Semana del 01/07/2007

Querido DiãlogoEcolñgico: éSon las bolitas de naftalina peligrosas para la salud? Y si lo son, équé alternativas ecolñgicas existen?

—Anna Wiener, Dearborn, Michigan

Aunque no son tan populares hoy como lo eran antes, mucha gente usa todavéa las bolillas de naftalina para mantener ropa almacenada, muebles, y alfombras libres de insectos voraces como las polillas. Pero los mismos ingredientes que hacen a las bolitas de naftalina tan eficientes como pesticidas domésticos—vale decir la naftalina o paradiclorobencina (PDB)—también las hacen peligrosas a cualquier persona o animal que inhale las emisiones de ellas o que las ingiera directamente. Tales sustancias quémicas se listean frecuentemente como peligrosas cuando se prueba el aire de las casas para medir la poluciñn interior.

La exposiciñn a la naftalina o PDB puede inducir problemas humanos de salud relativamente menores como la nausea, el vñmito, dolores de cabeza, tos, irritaciñn de los ojos y falta de aliento. La Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cãncer de la Organizaciñn Mundial de la Salud considera tanto la naftalina como los PDB como carcinñgenos peligrosos también. Estas materias quémicas, que también se encuentran en algunos agentes de limpieza al seco asé como aromatizantes de ambiente, han sido clasificadas como capaces de casi doblar el riesgo de linfoma no Hodgkin—un cãncer de la sangre—para los que entran en contacto frecuente con ellas.

De modo équé es lo que ha de hacer una ama de casa responsable? Para comenzar, se habrã que remover todas las bolas de naftalina intactas y sus pedacitos que se vean en a casa. Los expertos sugieren que se use guantes y quizã una mãscara para esta tarea. La ropa afectada puede lavarse a mãquina y secarse varias veces, preferentemente a calor mãximo. Si persiste el olor de las bolas de naftalina, se puede planchar tales ropas—también a mãximo calor—lo que tiende a romper las sustancias quémicas mãs rãpidamente. La luz solar también descompone la naftalina y los PDB, de modo que dejar los artéculos afectados afuera en un déa caluroso y asoleado también puede ser beneficioso.

Las alfombras y el tapizaje permeados de naftalina deberéan ser aspirados prolijamente, vaciando inmediatamente fuera de la casa las bolsas de la aspiradora que contienen las bolillas. Si el olor de las bolitas persistiese tras la aspiraciñn, se podréa necesitar un limpiado profesional, aunque tales servicios pueden introducir otros materiales dañinos a la casa, tales como el carcinñgeno percloroetileno. (ChemDry y Zoots ambos ofrecen servicios de limpiado de alfombras y tapizaje a domicilio que no dependen de sustancias peligrosas.) Tras cualquier esfuerzo de remociñn de bolitas de naftalina, la casa o closets limpiados deberãn airearse bien, idealmente con uno o mãs ventiladores empujando tanto aire fresco de afuera como sea posible.

En lo que respecta a las alternativas para mantener a las polillas y otras criaturas lejos de la ropa y otras telas valiosas, el guro ecologista de Care2.com y la autora Annie Berthold-Bond sugieren usar fundas de almohada llenas de mezclas de hierbas secas combinando cada una dos partes de romero y menta, una parte cada una de tomillo y ginseng y ocho partes de clavos enteros. Las hierbas pueden swer mezcladas y combinadas en el centro de una bandana o pañuelo que se ata enseguida con una cinta y se coloca entre los artéculos a guardar. A la vez, la Richards Housewares fabrica el "Moth-Away Repelente de Hierbas para Polillas", un producto que usa una formula similar. El mismo estã disponible del sitio planetnatural.com y otros sitios web de artéculos ecolñgicos.

CONTACTOS: U.S. Environmental Protection Agency (EPA) Napthalene page; PlanetNatural Moth-Away page


Querido DiãlogoEcolñgico: éPor qué se quejan algunas personas acerca del fluoruro en el agua potable y los dentéfricos? Tenéa entendido que eran beneficiosos para la salud dental.

—Becky Johnston, Shoreline, WA

Los centros urbanos empezaron a añadir fluor al agua potable a principios de los años 1940, tras décadas de estudios para averiguar por qué algunos residentes de Colorado estaban exhibiendo descoloraciñn o "moteado"en los dientes pero al mismo tiempo tasas muy bajas de caries. El culpable se revelñ ser un fluoruro natural en altas concentraciones, el cual se estaba escurriendo al agua potable de la Pike’s Peak después de fuertes lluvias. Las investigaciones concluyeron mãs tarde que añadiendo cantidades pequeñas y controladas de fluoruro al agua potable actuaréa como una forma general de prevenciñn a las caries, sin causar el efecto de moteado indeseable que se conocéa entonces como la "Mancha de Colorado."

Hoy déa, los proponentes de la fluoridaciñn citan los estudios de los Centros de EUA de Control de Enfermedades que muestran que un programa barato de fluoridaciñn del agua potable ha sido correlacionado con reducciones importantes de deterioro dental (15-40 por ciento) en ciudades a través de todo el paés. Pero los escépticos piensan que estamos recibiendo algo demasiado bueno
Aunque pequeñas cantidades de fluoruro pueden prevenir las caries dentales, cantidades excesivas pueden causar no solamante descoloraciñn irreversible de los dientes (lo que se llama hoy "fluorosis") sino que otros problemas de salud, incluyendo riesgo mãs alto de fraturas ñseas y osteoporosis.

El problema, declara la Red de Acciñn Anti-Fluoruro (FAN), que se opone a la fluoridaciñn, es que las mismas fuentes de agua tratadas para fines dentales se usan también en la manufactura de muchos productos alimentarios comunes—de las fñrmulas para bebés a cereales y jugos, sodas, vinos, cerveza, e incluso verduras frescas. Y con muchas pastas dentéfricas añadiendo fluoruro, mucha gente estã ingeriendo mucho mãs fluoruro que lo que debieran.

La preocupaciñn principal de la mayoréa de la gente es la descoloraciñn de los dientes permanentes una vez que los niños han perdido sus "dientes de leche". Ademãs de ser vergonzoso, no hay cura alguna. Y a algunos doctores les preocupa el hecho que el flüor excesivo podréa estar precipitando las caries en vez de prevenirlas—y haciendo daño a los niños de otras maneras, especialmente con el paso de los años. FAN cita estudios que demuestran como dosis de bajas a moderadas de fluoruro pueden desatar eczemas, reducir la actividad tiroide, y causar hiperactividad, déficits mentales, pubertad prematura e incluso cãncer al hueso.

Al otro lado del debate, han aumentado las inquietudes de que nuestra dependencia creciente en el agua embotellada en vez del agua potable puede estar causando una expansiñn en las caries dentales (algunas marcas de agua embotellada han añadido fluoruro). Sin embargo, hablando en un artéculo de ma

yo de 2002 de la UPI Science News, John W. Stamm, decano de la Escuela de Odontologéa de la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill, y vocero de la Asociaciñn Dental de EUA, declarñ, "Es muy importante darse cuenta que hay muchas fuentes de fluidos corporales
El hecho que estemos consumiendo cantidades diversas de agua embotellada me parece razñn insuficiente para inquietarse acerca de una dieta deficiente en fluoruros".

Evitar el flüor es difécil para los que residen en comunidades donde el agua es fluoridada. Y los ünicos filtros que pueden filtrar el fluor del agua son los caros que emplean osmosis inversa, alumina activada o distilaciñn. El cambio a pastas de dientes sin fluoruro—existen muchas variedades disponibles de comerciantes de productos orgãnicos—es una manera de reducir el consumo de flüor, especialmente para los que tragan pasta cuando cepillan sus dientes.

CONTACTOS: U.S. Environmental Protection Agency (EPA) Napthalene page; PlanetNatural Moth-Away page