Semana del 10/02/2008

Querido DiãlogoEcolñgico: Oé una referencia recientemente al "chocolate ambientalista" y me preguntaba qué ingredientes entran en el chocolate que despertaréa inquietudes ambientales.

—Ben Moran, Providence, RI

Como los granos de café, las semillas del cacao de los cuales derivamos el chocolate se pueden producir solamente con éxito en regiones ecuatoriales—justo donde prosperan las pocas selvas tropicales restantes del mundo. Y a medida que la demanda mundial por el chocolate crece, también crece la tentaciñn entre los cultivadores de despejar cada vez mãs la selva tropical para acomodar plantaciones de monocultivo de alto rendimiento con ãrboles de cacao. El resultado es campos abiertos, asoleados, con niveles dramãticamente inferiores de diversidad vegetal y animal. Agregando insulto ambiental a la violaciñn de selvas vérgenes, la mayoréa de las plantaciones de cacao utilizan cantidades copiosas de fertilizantes quémicos, de pesticidas y de fungicidas que degradan mãs aün la tierra que prosperñ una vez con una gran variedad de pãjaros raros, maméferos y plantas.

Otro problema con la producciñn del chocolate, aunque no especéficamente una preocupaciñn ambiental, es las condiciones aguantadas por los trabajadores que seleccionan y procesan las semillas del cacao. El International Institute of Tropical Agriculture [Instituto Internacional de la Agricultura Tropical] ha documentado unos 284.000 niños entre las edades de nueve y 12 que trabajaban en condiciones peligrosas en granjas de cacao en el Africa Occidental. En la Costa de Marfil de éfrica, por ejemplo, de donde proviene mãs de 40 por ciento del cacao del mundo, los trabajadores del cacao menores de edad son rutinariamente superexplotados, realizando faenas de cultivo a menudo peligrosas que podréan compararse a un regimen de esclavitud. Como resultado de éstas y otras injusticias relacionadas, los partidarios del "comercio justo" han identificado a ciertos productores grandes del cacao para presionarlos a que mejoren las condiciones de trabajo y paguen salarios decentes que permitan a los trabajadores a sacar a los niños de los campos y ponerlos en la escuela.

El chocolate normal se produce a menudo despejando la selva húmeda, aplicando pesticidas y mediante el uso de labor infantil en condiciones peligrosas. Sin embargo, varias firmas ofrecen ahora variedades de chocolate orgánico, cultivado en forma sostenible, y de acuerdo al "comercio justo" que observan normas de producción y procesamiento responsables. En la ilustración: algunos tipos de Endangered Species Chocolate, Dagoba y otros proveedores© Jason Kremkau

Algunos granjeros del cacao han enlistado la ayuda de cientéficos y grupos ambientales para encontrar maneras de producir el chocolate en forma mãs justa y sostenible. La organizaciñn no lucrativa Allianza de la Selva Tropical [Rainforest Alliance], que trabaja en problemas similares con los cultivadores del café, estã ahora colaborando con los cultivadores del cacao en Ecuador para desarrollar la producciñn y estãndares de procesamiento del cacao en forma ambiental y socialmente responsable. Los estãndares intentan mantener ãreas créticas de conservaciñn, reducir presiones hacia la transformaciñn de mãs terrenos forestales en plantaciones de cacao, y proporcionar ventajas sociales y econñmicas a las comunidades locales. Consecuentemente, unos 2.000 cultivadores del cacao en cinco comunidades ecuatorianas han formado ahora cooperativas que ayudan a encontrar nuevos mercados para sus productos mientras que supervisan la adherencia a estãndares de trabajo justos y medidas de protecciñn del medio ambiente. La Alianza de la Selva Tropical espera ampliar el programa a otras regiones cultivantes de cacao del mundo en los años venideros.

Los que desean obtener chocolate orgãnico producido bajo normas de comercio justo tienen muchas mãs opciones que antes. Las marcas de fãbrica principales incluyen Dagoba, Endangered Species Chocolate, Equal Exchange, Green & Black"s, Sjaak’s, Sunspire, Terra Nostra Divine, Theo, Sweet Earth, y Yachana Gourmet.. El actor Paul Newman se ha metido al acto también con propia marca de fãbrica, la Newman"s Own. Como Newman"s Own, muchas de las compañéas donan dinero a esfuerzos ambientales y otros grupos no lucrativos. Whole Foods y otros minoristas naturales de alimentos almacenan muchas de estas marcas, que estãn también disponibles véa varios minoristas en lénea, incluyendo el almacén en el Internet de la Global Exchange"s Fair Trade Online Store [Almacén en Lénea del Comercio Justo para el Intercambio Global].

CONTACTOS: International Institute of Tropical Agriculture; Global Exchange"s Fair Trade Online Store


Querido DiãlogoEcolñgico: éQué es un “fideicomiso de tierras” y cñmo ayuda al ambiente?

—Sam Stout, Darien, CT

Un fideicomiso de tierras es una organizaciñn que trabaja con terratenientes para conservar su tierra, ya sea comprãndola de ellos u obteniéndola como donaciñn. Se crean entonces acuerdos legales entre el fideicomiso, el terrateniente y el gobierno local para limitar permanentemente el desarrollo de la tierra. Los fideicomisos de tierra son generalmente organizaciones no lucrativas, y su propñsito es proporcionar administraciñn de largo plazo no solamente a la tierra, pero a veces a ãreas de importancia histñrica o arqueolñgica.

Desde mediados del último siglo, han aparecido a través de los EE.UU. más de 1600 fideicomisos de tierras, protegiendo más de 37 millones de acres del desarrollo urbano y otras amenazas y ofreciendo al mismo tiempo espacios ibres para la recreación pública y la protección de delicados habitats de la fauna.© Getty Images

La necesidad de fideicomisos de tierra se presentñ por la preocupaciñn püblica acerca de la pérdida de espacios abiertos, de habitats de la fauna y de belleza escénica frente al desarrollo desenfrenado en las tierras privadas durante la ültima mitad del siglo 20. Desde entonces se han originado mãs de 1.600 fideicomisos de tierra en una variedad de comunidades a través de los E.E.U.U. Juntos ellos han protegido unos 37 millones de acres de tierra, segün la Land Trust Alliance, un grupo protector basado en Washington, D.C. formado en 1981 para ayudar al intercambio de informaciñn entre fideicomisos de tierra y para trabajar mãs eficazmente.

Cuando un fideicomiso de tierra adquiere los terrenos, puede conservar la propiedad en perpetuidad para proteger la parcela contra el desarrollo. Cuando los terratenientes donan parcelas a un fideicomiso de tierra directamente, ellos pueden aprovechar deducciones de impuestos sobre la renta estatales y federales —similares a cualquier deducciñn de impuestos por concepto de donaciñn a una entidad no lucrativa—ahorrando también impuestos futuros sobre la propiedad y otros.

Si un fideicomiso de tierra compra una parcela o la consigue por donaciñn, puede retenerla o, dependiendo del arreglo con el dueño anterior, venderla a una tercera parte—a menudo un gobierno local o estatal que se compromete a convertirla en un ãrea protegida. Las fideicomisos de tierra también venden la tierra a compradores privados, generalmente con restricciones estrictas con respecto al desarrollo futuro. La ventaja de mantener la tierra bajo propiedad privada es que puede entonces permanecer en los roles tributarios locales y continuar asé proporcionando rédito al gobierno local.

Otro manera de operar de los fideicomisos es a través de "convenios de conservaciñn” o “titulos de servidumbre de conservaciñn," segün los cuales personas privadas puedan proteger su tierra pero todavéa conservar la propiedad y la opci&#24

1;n de venderla o de pasarla a los herederos. Los dueños futuros de la tierra también son limitados por los términos de la servidumbre, que restringen el desarrollo y el uso y son supervisados a menudo por una fideicomiso de tierra. Las servidumbres de conservaciñn reducen generalmente el valor financiero de la tierra (al limitar el potencial de desarrollo), pero los terratenientes se benefician porque sus contribuciones territoriales caen por consiguiente. Asimismo, si y cuando los herederos heredan la tierra, la servidumbre de conservaciñn disminuye su presiñn arancelaria con el estado.

Cada convenio de conservaciñn es diferente, pero la mayoréa incluye provisiones que limitan o prohében la extracciñn recursos o la construcciñn. Protegen a menudo especialmente tierras frãgiles tales como humedales. Algunas servidumbres permiten que las parcelas especéficas sean utilizados para la agricultura, rancheréa o operaciones madereras. Muchas permiten ir de excursiñn, acampar, observar pãjaros o aün la caza (aunque algunos prohében especéficamente la caza y se crean para ese propñsito).

Otro grupo no lucrativo, American Land Conservancy (ALC) [La Conservaciñn Americana de la Tierra (ALC)], funciona como fideicomiso de tierra nacional que trabaja por toda la naciñn para asegurarse de que los pedazos grandes o excepcionales de tierras permanezcan fuera del alcance de los urbanizadores comerciales. Algo del trabajo de ALC ha llevado a la creaciñn o a la extensiñn de parques nacionales en Colorado, Hawaii y a otras partes.

CONTACTOS: Land Trust Alliance; American Land Conservancy

Animal Rights National Conference 2018