Semana del 15/8/10

Querido DiãlogoEcolñgico: Siempre pensé que el algodñn era ecolñgicamente sano, pero oé recientemente que no era asé. éCuãl es el problema con el algodñn? éY dñnde puedo encontrar ropa orgãnica de algodñn?

—Jamie Hunter, Twin Falls, ID

Hay muchas cosas “malas” con el algodñn convencionalmente cultivado—vale decir el algodñn crecido con la ayuda de sustancias quémicas sintéticas. La Organic Trade Association (OTA) [Asociaciñn Comercial Orgãnica (OTA)], una asociaciñn industrial no lucrativa que representa la industria algodonera orgãnica creciente de Estados Unidos, considera el algodñn como “la cosecha mãs sucia de mundo” debido a su uso fuerte de insecticidas. La organizaciñn no lucrativa Environmental Justice Foundation (EJF) reporta que el algodñn utiliza el 2,5 por ciento de la tierra cultivada del mundo pero utiliza el 16 por ciento de los insecticidas del mundo—mãs que cualquier otra cosecha mayor.

Tres de las insecticidas mãs seriamente peligrosos, segün la Organizaciñn Mundial de la Salud, estãn bien representados entre los 10 insecticidas principales comünmente utilizado en la producciñn de algodñn. Uno de ellos, Aldicarb, “puede matar a un hombre con sñlo un gota absorbida por la piel,” dice OTA, “pero todavéa se utiliza en 25 paéses y EEUU, donde 16 estados lo han reporteado en sus aguas subterrãneas”.

El algodñn convencionalmente cultivado también utiliza cantidades grandes de abonos sintéticos basados en nitrñgeno—casi un tercio de libra, dice OTA, para producir una libra de algodñn no refinado. Para poner eso en perspectiva, toma sñlo un poco menos de una libra de algodñn no refinado para hacer una camiseta. Los investigadores han encontrado que los abonos utilizados en el algodñn son los mãs perjudiciales al ambiente, fugãndose a hãbitats de agua subterrãnea dulce y causando zonas muertas sin oxégeno en diversos cuerpos de agua. Los ñxidos de nitrñgeno formados durante la producciñn y uso de estos abonos son también una parte mayor de las emisiones de gas invernadero del sector agrécola.

La Asociación Comercial Orgánica (OTA) considera el algodón como "la cosecha más sucia de mundo" debido a su uso fuerte de insecticidas. Felizmente, hay ahora miles de detallistas de algodón orgánico, incluyendo algunas de las supertiendas. Las Páginas Orgánicas de OTA en línea listan vendedores (y vínculos a sus sitios web) por tipo de producto. IMAGEN: Una camiseta de algodón orgánico de Tiny Revolutionary.
© Tiny Revolutionary

Esto es todo verdadero a pesar de que el uso de insecticidas rociados disminuye rãpidamente con la venida de las semillas genéticamente creadas de algodñn que tienen insecticidas embutidos en sus cñdigos genéticos. La tercera parte de las tierras dedicadas a cultivos de algodñn alrededor del mundo, y 45 por ciento de la producciñn mundial de algodñn ahora usa semillas genéticamente tratadas. Esto destapa un nuevo grupo de problemas, ya que algunos cientéficos temen que la proliferaciñn de las tales “Frankenseeds” (“Semillas Frankesntein”) pueda llevar a la inmunidad de ciertas plagas e incluso dar nacimiento a “süper pestes” que puedan resistir virtualmente cualquier pesticida.

La agricultura orgãnica del algodñn evita sustancias quémicas sintéticas (asé como la semilla genéticamente manipuleada) en favor de alternativas naturales tradicionales que desvéan a las plagas, reabastecen y mantienen la fecundidad de la tierra y optimizan generalmente las condiciones de cultivo sin comprometer el ambiente o nuestra salud. “Abonos de estiércol y cosechas de descanso reemplazan los abonos sintéticos; se emplea a la vez técnicas imaginativas para controlar la maleza sin herbicidas; insectos beneficiosos y cosechas “trampa” controlan las plagas de insectos; y también se usa alternativas a los defoliantes tñxicos para preparar las plantas para la cosecha,” indica el Proyecto Sostenible de Algodñn (SCP), una organizaciñn sin fines lucrativos que ayuda a los agricultores de algodñn del Valle Central de California a descubrir las ventajas econñmicas, ambientales y de salud derivadas del no uso de sustancias quémicas sintéticas.

Para los consumidores capaces de pagar un poquito mãs, hay ahora miles de detallistas orgãnicos de algodñn. La OTA reportea que los agricultores norteamericanos aumentaron la plantaciñn de algodñn orgãnico 26 por ciento mãs en 2009 que 2008, mientras que las ventas de fibra orgãnica de algodñn crecieron 10,4 por ciento (a $521 millones) durante el mismo tiempo. Las Pãginas Orgãnicas de OTA en lénea listan vendedores (y vénculos a sus sitios web) por tipo de producto; muchos venden en lénea asé como por cadenas de venta al por menor. Es mãs, algunas supertiendas estãn ahora ofreciendo también artéculos orgãnicos de algodñn. Esté por lo tanto alerta y forme parte de la soluciñn optando por algodñn orgãnico la prñxima vez que tenga que reabastacer sus gavetas.

CONTACTOS: OTA; EJF; SCP.


Querido DiãlogoEcolñgico: éQué cosas sencillas podréa hacer para “ecologizar” la oficina en que trabajo?

—James Raskin, Framingham, MA

El trabajador de oficina medio utiliza 10.000 hojas de papel al año. Una forma muy sencilla de "ecologizar" su oficina es abstenerse de imprimir cuando se pueda, usar ambos lados de una hoja, y reciclar de modo que la industria del reciclaje reciba materia prima.
© Thinkstock

No importa cuãn “verde” sea su oficina ya, siempre existen sin duda posibilidades de mejorarla aün mãs. Aqué estãn 10 sugerencias para ayudar a que Ud. y sus colegas sigan avanzando por el sendero hacia la sostenibilidad de la oficina:

(1) Tome la Huella Verde de su Oficina: El TheGreenOffice.com, un sitio web de un detallista en lénea que se especializa en productos ecolñgicos de oficina, tiene disponible una Calculadora gratuita de Huella de Oficina para medir qué clase de efecto usted y sus colegas tienen en el ambiente e identificar cñmo hacer mejoras.

(2) Salve érboles: El oficinista medio utiliza 10.000 hojas de papel de copia por año. Absténgase de imprimir cuando pueda, utilice ambos lados de una hoja, y recircule para que la industria de reciclaje tenga materia prima.

(3) Apague: La luz artificial representa casi la mitad de todo el uso de electricidad en la oficina. Apague las luces que no son utilizadas. Mejor todavéa, instale sensores de movimiento que lo hacen automãticamente cuando nadie estã en el cuarto. También, cierre computadoras por la noche, y pñngalas a entrar en “modo de sueño” cuando no estén siendo utilizadas.

(4) Minimiza el E-DESECHO: Actualice o repare las computadoras de la oficina en vez de botarlas a la basura. El asé llamado “E-desecho” —computadoras y artéculos electrñnicos que lixivian toxinas—es ahora un problema inmenso por todo el mundo.

(5) Teletrabajo: Apoye la idea de trabajar en casa cuando sea posible para ahorrarse viajes por coche. Para los que deban venir a la oficina, sugiera el uso de bicicletas si esto no significa un peligro. También algunas empresas ahora subvencionan a los empleado por sus costos de trãnsito püblicos para desalentar el uso del autom&#

241;vil. Y herramientas de video teleconferencia en lénea como Skype pueden ayudar a reducir los viajes de negocios.

(6) Examine Sus Suministradores: Pregunte a sus vendedores cñmo estãn ecologizando sus operaciones. Sñlo hacer la pregunta los puede hacer pensar acerca de esto, que es el precursor a la acciñn. Demande papel reciclado y tintas basadas en soja de sus impresores, y compre sñlo efectos de escritorio “ecolñgicos”—que estãn ahora ampliamente disponibles.

(7) Limpie Mãs Ecolñgicamente: Asegürese de que su servicio de limpieza utilice productos no dañinos al ambiente y no tñxicos—si no lo hacen, ofrezca suministrarlos—para que pueda respirar bien cuando esté tratando de completar sus propias tareas.

(8) Eco-Restaure: Si debe renovar o actualizar algo, recuerde que las opciones mãs verdes abundan, inclusive pinturas no tñxicas, alfombras de fibra natural, ventanas de energéa eficientes, y equipos de oficina clasificados como Energy Star en eficiencia.

(9) Beba agua corriente: Hacer acarrear adentro y afuera enormes jarras de agua cada semana por la compañéa de agua embotellada no es sñlo innecesario sino un desecho grande de energéa. La mayoréa de las aguas de llave son sanas a beber; si la suya no lo es o no estã seguro, instale filtros en las llaves de la cocina o compre cãntaros de filtros de agua y manténgalos en el refrigerador de la oficina.

(10) Intercambie ideas: Forme un comité para organizar y vigilar sus prãcticas “verdes” de oficina, para asegurar que sus objetivos verdes para la oficina no desaparecen si algunos empleados dedicados se van, y para reforzar la importancia de hacer lo correcto a través de toda la organizaciñn.

CONTACTOS: TheGreenOffice.com.

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.