Semana del 9/5/10

Querido DiãlogoEcolñgico: éDado el enorme derrame de petrñleo crudo en el Golfo de México el mes pasado, no es ya hora que el gobierno ponga fin a las perforaciones petroleras en alta mar de una vez por todas? éY si no se puede prohibir enteramente, équé puede hacerse para prevenir explosiones, derrames y fugas de crudo de aqué en adelante?

—P. Greanville, Brewster, NY

La explosiñn de la plataforma Deepwater Horizon de BP el 20 de abril y el derrame de crudo resultante que ahora estã consumiendo regiones costeras del Golfo de México no podréa haber venido en un momento peor para el Presidente Obama, que acaba de aprobar planes para expandir las perforacioens petroleras en aguas profundas en el litoral de Virginia y otras regiones de EEUU.

El debate sobre si o no utilizar las reservas de petrñleo costa afuera con equipo peligroso de perforaciñn ha sido furioso desde que métodos de extracciñn llegaron a ser posibles en los años cincuenta. El choque de opiniones se recalentñ en 2008 cuando George W. Bush convenciñ al Congreso a que levantara una moratoria de 27 años aplicada a la perforaciñn en aguas profundas fuera del ya desarrollado Golfo de México occidental y algunas ãreas de Alaska. A pesar de protestas püblicas, los gobiernos de varios estados costeros deseaban levantar la moratoria dado el potencial de ganar ingresos fuertes de esta nueva fuente.

Barack Obama histñricamente respetñ la posiciñn del partido Demñcrata con respecto a las perforaciones en aguas profundas—no permitirlas—pero cambiñ su opiniñn durante su campaña 2008 para negociar con los Republicanos en favor de la extracciñn en alta mar a cambio de cooperaciñn con sus propuestas de reducciñn de emisiones de carbñn e iniciativas sobre eficiencia de energéa. Entonces el 31 de marzo, tres semanas antes de la explosiñn en alta mar del Deepwater Horizon, que matñ a 11 trabajadores y ha causado un daño ambiental inaudito, Obama se declarñ en favor de nuevas operaciones petroleras en aguas profundas en el atlãntico desde Delaware a Florida central y en Alaska en sus regiones vérgenes. También pidiñ que el Congreso levantara la prohibiciñn de perforar en alta mar en el Golfo de México oriental, rico en crudo, y solamente a 125 millas de las playas de Florida.

El desastre de petróleo de la BP está influyendo fuertemente el proceso de comentario que tiene lugar en estos momentos en Virginia y otros estados costeros que están considerando permitir la exploración petrolera en aguas profundas en sus litorales.
© Sky Truth, courtesy Flickr

Un aspecto clave del nuevo plan de Obama es de valorar los riesgos y los beneficios potenciales de cada sitio antes de de comenzar a taladrar en alta mar en un punto especéfico. Aunque el plan de Obama no otorgaréa ningün nuevo permiso de explotaciñn hasta 2012, la tragedia del Deepwater Horizon estã promoviendo la cautela en el proceso püblico de comentario que estã ahora ocurriendo en Virginia y otros estados costeros que de otro modo estaréan listos para firmar permisos de exploraciñn petroléfera en sus litorales. En esos momentos no se sabe aun si el Congreso y el pueblo norteamericano estarãn dispuestos a permitir que su gobierno expanda lo que ya parece ahora un negocio arriesgado.

Los representantes de la industria del petrñleo mantienen que sus equipos y procesos son mãs seguros que nunca. El Servicio Estadounidense de Administraciñn y Minerales (Minerals and Management Service —MMS) culpa la inmensa mayoréa de los 1.400 accidentes de perforaciñn en aguas profundas en aguas de EEUU entre 2001 y 2007 en “error humano,” no fallas de equipos, aunque algunos aseveran que la distinciñn es falsa porque siempre habrã error humano. Se vio por ejemplo que un pequeño incendio en el Deepwater Horizon en 2005 fue causado por error humano, y la mayoréa de los analistas concuerdan que algün tipo de mal juicio también probablemente causñ la destrucciñn eventual de la plataforma. El MMS dice que ya estaba en el proceso de dictar nuevos reglamentos que requeriréan a los operarios de estas instalaciones inaugurar programas que se centraran en prevenir errores humanos, con inspecciones de tales operaciones cada tres años en cada aparejo.

Algunos congresistas no piensan que las nuevas normas son suficientes, especialmente tras la tragedia de BP. El Senador Bill Nelson, Demñcrata de Florida que ha liderado la oposiciñn a la perforaciñn mar afuera, ahora estã demandando una investigaciñn congresional sobre las prãcticas de seguridad en aparejos de petrñleo de aguas profundas, y pedido al Ministerio del Interior de EEUU que emprenda una revisiñn completa de todos los accidentes de perforaciñn que han tenido lugar por lo menos durante la ültima década.

CONTACTOS: BP; U.S. Minerals and Management Service.


Querido DiãlogoEcolñgico: Estoy muy interesada en comprar limpiadores de casa cuyos ingredientes y producto final no hayan sido probados en animales. éDñnde puedo buscar?

—Debbie Reek, a través de email

El logo del Conejito Saltarín se muestra ahora en los envases de más de 300 productos cosméticos y de limpieza casera en venta a través de EEUU.
© Leaping Bunny

Segün la mayoréa de los defensores de animales, el hecho que los fabricantes de limpiadores de casa todavéa utilicen animales para probar la toxicidad de sus productos no sñlo es inhumano—épor qué tendréan que sufrir y morir muchos animales inocentes para que nosotros pudieramos hacer que nuestros pisos estuviesen un poquito mãs limpios? —sino también ilñgico, ya que pruebas modernas de laboratorio que no involucran criaturas vivas pueden obtener informaciñn mãs prãctica mãs rãpidamente y por menos dinero. Otro problema con la experimentaciñn con animales es que sus conclusiones no siempre predicen exitosamente resultados reales con los humanos.

Segün la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos (HSUS), por ejemplo los ensayos con animales usando ratas y conejos por varias décadas “no pudieron predecir las propiedades de daño genético en los recién nacidos de los PCBs, solventes industriales y muchas drogas, mientras que pruebas de cãncer en ratas y ratones tampoco dieron la alarma con respecto a los peligros del asbesto, benceno, humo de cigarrillo, y muchas otras sustancias”. El grupo culpa estos defectos de la experimentaciñn basada en animales por la “demora en la introducciñn de reglas de protecciñn para trabajadores y consumidores por décadas, en algunos casos”.

A pesar de que las pruebas de productos comerciales en animales todavéa se permiten en EEUU (investigadores aqué continüan mejorando los métodos de prueba alternativos que pueden reemplazar potencialmente el uso de animales vivos en el laboratorio), Europa lidera la carga hacia un futuro donde técnicos de laboratorio sumamente bien entrenados con computadoras y robots reemplazarãn los animales sacrificados para evaluar la toxicidad de diversas sustancias. Una prohibiciñn total en la experimentaciñn con animales relacionada con productos de cosméticos y de casa entrarã en vigor a través de la Uniñn Europea en 2013.

Los partidarios de los animales norteamericanos querréan ver legislaciñn semejante en los lib

ros de EEUU, pero en este momento parece improbable que suceda. Sin embargo, muchos siguen siendo optimistas que la acciñn de Europa en este asunto ayudarã a empujar a la industria norteamericana de cosméticos y de productos de casa a terminar su uso de animales en nombre de los consumidores.

Mientras tanto, si estã buscando evitar limpiadores de casa que sometan a venenos criaturas indefensas, usted tiene ahora muchas a elegir. En 1996 ocho grupos de defensa animal nacionales se unieron para formar la Coaliciñn para Informaciñn de Consumidores Sobre Cosméticos (CCIC) con el fin de unificarse tras un estãndar para los asé llamados productos sin crueldad cosméticos y de casa. El resultante logo Leaping Bunny (Conejito Saltarén) de certificaciñn ahora es ostentado orgullosamente en el envase de mãs de 300 productos cosméticos y de casa en venta a través de EEUU. La guéa de compras en el sitio web LeapingBunny.Org de la coaliciñn encanala a los consumidores hacia diversos artéculos para el limpiado casero y otros tipos de productos que no contienen ningün ingrediente derivado de nueva experimentaciñn con animales.

Algunos de los mejores productos de limpieza que satisfacen los criterios de Leaping Bunny y resultan prãcticos para una gran variedad de tareas domésticas vienen de compañéas como Seventh Generation, Earth Friendly Products, Earth Alive, Citra Solv, Nature Clean y Vermont Soapworks, entre muchos otros. Puede ordenar estos productos en lénea a través de sitios web como Planet Natural y Green Feet, y muchos son vendidos en tiendas de alimentos orgãnicos.

CONTACTOS: HSUS; LeapingBunny.org; Planet Natural; Green Feet.

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.