Semana del 18/10/09

Querido DiãlogoEcolñgico: éTienen ustedes datos actuales acerca de cuãnta selva hümeda se destruye cada déa alrededor del mundo, y para qué propñsito?

—Teri, a través de correo electrñnico.

Precisando los nümeros exactos es casi imposible, pero la mayoréa de los expertos concuerdan que perdemos mãs de 80.000 acres de pluviselva tropical diaria, y degradamos seriamente otros 80.000 acres cada déa encima de eso. Junto con esta pérdida y degradaciñn, perdemos unas 135 especies de plantas, animales e insectos cada déa—o unas 50.000 especies al año—a medida que caen los bosques.

Segün el investigador y escritor Rhett Butler, que maneja el sitio web créticamente aclamado, Mongabay.com, las selvas tropicales son ecosistemas increéblemente ricos que son clave para el funcionamiento bãsico del planeta. Las selvas tropicales ayudan a mantener el clima regulando gases atmosféricos y estabilizando la lluvia, y proporcionan muchas otras funciones ecolñgicas importantes.

Las pluviselvas son también el hogar de 50 por ciento de las especies del mundo, informa Butler, “haciendolas una biblioteca extensa de recursos biolñgicos y genéticos”. Los ecologistas también indican que un cuarto de nuestros productos farmacéuticos modernos se deriva de ingredientes de la pluviselva, pero menos de un uno por ciento de los ãrboles y plantas en los trñpicos ha sido explorado por sus propiedades curativas. Tristemente, entonces, no sabemos realmente el valor verdadero de lo que perdemos al talar, quemar, y la explotar lo que fue una vez un tesoro increéble de biodiversidad.

Estamos perdiendo hasta 80.000 acres de selva húmeda cada día, y seriamente degradando otros 80.000 acres todos los días además de eso, mayormente a causa de actividades como la tala comercial de bosques, agricultura, ganadería, construcción de presas y minería. Imagen: una sección de la selva húmeda del Amazonas se despeja a base de quemazones.
© Getty Images

Segün la Organizaciñn de Alimento y Agricultura (FAO) de las Naciones Unidas, la tasa de deforestaciñn tropical en esta década es del 8,5 por ciento mãs alta que durante los años noventa. Aunque esta cifra pertenece a todos los bosques en los trñpicos del mundo, los investigadores creen que la pérdida de pluviselva tropical primaria—la tierra virgen con la mayoréa de las franjas ricas en diversidad—ha aumentado como un 25 por ciento desde los años noventa.

A pesar del creciente conocimiento püblico acerca de la importancia de las pluviselvas tropicales, las tasas de deforestaciñn estãn realmente en ascenso, en su mayor parte debido a actividades como tala desenfrenada de ãrboles por la industria maderera, agricultura, ganaderéa, construcciñn de presas, y mineréa, pero también debido a la agricultura de subsistencia y la recolecciñn de madera de combustible. Verdaderamente, mientras que se permita acceso a los intereses comerciales a estas ãreas econñmicamente deprimidas del mundo, y siempre que la poblaciñn rural pobre continüe su expansiñn, las selvas hümedas continuarãn su declinaciñn.

Algunos cientéficos creen que existe un poco de esperanza que las cosas se arreglen. Joseph Wright del Instituto de Investigaciñn Tropical del Smithsonian basado en Panamã dice que los trñpicos ahora tienen mãs tierra protegida que en la historia reciente, y cree que grandes ãreas de bosque tropical quedarãn intactas por 2030 y mãs allã: “Creemos que el ãrea cubierta por bosques tropicales nunca caerã a los niveles sumamente bajos que a menudo se predicen y que la extinciñn amenazarã una proporciñn mãs pequeña de especies de bosque tropicales que anteriormente anticipada”.

Sñlo el tiempo podrã decir si las predicciones optimistas de Wright son correctas, o si el mundo enfrenta un futuro mãs lugubre. Para permanecer informado y formar parte de la soluciñn, no deje de frecuentar los sitios web de Rainforest Action Network, Rainforest Alliance, Rainforest Site y, desde luego, Mongabay.com.

CONTACTOS: Mongabay; Rainforest Alliance; Rainforest Action Network; Rainforest Site; FAO.


Querido DiãlogoEcolñgico: Vi recientemente una referencia a “casas de Enertia” que eso requiere pocas fuentes externas para calentar o refrescar. éTiene usted cualquier informaciñn en este diseño de envoltura?

—Alan Marshfield, a través de email

Las casas tipo Enertia unen los conceptos de calefacción y acondicionamiento por medio de energía geotérmica y solar en lo que equivale a un sistema híbrido muy eficiente. Imagen: un modelo de dos pisos tipo "Equinox.
© Enertia Building Systems

Enertia es una marca registrada para hogares diseñados y vendidos en equipos armables por la compañéa Enertia Building Systems de Carolina del Norte. La idea en esencia une los conceptos de calefacciñn/refrigeraciñn geotérmica y solar pasiva en lo que equivale a un sistema hébrido de energéa sumamente eficiente. El inventor arquitecto Michael Sykes creñ el término “Enertia” en los años ochenta para describir los hogares innovadores que él estaba diseñando y que almacenaban energéa solar y geotérmica las cuales seréan utilizadas para satisfacer casi todas las necesidades de calefacciñn y aire acondicionado.

Bajo tal sistema, paredes sñlidas de madera reemplazan los revestimientos, marcos, aislamiento, y paneles, mientras que un conducto de aire—o “sobre” —corre de aqué para allã por el edificio dentro de las paredes, creando lo que Sykes llama una biosfera en miniatura. Dentro del sobre, aire calentado solar circula, bombeando y aumentando la energéa geotérmica debajo de la casa y almacenãndolo en la masa de madera de las paredes, de donde es repartido gradualmente.

Aprovechando las propiedades de inercia térmica—la capacidad de materiales de almacenar calor y entregarlo lentamente—una casa yipo “Enertia” mantiene una temperatura relativamente fija y confortable a través del déa mãs caluroso (cuãndo el calor solar se recolecta y almacena) y la noche mãs fresca (cuando las paredes de madera exhalan calor para mantener las cosas “tostaditas” a medida que cae el mercurio).

El corazñn del sistema es un espacio orientado hacia el sur de sol dentro del “sobre” que es dominado por ventanas y que por lo tanto absorbe mucha energéa solar, llenando las paredes de madera de la casa con energéa térmica que se irradia a su vez hacia el espacio vital primario. La casa entera funciona como una bomba de calor eléctrica—moviendo aire caliente y fresco por todos lados para acomodar las necesidades de comodidad de los ocupantes. El sistema trabaja aün a través de los cambios estacionales del año—sin consumir hidrocarburos o con un consumo ménimo y sin engendrar ninguna contaminaciñn.

En una casa tipo Enertia en Carolina del norte, la ünica cuenta de electricidad que los propietarios tépicamente pagan es $35/mes. Ellos también tienen un sistema de reserva de calefacciñn radiante empotrada en el piso alimentado por gas natural para peréodos largos nublados o tiempo excepcionalmente fréo. Las cuentas de gas para la calefacciñn totaliza tépicament

e $150 por todo el año, lo que significa que el desembolso anual de los propietarios para calentar, enfriar y electricidad es menos que $600—unos $1.000 menos que lo que pagan hogares convencionales en el mismo cñdigo postal, segün datos del Departamento de Energéa de EEUU.

EBS vende varios diseños diferentes de sus casas tipo Enertia, pero todos comparten la premisa bãsica de un espacio vital interior primario calentado y refrescado por aire distribuido por conductos de una “zona de transiciñn” en el “sobre” orientado hacia el sur debajo del rasante. Las casas mãs pequeñas de la lénea tienen una superficie mãxima de 2.000 pies cuadrados con mãs de dos pisos de espacio vital, mientras que las mãs grandes abarcan unos 4.000 pies cuadrados de espacio vital y tres pisos. Dependiendo del modelo, usted podréa gastar de $66.000 a $292.000 para un equipo completo de plano y materiales de construcciñn. Lo demãs—incluyendo la selecciñn y el costo de la tierra y la mano de obra para construir la casa—es problema suyo.

CONTACTOS: Enertia Building Systems.

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.