Semana del 24/12/2006

Querido DiãlogoEcolñgico: éCuales son los carros menos dañinos hoy déa para el ambiente y los que tienen mejor rendimiento en combustible? También, éson las bateréas de los coches hébridos reciclables?

—Shiela Gosselin, via e-mail

Segün el Libro Verde del Consejo Norteamericano Para Una Economéa de Energéa Eficiente (ACEEE), un éndice annual ecolñgico de los mejores y peores autos, los modelos de Honda y Toyota lideraron la industria como los carros "mas verdes" del año 2006. No sorprendiñ a nadie que los honores mãs altos se dieron a un vehéculo hébrido gasoeléctrico, el Insight de Honda, que junta un motor eléctrico eficiente con una planta a gasolina para ahorrar combustible y minimizar emisiones. Desgraciadamente, la producciñn del Insight, lanzado en 1999, se detendrã en el futuro cercano debido a malas ventas.

Para determinar el lugar de un automñvil en estos éndices, ademãs de eficiencia en combustible, la ACEEE mide la poluciñn generada por un vehéculo dado basãndose en las clasificaciones de la Agencia de Protecciñn Ambiental de los E.U.A. (EPA). A pesar de que el Insight no goza de una clasificaciñn de sus gases de escape tan limpia como el Prius hébrido de Toyota, ostenta mejor rendimiento en kilometraje (91 vs. 82 km por galñn), haciéndolo el vencedor. Otros distinguidos modelos ecolñgicos en la lista de ACEEE incluyen varias versiones del Honda Civic (especialmente su versiñn a gas natural) y el Corolla y el Matrix de Toyota. El Accent de Hyundai, el Rio de Kia, el Mazda 3, el Cobalt de Chevrolet y el Saturn también recibieron menciñn de honor.

En lo que concierne a bateréas, los partidarios de los hébridos insisten que las bateréas de néquel e hidruro metãlico que se instalan en el Toyota Prius, el Honda Insight y otros hébridos, contienen muchos menos contaminantes que los tipos de bateréas de ãcido-plomo presentes en los autos a combustible convencional. Ademãs, los fabricanets de autos se esmeran por evitar que tales bateréas terminen en los basurales, con Toyota inclusive ofreciendo comprar las bateréas desgastadas por $200 dñlares de modo que se puedan reciclar.

Segün Toyota: "Toda la bateréa, de los metales preciosos al plãstico, placas, bastidor de acero y cableado, se recicla". Por su lado, Bradley Berman del sitio web HybridCars.com, informa que, "Honda recoge la bateréa y la traslada a un reciclador seleccionado para seguir su proceso prescrito: desguazando y clasificando los materiales; destrozando los plãsticos; recuperando y procesando el metal; y neutralizando el material alcalino antes de mandarlo a los basurales". Los fabricantes de autos se estãn esforzando para crear bateréas meas pequeñas, mãs eficientes y menos tñxicas para los hébridos y otros vehéculos, reporta Berman.

Otra opciñn para los consumidores "ambientalistas" son los coches diesel que operan a base de biodiesel, un combustible derivado de cosechas renovables (y que funciona impecablemente en la mayoréa de los motores diesel). La revista AutoWeek informa que el Volkswagen Jetta TDI a biodiesel ostenta la mejor economéa de combustible de todos los nuevos autos en la actualidad bajo "condiciones de uso reales en la carretera" (las que incluyen, entre otras cosas, congestiñn de trãfico, uso del aire acondicionado y altas velocidades). En la comparaciñn de pruebas de AutoWeek, el Jetta TDI alcanzñ casi 80 kms por galñn usando biodiesel B20 (dos partes aceite vegetal, ocho partes diesel convencional), desplazando incluso al Toyota Prius, que solamente registrñ 67 km/g usando gasolina.

La EPA estã revisando sus propios procedimientos de prueba para el año modelo 2007 para reflejar mejor las condiciones de uso en el mundo real. A consecuencia de esto, las etiquetas de economéa de combustible que se ven ahora en las ventanas de los coches cambiarãn. Algunos carros, especialmente los vehéculos mãs pequeños y los hébridos, perderãn hasta un 12 por ciento de sus clasificaciones preferenciales actuales.

CONTACTOS: ACEEE's Green Book Online; AutoWeek Magazine's "Are We There Yet?; HybridCars.com.


Querido DiãlogoEcolñgico: éQué pasa con la matanza de caballos en los Estados Unidos, que se hace principalmente para exportar carne a Europa?

—J. Worden, Monroe, CT

Para regocijo de los amantes de caballos en todas partes, la Cãmara de Representantes de los E.U.A. aprobñ una ley (H.R. 503) en Septiembre de 2006 prohibiendo la venta y transporte de equinos para la matanza con fin de consumo humano. Un anteproyecto, S 1915, estã actualmente en revisiñn por el Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado, el que recomendarã si se mandarã a debate y voto. Los partidarios de los animales se muestran optimistas y creen que el Senado ratificarã la iniciativa de la Cãmara y convertirã en ley el proyecto en 2007.

Desde tiempos inmemorables el sémbolo del Oeste Norteamericano, los caballos han gozado de un lugar especial entre los animales domésticados por muchas décadas. El caballo en Norteamérica fue considerado en un tiempo sencillamente como una variante de ganado a ser utilizado en trabajos del campo o de transporte, pero hoy se perfila como un sémbolo de riqueza para los que tienen suficientes recursos como para tener y alojar a uno. Y las peléculas de TV y los westerns, aparte de la popularidad de la hépica moderna, han cambiado su imagen de bestias anñnimas a mascotas reconocibles con cualidades fésicas y de carãcter ünicas.

Segün el Findo Internacional Para el Caballo, alrededor de 65.000 caballos—animales de carrera, de trabajo, potros salvajes y de familia—se sacrifican cada año en los E.U.A. La Sociedad Protectora de Animales de los E.U.A. (Humane Society of the United States [HSUS]) estima que el nümero estã mãs cerca de 100.000. Mientras tanto, Agriculture Canada reporta que cerca de 62.000 caballos son abatidos anualmente en Canadã, 40 por ciento de los cuales se mandan a través de la frontera de los E.U.A. La mayor parte de la carne procesada se vende en Europa y Asia, mientras que una pequeña cantidad se emplea para alimentar animales en los zoolñgicos dentro del paés.

La HSUS declara que las condiciones en los mataderos son extremadamente estresantes y aterrantes para los equinos, y que el procedimiento de matanza, similar al empleado con el ganado vacuno y cerdos, causa injustificable penuria a los animales. También, en disputa, estã la manera en que se transporta a los animales antes de su sacrificio. La Red de Protecciñn al Equino estã tratando de hacer prohibir el uso de trãilers de dos pisos para el transporte de caballos vivos. Los trãilers

estãn diseñados para transportar cerditos y ganado, y no dejan espacio suficiente para acomodar a los caballos, que son mãs altos. El Ministerio de Agricultura norteamericano creñ reglamentos para el transporte equino en 2002, pero los defensores de animales piensan que estos se olvidaron de prohibir los trãilers del todo y todavéa permiten que los caballos sean transportados hasta 28 horas sin comida, agua o descanso.

La Coaliciñn de Protecciñn al Caballo (National Horse Protection Coalition) pomueve una serie de alternativas interesantes a la matanza de los equinos, incluyendo el establecimiento de granjas de retiro y el desarrollo de programas para donar, vender o rentar animales huérfanos con fines de equitaciñn terapéutica. Los caballos también podréan venderse privadamente, señalan ellos, con la condiciñn legal de que los animales no se pudieran revender a los mataderos. La organizaciñn indica que hasta la eutanasia administrada por un veterinario es mejor que las crueldades impuestas por el transporte y la matanza. Unos pocos estados de la Uniñn—California, Connecticut, Nueva York, Pensilvania, Vermont, y Virginia—han tomado sus propias medidas para prohibir o regular el transporte de caballos y su sacrificio, aunque los presupuestos estrechos han limitado la efectividad de la mayoréa de estos esfuerzos. Mientras tanto, los partidarios del caballo siguen albergando esperanzas de que el Senado norteamericano vendrã al rescate con una prohibiciñn total y que Canadã eventualmente seguirã ese mismo ejemplo.

CONTACTOS: Equine Protection Network; HSUS Equine Protection Program; International Fund for Horses; National Horse Protection Coalition.