Semana del 20/9/09

Querido DiãlogoEcolñgico: éEs verdad que los grupos ambientalistas han sido gravemente impactados por la recesiñn y que esto ha afectado su eficacia?

—Bridget W., Bainbridge Island, WA

Los grupos no lucrativos de todo tipo han estado sufriendo a raéz de la depresiñn econñmica. En un estudio reciente de 800 grupos no lucrativos basados en los EE.UU., el 75 por ciento informñ que estaban sintiéndo los efectos de la baja, con mãs de la mitad enfrentando cortes significativos en financiaciñn de tanto el gobierno como fundaciones privadas.

Segün un informe recientemente distribuido de la Civic Enterprises and the Democratic Leadership Council denominado “La Crisis Callada: El Impacto de la Baja Econñmica en el Sector no Lucrativo,” pocos de estos grupos tienen reservas fuertes como para capear la baja—y mãs de la mitad tienen menos de tres meses de fondos de operaciñn a la mano, mientras que tres-cuartos no pueden sobrevivir seis meses con las reservas actuales de dinero efectivo.

Y el horizonte no es prometedor. La publicaciñn The Chronicle of Philanthropy [La Crñnica de la Filantropéa], que informa sobre tendencias en los niveles de subvenciones, dice que los activos de las fundaciones han disminuido aproximadamente un 28 por ciento tras el zambullñn de la economéa; y dos tercios de ellas esperan haber reducido los subsidios apreciablemente para finales de 2009. Muchas fundaciones tienen, de hecho, suspendidos los subsidios enteramente hasta que se aclare la cosa.

Los grupos ambientalistas están usando cada vez más voluntarios para lograr sus metas ya que los donativos y subvenciones se han casi extinguido durante la reseción económica. Aquí dos voluntarios se presentan el último día de las elecciones, tratando de obtener firmas para peticionar al Congreso que haga el cambio de clima una prioridad legislativa.
© Gregg Carlstrom, courtesy Flickr

A pesar de sus problemas de financiaciñn, muchos grupos ambientales continüan proporcionar servicios bãsicos. Segün la Environmental Grantmakers Association (EGA) [Asociaciñn de Financiadores de Ambientalistas], muchos grupos que se encuentran contra la pared se estãn adaptando utilizando mãs voluntarios para completar sus metas, y buscando activamente asociaciones con otros grupos para aprovechar al mãximo los recursos limitados y compartir los costos de operaciñn de cada proyecto. Y, por supuesto, muchos grupos verdes han cortado los costos al congelar la contrataciñn de nuevos empleados, hacer despidos por fuerza mayor y reducciones forzadas en la paga y horas de trabajo de los empleados existentes.

A Mark Tercek, presidente del grupo Nature Conservancy, la perspectiva consoladora en la crisis de financiaciñn de los grupos verdes es que estos cambios los han obligado a operar mãs eficientemente y centrarse en prioridades bãsicas: "Las organizaciones no lucrativas tienen que ser creativas en su manera de ajustarse a un ambiente econñmico mãs duro, inclusive discriminando entre sus prioridades,” dice él. “Si los recursos estarãn escasos
entonces las organizaciones tienen que hacerse ciertas preguntas: é‘En qué nos destacamos realmente? éEn qué estamos singularmente capacitados para llevar a cabo’?” Tercek agrega que la recesiñn también proporciona un “oportunidad de conectar el estémulo econñmico con los asuntos ambientales”.

Y eso es justo lo que la administraciñn de Obama espera hacer. Favoreciendo el desarrollo de tecnologéas y servicios verdes, el gobierno federal se propone proveer progreso ambiental para un beneficio econñmico general. La mayoréa de la financiaciñn federal se destinarã hacia estémulos de negocios y propietarios para que estos adopten maneras mãs verdes, pero los grupos verdes con pericias relacionadas estãn en una posiciñn buena de beneficiarse también.

Otro empujo para los grupos ambientalistas podréa venir si el Congreso aprueba la Ley de Servicio a La Naciñn Edward M. Kennedy, que se propone inundar el campo no lucrativo con unos 250.000 voluntarios cada año en un programa semejante al Cuerpo de Paz pero en el frente doméstico. Las organizaciones no lucrativas también estãn buscando cambios al cñdigo nacional de impuestos para estimular aün mãs los donativos de corporaciones, fundaciones, y del püblico mismo.

CONTACTOS: Quiet Crisis Report; EGA; Serve America Act.


Querido DiãlogoEcolñgico: Estoy considerando actualizar algunos aparatos domésticos obsoletos en mi hogar. éDñnde puedo encontrar informaciñn acerca de qué modelos son los mãs eficientes?

—Jonathan Duda, Olivebridge, NY

Lo primero que hacer cuando se va al mercado buscando aparatos electrodomésticos es identificar modelos con el sello de Energy Star. Esto le ayuda a concentrarse en productos que han sido designados por el gobierno federal como al menos 10 a 25 por ciento más eficientes en términos de energía que los modelos convenionales.
© EnergyStar

Nunca ha habido un mejor tiempo para actualizar algunos de esos aparatos chirriantes mãs viejos que tragan mucha mãs energéa (o agua) que lo requerido en su hogar. Afortunadamente, la mayor parte de los exãmenes para encontrar los mejores valores ya han sido hechos para usted. La primera cosa que se debe hacer al ir de compras de nuevos equipos es buscar modelos engalanados con el logo azul de EnergyStar. Esto le ayuda a concentrar la atenciñn en los modelos que han sido clasificados por el gobierno federal—EnergyStar es un programa conjunto de la Agencia de Protecciñn del Medio Ambiente de EEUU (EPA) y el Departamento de Energéa—de ser por lo menos 10 a 25 por ciento mãs eficientes en energéa (y a menudo mucho mãs) que modelos convencionales.

En cuestiñn de lavaplatos, por ejemplo, los modelos asignados el sello EnergyStar utilizan un 31 por ciento menos energéa y 33 por ciento menos agua que mãquinas convencionales, operando tan bien o mejor que las mismas, segün EnergyStar. Con las mãquinas lavadoras de ropa, los modelos tipo EnergyStar pueden reducir el uso de energéa meas de un tercio, y el agua por la mitad. Los refrigeradores tipo EnergyStar cortarãn el uso de electricidad en la mitad, en comparaciñn con las mãquinas mãs viejas fabricadas antes de 1993. Con acondicionadores de aire, los ahorros estãn allé, también, aunque a un mãs modesto 10 por ciento sobre los modelos convencionales.

EnergyStar, que empezñ en 1992 y que primero evaluñ sñlo computadoras y monitores, es una excelente plataforma para evaluar todo tipo de cosas de electrodomésticos caros a sistemas de calefacciñn y refrigeraciñn de la casa, iluminaciñn, aparatos electrñnicos, equipos de oficina y mãs. La EPA extendiñ recientemente la etiqueta para cubrir nuevos hogares y edificios comerciales e industriales.

Después de identificar los modelos EnergyStar, no se olvide inspeccionar la etiqueta amarilla que los acompaña de EnergyGuide, que va al grano y estima cuãnta energéa usa cada aparato, compara su uso de energéa con productos similares, y detalla costes de operaciñn anual aproximados. Las etiquetas de EnergyGuide también aparecen en aparatos no designados como EnergyStar. Visite el sitio web de EnergyStar (direcciñn abajo) y examine la informaciñn presentada ahé cuidadosamente.

Otra manera de evaluar los méritos de los miles de aparatos designados como EnergyStar es consultando el sit

io web gratis Greener Choices de la Consumers Union (editores de la revista Consumer Reports), que compara una gran variedad de mercancéas segün su relativo impacto ambiental.

Greener Choices proporciona informaciñn detallada sobre lavaplatos, lavarropas y secadores; acondicionadores de aire, refrigeradores y aspiradoras. Cada aparato es evaluado en relaciñn con otros modelos a través de las Green Buying Guides, que puede ayudar a los consumidores a decidir cuãn “verde” quisieran ser. El sitio también ofrece una serie de calculadoras para determinar el uso de energéa de sus aparatos actuales, nuevos o viejos. Al proporcionar la eficiencia y el precio de diversos modelos, el sitio ayuda a los consumidores a decidir cuãnto provecho “verde” pueden lograr por cada dñlar invertido.

CONTACTOS: Energy Star; Greener Choices.

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.