Semana del 30/11/2008

Querido DiãlogoEcolñgico: Estoy pensando comenzar un club ambiental en mi escuela secundaria. éPueden darme algunas ideas sobre cñmo comenzar? éPueden conectarme con otros clubs de la escuela?

—Rosemary, municipio de Andover, NJ

Comenzar un club ambiental en la escuela es una gran manera de conseguir energizar a los estudiantes sobre como cuidar a la tierra y ayudar a su comunidad, a la vez que se aprende acerca de algunos de los problemas mãs importantes que enfrenta el mundo en el siglo XXI.

EarthTeam, una red ambiental no lucrativa para adolescentes, profesores y léderes de la juventud, ofrece muchas sugerencias de cñmo comenzar un club ambiental. Primero que todo, para comenzar, estã el cerciorarse de que hay por lo menos una media docena de otros estudiantes interesados en la formaciñn de tal club, y después también encontrar un profesor, un dirigente de la comunidad o un padre que estén dispuestos a servir como patrocinadores adultos. El papel del patrocinador es asesorar en general, y ayudar a asegurar la estabilidad del grupo año tras año, dado que todos los estudiantes, incluso los fundadores del club, se graduarãn eventualmente, o seguirãn otros intereses.

Una vez que se han establecido el grupo base de miembros y el patrocinador adulto, EarthTeam sugiere que todos se sienten a decidir la visiñn del club ("épor qué estamos aqué?”) y a barajar las posibles actividades o proyectos a emprender ("équé queremos lograr? “). Una vez que se han contestado estas preguntas, es hora de celebrar la primera reuniñn oficial del club, que se deberéa publicitar tan extensamente como sea posible entre otros estudiantes que puedan estar interesados en descubrir las metas del club y cñmo se podréan involucrar, también.

Fundando un club ecológico en la escuela es una excelente manera de involucrar a los compañeros de clase en asuntos ecológicos. Imagen: estudiantes y consejero de REEF, un club ambiental de la escuela secundaria de Rye Neck (NY), frente a una pancarta que hicieron para 'Salvar Nuestra Costa', una manifestación realizada en la Sonda de Long island.
© StepItUp, Courtesy Flickr

El paso siguiente, segün EarthTeam, es forjar un plan de actuaciñn que se centre en un proyecto anual para todo el grupo, que tenga ventajas mensurables para la escuela o la comunidad y que pueda mantener el interés de los estudiantes miembros—que sin duda pasarãn largas horas trabajando como voluntarios. No importa que proyectos favorezca el grupo, los miembros deben desarrollar una cronologéa que enumere claramente metas, fechas y responsabilidades.

Ademãs de emprender el proyecto principal, los clubs pueden también recibir o patrocinar acontecimientos especiales para visibilidad adicional. EarthTeam sugiere el conseguir que los estudiantes salgan afuera para limpiar un réo o una playa, un déa de plantaciñn de ãrboles, o un viaje de campo a un humedal local, el parque zoolñgico o reserva natural. Otra idea popular es poner en acciñn un Déa de Conciencia Ambiental para educar al cuerpo completo de estudiantes sobre problemas verdes relevantes.

EarthTeam es también una plataforma para conectarse asé que los clubs pueden trabajar juntos y compartir experiencias entre ellos para conseguir un sentido del cuadro general mãs allã de la escena local, dado la naturaleza global de la mayoréa de los problemas medioambientales. Otro gran recurso para interconectarse es el sitio Web Greenspan, que enumera clubs en 21 diversos estados de los E.E.U.U. asé como en Australia, Canadã, Japñn, Ghana y Malasia.

Otro gran recurso para los que deseen comenzar clubes ambientales nuevos o manejar clubs ya en existencia es el sitio Web del Centro de Estudiante de la Agencia de Protecciñn Ambiental de los E.E.U.U. (EPA), que ofrece docenas de ideas para proyectos que estimulen y eduquen a los participantes a la vez que ayuden a la comunidad local. El sitio Web también provee enlaces a varios grupos no lucrativos asociados con actividades pro-ambientalistas dignas de un club serio.

CONTACTOS: EarthTeam; Greenspan Environmental Club Network; U.S. EPA Student Center.


Querido DiãlogoEcolñgico: éCñmo puede la nueva administraciñn de Obama y/o Congreso deshacer las muchas acciones anti-ambientales que la administraciñn de Bush emprendiñ durante los ocho años pasados, incluyendo la obstrucciñn de la importante legislaciñn llamada "regla contra caminos" aprobada por Bill Clinton?

—Ana Lyman, Lake Tahoe, CA

Antes de dejar su puesto, el Presidente Clinton estableció la orden ejecutiva sobre "reglamento contra caminos" con el objeto de proteger 58.5 millones de acres [236.744 km] de talaje comercial. George Bush pasó mucho de sus ocho años obstruyendo tal legislación en las cortes (a la vez que abrió centenares de miles de kilometros cuadrados a explotación comercial como exploración para petróleo o gas). Barack Obama prometió durante su campaña que trabajaría con el Congreso para enactar "el reglamento contra caminos" como la ley del país.

La administraciñn de Bush no ha sido ciertamente muy amiga del ambiente. Ademãs de trabajar por ocho años para revocar la regla de “no caminos" aprobada por la administraciñn Clinton que prohibéa la construcciñn de carreteras (y la explotaciñn maderera que la sigue generalmente) en 58.5 millones de acres de bosques de la naciñn [236.744 km], la Casa Blanca de Bush ha abierto 45 millones de acres adicionales de terrenos püblicos por todo el oeste americano a la exploraciñn petroléfera y de gas durante su mandato.

Ahora mismo Bush estã luchando para abrir millares de mãs acres en ãreas delicadas alrededor de tres parques nacionales en Utah a mãs extracciñn de petrñleo y de gas. Segün el New York Times, estas nuevas concesiones de petrñleo y gas (el gobierno arrienda los derechos a perforar en busca de petrñleo en terreno püblico a las empresas privadas) serãn subastados el 19 de diciembre de 2008, el ültimo déa que la Casa Blanca puede realizar tales transacciones antes de extinguir su mandato.

Los miembros del equipo de éntimos consejeros de la transiciñn de Obama ya han hecho alusiñn que trabajarãn para revocar los permisos de extracciñn de petrñleo y gas en Utah una vez que lleguen al poder. El comodén en la baraja de Obama puede ser el hecho que Bush ni siquiera dio a su propio Servicio Nacional de Parques (NPS) la oportunidad de comentar al respecto de las conceciones propuestas antes de forzarlas por el Congreso. Los léderes verdes esperan que Obama pueda por lo menos restaurar el procedimiento de toma de decisiñn para dar al NPS y otras partes interesadas oportunidad de expresar sus preocupaciones antes de que las plataformas petroleras y los gaseoductos se adentren en la zona. Los léderes verdes también esperan que, ademãs de la desaprobaciñn retroactiva de las concesiones en Utah, Obama reduzca el nümero de concesiones vendidas en total, en parte forzando a las firmas de extracciñn a desarrollar sitios a los que tienen ya derechos antes de recibir nuevas concesiones. A la fecha, las compañéas petroleras han arrendado 68 millones de acres de tierras pero no han comenzado operaciones en ellas hasta estos momentos.

En lo que respecta al reglamento de “no caminos” en zonas forestales vérgenes, el mismo un decreto de ültima hora de Bill Clinton que ha estado atascado en las cortes desde que Bush intentñ cancelarlo en 2001, Obama prometiñ durante la campaña que él trabajaréa con el Congreso para aprobarla como legislaciñn nacional. Afortunadamente para los verdes, el conflicto durante los ültimos ocho años ha significado que solamente siete millas de n

uevo acceso de camino—rindiendo apenas 500 acres de madera—se han cortado en las tierras seleccionadas para la protecciñn bajo el reglamento de “no caminos” durante el gobierno de Bush.

La misiñn de Obama es también clara en lo que concierne a bastantes otras iniciativas ambientales ignoradas u opuestas por la Casa Balnca de Bush. La mãs importante entre ellas es la toma de medidas contra el calentamiento del planeta. Si uno puede creer la retñrica de la campaña, Obama trabajarã para conseguir que los E.E.U.U. se pongan al déa en materia de clima y reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80 por ciento para 2050 a través de diversas iniciativas. Jason Grumet, el consejero mãs importante de Obama en cuestiones de energéa y ambientales, ha indicado que el presidente electo planea moverse rãpidamente para conseguir legislaciñn de cambio de clima en 2009 y trabajar para convertir a los E.E.U.U. en un léder mundial en la atenuaciñn del calentamiento del planeta.

Otra manera que Obama puede ganar amigos ambientalistas es revocando un plan de Bush listo para entrar en vigencia en diciembre, que prohibiréa la participaciñn de expertos en fauna en decisiones que afectan a plantas y animales protegidos bajo la Ley de Defensa de Especies en Peligro. Bush ha recibido fuertes créticas por desatender o no hacer caso a los consejos de cientéficos en muchas cuestiones de importancia nacional. Obama probablemente reafirmaréa la importancia de la ciencia en la adopciñn de diversas poléticas estatales.

CONTACTOS: Barack Obama on the Issues; U.S. Forest Service Roadless Rule Information