Semana del 11/1/2009

Querido DiãlogoEcolñgico: Con toda la discusiñn sobre el crecimiento de los mares, équé podréa suceder con los réos que fluyen a los océanos? éCambiarã la direcciñn de su corriente? Con el alza de nivel, éinundarãn los mares los lagos de agua dulce? éY qué sucede con nuestra agua subterrãnea si el agua salada fluye al revés y termina inundãndola?

—Sandy Smith, Michigander preocupada

La intrusiñn del agua salada de mar en los réos y agua subterrãnea es un asunto serio, pero la amenaza no proviene de una inversiñn del flujo, y no se espera que nuestros lagos y réos lejos al interior sean afectados directamente por el agua salada de nuestros océanos. Sin embargo, las ãreas delicadas al borde de nuestros continentes, en donde el agua dulce se topa con el agua salada, estãn en peligro, y se debe tomar medidas mãs serias para protegerlos. De partida, aproximadamente 40 por ciento de la poblaciñn mundial vive a menos de 40 millas (60 kilñmetros) de la costa.

Segün el Panel Intergubernamental Sobre Cambio de Clima (IPCC), los niveles medios globales del mar deberéan levantarse de ocho a 34 pulgadas para el año 2100, un paso mucho mãs rãpido que el aumento de cuatro a 10 pulgadas del ültimo siglo. Los mares se levantan debido a las temperaturas globales mãs altas, el derretimiento de glaciares montañosos y de los casquetes glaciares polares, y otros factores. Las temperaturas mãs altas también causan la extensiñn termal del agua de océano, intensificando el problema aun mãs.

El alza de los niveles del mar causa enormes problemas ya que erosionan e inundan los litorales y, sé, mezclan agua salada con fresca. Un artéculo del noviembre de 2007 en ScienceDaily postulñ que las comunidades costeras podréan enfrentar pérdidas significativas en fuentes de agua dulce a medida que el agua salada se filtre mãs al interior. Y mientras que se habéa asumido previamente que el agua salada podréa penetrar subterrãneamente solamente hasta el punto que alcanzase en la superficie, nuevos estudios demuestran que el agua salada puede penetrar en algunos casos subterrãneamente hasta 50 por ciento mãs lejos que el agua en la superficie.

El nivel creciente de los mares causa grandes problemas debido a la erosión e inundación de los litorales y la mezcla de agua salada con agua dulce.
© Getty Images

El agua salada subterrãnea invasora puede alcanzar no sñlo reservas de agua residenciales sino insumos para la irrigaciñn agrécola y aplicaciones industriales, también. Los efectos econñmicos incluyen la pérdida de pescaderéas costeras y de otras industrias, y la pérdida también de valiosas propiedades costeras una vez que se muda al interior.

Los estuarios en las bocas de los réos han soportado en el pasado las alzas en los niveles del océano. El sedimento que se acumula a lo largo del borde de un estuario puede elevar el nivel de la tierra a medida que se levantan los niveles del mar. Y los pantanos de mangle, que protegen muchas zonas costeras en todo el mundo, florecen en condiciones salobres. Pero debido a nuestra preferencia de vivir en zonas costeras, y nuestro hãbito de re-modelar nuestros alrededores, los seres humanos complican el asunto al impedir que los procesos naturales manejen el cambio. En la costa construimos carreteras y edificios, y reemplazamos barreras naturales como pantanos de mangle por diques y mamparos para controlar inundaciones, que agravan el problema al impedir que se acumule el sedimento playero. Y a medida que embalsamos réos y creamos represas, atrapamos el sedimento que fluiréa naturalmente hacia el mar.

En algunos lugares, los cambios ya estãn sucediendo. Los gobiernos estãn comenzando a restringir o a prohibir edificar en zonas a lo largo de la costa donde el riesgo de erosiñn es mayor. También se estã intentando una nueva polética de "servidumbres flexibles", segün la cual se permitirã a los urbanizadores edificar en zonas restrictas, pero se requerirã que remuevan las estructuras si y cuando amenace la erosiñn. El IPCC recomienda acciones mãs drãsticas, tales como crear mãs pantanos y humedales como zonas de amortiguamiento contra el creciente nivel del mar, y la migraciñn completa de poblaciones e industrias lejos del litoral.

CONTACTOS: Intergovernmental Panel on Climate Change


Querido DiãlogoEcolñgico: éEs mejor conducir un coche mãs viejo, bien-mantenido que consiga cerca de 25 millas por galñn, o comprar un nuevo coche que consiga cerca de 35 millas por galñn?

—Edward Peabody, véa email

Definitivamente tiene más sentido desde una perspectiva ambiental el mantener bien tu coche más viejo tanto como se pueda, especialmente si el vehículo rinde buen kilometraje. Hay grandes costos ambientales tanto en la fabricación de un nuevo automóvil como en el agregar tu coche más viejo a la creciente montaña de basuras.
© Getty Images

Desde una perspectiva “verde” tiene mucho mãs sentido mantener tu coche actual mãs viejo en buen funcionamiento tanto como se pueda—especialmente si estãs consiguiendo muy buen kilometraje. Hay costes ambientales significativos al fabricar un nuevo automñvil y agregar tu coche viejo al cada vez mayor montñn de desperdicios colectivos.

Un anãlisis de Toyota en 2004 encontrñ que como el 28 por ciento de las emisiones de diñxido de carbono generadas durante el ciclo vital de un coche de motor a gasolina tépico pueden ocurrir durante su fabricaciñn y transporte al distribuidor autorizado; las emisiones restantes ocurren durante la conducciñn una vez que su nuevo propietario toma posesiñn del mismo. Un estudio anterior de Seikei University en Japñn puso el nümero de pre-compra en el 12 por ciento.

Sin importar qué conclusiñn esté mãs cercana a la verdad, tu coche actual ha pasado ya su etapa de fabricaciñn y de transporte, asé que de aqué en adelante la comparaciñn relevante tiene que ver solamente con su huella restante en comparaciñn a la de fabricaciñn y transporte de un nuevo coche y de la huella del conductor, sin mencionar las consecuencias para el medio ambiente de disponer de tu coche viejo o de venderlo a un nuevo propietario que continüe conduciéndolo. Hay consecuencias para el medio ambiente, también, incluso si tu coche viejo se reduce a chatarra, se desmonta y se vende por piezas.

Y no olvidar que los nuevos hébridos—a pesar de ostentar emisiones mãs bajas y mejor kilometraje—realmente tienen consecuencias mucho mãs graves para el medio ambiente en su fabricaciñn, comparada con los no-hébridos. Las bateréas que almacenan energéa para el tren de propulsiñn no son ningün amigo del ambiente—y tener dos motores debajo de un capot aumenta emisiones de fabricaciñn. Y los vehéculos todo-eléctricos solamente carecen de emisiones si el enchufe que proporciona la electricidad estã conectado con una fuente de energéa renovable, no una central eléctrica a carbñn, como es mãs probable.

Si quieres determinar la eficacia de combustible o las emisiones de tu coche actual, hay muchos servicios accesibles en lénea. El Web site FuelEconomy.gov del gobierno proporciona estadésticas sobre la eficacia de combustible de centenares de diversos vehéculos que datan de 1985.

Los sitios web TrackYourGasMileage.

com y MPGTune.com pueden también ayudarte a seguir tu kilometraje y proporcionan sugerencias para mejorar la eficacia de combustible para tu especéfica marca y modelo de vehéculo.

MyMileMarker.com avanza la cosa aun mãs lejos, haciendo proyecciones sobre kilometraje anual, costes de combustible y eficacia de combustible basados en tus hãbitos de conducciñn. Si tienes un iPhone, puedes seguir la huella de carbñn de tu coche con el nuevo "Greenmeter App" de Hunter Research and Technologies. El programa usa numerosas variables para hacer sus cãlculos “al vuelo” mientras conduces, incluyendo condiciones atmosféricas, coste de combustible, peso del vehéculo, y mãs.

Si debes simplemente cambiar tu vehéculo, sea para lograr mayor eficacia de combustible o cualquiera otra razñn, una opciñn es comprar simplemente un coche usado que consiga mejor kilometraje de gas que el tuyo existente. Hay muchas razones ambientalistas que aconsejan posponer las compras de reemplazo de cualquier cosa—no solo un coche—para mantener lo que ya estã producido fuera del “rio de desechos” y demorar los costes ambientales adicionales de hacer algo nuevo.

CONTACTOS: fueleconomy.gov; trackyourgasmileage.com; mpgtune.com; mymilemarker.com; Greenmeter App