Semana del 24/8/09

Querido DiãlogoEcolñgico: éQué estã pasando con la Pantera de Florida en estos déas? éTodavéa oscila al borde de la extinciñn, o estã recuperandose?

—Alex T., a través de correo electrñnico

Una de mãs de 20 subespecies de puma y nativa al sudeste de los EEUU, la Pantera de Florida todavéa se encuentra en gran peiligro. Los biñlogos estiman que menos de 100 de estos animales sobreviven todavéa en sus habitats en la actualidad, practicamente colgandose por las uñas en el extremo sur de Florida abajo del Réo Caloosahatchee. Su ãmbito actual representa menos que un cinco por ciento de donde los animales acostumbraban vagar originalmente a través de Florida, Luisiana, Arkansas, Mississippi, Alabama, Georgia y partes de Tennessee y Carolina del Sur.

Percibida como amenaza a humanos, animales de ganado y caza, la Pantera de Florida fue perseguida y cazada hasta su cuasi extinciñn hacia mediados de los años 1950. Hoy, las principales amenazas son las pérdidas de hãbitat y fragmentaciñn a consecuencia del desarrollo urbano humano. Segün Defenders of Wildlife [Defensores de Fauna], los principales culpables por el descenso de la poblaciñn de este animal son: expansiñn urbana; la conversiñn de terrenos agrécolas una vez diversificados a usos de granjeréa industrial intensificados; y la pérdida de tierras de labrantéo al desarrollo comercial. Otros factores incluyen choques con automñviles, disputas territoriales con otras panteras a raéz del encogimiento continuo del hãbitat, y la endogamia resultante de su poblaciñn aislada. Amenazas adicionales incluyen envenenamiento de mercurio de la lluvia contaminada por centrales eléctricas que queman carbñn, los parãsitos, y enfermedades como leucemia felina y moquillo felino.

Menos de 100 panteras floridianas existen hoy día en su hábitat natural, sobreviviendo en el extremo sur de Florida. Los grandes gatos fueron cazados hasta casi su extinción a mediados de los años 50. Hoy, las principales amenazas son la pérdida de hábitat y la fragmentación, empujadas por el crecimiento de la población humana, que se ha triplicado en Florida desde el momento en que estos animales fueron declarados en peligro en 1967.
© Monica R., courtesy Flickr

Los esfuerzos para ayudar a la Pantera de Florida han tenido éxitos limitados. Muchas agencias püblicas y grupos no lucrativos han trabajado juntos para tratar de salvar a la pantera—el animal oficial del estado de Florida—desde que fue listado como en peligro por primera vez por el gobierno federal en 1967. Segün el Servicio de Pez y Fauna de EEUU (USFWS), las panteras requieren ãreas grandes de hãbitat contiguo: Cada nücleo reproductivo de un macho y dos a cinco hembras requiere unas 200 millas cuadradas de territorio para prosperar. Los biñlogos informan que una poblaciñn de 240 panteras requiere entre 8.000 y 12.000 millas cuadradas de hãbitat y diversidad genética suficiente para evitar la endogamia a consecuencia de pequeño tamaño de poblaciñn. La introducciñn de ocho pumas hembra de una poblaciñn estrechamente relacionada de Tejas en 1995 ayudñ a mitigar los problemas de la endogamia, pero la mayoréa de los analistas temen que el esfuerzo fue demasiado pequeño, y demasiado tardéo para los gatos amenazados.

Desde que los animales fueron primero listados como en peligro, la poblaciñn humana de Florida se ha mãs que triplicado, significando que los esfuerzos de rescate nadan contra la corriente. Defenders of Wildlife informa que, desde 2004, los encuentros de humanos con panteras han estado en ascenso, a la vez que han documentado casos de panteras que han atacado el ganado y las mascotas. En la respuesta, el USFWS, el Servicio Nacional de Parques y la Comisiñn de Consrvaciñn de Peces y Fauna de Florida han redactado un Plan de Respuesta a la Pantera de histñrica significaciñn, que instruye a los guardabosques y la policéa en el manejo delicado de tales interacciones en maneras que aseguren la seguridad püblica, pero reconociendo asimismo la necesidad de preservar las poblaciones menguantes de las pantera floridiana.

Los lectores pueden ayudar educãndose acerca de la crisis que azota a los grandes gatos y presionando a sus funcionarios püblicos a tomar medidas. Otra manera de ayudar es apoyar los grupos protectores de la fauna que trabajan en estos asuntos. El programa de Defenders of Wildlife's denominado “Adopta una Pantera”, por ejemplo, dedica los donativos a la educaciñn püblica, la preservaciñn del hãbitat y la promociñn de la planificaciñn racional del transporte para prevenir las muertes de panteras en los caminos y carreteras de la Florida.

CONTACTOS: Defenders of Wildlife; USFWS; Florida Fish and Wildlife Conservation Commission.


Querido DiãlogoEcolñgico: Querréa saber el costo relativo de electricidad de escala proveniente de una empresas de lectricidad asé como plantas de viento versus un tejado residencial solar. éEs decir, cñmo puedo decidir si subvencionar mi planta de energéa alternativa o hacer renovaciones en mi propio hogar?

—Randy Wilson, Flagstaff, AZ

El Crédito Tributario Federal Para Inversiones fue expandido y extendido este año (hasta 2016), permitiendo una deducción de un 30 por ciento del costo de su sistema de su cuenta total de impuesto nacional. Foto: Una instalación de tejado en progreso.
© ATIS547, courtesy Flickr

Hacer tal determinaciñn es cosa compleja, pero usted podréa comenzar con “En Mi Traspatio,” un nuevo instrumento en lénea del National Renewable Energy Laboratory (NREL) [Laboratorio Nacional de Energéa Renovable]. Usted necesita primero saber su uso de electricidad y qué tamaño de sistema solar fotovoltaico (PV) o turbina de viento podréa instalar. Enseguida, utilizando mapas Google de la Tierra y datos acerca de las cantidades de sol y viento en su localidad, el instrumento estimarã la electricidad que usted podréa conseguir de una turbina de viento de cierto tamaño o serie de PVs instalados en su propiedad.Los costos de instalaciñn de sistemas renovables de energéa varéan mucho por ubicaciñn, advierten los peritos del Laboratorio Nacional Lawrence de Berkeley, que es apoyado por el Departamento de Energéa (DOE). Y los costes de kilovatio-hora (kWh) varéan segün la empresa de electricidad también, asé como los estémulos financieros locales. Una pequeña buena noticia: El Crédito Tributario Federal para Inversiones fue expandido y extendido este año. Permite una deducciñn de un 30 por ciento del costo de su sistema de su cuenta total de impuesto nacional, y es vãlido hasta 2016.

Comparar el costo de embarcarse en una instalaciñn propia o comprar simplemente electricidad “verde” de su compañéa de electricidad no es una ecuaciñn sencilla, cualquiera. Usted puede apoyar la infraestructura de energéa renovable de su compañéa de electricidad pagando una prima por su consumo, o usted puede comprar certificados renovables de energéa—también conocidos como “etiquetas verdes”—incluso si su utilidad no ofreciera electricidad ecolñgicamente producida (las etiquetas verdes inyectan energéa renovable en la matriz eléctrica incluso en los casos en que no retornen tal energéa a usted a través de su compañéa local). Para decidir cuãl ecuaciñn es mejor para usted, compare los costos de esos programas a través del mismo peréodo de tiempo con el costo de construir y mantener su propio sistema (menos cualquier crédito de instalaciñn y/o ingresos que se produzcan de la venta de sus excesos de electricidad a la empresa local). Eso le daréa los costos relativos y de beneficio

a su inversiñn.

Pero eso todavéa no es la pelécula completa: Otra interrogante es si su sistema de hogar puede continuar produciendo energéa mãs barata que su compañéa de electricidad, a medida que ésta añada otras fuentes de energéa cada vez mãs “verdes” a su combinaciñn. El laboratorio Lawrence Berkeley, en esencia, dice que no. Un informe de febrero de 2009 que resume los costos de PV de 1998 a 2007 concluyñ que los sistemas mãs grandes promediaron un costo menor de 25 por ciento con respecto a los mãs pequeños.

Lo mismo es verdad para la energéa eñlica, dice la Asociaciñn Norteamericana de Energéa Eñlica. El informe del grupo de febrero de 2005 calcula que una granja grande de viento puede entregar electricidad a un costo casi 40 por ciento menor que una operaciñn pequeña. También la instalaciñn mãs grande recibe ahorros de escala en cuestiones de mantenimiento y operaciñn.

En definitiva, la cuestiñn es asé: Décadas atrãs, cuãndo el uso frecuente de energéa alternativa era todavéa sñlo un sueño, construir una propia fuente privada de electricidad doméstica era la ünica manera de abandonar el sistema de carbñn intensivo y asegurar que sus propias necesidades de energéa dejaran una huella ambiental pequeña. Pero hoy, con muchas mãs fuentes renovables de energéa listas para entrar en lénea o a punto de hacerlo a grandes pasos—y mucho mãs eficientemente que lo que se puede lograr en forma particular—la mejor opciñn bien podréa ser renunciar a la idea de propiciar su propia energéa y simplemente apoyar los esfuerzos de su compañéa de electricidad de generar energéa “verde” no solamente para su propia casa sino para todos.

CONTACTOS: Green Roofs for Healthy Cities; Clean Energy Stimulus and Investment Assurance Act; Greenroofs.com.

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.