Semana del 18/03/2007

QueridoDiãlogoEcolñgico: Mi reciclador local no acepta mis guéas telefñnicas viejas. éQué podréa hacercon ellas?

—Jake, Westport, CT

Muchosrecicladores no aceptan guéas telefñnicas porque las fibras usadas parafabricar las pãginas mãs delgadas son demasiado cortas para ser reformuladas enpapel nuevo. En efecto, mezclando los libros telefénicos viejos con otros tiposde papel desechado puede incluso contaminar la carga, estorbando lareciclabilidad de las otras fibras de papel.

Sinembargo, el papel de las guéas telefñnicas es 100 por ciento reciclable y seusa principalmente en—Ud. lo adivinñ—la fabricaciñn de nuevas guéas telefñnicas!De hecho, la mayoréa de las guéas distribuidas hoy son hechas a base de pãginasreprocesadas de guéas viejas mezcladas con astillas y maderas desechadas parafortalecer las fibras en su reuso. Las guéas viejas se reciclan también algunasveces como materiales de aislamiento, tejas de encielado y superficies detejados, asé como toallitas de papel. bolsas de compras, envases de cereales, ypapeles de oficina. En efecto, enun gesto que es tanto simbñlico como prãctico, la Pacific Bell/SBC incluyeahora sobres de pago para sus facturas creados con las Guéas Amarillasdesechadas.

Segünla organizaciñn Green Valley Recycling, de Los Gatos,California, si todos los norteamericanos reciclasen sus guéas telefñnicas porun año, salvaréamos 650.000 toneladas de papel y liberaréamos hasta dosmillones de metros cübicos de espacio en los basurales.

El Departamento de Parques, Vecindarios, y Recreaciñn de Modesto,California, que permite a sus residentes incluir guéas de teléfonos en sus recogidasde basura, señala que por cada 500 libros de teléfono reciclados, se ahorran7.000 galones de agua, 3,3 metros cübicos de espacio en los basurales, de 17 a31 ãrboles, y 4.100 kilovatios de electricidad—suficiente como para proveerelectricidad a un hogar promedio por seis meses.

Los consumidores que estén interesados en hacer lo posible paraayudar al ambiente deberéan averiguar cuando y cñmo su municipio o compañéa deteléfonos local acepta guéas para reciclado. Algunas aceptarãn guéas solamenteen ciertas temporadas del año, a menudo cuando las nuevas guéas se estãndistribuyendo. Algunas escuelas, haciendo eco de las antiguas "recolecciones deperiñdicos" de años pasados, organizan concursos en los cuales los estudiantestraen guéas antiguas a la escuela donde se acumulan primero para luego serenviadas a los puntos de reciclado.

Perolos que viven en pueblos que no aceptan guéas de ninguna manera y que no puedenencontrar donde botarlos, no se deben apurar. Las guéas viejas tienen muchosusos prãcticos. Sus pãginas hacenexcelentes papeles para comenzar una fogatita, por ejemplo, tanto en lachimenea como en lugares al aire libre. Y las mismas pãginas, hechas "bolitas"o trituradas, pueden servir de rellenado en vez de las problemãticos "riñoncitos"de poliestireno.

Laspãginas de las guéas también pueden ser trituradas y usadas como mantillo paramantener a raya a las malezas en su jardén. El papel es totalmentebiodegradable y eventualmente se interarã al suelo. Los que tengan un alma artésticapueden usar los libros telefñnicos viejos para hacer dibujos animados a laantigua, como lo describe el animador Rober Truscio en su sitio webinstruccional "Dibujos en Moviemiento".

Tambiénexiste un cierto nümero de coleccionadores de guéas viejas; algunos que hacendiero bvendiendo tales guéas a los que tienen interés histñrico o que estãninvestogando genealogéas familiares. El gran coleccionador Gwillim Law vendelibros viejos de teléfonos de todos los 50 estados de la uniñn, asé como de lasprovincias canadienses y australianas.

CONTACTOS: Drawings That Move; Gwillim Law's Old Telephone Books website


QueridoDiãlogoEcolñgico: Soy un partidario de la energéa solar para salvar al ambiente, pero este tipode energéa no ha resultado muy econñmica. éQué novedades se ven en el horizonteque podréan reducir los costos para hacer la energéa solar mãs competitiva con otrasclases de energéa?

—Will Proctor, Richmond, VA

Lasposibilidades de generar electricidad sin poluciñn a base de energéa solar sonmuy atrayentes, pero a la fecha el bajo precio del petrñleo combinado con losaltos costos de desarrollar nuevas tecnologéas han impedido la adopciñn generalde la energéa solar en los EUA y el resto del mundo. A un costo actual de 25 a50 centavos (de dñlar) por kilovatio, la energéa solar cuesta hasta cinco vecesmãs que la electricidad a base de combustibles fñsiles. Y los recursosmenguados de polisilicio, el componente bãsico de las bateréas fotovoltaicas, no ayuda en absoluto.

SegünGary Gerber con la Sun Light & Power de Berkeley,California, poco después que Ronald Reagan llegñ a la Casa Blanca en 1980 loprimero que hizo fue remover los colectores solares instalados en el techo porJimmy Carter; a continuaciñn, Reagan procediñ a eliminar los créditos tributariospara desarrollo solar y la industria cayñ en un abismo.

Lainversiñn federal en energéa solar volviñ a retomar un poco de vuelo bajoClinton, pero se desrielñ nuevamente con el arribo de George W. Bush. Pero lascrecientes preocupaciones sobre el calientamiento global y os altos precios delpetrñleo han obligado a la administraciñn Bush a reconsiderar su posiciñn conrespecto a alternativas como la energéa solar, y la Casa Blanca ha propuesto $148millones de dñlares para el desarrollo de energéa solar en 2007, un incrementode 80 por ciento en relaciñn a lo que se invirtiñ en 2006.

Enel campo del desarrollo e investigaciñn, ingenieros emprendedores estãntrabajando duro para reducir el costo de la energéa solar, y esperan que seacompetitiva con los combustibles fñsiles dentro de 20 años. Un innovador tecnolñgicoes la Nanosolar, de California, que reemplaza el silicio con una capa delgadade cobre, indio, galio y selenio (CIGS). Declara Martin Roscheisen de la Nanosolar, "las bateréas basadas en elsistema CIGS son flexibles y mãs durables, lo que las hace mãs fãciles deinstalar en una gama amplia de aplicaciones". Roscheisen espera que podrã construir una planta de electricidadde 400 megavatios por aproximadamente un décimo del costo involucrado en unaplanta basada en silicio. Otras compañéasque estãn causando revuelo con la tecnologéa CIGS incluyen DayStar de NuevaYork, y Miasolé de California.

Otrainnovaciñn en la energéa solar es la asé llamada bateréa "rociada", tales comolas fabricadas por la firma Konarka de Mass

achusetts. Como la pintura, el compuesto puede ser rociado en otros materialesdonde puede capturar los rayos infrarrojos para dar energéa a fonos celulares yotros aparatos portãtiles e inalãmbricos. Algunos expertos creen que las bateréas"rociadas" podréan ser cinco veces mãs eficientes que la norma voltaica actual.

Losambientalistas e ingenieros mecãnicos no son los ünicos optimistas en la energéasolar en estos déas. Segün la Cleantech Venture Network, un foro deinversionistas interesados en energéa renovable "limpia", los capitalistas deriesgo vertieron unos $100 millones de dñlares en firmas nuevas solares de todotamaño solamente en 2006, y esperan asignar todavéa mãs fondos en 2007. Dado el hecho que la comunidad deinversionistas de riesgo estã normalmente interesada en proyectos condividendos a corto plazo, es muy probable que las nuevas firmas solares sereanlos gigantes de la indutria el déa de mañana.

CONTACTOS: Sun Light & Power; Nanosolar; DayStar Technologies; Miasolé; PowerFilm; Konarka