Semana del 21/2/10

Querido DiãlogoEcolñgico: éSi los casquetes polares se derriten, qué sucede con el contenido salado de los océanos? éY quizãs contribuya esto a pautas meteorolñgicas raras o a causar otros problemas ambientales?

—George Boyer, a través de email

Es verdad que el deshielo de los casquetes polares a consecuencia delcalentamiento climãtico envéa cantidades grandes de agua dulce a losocéanos del mundo. Los ecologistas y muchos cientéficos del climatemen que si el clima se calienta demasiado rãpido y funde el hielopolar restante rãpidamente, la entrada de agua dulce podréa perturbarlas corrientes del océano bastante como para cambiar drãsticamente eltiempo en la tierra también.

La Corriente del Golfo, una cinta de aguas del océano que entregacalor de los trñpicos hasta el Atlãntico norte, mantiene al clima delnoreste de los EEUU y noroeste de Europa mucho mãs templado que otrasãreas en la misma latitud alrededor del globo. Teñricamente, menos salen el océano podréa desbaratar la Corriente del Golfo y privar aalgunos de los centros mãs grandes de civilizaciñn del mundo de sufuente natural de calor, hundiendo a los dos continentes en una ola defréo que podréa durar décadas o mãs largo—al momento en que el restodel globo se calienta alrededor de ellos.

El derretimiento de los casquetes polares está enviando grandes cantidades de agua dulce a los océanos. Muchos climatólogos temen que si el clima se calienta bastante rápido y deshiela el hielo polar rapidamente, el influjo de agua fresca podría desbaratar la Corriente del Golfo y privar al noreste de los EE.UU., y noroeste de Europa de su fuente de calor natural, metiendo a los dos continentes en una ola de frío que podría durar décadas o más largo.
© Getty Images

La Corriente del Golfo se mantiene porque el agua mãs tibiadesplazãndose al norte es mãs ligera que el agua fréa, asé que flotaencima y sigue moviéndose. A medida que la corriente se acerca alAtlãntico norte y descarga su calor, se pone mãs densa y se hunde, acuyo punto fluye en marcha atrãs hacia el sur, cruzando por debajo dela misma Corriente del Golfo en direcciñn norte, hasta que alcanza lostrñpicos para comenzar el ciclo de nuevo. Este ciclo ha permitido alos humanos y otras formas de vida prosperar a través de anchas zonasde continentes anteriormente congelados por mãs de miles de años. Perosi demasiada diluciñn ocurre, el agua se pondrã mãs liviana,concentrãndose en la superficie y desbaratando el sistema.

Algunos cientéficos se preocupan que este futuro cruel se acercarãpidamente. Los investigadores del Centro Nacional de Oceanograféa deGran Bretaña han advertido una marcada pérdida de velocidad en laCorriente del Golfo desde el final de la década de los cincuenta.Ellos sospechan que la entrada creciente de aguas del Artico y de lanieve derretida de Groenlandia es culpable de abrumar el ciclo, ytemen que mãs calentamiento podréa hundir las temperaturasapreciablemente a través de masas continentales bien conocidas comoentre los lugares mãs hospitalarios para vivir del mundo.

Por supuesto—no sorprendentemente—otros han notado una tendenciacontradictoria: Algunas partes de los océanos del mundo se estãnponiendo mãs saladas. Investigadores de la Oficina Met y de ReadingUniversity de Gran Bretaña informaron en un nümero reciente de Geophysical Research Letters que temperaturas mãs tibias sobresecciones australes del Océano Atlãntico han aumentado apreciablementela evaporaciñn y reducido la lluvia de Africa al Caribe en los ültimosaños, concentrando sal en el agua restante. De hecho, el Atlãntico enesta regiñn es cerca de 0,5 por ciento mãs salado que hace cuatrodécadas.

Pero dado cuãn poco sabemos realmente de los futuros efectos denuestra carga de carbñn en la atmñsfera, llamando estas dos tendenciascontradictorias quizãs sea prematuro—ya que las dos regiones de océanointeractüan una con la otra y forman parte de un total mãs grande.Mirando en vez de esto el cuadro completo, es claro que el cambio declima ya estã teniendo un efecto relativamente grande en los océanosdel mundo y alterarando fundamentalmente los ciclos de evaporaciñn yprecipitaciñn. Sñlo el pasar del tiempo podrã decir cuãn dramãticoslos resultados de estos cambios serãn.

CONTACTOS: National Oceanography Center; Met Office; Geophysical Research Letters.


Querido DiãlogoEcolñgico: éDñnde puedo reciclar yo botas de esquéviejas (plãstico duro)? Mi centro de reciclaje no acepta plãsticoduro.

—Beth Fitzpatrick, Stamford, CT

Los estadounidenses reciclan más plástico que nunca en la actualidad, pero todavía hay muchos artículos no aceptados por las municipalidades, incluyendo muchos items de plástico duro como las botas de esquí.
© Getty Images

Los estadounidenses reciclan mãs plãstico que nunca estos déas, perohay todavéa muchos artéculos que no son aceptados por los municipios,inclusive muchos artéculos de plãstico duros como botas de esqué.

Si tales artéculos son todavéa utilizables, considere donarlos a unatienda local de Goodwill o del Ejército de Salvaciñn, que los puedenvender y dedicar el dinero ganado hacia la vivienda y alimentaciñn delos menos afortunados. Otra opciñn seréa venderlos o dãrlos a unatienda de artéculos deportivos de segunda mano, que quizãs le podréanofrecer incluso crédito hacia productos mãs nuevos. Si usted no puedeencontrar algün lugar local, los puede enviar a Boulder Ski Deals ,basado en Colorado. La compañéa acepta botas de esqué (junto conesqués, fijaciones de bota, bastones, y snowboards) para reciclar,donando equipos utilizables a programas caritativos y destrozando losdemãs para reutilizar materiales o hacer nuevos productos.

El hecho que es tan difécil reciclar artéculos duros de plãstico esun problema creciente a medida que todos tratamos de minimizar nuestroimpacto en el ambiente. Todos los implicados en el ciclo de vida ütilde un artéculo dado—del fabricante al detallista al consumidor— comparten la culpa cuando algo acaba por tomar espacio precioso en unbasural en vez de ser reciclado de una manera u otra. Los consumidoresconcernidos deben asegurarse de que un artéculo dado es fãcil dereciclar cuando se extingue su utilidad antes de comprarlo en primerlugar. También no es mala idea hacer saber a un fabricante que ustedno comprarã un producto dado porque no encontrñ aceptable susestãndares de reciclaje. Los fabricantes quieren hacer productos queel püblico compre y tal feedback puede influirlos seriamente arepensar sus prãcticas.

Igualmente, los municipios deben oér de residentes si hay necesidad deexpandir los tipos de artéculos aceptados para reciclar. Sisuficientes personas estãn dispuestas a reciclar un cierto tipo deartéculo, puede valer la pena que el municipio expanda su capacidad yabrace nuevos mercados.

La buena nueva es que hay bastantes empresas que tienen mucho placeren aceptar de vuelta materiales que de otro modo seréan diféciles dereciclar. El grupo no comercial Earth911 ofrece una base gratuitainvestigable de datos en lénea, de diferentes tipos de recicladoresclasificados segün el cñdigo postal del usuario dondequiera que viva através de Estados Unidos. Si no aparece ningün proveedor local, elsitio referirã a los usuarios a un lugar que acepte artécu

los enviadospor correo. Otro recurso bueno es la concisa pero completa lista de lafirma consultora Eco-Officiency de compañéas alrededor del paés queaceptan tipos diferentes de plãstico duro y otros artéculos difécilesde recirculaciñn.

Los consumidores deben tener presente que pueden tener que pagar porel privilegio de reciclar ciertos artéculos, asé como costos de envéo.Si usted lo puede pagar, piense en ello como un impuesto sobre lacomprar de algo menos beneficioso al ambiente. Quizãs la prñxima vezusted buscarã un artéculo hecho de materiales mãs fãciles de reciclar.

CONTACTOS: Boulder Ski Deals; Earth911; Eco-Officiency's Recycling and Donation Resources.

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.