Semana del 12/08/2007

Querido DiãlogoEcolñgico: éCñmo encuentro un reciclador de espuma de poliestireno en mi zona? Mi compañéa recibe enormes laminas de este material en forma regular, y sencillamente la botan a la basura. éQué puede hacer un negocio para rtecilar este material en forma econñmica y eficiente?

—S.R.M., Mesa, AZ

Conocida en la industria empacadora como poliestireno expnadido (EPS) y normalmente llevando el sémbolo "#6" de reciclado, la espuma de poliestireno (que es en realidad la marca del producto de Dow Chemical) ha sido por bastante tiempo una pesadilla ecolñgica, ya que contiene sustancias quémicas que se sabe son dañinas al sistema central nervioso y otros problemas de salud para trabajadores que se exponen regularmente a este material. Y puesto que es dificil y caro reciclar, el EPS tiende a atochar los basurales ya colmados de basuras tñxicas.

Pero EPS ha probado ser uno de los materiales mãs livianos y baratos para empacado, de modo que la industria ha trabajado fuertemente para hacer el reciclado del mismo mãs eficiente y conveniente. Mãs de 80 fabricantes de material de empacado, distribuidores de poliestireno y fabricantes de equipos se unieron en 1991 para formar la Alianza de Recicladores de Espuma de Poliestireno (AFPR). La asociaciñn industrial basada en Maryland trabaja para facilitar el reciclaje entre fabricantes de EPS y las compañéas que compran sus productos. Actualmente la entidad supervisa el reciclaje de 10 a 12 por ciento de todo el estireno de empacado producido cada año.

Las compañéas participantes, que proveen servicios de recolecciñn en sus instalaciones, reprocesan hasta 60 por ciento de la espuma EPS recolectada y la incorporan directamente al nuevo empacado. Parte del material se reformula y utiliza en una amplia variedad de productos plãsticos durables. Actualmente, mãs de 110 localidades de producciñn funcionan como centros de recolecciñn y juntas reciben anualmente hasta 50 millones de libras de empacado EPS usado. La AFPR ofrece también una lista completésima de puntos de recolecciñn de costa a costa en su sitio web. Aunque las firmas que mandan el EPS a ser reciclado deben absorber los costos de envéo y recolecciñn, es posible que ahorren dinero en los pagos de disposiciñn de este material en los terrenos de relleno.

Un caveat, sin embargo, la AFPR no se ocupa de reciclar la espuma de poliestireno en "riñoncitos" utilizada tan frecuentemente como material de relleno en los paquetes. La mayoréa de las tiendas de "empacado y envéo" (como las de UPS) aceptan riñoncitos usados pero limpios para reuso en sus propios envéos. De otro modo, el Consejo de Rellenados de Plãstico Sueltos (Plastic Loose Fill Council) otro grupo comercial, opera un banco de datos donde los usuarios pueden encontrar centros de recolecciñn locales simplemente al insertar sus cñdigos postales.

También, los gerentes de establecimientos que venden comida deberéan recordar que reciclar el EPS usado en alimentos es mãs caro y difécil debido a problemas de contaminaciñn bacterial. La mayoréa de los centros de reciclaje de EPS no aceptarãn este tipo de espuma sucia. Muchas firmas de servicios alimentarios han seguido el ejemplo de McDonald’s y descartado gradualmente el uso de contenedores de EPS para vajillas desechables y ordenes a llevar.

La firmas que no encuentran conveniente reciclar o de otra manera disponer de grandes cantidades de EPS (usado en alimentos u otras aplicaciones) podréan considerar la compra de una o mãs maquinas StyroMelt de la compañéa britãnica Purex. La tecnologéa usa un proceso de compactaciñn térmico para reducir el volumen de EPS has un 95 por ciento. Las "croquetas" sñlidas resultantes de EPS son suficientemente densas para servir como "forraje de reciclado", y también ocupan mucho menos espacio que la espuma original, si tuviesen que parar en los basurales.

CONTACTOS: Alliance of Foam Packaging Recyclers, Plastic Loose Fill Council; Purex Styromelt;


Dear EarthTalk: Aside from the obvious benefits to mankind of reducing poverty, how would promoting more economic equality around the world benefit the environment?
—Steele Shapiro, Seattle, WA


Querido DiãlogoEcolñgico: Aparte de los beneficios obvios a la humanidad de reducir la pobreza, écñmo se beneficiaréa el medioambiente mundial mediante la promociñn de mãs igualdad ecolñgica?

—Steele Shapiro, Seattle, WA

Los estudios han demostrado que en paéses donde han una enorme disparidad entre ricos y pobres, la protecciñn ecolñgica tiende a recibir poca prioridad. Lo opuesto es también cierto: en paéses con mayor igualdad econñmica se observa mayor atenciñn a la protecciñn del ambiente.

El factor decisivo principal parece ser el hecho que la gente de ingresos bajos tiende a votar en contra del gasto de fondos fiscales en lo que perciben como proyectos caros u discrecionarios de protecciñn ecolñgica. En paéses con menos disparidad entre pobres y ricos, tal como en Escandinavia, la protecciñn ambiental recibe alta prioridad y los gobiernos han aprobado estricta legislaciñn y poléticas al respecto.

Los investigadores de la Universidad de Rochester Laura Marsiliani y Thomas renstrom examinaron cientos de estudios mostrando enlaces entre la igualdad econñmica y la protecciñn ambiental, encontrando bastante evidencia para sugerir que "la gente mãs pobre tiende a preferir poléticas de protecciñn de la naturaleza menos ambiciosas". Estudios previos también prueban la misma hipñtesis que peor paridad econñmica genera menos impuestos dedicados al ambiente, reglamentos de protecciñn e inversiones para el mismo rubro, a través del mundo entero.

En un frente relacionado, un equipo de la Universidad de McGill, descubriñ una conexiñn entre el aumento en la desigualdad econñmica y el aumento en el nümero de especies animales y vegetales amenazadas con extinciñn. El Dr. Greg Mikkelson de la Escuela del Medioambiente de McGill encanezñ el estudio, que revisñ la desigualdad socioeconñmica y la pérdida de biodiversidad en dos escalas diferentes: entre 45 paéses alrededor del mundo; y entre 45 estados de los Estados Unidos. Los investigadores hallaron que la misma tendencia general se presenta en ambos casos: Sociedades con mãs desigualdad de ingresos experimentan mayores pérdidas de biodiversidad.

Aunque a menudo hay una compensaciñn entre el crecimiento econñmico y la calidad ambiental, declara Milkkelson, su estudio sugiere que hay también una sinergéa entre la eliminaciñn de la pobreza y la mayor conservaciñn de diversidad biolñgica. Si los EUA fieran a lograr los niveles de paridad de iungresos, de, digamos, Suecia, aproximadamente un 44 por ciento menos de especies d

e plantas y animales estaréan en peligro de extinciñn. "Nuestro estudio", añade Mikkelson, "señala que si podemos aprender a compartir los recursos econñmicos en forma mãs igualitaria con miembros de nuestra misma especie, eso nos podréa ayudar a compartir los recuros naturales mãs generosamente con otras especies".

Un grupo que trabaja para ayudar al medioambiente mediante la reducciñn de la disparidad de propiedad en la poblaciñn es el programa de Reducciñn de Pobreza y Manejo del Ambiente (PREM) del Instituto de Estudios Ambientales de la Universidad de Vrije, en Holanda. Formulado por el Dr. Pieter van Beujering y Kim van der Leeuw, el programa ha atraido investigadores en 16 naciones en desarrollo para crear estudios pilotos que muestren como el manejo de recursos naturales orientado a la sostenibilidad puede conducir al desarrollo econñmico de gente mãs pobre. Los investigadores esperan que sus labores en este campo ayudarãn a mostrar a los gobernantes el camino hacia reglamentos y prãcticas mãs inteligentes que estimulan tanto la igualdad econñmica como la protecciñn del ambiente.

CONTACTOS: Inequality, Environmental Protection and Growth, "More Inequality Means Less Biodiversity", McGill Reporter, PREM Program

Animal Rights National Conference 2018