Semana del 24/6/12

© Thinkstock

Querido DiálogoEcológico: El término “comunidades sostenibles” se usa bastante hoy. ¿Lo podrían definir para mí?

— Holly Parker, Mechanicsburg, PA

Kaid Benfield, director de programa para Comunidades Sostenibles del Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC), utiliza el término “comunidades sostenibles” para describir lugares “donde el uso de recursos y emisiones de gases invernaderos y otros contaminantes está en descenso, no en expansión; donde el aire y vías navegables son accesibles y limpios; donde la tierra es utilizada eficientemente y donde abundan parques y espacios públicos compartidos y fácilmente frecuentados; donde personas de edades, niveles de ingresos y trasfondos culturales comparten igualmente beneficios ambientales, sociales y culturales; donde muchas necesidades de la vida cotidiana pueden ser satisfechas a pie en 20 minutos y todo puede encontrarse con un viajecito por auto dentro de 20 minutos; y donde la industria y oportunidad económica acentúan prácticas sanas en concordancia con el ambiente”.

En su posteo de marzo 2011 para su blog “Switchboard” de NRDC titulado “Un Viaje a Sustainaville,”* Benfield aclara su visión para lo que podría entederse como un modelo de comunidades sostenibles, con vecindarios que ostentan cantidades respetables de espacio verde y jardines compartidos de verduras; transporte público, bicicletas y peatones reemplazando la mayoría del tráfico automotriz; y con comunidades de uso “mixto” donde espacios educacionales, residenciales y comerciales están cerca unos de otros y todos son conectados a electricidad por paneles solares, bombas geotérmicas o molinos de viento.

Según el Instituto para Comunidades Sostenibles (ISC), basado en Vermont, las comunidades sostenibles son “económicamente, ambientalmente y socialmente sanas y fuertes” y cumplen con “los desafíos mediante soluciones integradas en vez de enfoques fragmentados”. Y quizás más importante: Las comunidades sostenibles usan una perspectiva a largo plazo, centrándose en “tanto el presente como el futuro, bien más allá del próximo ciclo de presupuesto o elección” para que las necesidades de la generación actual y futuras sean satisfechas con recursos adecuados. ISC agrega que el éxito de los esfuerzos de una comunidad para ser sostenible depende del cometido de sus miembros y su participación así como un liderazgo que inspira, y que es efectivo y responde bien a las peticiones del público.

Algunos de las maneras en que ISC se ha movido para promover sus objetivos incluye ayudar a enseñar a líderes de comunidades pobres estadounidenses del Golfo de México cómo la eficiencia de energía y restauración ecológica pueden revitalizar sus economías que de otro modo andarían en apuros; desarrollar iniciativas comunitarias de sostenibilidad a través de partes devastadas por la guerra de Kosovo, Serbia y Macedonia; instalar techos verdes en residencias de la ciudad china de Shenzen como un proyecto piloto para mostrar cómo tales “tecnologías” pueden rendir un secuestro significativo de carbón y otros beneficios ambientales, y muchos más.

Clave para cualquier consideración de lo que hace a una comunidad sostenible es el reconocimiento que no existe la perfección. “La sostenibilidad es un proceso de mejora continua de modo que las comunidades evolucionan constantemente y hacen cambios para lograr sus objetivos,” informa Sustainable Communities Online, un banco de información e interconexión en línea creado en los años noventa por una coalición amplia de organizaciones orientadas a la sostenibilidad y manejadas por el grupo no comercial CONCERN Inc., basado en Washington. Los que buscan aprender más acerca de comunidades sostenibles y lo que las motiva deben estudiar sustainable.org, una página web en línea repleta de información.

CONTACTOS: NRDC Sustainable Communities; Institute for Sustainable Communities; Sustainable Communities Online.


Querido DiálogoEcológico: Entiendo que la Agencia de Protección Ambiental tomó recientemente medidas para limitar la contaminación de centrales eléctricas. ¿Pueden dar mayor información?

— Maddie Samberg, por correo electrónico

© Thinkstock

En marzo de 2012 la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA) propuso los primeros estándares nacionales de emisión para limitar emisiones de bióxido de carbono de nuevas centrales eléctricas a carbón o gas. Y mientras la palabra clave aquí es “nuevo” —los estándares no se aplicarían a plantas actualmente en operación ni aquellas que empezarían construcción el año próximo—las normas reducirían efectivamente las emisiones de carbón por la mitad a lo largo de la vida útil de una nueva central eléctrica. Según la EPA, los estándares reflejan la tendencia progresiva del sector de energía hacia plantas más limpias que despliegan lo último en tecnologías norteamericanas de minimización de contaminación.

“La electricidad de la nación viene de fuentes diversas y en gran parte domésticas de energía, inclusive hidrocarburos, nuclear, hidroeléctrica, y fuentes cada vez más renovables,” reportea la EPA. “El estándar propuesto no cambiaría este hecho, y EPA dirigió su atención a asegurar que este estándar proporcionase una senda hacia adelante para una gama de recursos domésticos importantes, inclusive carbón con tecnologías que reducen emisiones de carbón”.

Las nuevas plantas todavía podrían escoger quemar cualquier hidrocarburo para engendrar electricidad siempre que se emplee tecnologías modernas de reducción de carbón.

Los ecologistas vitorean la movida de la EPA dado que las centrales eléctricas son las fuentes individuales más grandes de contaminación de carbón en EEUU, responsables de aproximadamente 40 por ciento de nuestras emisiones generales de gas invernadero. A pesar de este carga inmensa de contaminación, actualmente no hay límites nacionales uniformes con respecto a la cantidad de contaminación de carbón que las futuras centrales eléctricas podrán emitir.

“La Corte Suprema ha encontrado en dos casos históricos, Massachusetts vs. EPA y Electric Power v. Connecticut, que es el mandato de la EPA bajo la Ley de Aire Limpio proteger a la población estadounidense de la contaminación peligrosa de carbón, inclusive la contaminación de carbón de la flota de la nación de centrales nuevas y existentes,” indica David Doniger del Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC), otro grupo prominente ambientalista que apoya estándares más fuertes contra la contaminación. “El nuevo estándar de ‘performance de fuente’ introducido por la EPA para nuevas centrales eléctricas. ..es un paso crítico para proporcionar esa protección”.

Los ecologistas están optimistas que la propuesta llegará a ser reglamento. En concierto con estándares para coches limpios que la EPA anunció en 2010—las fuentes móviles contribuyen alrededor de 30 por ciento a nuestras emisiones generales de carbón—los nuevos estándares para centrales eléctricas deberían ayudar a quitar una porción significativa de la contaminación de gas invernadero de EEUU.

“Estos estándares ayudarán a promover el progreso que que estamos haciendo hacia un futuro más limpio y seguro de energía en América,” dice Fred Krupp, el presidente del Fondo de Defensa Ambiental (EDF —siglas en inglés), un grupo no comercial. “Utilizaremos los recursos de electricidad de nuestra nación más eficientemente para reducir los costos de electricidad familias y negocios, movilizar tecnólogías y combustibles ‘Hecho en EEUU’ para la generación más limpia de energía, y asegurar que América liderará la carrera global a una economía de energía limpia y ecológica”.

CONTACTOS: EPA “Carbon Pollution Standard for Power Plants”; NRDC; EDF.