Semana del 16/10/11

© Earth Friendly Products

Querido DiálogoEcológico: Quiero utilizar productos de limpieza que sean más sanos para el ambiente, pero me preocupa que el bicarbonato y cosas por el estilo no conseguirán realmente esterilizar mi tina y lavabo. ¿Debería seguir utilizando productos de blanqueador en el baño?

— Margaret Pierce, Columbia, MO

Cuando se trata a productos de limpieza de casa, la mayoría de las marcas convencionales utilizan blanqueador de cloro, amoniaco o un montón de otras sustancias químicas que pueden estropear el ambiente y la salud humana.

El amoniaco es un compuesto orgánico volátil que puede irritar el sistema y las mucosas respiratorios si es inhalado, y puede causar quemaduras químicas si rocia la piel. El blanqueador contiene hipoclorito de sodio, que puede causar eczema y otras indisposiciones de la piel así como dificultades de respiración si se inhala. Y cuando reacciona con otros elementos en el ambiente, “organoclorinos’ tóxicos pueden crear, dañando la capa de ozono y causando problemas de salud como supresión inmunológica, dificultades reproductivas e incluso cáncer.

Afortunadamente, la creciente preocupación pública sobre los efectos de salud derivados de la exposición a sustancias tóxicas ha llevado a una “explosión de productos ambientalmente más amistosos y no tóxicos,” indica el sitio web de información de salud, WebMD. “Hay muchos productos en esta categoría—de detergentes de ropa sucia y suavizantes a limpiadores de superficie variada y pisos, y para azulejos y limpiadores de baño—que son…más seguros para los seres humanos y el planeta”.

WebMD advierte que aunque muchos son verdaderamente más seguros, otros son “seudo sanos,” significando que ellos “se venden como naturales aunque todavía incluyen sustancias químicas sospechosas”. ¿Cómo nos podemos enterar? “Habitúese a la práctica sencilla de mirar las etiquetas de productos para ver si el fabricante de limpiezas revela claramente todos los ingredientes,” sugiere WebMD. “Si no lo hace…esto podría significar que el fabricante está tratando de ocultar un ingrediente sospechoso específico”.

También, simplemente porque un producto tiene una eco-certificación impresa en su etiqueta no significa necesariamente que sea confiable. Para asegurarse, verifique la sección de Eco-Labels (ECOETIQUETADO) del sitio web Greener Choices, que ofrece la verdad sobre lo que las marcas significan realmente y si son respaldadas por reglamentos de gobierno. Otro recurso bueno es el Banco de Datos sobre Productos Caseros del Ministerio de Salud y Servicios Sociales de EEUU, que proporciona listas de ingredientes para miles de productos en las tiendas de los EEUU.

Si quiere evitar riesgos y usar productos naturales en el limpiado de su casa, WebMD sugiere utilizar vinagre destilado—ya que mata molde y moho, elimina verdín de jabón y desinfecta, todo de un tirón—para limpiar ventanas, azulejos, y mesones. Otro limpiador natural, también suave y efectivo para mesones y bañeras es bicarbonato, especialmente cuando se mezcla con unas pocas gotas de jabón. El bórax puede utilizarse para manchas más duras. Si Ud. está interesado en “limpiar más verde”, hay muchas fuentes de recetas de limpieza natural en línea. O sencillamente eche un vistazo en el pasillo de productos de limpieza de su tienda local de productos orgánicos, donde encontrará una gran variedad de formulaciones de limpieza de Seventh Generation, Ecover, Green Works y Earth Friendly Products (que vende el paquete al consumidor “Safeguard Your Home”, que incluye un limpiacristales, un limpiador tipo multiuso, un lavaplatos líquido, un gel para lavaplatos automático, un detergente de ropa sucia y un refrescador de telas), entre muchos otros.

CONTACTOS: WebMD, www.webmd.com; Greener Choices, www.greenerchoices.org/eco-labels/eco-home.cfm?redirect=1; Household Products Database, hpd.nlm.nih.gov.


Querido DiálogoEcológico: ¿Cuál es el impacto ambiental de tantas personas que están ahora utilizando sitios como Facebook y pasando tanto tiempo en línea?

— Bob Yeartling, Paris, TX

© Jurgen Plasser/Flickr
El impacto ambiental de tanto tiempo en línea se reduce realmente al uso de electricidad, que afecta a su vez la cantidad de gases invernaderos que inyectamos en nuestra atmósfera. Por un lado, cada uno de nosotros puede ayudar limitando el tiempo que pasamos frente a la computadora (sea navegando la red o no) y apagándolos o poniéndolos en “sleep mode” (modo de reposo) cuando no los utilizamos (esto puede ser automatizado a través de tableros de control que manejan el consumo de energía de la computadora).

También, al ir al mercado buscando una nueva computadora, tanto los consumidores como los negocios pueden optar por modelos certificados por el gobierno federal de ser súper eficientes en cuestiones de energía y que ostentan la etiqueta Energy Star (Estrella de Energía). Si todas las computadoras vendidas en EEUU satisfacieran los requisitos Energy Star, los norteamericanos podrían ahorrar $1.800 millones anualmente en costos de energía y reducir emisiones de gas invernadero equivalentes a sacar unos dos millones de coches de las carreteras.

Aparte de la responsabilidad individual, la creación y gestión de centros de datos más eficientes por los principales centros de computación en línea—especialmente a medida que entramos a la época de computación de “nubes”, según la cual la mayor parte de los programas, contenido y servicios que usamos en nuestras computadoras pasa a residir en línea y se nos sirve cuando la necesitamos—es lo que puede tener el impacto más grande. Google, Facebook, y Amazon.com ya están cometidos profundamente al modelo de computación tipo nube, con Microsoft, Yahoo y otros haciendo por lo tanto lo mismo.

Por su parte, Google ha sido un líder verdadero en la construcción de centros de datos “verdes”, incluso alimentándolos con energía renovable. La compañía publicó recientemente informes detallados sobre las “huellas ambientales’ de varios de sus centros de datos. Aunque el uso de energía requerido para alimentar sus servicios de nube (Búsquedas Google, Google +, Gmail y YouTube) parece inmenso en conjunto—utilizó 260 Megavatios horas para alimentar sus centros de datos en 2010—se reduce a sólo 7,4 kilovatios-horas de energía anual por usuario. Google indica que proporcionar sus servicios a un usuario individual un mes completo usa menos energía que dejar una ampolleta encendida por tres horas. Y porque la compañía ha sido carbono neutro desde 2007, “aún esa pequeña cantidad de energía es compensada completamente, así que la huella de carbón de su vida en Google es cero”.

En un informe de abril de 2011 titulado “Cuán Sucios son sus Datos”? el grupo no comercial Greenpeace examinó fuentes de energía para las 10 compañías más grandes involucradas en computación nube, encontrando que Apple, Facebook y IBM eran especialmente culpables de procurar cantidades significativas de energía de centrales eléctricas que quemaban carbón. (Facebook había sido atacado antes este año cuando ciertos periodistas descubrieron que la compañía planeaba comprar electricidad para su nuevo centro de datos ecológicamente avanzado en Prineville, Oregón—una de las instalaciones más “verdes’ jamás diseñadas y construidas—de una empresa de electricidad que deriva la mayor parte de su energía del carbón). Yahoo, Amazon.com y Microsoft obtuvieron notas mucho más altas en el uso de fuentes alternativas renovables de energía para servicios nube.

A largo plazo, los analistas piensan que el cambio generalizado a la computación tipo nube será una gran bendición para el ambiente. Un informe publicado en septiembre de 2011 por Pike Research, “La Eficiencia Energética de la Computación Nube,” predice que a causa del cambio al sistema nube y las crecientes eficiencias, el consumo eléctrico de los centros de datos disminuirá un 31 por ciento entre 2010 y 2020.

CONTACTOS: Energy Star, www.energystar.gov; Greenpeace, www.greenpeace.org; Pike Research, www.pikeresearch.com.

Animal Rights National Conference 2018