Semana del 15/03/2009

Querido DiãlogoEcolñgico: Si tienes un coche eléctrico o hébrido enchufable, estãs pagando por electricidad en vez de gasolina siempre o la mayor parte del tiempo. éCñmo se compara este coste por-milla con el de un coche a gasolina? éY puesto que la electricidad se debe generar de otra fuente contaminante, resulta la cuestiñn realmente mejor para el ambiente?

—Kevin DeMarco, Milford, CT

Cuando se compara la energéa de bateréa con la energéa de gasolina, la electricidad gana con facilidad. Un estudio de 2007 del Electric Power Research Institute (EPRI) [Instituto de Investigaciñn no lucrativo de Energéa Eléctrica (EPRI)] calculñ que alimentar un vehéculo eléctrico hébrido enchufable (PHEV) costaréa el equivalente de 75 centavos por galñn de gasolina—un precio no visto en las bombas por 30 años.

El cãlculo fue hecho usando un coste promedio de electricidad de 8,5 centavos por kilovatio/hora y la distancia estimada que el coche cubriréa con una carga, versus un coche que obtendréa solamente 25 millas por galñn y que seréa propulsado por gasolina a $3 el galñn. Cambie cualquiera de esas variables y los costes relativos cambian también. Por ejemplo, substituyendo un coche que consiga 50 millas por galñn dobla el coste eléctrico comparativo (aunque todavéa sale mucho mãs barato que la gasolina). Por otra parte, en algunas ãreas donde el viento o la hidroelectricidad se desperdician en la noche—precisamente cuando el PHEV estaréa cargandose—la empresa podréa rebajar el costo del kilovatio/hora a dos o tres centavos, haciendo la carga mucho menos costosa.

Y no tenemos que preocuparnos que la corriente eléctrica se agote: Un estudio en 2005 del Laboratorio Nacional del Noroeste Pacéfico, del Ministerio de Energéa de los E.E.U.U., estimñ que tres cuartos de la flota actual de vehéculos pequeños del paés se podréa cargar por nuestra red eléctrica existente sin necesidad de construir nuevas centrales eléctricas. (Y si todos esos coches fueran substituidos por PHEVs, se eliminaréa la necesidad de 6.500 millones de barriles de petrñleo por déa, o 52 por ciento de las importaciones de petrñleo actuales de los E.E.U.U.)

Cuando se compara la energía de baterías con la gasolina, la electricidad gana facilmente. Photo: El totalmente eléctrico Tesla Roadster deportivo de Tesla Motors.
© qviri," courtesy Flickr

Con respecto a las consecuencias para el medio ambiente, cargando tu coche con electricidad de la red también gana facilmente en comparaciñn con llenar el tanque en una estaciñn de servicio. En el estudio mãs extenso de PHEV a la fecha, hecho püblico en 2007 por EPRI y el Natural Resources Defense Council (NRDC) [Consejo no lucrativo de Defensa de Recursos Naturales], los resultados predicen que todos los gases de efecto invernadero serãn reducidos a medida que los PHEVs comiencen a penetrar el mercado automoviléstico. Las reducciones acumuladas proyectadas de gases de efecto invernadero del año 2010 a 2050, dependiendo de cuan rãpidamente se acepte a los PHEVs, van de 3.400 a 10.300 millones de toneladas.

Mãs de la mitad de nuestra red nacional de energéa estã alimentada por carbñn, y en las ãreas donde los PHEVs se cargan electricidad derivada del carbñn, dice NRDC, existe la posibilidad de niveles crecientes de emisiones de hollén y mercurio. Sin embargo, la carga de vehéculos eléctricos puede ser mucho menos conflictiva donde estén disponibles fuentes eléctricas mãs limpias como el viento y la energéa solar. El sitio web HybridCars.com precisa que a medida que se requiera a mãs centrales eléctricas que desarrollen energéa “verde” y emitan menos gases de efecto invernadero, los beneficios ambientales y de salud crecerãn también.

CONTACTOS: Electric Power Research Institute; HybridCars.com; Natural Resources Defense Council


Querido DiãlogoEcolñgico: éQué es la caza aérea de lobos y por qué la endosa la gobernadora Sarah Palin de Alaska?

—Vivian Anderson, Seattle, WA

Grupos influyentes como el Alaska Outdoor Council dicen que las poblaciones de lobos necesitan ser reducidas porque los cazadores de subsistencia dependen el el alce y el caribú para alimentar a sus familias. Defenders of Wildlife no está de acuerdo, señalando que son los intereses pequeños pero politicamente poderosos de la caza comercial ­no los cazadores de subsistencia­los que quieren mantener la práctica de matanza desde el aire en vigencia.
© silverfang_10," courtesy flickr

La matanza de lobos a tiros desde el aire implica el acechar y tirar a los lobos de aeroplanos y helicñpteros volando bajo. La prãctica rinde mejores resultados que la caza tradicional terrestre puesto que permite que los cazadores cubran bastante terreno rãpidamente y rastrear a los animales desde una posiciñn ventajosa de ojo "de un pãjaro” sin obstãculos. Por estas mismas razones, algunos cazadores—asé como muchos ecologistas y partidarios de los derechos del animal—consideran la caza aérea poco deportiva e incluso inhumana puesto que violan la ética de "caza imparcial."

La caza aérea se prohébe sobre todo en tierras püblicas de los E.E.U.U. por la Ley Federal de Caza Aérea, promulgada por el Congreso en 1972. Pero los estados individuales pueden permitirla bajo pretexto de proteger "tierras, aguas, fauna, ganado, animales domesticados, vida humana o cosechas." El gobernador Frank Murkowski de Alaska explotñ este lenguaje en 2003 y firmñ una ley estatal permitiendo que los ciudadanos de Alaska soliciten permisos para matar lobos desde el aire—ya que ciertos residentes de Alaska temen que los lobos maten muchos alces y caribü, especies predilectas de los cazadores.

Pero cuando Sarah Palin, ella misma una cazadora ãvida, asumiñ el cargo de Gobernador en 2006, instituyñ una recompensa de $150 para cualquier cazador que matara un lobo desde un aviñn en ãreas selectas donde las poblaciones de alce y caribü no estuviesen a gusto de los cazadores. Un juez del estado rãpidamente puso fin a las recompensas, decidiendo que la administraciñn de Palin carecéa de autoridad para ofrecer tales pagos. Pero el juez no pudo hacer ilegal la caza aérea misma mientras esta fuese realizada en la manera permitida en nombre de "controlar depredadores," la “laguna jurédica” injertada en la prohibiciñn federal.

Palin también aprobñ una campaña de $400.000 financiada por el estado para ayudar a socavar una iniciativa de voto reciente que prohibiréa la caza aérea, y también introdujo legislaciñn para aflojar restricciones en la prãctica. En los cuatro años que Palin ha sido gobernador, se ha matado mãs de 800 lobos por caza aérea en Alaska. Palin se ha unido también a grupos influyentes tales como el Alaska Outdoor Council para alegar que las poblaciones de lobo necesitan ser reducidas, pues los grandes carnévoros estãn robando literalmente el alimento de las mesas de muchos cazadores de subsistencia de Alaska que conféan en la matanza de alces y caribü para alimentar a sus familias durante los inviernos fréos largos.

Pero Rodger Schlickeisen de la organizaciñn no lucrativa Defenders of Wildlife dice que son los intereses de caza comerciales, pequeños en nümero pero influeyentes poléticamente, y nos los cazadores de subsistencia, los que quieren mantener la prãctica de la caza aérea vigente en Alaska. "Su intenciñn clara es

eliminar tanto como puedan los depredadores importantes naturales para aumentar artificialmente el nümero de alces y caribü, y facilitar la caza de estos animales sencillamente con fines de trofeo por cazadores urbanos ricos provenientes de otros estados”, señala él, agregando que los datos cientéficos no demuestran la necesidad de intensificar esfuerzos para controlar predadores.

Schlickeisen insiste que la mayoréa de la gente de Alaska se opone a la caza aérea, incluso con el fin de controlar predadores. "Dos veces en los ültimos 12 años, los votantes de Alaska han aprobado iniciativas de voto estatales para limitar el uso de aviones en la caza de fauna—y dos veces la legislatura estatal, animada e incitada por la junta [miembros nombrados] de caza, ha eliminado las leyes aprobadas por la ciudadanéa para restablecer el uso de aviones," dice él.

CONTACTOS: Alaska Outdoor Council; Defenders of Wildlife

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en www.emagazine.com/earthtalkbook.