Semana del 10/10/10

Querido DiãlogoEcolñgico: éPor qué se utiliza el “BPA” en plãsticos, y por qué deberéa preocuparme yo de ello? éHay ciertos contenedores de alimentos y artéculos caseros que debo evitar a causa del BPA?

—Tina Sillers, a través de correo electrñnico

Segün el Ministerio de Salud y Servicios Sociales de EE.UU. (HHS), el Bifenol A (también conocido como BPA) es una sustancia quémica que ha estado en uso por mãs de cuatro décadas en la fabricaciñn de muchos contenedores duros de plãsticos para alimentos, inclusive mamilas y tazas reutilizables y el revestimiento de contenedores metãlicos para bebidas o alimentos (inclusive la fñrmula infantil, léquida y enlatada). La agencia reporta también que “cantidades énfimas de BPA pueden encontrarse en algunos alimentos embalados en estos contenedores”.

El grupo no comercial Natural Resources Defense Council (NRDC) informa que “una cantidad creciente de investigaciñn cientéfica ha ligado la exposiciñn a BPA con el desarrollo alterado del cerebro y cambios de comportamiento, predisposiciñn al cãncer de la prñstata y de mama, daño al sistema reproductor, la diabetes, la obesidad y enfermedades cardiovasculares”. El grupo agrega que mãs de 93 por ciento de norteamericanos tiene BPA en sus cuerpos, principalmente por exposiciñn a contaminaciñn de alimentos y otros contactos evitables.

La Direcciñn de Alimentos y Drogas de EE.UU. se mostrñ inicialmente desdeñosa con respecto a las inquietudes con el BPA, pero la creciente presiñn püblica y nueva investigaciñn sobre los efectos potenciales de BPA en el cerebro y la prñstata en fetos, los niños y jñvenes han forzado a la agencia a revisar su ültima inspecciñn del tema en 2008. “Mientras aprendemos mãs, la Direcciñn de Alimentos y Drogas apoya los esfuerzos actuales de la industria para suspender la producciñn de botellas de lactantes y tazasde alimentaciñn con BPA
,” reporta HHS.

El BPA (o Bifenol A) ha sido utilizado por décadas en la manufactura de muchos contenedores plásticos duros, incluyendo mamaderas. Investigaciones científicas crecientes han vinculado exposición al BPA con cambios graves en el desarrollo del cerebro y comportamiento, predisposición a cánceres de la próstata y mamas, daños reproductivos, diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.
© Kate Ter Haar, courtesy Flickr

Mientras tanto, los consumidores pueden estar atentos. Los artéculos plãsticos que mãs probablemente contengan BPA estãn hechos de cloruro de polivinilo (PVC, o plãstico #3) o de fuentes plãsticas mixtas, de otro modo conocido en la industria de reciclaje como “otros” o plãstico #7. Los plãsticos de PVC—también notorio por lixiviar talatos tñxicos que han sido ligados a problemas humanos reproductivos y de desarrollo—se encuentran en una gran variedad de productos, de contenedores de champü y contenedores de aliño de ensalada a cortinas de ducha y juguetes de niños. Esas botellitas irrompibles de policarbonato para alimentos de bebé y agua una vez omnipresentes que se decéa lixiviaban BPA es también un plãstico #7, aunque #7 es un general para plãsticos de otro modo no identificados o mezclados; como tal, no todo el plãstico #7 contendrã BPA.

En cuanto a otros artéculos domésticos desechables y no desechables, si Ud. puede ubicar el nümero de reciclaje y encuentra un #1 (polietileno, PET o PETE), #2 (polietileno de alta densidad), #4 (polietileno de baja densidad) o #5 (polipropileno) o #6 (poliestireno), el artéculo no deberéa contener BPA. (Nota: el poliestireno #6, a menudo utilizado para tazas, platos y cubiertos desechables, no contiene BPA pero puede lixiviar estireno tñxico cancerégeno en los alimentos y bebidas que toca, y también debe ser evitado).

Si no hay un nümero de reciclaje en el artéculo, Ud. mismo puede averiguar si el étem contiene BPA con un Juego de Prueba de BPA de Home-Health-Chemistry.com. Un juego con dos algodones, y todas las soluciones e instrucciones requeridas cuesta $4,99; un kit con 10 hisopos de algodñn cuesta $14,99. Ud. también puede reemplazar el artéculo dudoso con uno que sabe que no tiene BPA (muchas compañéas ahora utilizan esto como un punto de venta fuerte) y prometase hacer decisiones de compra mejr informadas en el futuro.

CONTACTOS: U.S. Department of Health and Human Services BPA Page; NRDC; Home-Health-Chemistry.com.


Querido DiãlogoEcolñgico: Un amigo méo que trabaja en la limpieza general del petrñleo de la Costa del Golfo dice que por lo menos 50 por ciento del petrñleo derramado todavéa yace en el fondo del mar. éCuãl es el pronñstico a largo plazo de esto?

—Chris H., Darien, CT

The National Oceanic and Atmospheric Administration told reporters that oil from the BP spill that never made it to the surface was dispersed naturally or chemically. But researchers found oil some two inches thick on the sea floor as far as 80 miles away from the source of the leak. The oil "did not disappear," says one oceanographer. "It sank.
© James Davidson, courtesy Flickr

Es verdad que el petrñleo del desastre del Deepwater Horizon de BP se ha pegado y todavéa cubre partes del fondo del mar por unas 80 millas o mãs alrededor del sitio del ahora tapado pozo. A principios de septiembre, investigadores de la Universidad de Georgia encontraron dos pulgadas de petrñleo en el fondo del mar a 80 millas de la fuente del derrame, con una capa de camarones y otros animales pequeños muertos bajo ella.

“Esperé encontrar petrñleo en el fondo del mar,” Samantha Joye, investigador principal del equipo de cientéficos de la Universidad de Georgia que estudian los efectos del derrame del Deepwater Horizon, dijo a los periodistas. “No esperaba encontrar capas de dos pulgadas de grosor. Es algo asé como tener una ventisca donde la nieve entra y cubre todo,” Joye dijo.

Pero tan recientemente como tres meses atrãs la Administraciñn Nacional Oceãnica y Atmosférica (NOAA) reporteñ no haber encontrando evidencia de petrñleo acumulado en el fondo del mar en el Golfo. El Administrador de NOAA Jane Lubchenco declarñ a los periodistas entonces que el petrñleo del derrame masivo que nunca ascendiñ a la superficie habéa sido dispersado natural o quémicamente. Agregñ que sñlo cerca de un cuarto de los 200 millones de galones del petrñleo desparramado quedaba en el Golfo, los demãs habiendo “desaparecido” o sido contenidos o limpiados.

Pero algunos investigadores dicen que NOAA sencillamente engaññ al püblico al decir que mucho del petrñleo habéa desaparecido. Ian MacDonald, un oceanñgrafo con la Universidad Püblica de Florida, dice que los informes iniciales de NOAA acerca de cuãnto petrñleo quedaba en el Golfo eran demasiado optimistas. El petrñleo “no desapareciñ,” dice él. “Se hundiñ”.

Uno de las razones por qué tanto petrñleo puede haberse hundido es porque fue separado en gotitas diminutas por dispersantes quémicos, atomizando el petrñleo a tal grado que no tenéa suficiente flotabilidad como para subir a la superficie, lo que de otro modo se habréa esperado. También, a medida que la columna de petrñleo todavéa en el agua se erosiona, pasa a ser mãs como alquitrãn en un proceso llamado “desgaste natural”, y como tal es mãs probable que se hunda. Y para complicar la cosa aun mãs, el petrñleo en el fondo del mar toma mãs tie

mpo para degradarse que en la superficie a causa de las temperaturas mãs fréas en las profundidades.

Las nuevas conclusiones son especialmente inquietantes a causa del efecto dominñ que el petrñleo restante podréa tener en el ecosistema y las industrias que dependen de un ambiente marino sano. Los biñlogos y los ecologistas marinos estãn preocupados porque el petrñleo hace daño serio a las poblaciones de gusanos de tubo, crustãceos y moluscos diminutos, organismos unicelulares y otras formas de vida submarinas que forman los componentes esenciales de la cadena alimenticia marina.

“Los animales de profundidades marinas, en general, tienden a producir menos progenitura que los animales que viven mãs cerca de la superficie, de modo que si el petrñleo suelto va a tener un impacto sobre las poblaciones de animales, lo tendrã con mãs ferocidad en los animales que habitan las aguas mãs profundas,” indica el oceanñgrafo Robert Carney con la Universidad Püblica de Luisiana. “Hay también evidencia que los animales de aguas profundas viven mãs largo que las especies mãs superficiales, asé que el impacto puede que permanezca con nosotros mucho mãs tiempo”.

CONTACTOS: University of Georgia Department of Marine Sciences Gulf Oil Blog; NOAA; Louisiana State University.

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.