Semana del 15/5/11

© Timothy Valentine/Flickr.

Querido DiálogoEcológico: ¿Cuán sana es la soja? Oí que, a pesar de su imagen sana, la mayoría de las sojas se cultivan con sustancias químicas como otras cosechas e incluso son modificadas genéticamente.

— D. Frinka, Syracuse, NY

Los productos alimenticios hechos con soja han disfrutado de gran popularidad en EEUU y en otras partes en los últimos años. Hace dos décadas, los norteamericanos gastaban $300 millones al año en productos alimenticios de soja; hoy gastamos más de $4 mil millones. Cada vez más los adultos sustituyen la soja—una gran fuente de proteína—por la carne, mientras un cuarto de toda la fórmula de bebés contiene soja en vez de leche. Muchos programas de comidas escolares por todo el país han agregado hamburguesas vegetarianas basadas en soja a sus menús, como muchos restaurantes, inclusive cafeterias y cadenas de comidas rápidas.

Y hay cientos de otros usos comestibles de la legumbre, que ahora rivaliza con el maíz para el título de cosecha agrícola más popular de América. La Dirección de Alimentos y Drogas de EEUU promueve la inclusión de soja en otros alimentos para reducir el riesgo de infarto. Los estudios clínicos han mostrado que la soja también puede reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer de seno y próstata.

Pero es posible que haya un lado siniestro a la popularidad y abundancia de la soja. “Muchos beneficios de salud de la soja han sido ligados a los isoflavones—compuestos vegetales que imitan el estrógeno,” reportea Lindsey Konkel en Environmental Health News. “Pero estudios animales sugieren que comiendo cantidades grandes de estos compuestos de estrógeno quizás reduzcan la fecundidad en mujeres, detonen la pubertad prematura e interrumpan el desarrollo de fetos y niños”. Pero antes que bote todos sus alimentos de soja, note que la frase operativa aquí es “cantidades grandes’ que, en la ciencia de laboratorio, puede significar cantidades substancialmente por encima de lo que uno consumiría en la vida diaria.

También en cuestión está el hecho que más del 90 por ciento de la cosecha de soja de EEUU se cultiva utilizando semillas genéticamente modificadas (GM) vendidas por Monsanto. Estas han sido diseñadas para resistir repetidos baños con un herbicida de Monsanto, un glifosato (también vendido por Monsanto como RoundUp). Según la organización sin fines lucrativos Non GMO Project, esto permite a los granjeros de soja rociar repetidas veces sus campos con RoundUp para matar todas las hierbas (y otra vida vegetal próxima) menos las plantas de soja que están cultivando.

El gobierno de EEUU permite la venta y el consumo de alimentos GM, pero muchos consumidores no están tan seguros que es sano comerlos—dado no sólo la experimentación genética sino también la exposición a tanto glisofato. Debido a estas preocupaciones, la Unión Europea ha impuesto una moratoria en cosechas GM de todas las clases desde 1998.

El hecho que la soja genéticamente modificada puede estar presente hasta en un 70 por ciento de todos los productos alimenticios encontrados en los supermercados de EEUU significa que la mayoría de los norteamericanos puede estar ingeriendo grandes cantidades de soja GM en sus sistemas cada día. Y no sólo directamente a través de cereales, panes y pastas: un 98 por ciento de la cosecha de soja de EEUU se sirve al ganado y gallinas, así que los consumidores de carne, huevos y lechería ingieren indirectamente los productos del manipuleo científico con implicaciones desconocidas para la salud humana.

Desde que la soja GM sólo ha estado disponible y abundante menos de una década, nadie sabe todavía con seguridad cuáles serán los efectos de salud a largo plazo en las poblaciones de países como EEUU que tienen fe ciega en este alimento.

Tiendas naturales de alimentos como WholeFoods son probablemente la mejor fuente de alimentos no GM de todos tipos.

CONTACTOS: Environmental Health News; Non GMO Project.


© Jupiter Images/Thinkstock
Querido DiálogoEcológico: Nuestra comunidad está hablando de “adelgazar” las manadas locales de venados. Francamente pienso que son los seres humanos los que están superpoblados, ocupando hasta la última pulgada de hábitat. ¿Qué sucede cuándo al final urbanizamos todo? ¡Pow! ¿Allí vaya el último ciervo?

— Anne Williamson, Indica el Colegio, PA

Es difícil creer que los venados, esos viajeros vegetarianos tan inocuos que ocasionalmente atraviesan nuestros traspatios, se consideren el azote de muchos vecindarios suburbanos a través del continente. Antes de la colonización blanca del “Nuevo Mundo,” decenas de millones de venados cubrían el continente, pero su densidad de población se mantenía bajo control por animales de rapiña naturales que vagaban por todos lados, como osos, lobos y leones.

El rifle del hombre blanco eliminó los principales animales de rapiña del venado y también trastornó las poblaciones de venado; la carne de venado fue una carne básica en la frontera siempre en expansión. Los biólogos estiman que en 1900 quedaban sólo medio millón de venados en EEUU debido a la caza libre. En ese preciso momento muchos estados tomaron finalmente acción y comenzaron a regular la caza para tratar de conservar estos “recursos’ rápidamente menguantes. Las nuevas reglas establecen límites sobre cuando los cazadores podrían matar venados y también prohiben en forma absoluta cazar las hembras.

Mientras tanto, muchas de las antiguas granjas en el oriente de EEUU empezaron a reforestarse, creando un mosaico fragmentario de hábitat que en algunas áreas pasó a ser ideal para el venado. El rebrote subsiguiente de las poblaciones de venado cola blanca—más de 20 millones vagan hoy por los EEUU—es visto como uno de los éxitos ejemplares más grandes de conservación de la nación, especialmente ya que ocurrió mucho tiempo antes del alba del movimiento ambiental moderno.

Pero hay un lado oscuro a todo este “éxito”. Demasiados venados pueden causar problemas para los humanos, otra fauna, e incluso para los venado mismos, que deben competir por fuentes de forraje menos abundantes. “Las quejas de residentes son a menudo que el venado se come cosas que han plantado,” reportea el Departamento de Conservación de Missouri (MDC). “Los paisajes y jardines bien regados y fertilizados pueden ser mucho más deseables al venado que las áreas cercanas públicas que probablemente no sean regadas ni fertilizadas”.

Otras preocupaciones más allá de trastornar los traspatios suburbanos incluyen daños a cosechas agrícolas, choques de venado/coches, la transmisión de enfermedad como el Lyme, y el sobreuso del hábitat que el venado y otra fauna necesitan. “El aumento de las densidades de venado puede hacer que los residentes pierdan la paciencia más luego con el venado a medida que el daño que hacen pasa a ser menos tolerado,” reportea MDC. Este es el punto en que los directores de fauna empiezan a considerar “adelgazar” las manadas locales, generalmente manipuleando las regulaciones de caza locales.

Muchos defensores de animales se oponen a tales prácticas. El grupo En Defensa de Animales (IDA) indica que aún la “caza deportiva” permitida, bajo pautas actuales de gestión de fauna y políticas caducas de administración de tierras, contribuye a los problemas de superpoblación de venado. “Actualmente, hay aproximadamente ocho ciervas por cada macho cabrío en las tierra virgenes,” explica el grupo. “Las leyes restringen el número que los cazadores pueden matar”. Dado que los machos cabríos a menudo se aparearán con más de una hembra, la proporción de machos a hembras “prepara el camino a una explosión demográfica”. Y una temporada abierta en ambos sexos no resolverá el problema tampoco, ya que demasiadas ciervas morirían, desamparando a los cervatos y agotando el acervo genético—como sucedió a principios del siglo XX cuando la población de venados cayó precipitadamente. El grupo IDA y muchas otras organizaciones de defensa animal creen que el “deporte de la caza” debería ser prohibido y que se debería dejar que las poblaciones de venado se regulasen naturalmente.

CONTACTOS: MDC; IDA.

Animal Rights National Conference 2018