR tépico pesa mãs y consigue un kilometraje de gas peor que un camiñn de 18 ruedas, y los que compraron uno en el pasado para ahorrar dinero en alojamientos y alimentos en sus aventuras por las carreteras ahora estãn dãndose cuenta que sencillamente llenar el tanque podréa terminar costando mãs que hoteles y restaurantes.

Pero como pasa con la industria del automñvil y de camiones en general, algunos fabricantes de VR estãn apresurãndose a incorporar nuevas caracterésticas y diseñar nuevos modelos dotados de mejor eficiencia de combustible y con una huella total mãs baja de carbñn.

Segün el sitio Web RV.net, varios factores entran en el diseño de un VR mãs “verde”. Primero que todo estã la reducciñn de peso, que puede lograrse usando materiales mãs ligeros y mejorando el diseño estructural. La reducciñn del tamaño de los motores de VR también puede ayudar a reducir el consumo de combustible (asé como el peso total) – si los dueños pueden vivir con menos caballos de fuerza. Transmisiones mãs eficientes, una mejor aerodinãmica y enfréamiento del motor sin gasto de energéa, a la vez que circulaciñn natural del aire, cpmpletan las sugerencias de RV.net.

Los fabricantes de vehículos de recreación (VRs) se estean apresurando a "verdear" sus productos en respuesta a la demanda de los consumidores y los altos precios de la gasolina. En la imagen: El Avanti, de Damon Motor Coach, que ofrece 70 por ciento o más de aumento en economía de combustible con respecto a los VRs de Clase A, que son de mayor tamaño.
© Damon Motor Coach

Algunas de estas caracterésticas se pueden encontrar en la nueva lénea de VRs de Avanti, de la Damon Motor Coach, basada en Indiana, que ofrece un 70 por ciento o mãs de aumento en economéa de combustible con respecto a los VRs mãs grandes (de “Clase A”). Damon esencialmente convirtiñ el chasis, motor y transmisiñn ultra-eficientes de un camiñn de flota repartidor de paquetes—las compañéas repartidoras de paquetes optimizan sus camiones para ahorrar en combustible—para uso como VR. El chasis del Avanti también se sienta mãs bajo que otros VRs, asé que logra menos resistencia de viento. Estos factores facilitan la mayor eficiencia en combustible—14,5 millas por galñn—doble de lo que rinden los otros VRs en su clase.

Por supuesto, el tamaño no es todo. La firma Roadtrek de Ontario toma furgonetas y camiones comerciales desmontados—tales como el Chevrolet Express o el Dodge Sprinter—y los convierte en casas rodantes de lujo, aunque mãs pequeños, con eficiencia de combustible de 15 a 30 millas por galñn. Mientras tanto, Sportsmobile también ofrece una amplia gama de furgonetas GM y Ford convertidas en casas rodantes. Los dueños del popular Eurovan de Volkswagen, con techo removible, descontinuados en Norteamérica en 2003, pueden vender segün se informa sus furgonetas por lo que pagaron por ellas nuevas, incluso con alto kilometraje, debido a la fuerte demanda y la escasez de tales vehéculos.

Otra opciñn para reducir el consumo de combustible es instalar un cãmper de techo sobre una furgoneta existente. El peso adicional reducirã algo la eficacia del combustible, pero todavéa se conseguirã un kilometraje mucho mejor que con cualquier clase de VR grande. Los que estãn acostumbrados a comodidades mãs amplias podréan optar remolcar una "quinta-rueda" —un acoplado grande estilo VR con todas las amenidades—detrãs de un coche, de una camioneta o de un SUV capaces de tirar tal peso, y dotados de poste de remolque.

Pero no importa lo que se haga, la vida en la carretera no va a ser buena para tu huella de carbñn o para el ambiente en general. Si el ambiente es una preocupaciñn grande, abandonando el VR—y equipando tu hogar con ventanas econñmicas en energéa y autodomésticos eficientes—podréa ser la cosa mãs responsable que puedes hacer.

CONTACTOS: RV.net; Damon Motor Coach; Roadtrek; Sportsmobile


Querido DiãlogoEcolñgico: Recientemente cogé el final de una discusiñn sobre "ecopsicologéa " en la radio, algo sobre los impactos negativos de la gente que no estaba bastante en comuniñn con la naturaleza, pasando demasiadas horas viendo la TV, sentãndose frente a las computadoras, etc
éPueden aclarar?

—Bridget W., Seattle, WA

Ultimo niño en el bosque: Salvando Nuestros Niños del Desorden de Deficiencia de Naturaleza, por Richard Louv, sostiene que los niños están tan obsesionados con la tele y los juegos de ordenador que han perdido su conexión con el mundo natural
© Algonquin Books

El término ecopsicologéa, primero usado por el escritor y teñrico Theodore Roszak en su libro de 1992, La Voz de la Tierra, se define libremente como la conexiñn entre la ecologéa y la psicologéa humana. Roszak sostiene que los seres humanos pueden curar lo que él llama su "enajenaciñn psicologica" de la naturaleza y construir una sociedad mãs sostenible si reconocen que todos tenemos un enlace emocional innato con el mundo natural.

La premisa bãsica es que funcionamos bajo la ilusiñn que la gente no es parte de naturaleza, y que los seres humanos probablemente derivan mãs consuelo e incluso inspiraciñn mediante contacto con el mundo natural—con el cual se desarrollaron a través de milenios—que con los relativamente recientes inventos de la sociedad urbana moderna. Distanciãndose de la naturaleza, Roszak mantiene, tiene consecuencias psicologicas negativas para la gente y también lleva a la devastaciñn ecolñgica a manos de una sociedad que, consecuentemente, carece de empatéa hacia la naturaleza.

En un ensayo mãs reciente llamado "Ecopsicologéa: Ocho principios," Roszak, que eventualmente fundñ el Instituto [no lucrativo] de Ecopsicologéa, indica que la base de la mente es el inconsciente ecolñgico, que, si se reprime, pueden llevar a un tratamiento "desquiciado” de la naturaleza. "Para la ecopsicologéa, la represiñn del inconsciente ecolñgico es la raéz mãs profunda de la locura colusoria que vemos en la sociedad industrial," escribe él, agregando que el "acceso abierto al inconsciente ecolñgico es la trayectoria a la cordura."

Mientras que muchos sicoterapeutas han adoptado aspectos de la ecopsicologéa al tratar varias enfermedades mentales y desñrdenes psicolñgicos, las enseñanzas de Roszak y de otros contribuidores al campo todavéa en desarrollo pueden ser provechosas incluso para aquellos que no necesitan cuidados de un terapeuta. Por ejemplo, John V. Davis, catedrãtico de Naropa University que enseña y escribe sobre ecopsicologéa, dice que meditando al aire libre, participando en retiros en zonas vérgenes, tomando parte en festivales o celebraciones b

asadas en la naturaleza o en el cambio de estaciones u otros fenñmenos naturales, apoyando actividades de respeto a la Tierra—tales como trabajo ambiental de restauraciñn o de defensa, y pasando tiempo alrededor de animales (inclusive animales domésticos, que se ha demostrado poseen efectos curativos con los ancianos y personas afectadas por incapacidades psicolñgicas) son algunas de las maneras en las cuales la gente puede usar la disciplina diariamente para beneficio de su salud psicolñgica.

Conseguir que los niños dediquen mãs atenciñn a la naturaleza y la vida al aire libre es considerada por los proponentes de la ecopsicologéa como cosa clave a su desarrollo, especialmente en la edad tecnolñgica que ahora ocupamos. Richard Louv, autor del libro, Ultimo niño en el bosque: Salvando Nuestros Niños del Desorden de Deficiencia de Naturaleza, sostiene que los niños estãn tan obsesionados con la televisiñn y los juegos video que han perdido su conexiñn al mundo natural. Esta desconexiñn, Louv mantiene, ha llevado no sñlo al deterioro agudo de la salud entre nuestra juventud (incluyendo la obesidad), sino también a la larga a problemas de salud mentales y espirituales. Su trabajo ha estimulado un movimiento mundial para presentar a mãs niños las maravillas de la naturaleza a través de diversas actividades tanto planeadas como espontãneas.

CONTACTOS: Ecopsychology Institute; John V. Davis; Richard Louv; International Institute for Ecopsychology; Project NatureConnect.