Semana del 1/2/2009

Querido DiãlogoEcolñgico: éPodréa realmente ser verdad que una sola erupciñn volcãnica grande deposita mãs gases de efecto invernadero en la atmñsfera que la cantidad generada por toda la humanidad a través de la historia?

—Steve Schlemmer, Londres, Inglaterra

Este argumento que las emisiones de carbono causadas por los seres humanos son simplemente una gota en el oceãno comparado con los gases de efecto invernadero generados por los volcanes ha estado circulando alrededor del mundo por años. Y a pesar que puede sonar plausible, la ciencia sencillamente no lo apoya.

Segün el Estudio Geolñgico de los E.E.U.U. (USGS), los volcanes del mundo, en tierra y submarinos, generan cerca de 200 millones de toneladas de diñxido de carbono (CO2) anualmente, mientras que nuestras actividades automotoras e industriales causan unas 24 mil millones de toneladas de emisiones de CO2 cada año por todo el mundo. A pesar de los argumentos al contrario, los hechos hablan por sé mismos: Las emisiones de gases de efecto invernadero de los volcanes representan menos de uno por ciento de las generadas hoy por actividades humanas.

Otra indicaciñn que las emisiones humanas son incomparablemente mãs grandes que las de volcanes es el hecho de que los niveles atmosféricos de CO2, segün lo medido por las estaciones de muestreo en todo el mundo del Carbon Dioxide Information Analysis Center [Centro de anãlisis de informaciñn sobre el diñxido de carbono] establecidas y financiadas por el gobierno federal, han crecido constantemente año tras año sin importar si haya habido erupciones volcãnicas importantes en años especéficos. "Si fuera verdad que las erupciones volcãnicas individuales dominasen las emisiones humanas y causasen el alza en concentraciones de diñxido de carbono, entonces estos expedientes de diñxido de carbono estaréan llenos de picos—uno por cada erupciñn," dice Coby Beck, una periodista que trabaja con el portal de noticias ambientales en lénea Grist.org. "En vez de eso, tales datos muestran una tendencia lisa y regular."

A pesar de rumores y argumentos al contrario, las emisiones de gas invernadero provenientes de volcanes comprenden hoy menos de uno por ciento de las generadas por actividades humanas.
© Lyn Topinka, courtesy U.S. Geological Survey

Ademãs, algunos cientéficos creen que las erupciones volcãnicas espectaculares, como la del volcãn St. Helens en el año 1980 y Monte. Pinatubo en 1991, conducen realmente a un enfriamiento global a corto plazo, no calentamiento, ya que el diñxido de sulfuro (SO2), la ceniza y otras partéculas en el aire y la estratosfera reflejan una cierta cantidad de energéa solar en vez de dejarla pasar a la atmñsfera de la tierra. El SO2, que se transforma en aerosol de ãcido sulfürico cuando entra en la estratosfera, puede quedarse allé hasta siete años y puede ejercer un efecto de enfriamiento largo tiempo después de una erupciñn volcãnica.

Los cientéficos que sigueron los efectos de la erupciñn principal del Monte Pinatubo en las Filipinas, encontraron que el efecto total de la explosiñn fue refrescar la superficie global de la tierra por unos 0,5 grados Celsius un año mãs tarde, aunque crecientes emisiones de gases de efecto invernadero humanas y un evento EL Nino (una corriente de agua caiente que fluye a lo largo de la costa de Ecuador y de Perü en Suramérica) causaron un cierto recalentamiento de la superficie durante el peréodo del estudio 1991-1993.

En un giro inesperado del problema, investigadores britãnicos publicaron el año pasado un artéculo en la revista de expertos Nature demostrando cñmo la actividad volcãnica puede estar contribuyendo al derretimiento de los casquetes glaciares de la Antãrtida—pero no debido a alguna emisiñn, natural o artificial, por sé misma. En vez de eso, los cientéficos Hugh Corr y David Vaughan del Examen Antãrtico Britãnico, creen que los volcanes debajo de la Antãrtida pueden estar derritiendo las capas de hielo del continente por debajo, al mismo tiempo que las temperaturas mãs elevadas de aire causadas por las emisiones de seres humanos—las erosionan por arriba.

CONTACTOS: U.S. Geological Survey; Carbon Dioxide Information Analysis Center; British Antarctic Survey


Querido DiãlogoEcolñgico: Parece que hoy mãs productos se estãn haciendo con envases de plãstico #5 en vez de #2, y mi agencia de reciclaje local no acepta #5. También he oédo que los plãsticos #5 son mãs tñxicos, que me preocupa mãs que el problema del reciclado. éCuãl plãstico es la mejor opciñn?

—Janice Shaffer, Chillicothe, MO

Algunas compañias han cambiado los envases de plástico para alimentos tipo #2 a #5" porque es más liviano y tiene menos impacto ambietal producirlo y transportarlo. Consumers Union declara que, como es el caso con los tipo #1 o #2 de plástico, el #5 es seguro para uso original, aunque cualquiera de estos materiales pueden dejar escapar toxinas cuando se usan repetidamente.
© bitzcelt, courtesy Flickr

El polipropileno, que se marca con un #5 dentro de las flechas sémbolos en la parte inferior de los envases de plãstico, es una resina plãstica liviana de uso general en el empaquetado de artéculos de lecheréa y delicatessen. Algunas compañéas han elegido este plãstico mãs ligero porque tiene menos consecuencias para el medio ambiente en su producciñn y transporte.

El polietileno de alta densidad (HDPE), que se marca con un #2, es una resina mãs gruesa usada para envasar productos de limpieza y también algunos productos lãcteos. El tipo mãs ampliamente utilizado de la resina para productos alimenticios de consumidor es el tereftalato de polietileno, o PETE, que se marca con #1 y se utiliza para la soda y botellas de agua.

Segün el sitio web de "Opciones Mãs Verdes" de la Consumers Union, estos tres plãsticos se consideran seguros para su uso original, aunque cualquiera de ellos pueden dejar escapar toxinas cuando se reutilizan repetidamente. Y los tres pueden ser reciclados, aunque un mercado reacio a ciertos tipos lleva a algunas estaciones de reciclaje a limitar lo que aceptarãn. Hay también preocupaciñn que el reciclaje extenso de los plãsticos estimula mãs el uso de plãsticos, y que se deberéa gastar mãs energéa en persuadir a los consumidores a que compren menos productos envasados en plãstico. Algunos incluso critican el sistema de clasificaciñn de flechitas por sugerir que un alto nivel de reciclado es actualmente disponible.

éPero, por qué es mejor un plãstico mãs ligero? Segün la firma lechera Stonyfield Farm, su envase #5 de un litro para yogur utiliza 30 por ciento menos plãstico que una taza #2. Puesto que toma menos material hacer un envase mãs delgado, esto reduce la cantidad de resina que se necesita ser fabricada. Stonyfield estima que el uso de #5 en vez de #2 evita la fabricaciñn y disposiciñn de mãs de 100 toneladas de plãstico por año.

Pero los ahorros no se producen solamente en la fabricaciñn. Los plãsticos mãs pesados #2 requieren mãs energéa para transportar. No sñlo se trata de llevar el yogur de las plantas de Stonyfield a tu almacén, sino también llevar los envases del fabricante de plãsticos a sus lecheréas. De hecho, la compañéa cita un estudio de empaquetado por el instituto Telius, basado en Boston, que encontrñ q

ue 95 por ciento de los costes ambientales de empaquetamiento residen en su producciñn y menos de cinco por ciento estãn asociados con su disposiciñn.

Segün el sitio web Earth 911, un registro nacional de estaciones de reciclaje, lo mejor que pueden hacer los consumidores es elegir artéculos con menos empaquetado y comprar al por mayor cuando sea posible. Asé, la prñxima vez que vayas al estante de la lecheréa, elige el yogur de cuarto galñn o de galñn completo—en vez de las tacitas de porciñn ünica. Enseguida, cerciñrate de que vas a reciclar solamente los plãsticos permisibles de modo que no contamines el resto. Aunque el reciclaje es importante, puede ser aceptable llevar a los basurales envases de productos que fueron creados con un plan ambientalmente responsable.

Ademãs de buscar alternativas al empaquetado plãstico, los consumidores pueden afectar el uso total del plãstico apoyando legislaciñn que requeriréa a los fabricantes aceptar los envases de vuelta, lo que a su vez estimularéa prãcticas de ‘cuna a la sepultura". Ademãs, puedes apoyar legislaciñn que asigna mãs uso de contenido plãstico reciclado, lo que reduciréa la cantidad total de plãstico virginal producida en primer lugar.

CONTACTOS: Stonyfield Farm"s Earth Actions; Consumer Reports" Greener Choices; Earth 911