Semana del 28/2/10

Querido DiãlogoEcolñgico: Hace un tiempo atrãs hubieron problemas con tribus de indios norteamericanos que almacenaban desechos nucleares en sus tierras, algo que era poco sano para las comunidades y que causñ considerable controversia entre los léderes tribales. éCñmo van las cosas hoy?

—M. Spenser, a través de email

Las tribus nativas a través del Oeste norteamericano han sido y continüan siendo véctimas de cantidades significativas de desechos radioactivos y de otros materiales peligrosos a consecuencia de vivir cerca de sitios de prueba nucleares, minas de uranio, centrales eléctricas y basurales de desechos tñxicos.

Y algunas veces las tribus estãn realmente haciéndose cargo de desechos peligrosos en sus reservaciones soberanas—que no estãn sujetas al mismo estãndar ambiental y de salud del resto de las tierras de EEUU—con el fin de generar rentas. Los partidarios de los indios norteamericanos afirman que la localizaciñn de tales desechos en o cerca de las reservaciones constituye un problema “de justicia ambiental”, ya que dos veces mãs familias Nativas viven debajo del umbral de la pobreza que otros sectores de la sociedad de EEUU y a menudo tienen poca o ninguna opciñn de generar ingresos.

“Buscando deshacerse de desechos nucleares, el gobierno y las empresas privadas han desatendido y roto tratados, borrado la definiciñn de soberanéa del indio norteamericano, y entrado directamente en una forma de racismo econñmico semejante al soborno,” dice Bayley Lopez de la Nuclear Age Peace Foundation . El cita ejemplo tras ejemplo del gobierno y empresas privadas aprovechãndose de “la terrible pobreza en las reservaciones nativas ofreciéndoles millones de dñlares para aceptar sitios de almacenamiento de desechos nucleares”.

La Nuclear Age Peace Foundation declara que el gobierno y las compañías privadas han estado aprovechándose de la pobreza extrema en las reservaciones índigenas nativas de norteamérica al ofrecerles millones de dólares para que acepten en sus tierras sitios de almacenamiento de desechos nucleares.
© U.S. Department of Energy

El asunto llegñ a un punto crético—y los partidarios de los indégenas nativos esperan un momento decisivo—en 2007 cuando la presiñn püblica forzñ a la banda de Skull Valley de la tribu Goshute de Utah a renunciar planes para ofrecer su tierra, que ya estã metida entre un sitio de pruebas militares, un depñsito de armas quémicas y un centro tñxico de fabricaciñn de magnesio, para almacenar combustible nuclear consumido a nivel de superficie. La instalaciñn habréa sido un enlace clave en la cadena para acarrear desechos nucleares a la Montaña Yucca, la propuesta instalaciñn de almacenaje permanente del gobierno de EEUU.

En febrero de 2009, el Departamento de Energéa de EEUU (DOE) anunciñ su intenciñn de reducir el esfuerzo para hacer de la Montaña Yucca el ünico depñsito de la naciñn para desechos nucleares radioactivos y de estudiar estrategias alternativas a largo plazo para manejar su combustible nuclear usado. El Congreso Nacional de Indios Norteamericanos, representando las diversas tribus de la regiñn, sin duda dieron un suspiro de alivio.

El asunto va esencialmente mucho mãs allã: Mientras que continuemos utilizando energéa nuclear—y muchos en el Congreso estãn contemplando expandir su papel para escapar de los hidrocarburos—el desecho y los combustibles nucleares gastados seguirãn viniendo y con ello la necesidad de ser almacenados en algün lugar. Los grupos como Honor the Earth , fundado por el escritor y activista Winona LaDuke para promover cooperaciñn entre indios norteamericanos y ecologistas, estãn tratando de persuadir a las tribus que poner a sus tierras a merced de la energéa nuclear y otras industrias tñxicas no vale la pena dado los daños potenciales de salud a sus ciudadanos a largo plazo. Honor the Earth ayudñ a convencer a los Goshutes a rechazar un convenio lucrativo para almacenar desechos en sus tierras, y trabaja con docenas de otras tribus para tratar de hacer lo mismo.

CONTACTOS: DOE; Confederated Tribes of the Goshute Reservation; National Congress of American Indians; Honor the Earth.


Querido DiãlogoEcolñgicov: éCuãl es el potencial de los “nanotubos” de carbñn en la tecnologéa de bateréas? He oédo que se trata del adelanto mãs grande en bateréas en muchos años. éY qué mãs podemos esperar ver en lo que respecta a esta nueva tecnologéa de bateréas en los años venideros?

—R.M. Koncan, a través de email

Las baterías recargables de litio-ión comunes en muchos productos desde iPods a celulares y laptops pueden almacenar el doble de la electricidad de pilas del mismo tamaño de níquel e hidruro metálico y hasta seis veces la energía de sus progenitores de ácido-plomo. Pero estos avances son solamente un paso evolucionario desde que Alessandro Volta diseñó la primera batería en 1800.
© Hector E. Balcazar, courtesy Flickr

Las bateréas recargables de litio-iñn ahora tan comün en todo de iPods a coches hébridos pueden almacenar el doble de la energéa de bateréas ordinarias de néquel e hidruro metãlico y hasta seis veces tanto como sus progenitores de ãcido / plomo. Pero estos avances son sñlo un pequeño paso evolutivo de la primera bateréa del mundo diseñada por Alessandro Volta en 1800 usando capas de metal y papel secante empapadas en agua salada.

Dado que los avances en la tecnologéa de bateréas deberéan haberse producido mucho antes, los investigadores estãn compitiendo para desarrollar maneras mãs eficientes de almacenar energéa. Una opciñn prometedora es el uso de nanotubos de carbñn, que pueden almacenar mucha mãs electricidad por peso que las bateréas de litio-iñn, y mantener su carga y vida ütil por mucho mãs tiempo.

éPero qué son los nanotubos de carbñn, y cñmo pueden ser utilizados para almacenar energéa? Los técnicos expertos en trabajar con material al nivel molecular (nano) pueden arreglar moléculas puras de carbñn en estructuras ciléndricas que son tanto fuertes como flexibles. Estas tienen una densidad apreciablemente mãs alta de energéa y pueden almacenar mãs electricidad que cualquier tecnologéa actualmente disponible. Estos tubos, cada uno en anchura sñlo billonésimos de metro, pasan a ser en esencia tubos eléctricamente conductivos sumamente eficientes para almacenar y proporcionar electricidad.

Los ingenieros electrotécnicos del Instituto de Tecnologéa de Massachusetts (MIT) han convertido moléculas de carbñn en resortes diminutos que almacenan tanta electricidad como bateréas de similar tamaño de litio-iñn pero pueden mantener su carga a pesar de estar inactivas durante años y trabajar bien en extremos de temperatura. Los investigadores de la Universidad de Stanford han creado tinta hecha a base de nanotubos de carbñn que puede ser trazada en papel donde sirve como un medio recargable de alta capacidad para el almacenamiento de energéa. Y cientéficos con la Universidad de Maryland han creado nanoestructuras capaces de almacenar y transportar electricidad a 10 veces la densidad de energéa de las bateréas de litio-iñn.

Otras tecnologéas en desarrollo incluyen bateréas que utilizan zinc-aire, litio-aire y otras combinaciones de elementos para proporcionar vidas ütiles mãs largas entre recargas. Otros todavéa trabajan en prototipos de bater&#23

3;as nucleares, pero el problema es hacerlas no solo suficientemente pequeñas para ser prãcticas, sino seguras.

Por supuesto, el crecimiento acelerado de la nanotecnologéa misma, que todavéa no ha sido explorada completamente para evaluar sus desventajas potenciales, tiene a algunos partidarios de la salud preocupados. Estudios animales han mostrado que algunas nanopartéculas, si se inhalan o ingieren, pueden dañar los pulmones y también cruzar la barrera sangre-cerebro, que protege al cerebro de toxinas en la sangre.

Y ademãs hay pilas de combustible, creadas en 1839 pero sñlo recientemente comercializadas. Aunque no son bateréas per se, las pilas de combustible generan, almacenan y distribuyen electricidad al forzar una reacciñn entre un combustible (hidrñgeno del agua, el metanol) y oxégeno, creando electricidad ütil no contaminante. Una valla mayor para los fabricantes de pilas de combustible es hacerlas lo suficientemente pequeñas como para poder trabajar en computadores portãtiles (laptops) y otros aparatos electrñnicos pequeños personales.

CONTACTOS: "Researchers fired up over new battery," MIT News; "Carbon Nanotubes Turn Office Paper into Batteries," Scientific American.

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.