Semana del 12/6/11

© Thinkstock

Querido DiálogoEcológico: ¿Es verdad que sólo un puñado de centrales eléctricas caducas a carbón generan una cantidad desproporcionada de la contaminación de mercurio engendrada en Estados Unidos? Si ese es el caso, ¿se está haciendo algo para limpiar estos sitios o cerrarlos?

— Frank Pearson, Wichita, KS

Las centrales eléctricas a carbón de la nación están siendo constantemente mejoradas con tecnologías para mitigar la producción de varias formas de contaminación. Pero varias manzanas podridas continúan causando un daño desproporcionado en cuestión de emisiones de mercurio. Este marzo pasado el Fondo de Defensa Ambiental (EDF, siglas en inglés), una organización prominente sin fines lucrativos, entregó un informe que muestra que los principales 25 emisores de mercurio, una neurotoxina poderosa y producto secundario desagradable de generación eléctrica a carbón, contribuyen sólo ocho por ciento del suministro eléctrico de EEUU. Al mismo tiempo, estas centrales eléctricas, que no han instalado controles de polución fácilmente disponibles y ya extensamente en uso en otras plantas, representan casi un tercio de todas las emisiones de mercurio producidas por todo el sector norteamericano de electricidad.

El informe, “Alerta de Mercurio: Limpiando Plantas de Carbón para Vidas más Sanas,” incluye como factor emisiones de mercurio de centrales eléctricas a través del país en 2009. Según el EDF, 20 de los principales 25 emisores de mercurio están situados en un radio de 50-100 millas de las áreas metropolitanas más grandes de la nación, inclusive Chicago, Dallas, Houston, Atlanta, Minneapolis, Detroit, Pittsburgh, Cleveland, St. Louis y Austin. El EDF encontró que Tejas —de todos los estados de EEUU—produce la mayoría de las contaminaciones derivadas de la generación de electricidad a carbón. Aparte de enumerar los peores contaminadores de mercurio, el estudio también detalla los casos recientes de contaminación de mercurio y alertas sobre consumo de pez a través del país, así como nuevas instalaciones de controles de mercurio y regulaciones estatales recientemente decretadas que manejan su implementación.

La publicación del informe fue calculada para coincidir con el anuncio por la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU (EPA) de reglas más rigurosas con respecto a emisiones de mercurio y otros contaminadores aéreos como arsénico, la dioxina y gases ácidos de centrales eléctricas individuales. El EDF espera que el informe reforzará el apoyo público para el gobierno federal para que este castigue severamente cualquier planta que continúe resistiendo la tendencia hacia operaciones más “verdes”.

“Hay ahora tecnologías ampliamente disponibles, eficaces, y probadas para reducir la contaminación de mercurio de centrales eléctricas en más de 90 por ciento,” señala el EDF. Actualmente sólo 17 estados de EEUU regulan las emisiones aéreas de mercurio, pero la reglamentación futura de la EPA forzará a las plantas aún en estados carentes de reglamentación a que “limpien sus actos”.

La contaminación del mercurio es un problema progresivo alrededor del mundo. La exposición al mercurio en el ambiente ha sido ligada a una variedad de problemas humanos de salud tanto reproductivos, como cardiovasculares y otros. El mercurio en el aire proveniente de plantas de electricidad se desplaza generalmente a las vías acuáticas y finalmente al océano donde es absorbido por la vida marina sucesivamente más grande a medida que asciende en la cadena alimenticia. Los principales animales de rapiña del océano como el atún y pez espada contienen cantidades relativamente grandes de mercurio en su tejido adiposo a consecuencia de comer peces más pequeños que a su vez han comido otras formas aún más pequeñas de vida marina.

Los consumidores pueden limitar su ingerencia de mercurio minimizando el consumo de estos peces más grandes (inclusive atún blanco enlatado), pero el problema continuará mucho tiempo en el futuro incluso si comenzaramos a controlar la contaminación de mercurio al nivel nacional, especialmente porque las tecnologías de limpieza siendo aplicadas aquí podrían tomar décadas para llegar a centrales eléctricas en países pobres en desarrollo.

CONTACTOS: EDF’s “Mercury Alert” Report.


Querido DiálogoEcológico: ¿Cuál fue la naturaleza del acuerdo forjado recientemente entre grupos ecologistas y el gobierno de EEUU para la protección de lobos en las Montañas Rocosas del Norte?

— Peggy Marshall, Boise, ID

© Thinkstock
Este marzo pasado, una coalición de 10 grupos de conservación por último concluyó un acuerdo con el Ministerio del Interior de EEUU con respecto a la recuperación de los lobos y su manejo en las Montañas Rocosas del Norte. La encarnizada batalla en la corte se había prolongado desde que la Administración Bush había anunciado en enero que 2009 su decisión de eliminar a los lobos—66 de los cuales fueron reintroducidos a la región en 1995 después de que sus antepasados fueron aniquilados por cazadores y rancheros un siglo antes—de la Lista de Especies en Peligro de Extinción.

Hoy más de 1.600 lobos grises vagan por la región de seis estados, excediendo las esperanzas de biólogos de vida silvestre por un factor de cinco. Los grupos, que incluyen el Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC), el Sierra Club y Defenders of Wildlife, demandaron al Departamento Interior, alegando que removiendo las protecciones federales y permitiendo la caza de lobos no sería una manera de favorecer su recuperación. El esfuerzo tuvo éxito e impidió que la eliminación de la especie de la lista se hiciera realidad.

Los rancheros han sido especialmente ruidosos en su oposición a la protección de los lobos, culpándolos por las pérdidas mayores de ganado así como el descenso en las manadas de alce de la región en los últimos años.

La preocupación principal de los conservacionistas había sido que ciertos estados donde los lobos ahora deambulan (gracias a esfuerzos de reintroducción) no tenían poblaciones suficientemente grandes ni protecciones para garantizar que su recuperación continuase. Bajo el nuevo acuerdo, los lobos serán eliminados de la lista en los estados en que se han implementado planes adecuados de protección (Idaho y Montana) —la caza limitada será permitida allí—mientras que las protecciones de la Ley Federal de Especies En Peligro de Extinción (la ESA) se mantendrán en los otros estados (Washington, Oregon, Utah y Wyoming) donde las poblaciones de lobos están todavía en riesgo.

Como parte del nuevo convenio, el Ministerio del Interior realizará vigilancia científica rigurosa de las poblaciones de lobo a través de la región y solicitará una revisión científica independiente por una junta consultiva experta después de tres años para reevaluar la situación.

Washington, Oregon y Utah sólo tienen pequeñas poblaciones de lobos grises. Wyoming sin embargo donde los animales prosperan, son otra historia. Los biólogos de fauna estaban preocupados acerca de la posibilidad de deslistar los animales en ese estado ya que funcionarios estatales habían buscado imponer “una zona de depredadores’ —donde se podría disparar a los lobos sin previo aviso—cubriendo casi 90 por ciento del estado. A consecuencia de esta preocupación, los lobos se mantendrán en la lista bajo la ESA en Wyoming, aunque funcionarioes del Pervicio de Pesca y Caza Pez de EEUU están trabajando con biólogos de fauna del estado para desarrollar un plan que permitiría delistarlos en alguna fecha futura.

“El arreglo ofrece una solución flexible al debate cada vez más polarizado sobre lobos,” reportearon los grupos de conservación en un memorándum conjunto, agregando que esperan que el acuerdo marque el “comienzo de una nueva era de conservación del lobo”. Otros grupos que firmaron el acuerdo incluyeron Cascadia Wildlands, el Centro para la Diversidad Biológica [Center for Biological Diversity], la Greater Yellowstone Coalition, el Hells Canyon Preservation Council, la Jackson Hole Conservation Alliance, Oregon Wild y Wildlands Network.

CONTACTOS: NRDC; U.S. Fish & Wildlife Service “Gray Wolves in the Northern Rocky Mountains”.