Semana del 10/1/10

Querido DiãlogoEcolñgico: Hace años leé que los niños deberéan ser mantenidos por lo menos a 70 cm de la televisiñn a causa de emisiones electrñnicas perjudiciales. éEs esto todavéa pertinente? éHay alguna diferencia con respecto a esto entre los nuevos modelos de pantalla plana y los mãs viejos?

—Horst E. Mehring, Oconomowoc, WI

Por suerte para muchos de nosotros y nuestros niños, sentãndose “demasiado” cerca de la televisiñn no parece causar problemas humanos de salud. Este mito prevalece porque en los años sesenta General Electric vendiñ algunos aparatos modernos de televisiñn en colores que emitéan cantidades excesivas de radiaciñn—como 100.000 veces mãs que lo que los funcionarios federales de la salud consideraban seguro. GE rãpidamente retirñ y reparñ las televisiones defectuosas, pero el estigma perdura hasta este déa.

Pero aunque las emisiones electrñnicas no constituyen un peligro con televisiones fabricadas después de 1968 (inclusive las tipo pantallas planas LCD y plasma de hoy), écuãl es el riesgo a la visiñn? El Dr. Lee Duffner de la Academia Norteamericana de Oftalmologéa no estã muy concernido, manteniendo que mirar pantallas de televisiñn—muy cerca o de otro modo— “no causa ningün daño fésico a los ojos”. El agrega sin embargo que mucho mirar la televisiñn puede causar seguramente fatiga visual, especialmente para los que se sientan muy cerca y/o miran desde ãngulos extraños. Pero hay una curaciñn fãcil para el esfuerzo de ojo y fatiga: apagar la televisiñn y descansar. Durmiendo bien una noche, los ojos cansados se normalizan rãpidamente.

Contrario al mito popular, las pantallas de televisión no producen emisiones dañinas a los niños que se sientan demasiado cerca, aunque pueden causar fatiga visual que se remedia fácilmente durmiendo bien. Sin embargo, los niños que miran meas de cuatro horas de TV diaria son meas susceptibles a la obesidad, y un estudio del Seattle Children"s Research Institute en 2007 mostró que por cada hora pasada frente a la tele mirando DVDs y videos los pequeños aprendían seis a ocho menos vocablos que los infantes que nunca miraban la tele. La clave, dicen los expertos, es la moderación, y los padres deben enseñar a los niños que la TV es "para entretenimiento occasional, no escapismo constante.
© Getty Images

Debra Ronca, una contribuyente al sitio web How Stuff Works , alega que algunos padres quizãs estén viendo las cosas al revés al culpar extrema proximidad a la televisiñn por problemas de la vista de los niños. “Sentarse cerca de la televisiñn no puede hacer a un niño miope, pero un niño puede sentarse bastante cerca a la televisiñn porque él o ella es miope y su condiciñn no ha sido todavéa diagnosticada,” asegura ella. “Si su niño habitualmente se sienta para estar cñmodo demasiado cerca de la televisiñn, no deje de examinar sus ojo.”

Por supuesto, el que los niños vean demasiado televisiñn puede causar problemas de salud indirectamente. Segün el sitio web KidsHealth de la Fundaciñn Nemours, los niños que miran ininterrumpidamente la televisiñn mãs de cuatro horas al déa es probable que tengan problemas de obesidad, que puede producir de por sé problemas de salud mãs tarde. También, los niños que miran mucha televisiñn tienen mãs alta probabilidad de copiar mala conducta que ven en la pantalla y tienden a “temer que el mundo sea espantoso y que algo malo les suceda". Nemours también encuentra que los caracteres de televisiñn a menudo representan conductas arriesgadas (como el fumar y tomar) y también tienden a reforzar estereotipos raciales y sexuales.

También ha habido mucho debate en los ültimos años con respecto a los efectos de ver de televisiñn en pãrvulos. Un estudio del Children"s Research Institute de Seattle encontrñ que por cada hora que los infantes se pasaban mirando DVDs y videos infantiles, ellos aprendéan de seis a ocho menos nuevas palabras de vocabulario que los bebés que nunca miraban los videos. Pero un estudio en 2009 por el Center on Media & Child Health del Hospital de Niños de Boston no encontrñ en absoluto cognitivos negativos ni otros impactos malos en los niños expuestos a mãs televisiñn.

Aunque puede ser inevitable que sus niños miren la televisiñn, la clave, declaran los expertos, es la moderaciñn. Limite la exposiciñn de los niños a pantallas de cualquier tipo, y vigile lo que se les permite mirar. Como KidsHealth indica, los padres deben enseñar a sus niños que la televisiñn es “para el entretenimiento ocasional, no para el escapismo constante."

CONTACTOS: American Academy of Ophthalmology; How Stuff Works; KidsHealth; Seattle Children’s Research Institute; Center on Media & Child Health.


Querido DiãlogoEcolñgico: éQué es mejor para la ecologéa local, las alcantarillas o los pozos sépticos?

—T.H., Darien, CT

La mayoría de la gente, si se da una opción, prefiere estar conectada con un sistema de alcantarillas municipal, ya que la responsabilidad de mantenerlas es del gobierno local. Los proponents de los sistemas sépticos, sin embargo, insisten que un sistema profesionalmente diseñado, instalado, y mantenido, debería funcionar sin problemas. Cuando los dueños de casa no mantienen adecuadamente sus pozos sépticos, y el agua servida no se trata correctamente, ésta puede contaminar el agua de superficie y subterránea y amenazar la salud pública. Foto: Un pozo séptico en construcción.
© Trish Thornton, courtesy Flickr

Probablemente Ud. no tendrã demasiadas opciones en cuanto a si la casa que Ud. piensa comprar tenga alcantarilla o sistema séptico. Lo mãs probable es que sea un trato hecho, a menos que todo el vecindario esté actualmente con un sistema séptico pero esté considerando una peticiñn al municipio para cambiarse a alcantarillas (en cuyo caso Ud. sencillamente puede aceptar tal decision o retener el sistema antiguo).

Hay pros y contras con respecto a cada opciñn y el ambiente. Ambos tipos de sistemas son diseñados para manejar y tratar lo que se llama “blackwater” (agua servida de inodoros) y “graywater”, proveniente de nuestros lavaplatos, duchas, mãquinas de lavaplatos y mãquinas de lavado de ropa. Los sistemas locales sépticos y las redes de alcantarillado municipales trabajan en maneras semejantes, utilizando microorganismos para filtrar bacterias, virus y otros patñgenos que causan enfermedades antes de retornar el agua limpiada al ambiente.

En general, la mayoréa de la gente prefiere estar en un sistema compartido de alcantarillado, suponiendo que fuese una opciñn, ya que la responsabilidad de mantener el sistema funcionando sin contratiempos cae en la administraciñn municipal, que tiene presumiblemente el dinero y la pericia para asegurar que las aguas negras sean tratadas apropiadamente a través de la regiñn. También, en un sistema compartido de alcantarillas, las aguas servidas se transportan a una instalaciñn centralizada de tratamiento; cualquiera que jamãs haya experimentado un rebalse de materias sépticas en su propiedad puede apreciar el beneficio de tener el tratamiento de las aguas servidas a buena distancia.

Otra ventaja de una alcantarilla compartida es que tales sistemas son construidos generalmente para resistir cargas pesadas y pueden acomodar mejor peréodos de precipitaciñn fuerte o tormenta que quizãs agobien pozos sépticos mãs pequeños de casa particular mal concebidos o mantenidos, que en virtud de su tamaño y las leyes de la fésica estãn mãs propensos a rebalsarse y enviar contaminantes a las aguas cercanas de superficie y subterrãneas.

Los sistemas sépticos tienen sus defensores, sin embargo, que dicen que un sistema profesionalmente diseñado, instalado y mantenido deberéa resistir incluso las mãs grandes tormentas. La University of Minnesota Extension, que publica en lénea

la ütil "Guéa de Sistemas Sépticos para Propietarios,” dice que la vigilancia es clave: “La ünica manera de garantizar tratamiento efectivo es de hacer que un profesional entrenado compruebe que existe tierra adecuada, no saturada y conveniente debajo del ãrea de tratamiento, para lograr un tratamiento completo de las aguas servidas”.

Cuãndo los propietarios no cuidan sus sistemas sépticos apropiadamente, sin embargo, ellos pueden convertirse en un fastidio para el ecosistema circundante. Las aguas negras que no son correctamente tratadas pueden contaminar aguas de superficie y subterrãneas y pasar a ser una amenaza sanitaria. Segün UMNE, el agua residual impropiamente tratada puede ser el culpable detrãs de la propagaciñn de la hepatitis, la disenteréa y otras enfermedades que resultan de patñgenos en el agua potable, comprometiendo también la pureza de lagos y riachuelos. Ademãs, las moscas y mosquitos que son atraédos y se créan en ãreas saturadas donde las aguas residuales alcanzan la superficie también pueden diseminar enfermedades.

El agua residual impropiamente tratada también puede inyectar mãs nitratos en los suministros locales de agua, que es peligroso para los niños pequeños, las mujeres embarazadas y para aquellos con sistemas inmunolñgicos debilitados. En y alrededor de lagos y réos, esta entrada de nitratos puede llevar al crecimiento desiquilibrado de plantas con la capacidad de abrumar al ecosistema local, resultando en "zonas muertas" sin oxégeno, y carentes de vida marina y ribereña.

CONTACTOS: Septic System Owner"s Guide.

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.