Semana del 1/11/09

Querido DiãlogoEcolñgico: éSe ha estudiado en alguna parte el impacto ambiental de los cigarrillos desechados? Me horroriza constantemente ver el nümero de conductores de vehéculos que botan sus colillas en las calles y carreteras con impunidad.

—Ned Jordan, por correo electrñnico

Es verdad que las colillas de cigarrillos son una molestia püblica, y no solo por razones estéticas. Los filtros en los cigarrillos—ochenta por ciento de todos los cigarrillos los tienen—estãn hecho de acetato de celulosa, un tipo de plãstico que se degrada muy lentamente en el ambiente. Una colilla tépica de cigarrillo puede tomar entre 18 meses a 10 años para descomponerse, dependiendo de las condiciones ambientales.

Pero mãs allã del plãstico, estos filtros—que estãn en los cigarrillos en primer lugar para absorber contaminantes e impedir que entren a los pulmones—contienen cantidades pequeñas de toxinas como cadmio, arsénico y plomo. Asé cuãndo los fumadores desechan sus colillas impropiamente—ya sea por la ventana del automñvil o al borde de un muelle o en la acera de abajo—ellos estãn tirando en esencia estas sustancias a granel en el ambiente.

Estudios hechos por la Universidad Johns Hopkins, los Centros de EEUU para el Control y Prevenciñn de Enfermedades (CDC) e incluso la industria de tabaco misma que muestran que estos contaminantes pueden entrar en tierras y véas navegables, dañar o matar organismos vivos, y en general degradar ecosistemas circundantes.

Estudios hechos por la Universidad de Johns Hopkins, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de de EE.UU., e inclusive la industria tabacalera misma muestran que los contaminantes de las colillas pueden penetrar los suelos y las vías acuáticas y en general degradar los ecosistemas circundantes.
© Jason Means, courtesy Flickr

Aunque las colillas individuales desechadas pueden ser pequeñas, las mismas representan un problema inmenso. Se consume 55 billones de cigarrillos en todo el mundo cada año. El grupo no comercial Mantiene América Hermosa informa que las colillas de cigarrillo constituyen hasta un tercio de toda la basura (en véas püblicas) por todo el paés cuando se mide por el nümero de artéculos desechados, no volumen. Segün la Ocean Conservancy, un grupo sin fines de lucro que recomienda una protecciñn mãs fuerte de los ecosistemas marinos, las colillas de cigarrillo son el artéculo de desperdicio mãs comünmente encontrado en las playas oceãnicas y de agua dulce segün los datos recibidos de cientos de miles de voluntarios que toman parte en el evento anual Limpieza Costera.

Aunque la industria del tabaco tiene bastante dificultades tratando solamente de permanecer a flote en el creciente remolino de mala publicidad, los créticos dicen que deberéa hacer mãs para prevenir las basuras ocasionadas por las colillas de cigarrillo. “Justo como los fabricantes de bebidas contribuyen a campañas anti basura, y han invertido en la educaciñn püblica en asuntos de basura, asé también la industria de tabaco debe hacer algo parecido,” dice Kathleen Register, fundador y director ejecutivo de Clean Virginia Waterways [Véas Navegables Limpias de Virginia], un grupo no lucrativo que ha encabezado la lucha contra la basura de colillas en la regiñn del Medio Atlãntico de los EEUU. Ella agrega que los fabricantes de cigarrillos “necesitan tomar un papel activo y responsable en la educaciñn de fumadores acerca de este asunto, y dedicar recursos a la limpieza general de las basuras de cigarrillo”.

Register sugiere varias estrategias, incluyendo el poner mensajes anti basura en todos los paquetes de cigarrillos y anuncios; la distribuciñn gratis de ceniceros pequeños portables, y la colocaciñn y mantenimiento de ceniceros al aire libre en ãreas donde se congregan fumadores. Ella también sugiere aplicar un impuesto extra a las ventas de cigarrillos, con los ingresos dedicados a la educaciñn anti basura y el pago de costos de limpiar colillas. “La recolecciñn de colillas cuesta dinero a las escuelas, negocios y agencias de parques,” dice ella. “Mediante un impuesto a los fumadores para cubrir esfuerzos educativos de anti basura, algunos de los costos de limpiar las colillas de cigarrillo se pasarãn a los fumadores”. De una manera u otra, espera Registro, los fumadores aprenderãn que la Tierra no es un cenicero gigante.

CONTACTOS: CDC; Clean Virginia Waterways.


Querido DiãlogoEcolñgico: Me hice recientemente un anãlis mineral de tejidos que mostrñ que mis niveles del elemento nutricional molibdeno estaba sumamente alto. Me temo que este material se esté lixiviando de mi bateréa de acero inoxidable de cocina. éEs este un elemento tñxico para mi cuerpo?

—Barbara, Fruitland Park, FL

El tener cantidades minúsculas de molibdeno en la sangre no es solamente normal sino beneficioso. Pero sis sus niveles son demasiado altos, un cambio de ollas y sartenes de acero a hierro fundido (ver imagen) o aluminio anodizado podría ser una buena idea.
© Getty Images

Las cantidades minüsculas de molibdeno en la sangre no son sñlo normales sino beneficiosas. El elemento se fusiona con las bacterias para ayudarnos a metabolizar proteénas y criar nuevas células, y también ayuda a mantener fuerte nuestras vértebras y esmalte de dientes. Pero demasiado molibdeno puede ser verdaderamente tñxico.

Los servicios de salud se preocupan mãs acerca de los mineros expuestos al polvo del molibdeno diariamente que acerca de la gente comün con exposiciñn ocasional y casual a través de bateréas de cocina y alimentos ingeridos. Se ha documentado muy pocos casos de toxicidad aguda en humanos, aunque estudios animales han mostrado que la ingerencia de cantidades pequeñas pero frecuentes del elemento puede llevar a la diarrea, el atraso de crecimiento, la esterilidad, peso bajo de nacimiento e incluso la gota. También se has demostrado que el material puede afectar negativamente los pulmones, los riñones y el hégado.

Pero la mayoréa de nosotros no debemos temer, ya que la cantidad de molibdeno que ingerimos naturalmente al comer alimentos como habichuelas, huevos, semillas de girasol, harina de trigo, lentejas y cereales no es suficiente como para causar reacciones severas de salud, y, otra vez, es un componente importante de nuestras dietas. De hecho, una deficiencia de molibdeno en un tramo del norte de China—donde el elemento no ocurre naturalmente en las tierras de la regiñn—ha sido ligado a un mãs alto nivel de cãncer esofãgico.

Cantidades adicionales de molibdeno podréan estar entrando en sus alimentos de la bateréa de acero inoxidable de cocina, pero los fabricantes insisten que si sus productos no estãn deteriorados y marcado de hoyos por uso excesivo o abusados con cepillos o detergentes abrasivos durante su limpieza, no deberéan lixiviar mucho en los alimentos que se cocinan dentro.

De todos los elementos en la fabricaciñn del acero inoxidable, el molibdeno es uno de los mãs capaces de tolerar el calor extremo sin expandirse, ablandarse o de otro modo romperse. Es mayormente por esa razñn que se ha aprobado para el uso en productos de relacionados con la alimentaciñn por la Direcciñn de Alimentos y Drogas de EEUU. Entre paréntesis, su tolerancia al calor es también el por qué se utiliza en la construcciñn de misiles, aviones, barriles de fusiles, filamentos de bombillas y componentes de hornos.

Aunque es poco probable que la cantidad de molibdeno en una dieta humana normal es suficiente como para causar reacciones severas de salud, nadie criticaréa a alguien que se preocupase de tomar precauciones. Para comenzar, si usted tiene demasiado molibdeno en su sistema, agregue algün tungsteno (tungstado de sodio) en su dieta, que reduce naturalmente la concentraciñn de molibdeno en tejidos humanos.

Con respecto a las bateréas de cocina, reemplazar el acero inoxidable quizãs seréa una idea buena para cualquier persona con niveles altos de molibdeno en la sangre. Ninguna bateréa de cocina es perfecta, pero el hierro fundido y el aluminio anodizado parecen ser las elecciones favoritas hoy déa por cocineros concernidos acerca de elementos que se filtren. Aunque se sabe que el hierro fundido lixivia un poco de hierro en los alimentos, las deficiencias de hierro eran mucho menos comunes antes de la Segunda Guerra Mundial cuando la mayor parte de nuestros abuelos cocinaban con él. Y el aluminio anodizado constituye una superficie ideal antiadherente, anti ãcido y resistente a rasguños—y que atrapa al aluminio que de otro modo podréa lixiviarse en los alimentos.

CONTACTOS: International Molybdenum Association

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.