Semana del 27/01/2008

Querido DiãlogoEcolñgico: éCuãl es el impacto de toda la basura generada por la gente, en gran parte de sus coches en las carreteras? éQué puedo hacer para ayudar a limpiarlo? éCñmo podemos reforzar las leyes para prevenirlo?

—No tiraré basura en Norwalk, CT

Los ecologistas consideran a la basura como un efecto secundario repugnante de nuestra cultura cñmoda a base de cosas desechables.. Solo para destacar el alcance del problema, California gasta $28 millones al año limpiando y quitando basuras a lo largo de sus carreteras. Y una vez que la basura se esparce, el viento y el tiempo la mueven por las calles y carreteras a los parques y canales. Un estudio encontrñ que el 18 por ciento de la basura termina en los réos, canales y océanos.

Las colillas de cigarrillo, las envolturas de bocados y los envases para llevar alimentos y bebidas son los artéculos mãs comünmente convertidos en basuras. Los cigarrillos son una de las formas mãs insidiosas de basura: Cada colilla desechada toma 12 años para descomponerse, todo el rato lixiviando elementos tñxicos tales como cadmio, plomo y arsénico en el suelo y canales.

La responsabilidad de la limpieza de basuras corresponde generalmente a los gobiernos locales o a grupos de la comunidad. Algunos estados de los E.E.U.U., incluyendo Alabama, California, la Florida, Nebraska, Oklahoma, Tejas y Virginia, estãn tomando medidas fuertes para prevenir la basura con campañas de enseñanza püblica, y estãn gastando millones de dñlares anualmente para limpiar. La Columbia Britãnica, Nueva Escocia y Terranova también ostentan fuertes campañas. anti-desperdicios.

Los ecologistas consideran a la basura como un efecto secundario repugnante de nuestra cultura cómoda a base de cosas desechables. Varios estados norteamericanos y provincias canadienses están ahora tomando medidas fuertes para prevenir el basureo mediante campañas de educación pública. También están gastando millones de dólares en las tareas de limpieza.
© Getty Images

Mantener América hermosa (KAB—Keep America Beautiful), el grupo conocido para sus antiguos anuncios de tv anti-basura con el "jefe indio llorando", ha estado organizando limpiezas de basura a través de los E.E.U.U. desde 1953. KAB tiene un historial fuerte de éxito en la prevenciñn de la basura, aunque ha sido acusado de servir ultimamente los fines de sus fundadores y patrocinadores industriales (que incluyen las compañéas de tabaco y bebidas) al oponerse a muchas iniciativas de reciclaje obligatorio de botellas y latones, a través de los anñs, de esconder la cuestiñn de la basura ocasionada por los cigarrillos. downplaying la aplicaciñn la litera de los cigarrillos. No obstante, 2.8 millones de voluntarios de KAB recogieron 100 millones de toneladas de basura el anno pasado durante el evento anual de limpieza de norteamérica organizado por la KAB.

Un grupo con raéces mãs populares para la prevenciñn de basura es Aunt Litter (Téa Basura), que comenzñ en 1990 en Alabama para ayudar a educar a los estudiantes de allé sobre la importancia de un ambiente sano y limpio. El grupo trabaja hoy internacionalmente para ayudar a los estudiantes, profesores y padres a eliminar la basura en sus comunidades.

En Canadã, el no grupo no lucrativo Pitch-in Canada (PIC), fundado en los ültimos anñs de la década de los 60 por algunos hippies en Columbia Britãnica, se ha desarrollado desde entonces en una organizaciñn nacional con gerencia profesional y con un programa estricto de eliminaciñn de basura. El año pasado, 3,5 millones de canadienses se ofrecieron como voluntarios durante la Semana de Limpieza Anual de PIC.

Hacer tu parte para reducir la basura a un ménimo es fãcil, pero toma vigilancia. Para comenzar, nunca dejes que la basura salga de tu auto, y cerciñrate de que los compartimientos de basura del hogar estãn cerrados firmemente de modo que los animales no puedan conseguir el contenido. Recuerda siempre también llevarte tu basura al dejar un parque u otro espacio püblico. éY si todavéa estãs fumando, no es salvar el ambiente una razñn bastante buena para finalmente abandonar este vicio? También, si esa porciñn del camino que usas a diario durante tu viaje al trabajo es un paraéso para la basura, ofrece limpiarla y mantenerla limpia. Muchas ciudades y pueblos acogen con satisfacciñn a patrocinadores de "Adopta—Una—Milla" para calles y carreteras particularmente propensas a la basura, y tu patrñn podréa incluso querer meterse en el acto pagãndote por tu tiempo como voluntario.

CONTACTOS: KKeep America Beautiful; Auntie Littler; Pitch-In Canada


Querido DiãlogoEcolñgico: Mi téo trabajñ mãs de una década en el ültimo piso de un edificio de oficinas con torres de teléfonos celulares directamente sobre él. Lo diagnosticaron recientemente con cãncer. éHay prueba cientéfica de alguna correlaciñn entre la exposiciñn a la radiaciñn de las torres de teléfonos celulares y el cãncer?

—Jennifer L., Wellesley, MA

Basándose en cantidades limitadas de investigación, la Sociedad del Cáncer de EE.UU. declara que el nivel de energía de radiondas provenientes de torres celulares es demasiado bajo para detectar cualquier impacto de salud humano. No obstante, los teléfonos celulares y sus torres son una tecnología bastante nueva, y es seguro que se verá más investigación al respecto.
© Flickr

Nadie duda que las torres de teléfonoa celulares emiten radiaciñn baja de radiofrecuencia (similar al horno microondas en tu hogar), pero los cientéficos todavéa estãn discutiendo los efectos sobre la salud de tal exposiciñn a largo plazo. Algunas personas estãn genéticamente predispuestas a ciertos tipos de cãnceres, mientras que otras no (por ejemplo, algunos fumadores de por vida son atacados finalmente por el cãncer de pulmñn mientras que otros no). Y con tan diversos productos quémicos, agentes contaminadores y otras sustancias alrededor de nosotros en nuestro aire, alimento y agua, es muy difécil determinar con certeza si una influencia ambiental particular (tal como una torre de teléfono celular) es el culpable cuando problemas de salud, tales como cãncer, se presentan en una escena particular o entre ciertas poblaciones.

Pero eso no ha dejado que muchas comunidades se preocupasen acerca de este problema y que tomasen medidas preventivas. En San Francisco, por ejemplo, individuos y grupos de vecinos concernidos con este problemaen han formado la San Francisco Neighborhood Antenna-Free Union (SNAFU) [Uniñn de Vencidarios Sin Antenas Celulares de San Francisco (SNAFU)] con el fin de prevenir "la colocaciñn de antenas sin hilos en residencias o cercanas a escuelas, centros de servicios médico, guarderéas, centros de ancianos, mayores, patios de recraciñn, lugares de culto, y otras localizaciones inapropiadas
"

El SNAFU estã preocupado con la idea que San Francisco "estã ya sumergido en un mar de radiaciñn electromãgnetica" de, entre otras fuentes, unas 2.500 antenas autorizadas de teléfonos celulares en 530 localidades alrededor de la ciudad. El grupo estã distribuyendo peticiones pidiendo a los funcionarios locales que aumenten las "restricciones en el nümero y localidades de las antenas de teléfono mñvil y de otros transmisores sin hilos." Otras controversias han explotado en comunidades de Connecticut y otras partes acerca de las iglesias que alquilaban sus tejados y campanarios a compañéas telefñnicas celulares para la colocaciñn de antenas. Y los padres en Ossining, Nueva Y

ork emprendieron una batalla que fallñ en 2000 para prohibir la generaciñn de ingresos de torres celulares en los precintos escolares.

No obstante, la Sociedad del Cãncer Norteamericana (ACS) no parece estar demasiado preocupada al respecto, indicando que evidencia epidemiolñgica limitada no sugiere ninguna relaciñn alarmante entre los cãnceres y la vida o el trabajo cerca de una torre de teléfono celular. ACS dice que el nivel de energéa de ondas de radio generado por las torres de celulares es demasiado bajo causar cualquier impacto detectable en la salud humana, y que una persona tendréa que colocarse directamente delante de una antena para coger incluso cantidades énfimas de radiaciñn. Y a diferencia de radiograféas o de rayos gama, la radiaciñn electromãgnetica de la radiofrecuencia no es "ionizante," lo que significa que carece del "entusiasmo" para romper los enlaces que sostienen juntas a las moléculas (como del DNA) en las células.

Sin embargo, los teléfonos celulares y sus torres son bastante nuevos como tecnologéa, y se han efectuado muy pocos estudios médicos sobre sus efectos. Y la mayor parte de la investigaciñn citada por la Sociedad del Cãncer Norteamericana se ha centrado en la exposiciñn directa y prolongada a la radiaciñn electromãgnetica de la radiofrecuencia, y generalmente no especéficamente en torres celulares y sus efectos. SNAFU declara que no se ha hecho "ninguna tentativa sistemãtica de determinar qué exposiciones acumulativas actuales existen de esta radiaciñn
.” No obstante, la preocupaciñn püblica persistente acerca de este tema significa que seguramente se verã mãs investigaciñn acerca del asunto en el futuro.

CONTACTS: American Cancer Society; San Francisco Neighborhood Antenna-Free Union (SNAFU)