Semana del 16/12/2007

Querido DiãlogoEcolñgico: Estoy buscando trabajo y lo quisiera encontrar en una compañéa que esté ya mercadeando un producto o servicio "verde" o que esté intentando seriamente mejorar su "huella ecolñgica." éDñnde miro?

—Beth, véa email

Entre los mejores sectores de empleos ecológicos se ven en estos momentos los viajes, el turismo y la hospedería; el uso y planificación de tierras; la medicina y salud alternativas; energía renovable; ley ambientalista; tecnología informática; educación ambientalista; diseño y construcción; responsabilidad corporativa; y alimentos y agricultura.© Getty Images

Con casi todas las compañéas intentando “verdear” sus productos, servicios, y operaciones internas actualmente, no ha habido jamãs un mejor momento para encontrar un trabajo “verde.” Los trabajos en eco-defensa y en faenas ambientales tal como limpieza de contaminaciñn y planeamiento de utilizaciñn de terrenos son hoy mãs abundantes que nunca. Y las cuestiones ecolñgicas estãn conduciendo a la creaciñn de nuevos trabajos en muchas otras vocaciones también.

El nümero de E — La Revista Ecolñgica, de noviembre/diciembre de 2007 divulga que algunos de los sectores mãs “calientes” para los nuevos trabajos verdes ahora se ven en: viajes, turismo y hoteleréa; planeamiento y utilizaciñn de terrenos; salud y medicina alternativa; energéa renovable; ley ambiental; informãtica; educaciñn ambiental; diseño y construcciñn; responsabilidad corporativa; y alimentos y cultivos. Aquellos con experiencia en cualquiera de estos campos deberéan encontrar un montñn de oportunidades para ayudarles a combinar sus habilidades con sus principios verdes.

Los analistas señalan al sector de energéa alternativa y renovable como el campo que ofrece quizãs la mayor parte de las oportunidades. "Las energéas solares y eñlicas son ya industrias de billones de dñlares," dice Peter Beadle, que lanzñ el sitio web greenjobs.com en 2005. Las tecnologéas de pila de hidrñgeno también ofrecen muchas oportunidades, añade él. El personal técnico—ingenieros, instaladores, etc.—forman la espina dorsal de tales industrias, pero la comercializaciñn, las ventas y los especialistas en comunicaciones son también necesarios para comercializar las tecnologéas con éxito.

El Congreso de EE.UU. también quiere cerciorarse de que existan trabajos verdes para los americanos mãs pobres. En agosto de 2007 la Cãmara de Representantes pasñ la Ley de Trabajos Verdes, como un vehéculo para utilizar la economéa verde como un "sendero fuera de la pobreza." La ley involucra una inversiñn de $125 millones para la educaciñn laboral en energéas renovables, vehéculos eficientes en el consumo de energéa y la construcciñn ecolñgica. Un quinto del dinero seréa destinado a los mãs diféciles de emplear: la juventud a la deriva; ex-convictos, y los recipientes de asistencia püblica.

El senado aprobñ una ley similar que destina $100 millones para la educaciñn laboral de “cuello verde" en diversos sectores de la economéa. Ambas leyes se han combinado ahora en un mãs grande Proyecto de Ley de Energéa aprobado recientemente por la Cãmara de Representantes y que estã ahora siendo considerada por el Senado. Si la ley llega a ser aprobada, el presidente Bush podréa todavéa vetarla, en cuyo caso sus patrocinadores reintroduciréan probablemente sus provisiones verdes una vez que una nueva administraciñn asuma las riendas del gobierno.

Pero no importa qué suceda con Washington, los buscadores de trabajo “verdes” no deberéan tener ningün problema huzmeando buenas oportunidades por sé mismos. Contactando los sitios web y departamentos de personal de diversas corporaciones, asé como los departamentos de recursos humanos de compañéas que Ud. ya conoce y patroniza, es una buena estrategia. Hay también docenas de sitios web que anuncian oportunidades de empleo con compañéas verdes, incluyendo ecojobs.com, EcoEmploy.com, environmentalcareer.com, environmentaljobs.com, greenenergyjobs.com, greenbiz.com, sustainableindustries.com y sustainablebusiness.com.

CONTACTOS: E — La Revista Ecolñgica; Environmental Career Opportunities; EcoEmploy; EnvironmentalCareer.com; EnvironmentalJobs.com; Green Energy Jobs; Greenbiz Jobs; Sustainable Industries Jobs; SustainableBusiness.com


Querido DiãlogoEcolñgico: éPor qué no han avanzado mãs rãpidamente en el mercado las bombillas fluorescentes compactas, que sobrepasan las incandescentes, dadas sus ventajas de ahorro de energéa substancial? éY qué pasa con el reciclaje de ellas cuando finalmente se queman? He oédo que contienen mercurio.

—Nancy Holmes, Seaside, OR

Un cambio global a las bombillas fluorescentes, en vez de ampolletas incandescentes, podría bastar para cerrar unas 270 centrales eléctricas a través del mundo.© Energy Federation

Los analistas del instituto no lucrativo Earth Policy Institute (EPI) estiman que los Estados Unidos podréan cerrar 80 centrales eléctricas a carbñn si los norteamericanos cambiaran en masa su preferencia a las bombillas fluorescentes compactas (CFLs). Un cambio global, dice EPI, podréa cerrar unas 270 centrales eléctricas por todo el mundo. Las CFLs usan menos de un tercio de la energéa requerida por una bombilla incandescente tradicional para producir la misma cantidad de luz.

Es difécil decir exactamente porqué no ha ocurrido aün una transiciñn mãs rãpida a las CFLs en los E.E.U.U., dados el potencial substancial de ahorros en energéa y en la emisiñn de gases de invernadero. China, Australia, Canadã, Venezuela y Cuba, cada uno de ellos, se han comprometido a eliminar las ampolletas incandescentes enteramente en los cinco años prñximos, y docenas de otros paéses, incluyendo los 27 miembros de la Uniñn Europea, estãn deliberando si seguir el ejemplo.

En lugar de un mandato federal en los E.E.U.U. requiriendo un cambio general hacia las CFLs, el sector privado, azuzado por los grupos verdes, estã tomando algunas iniciativas propias. La cadena de tiendas mãs grande de la naciñn, Wal-Mart, anunciñ el año pasado que doblaréa sus ventas anuales de CFLs a 100 millones antes de 2008 como parte de un esfuerzo para “ecologizar” sus operaciones e inventario. Home Depot, Lowes y los almacenes de ferreteréa locales por todas partes también estãn abrazando la idea, dando a las CFLs espacio prominente es sus estantes y haciendo frecuentes ofertas para promoverlos. Y la Energy Federation, Inc., que ha estado promoviendo el uso de CFLs desde los años 80, enviarã directo a los consumidores dondequiera que estén desde su gran almacén en Massachusetts.

Mientras tanto, una coaliciñn de grupos sin fines de lucro—incluyendo el Natural Resources Defense Council, la Alliance to Save Energy, la American Coalition for an Energy-Efficient Economy, y la Earth Day Network—ha puesto en marcha una iniciativa con Philips Li

ghting, el fabricante mãs grande del mundo de CFLs, para conseguir que los americanos cambien de una vez por todas.

El cambio a las CFLs no viene sin sacrificios. Cada bombilla contiene rastros de mercurio (generalmente cuatro a cinco miligramos), un metal pesado tñxico. La exposiciñn al mercurio puede causar una amplia gama de problemas de salud, incluyendo daño al sistema nervioso central, a los riñones y al hégado. Es también un contaminante serio, polucionando las aguas subterrãneas y canales, y planteando asé una amenaza de salud a la fauna.

Segün la Agencia de Protecciñn Ambiental de los E.E.U.U. (EPA), la cantidad de mercurio aerotransportado presente después de la rotura de una CFL es insignificante. No obstante, la EPA recomienda que cuando una bombilla de CFL se rompe, se debe abrir inmediatamente las ventanas y desocupar las premisas por lo menos 15 minutos para reducir al ménimo el riesgo de exposiciñn. A continuaciñn, se debe limpiar el accidente usando guantes y/o trapos, o toallitas de papel disponibles (y evitar usar una aspiradora, que puede agitar el mercurio suspendido en el aire). Los fragmentos restantes, asé como cualesquiera toallas de papel o trapo usado para limpiarlos, se deben sellar en una bolsa de plãstico y disponer en un sitio local de la colecciñn de desechos peligrosos del hogar.

Las CFLs quemadas se puede también disponer en tales sitios o reciclar en algunos casos en el mismo almacén donde fueron compradas. Para localizar una instalaciñn que recicle CFLs cerca de ti, visita earth911.org y mete tu cñdigo postal.

CONTACTOS: Earth Policy Institute; Energy Federation, Inc.; Earth 911