Semana del 17/3/13

© Hemera Collection

Querido DiálogoEcológico: ¿Cuáles son las principales causas de la escasez de alimentos que conduce a tanto hambre alrededor del mundo, y cómo pueden ser enfrentadas?

— Marjorie Millerton, Provo, UT

La escasez del alimento es un problema cada vez más grande a medida que se expande la población humana, poniendo presión adicional en la producción ya frágil de alimentos y sistemas de distribución. Y no sucede sólo en lugares lejanos: Un informe reciente del Departamento de Agricultura de EEUU encontró que el número de hogares en EEUU donde se carecía de “seguridad de alimentos’ creció de 4,7 millones a 6,7 millones en sólo los últimos cinco años.

Mientras tanto, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas indica que mil millones de personas alrededor del mundo—uno en siete de nosotros—no tiene suficiente para comer. Y las proyecciones de precios de los alimentos que se duplican para 2080 resultaron ser subestimaciones considerables: Algunas cosechas clave han duplicado sus precios sólo en la última década. La escasez de alimentos lleva al hambre que mata más personas hoy que el SIDA, la malaria y la tuberculosis en conjunto.

“El crecimiento demográfico mundial está dejando atrás la producción de alimentos, especialmente con las cuatro cosechas que proporcionan la mayor parte de la nutrición del mundo: trigo, arroz, maíz y soja,” indica Robert Roy Britt en un artículo de junio 2011 en el sitio web de LiveScience. “Como muchos estudios han demostrado anteriormente, que queda poca tierra para convertir a la agricultura, las fuentes de agua se están secando, y el calentamiento climático estropea las estaciones de cultivo y contribuye a detonar extremos de tiempo que destruyen cosechas”.

La escasez de alimento tiene muchos factores alrededor del mundo, pero la sequía exacerbada hoy por el cambio del clima es quizás la más grande. “Los científicos han estado prediciendo durante años que un planeta más caliente asociado con demandas crecientes de agua podría acarrear escaseces de alimento,” dice Britt. Mientras tanto, la demanda mayor de agua dulce está secando acuíferos más rápido que lo que la naturaleza puede reemplazarlos, haciendo el agua más escasa para los agricultores.

“Con la escasez de alimento empujada por la caída en los niveles freáticos, la erosión de la tierra y temperaturas crecientes, el control de recursos cultivables de tierra y agua pasa a primer plano en la lucha global para la seguridad de alimento,” asegura Lester Brown del Earth Policy Institute, un grupo de análisis norteamericano. “En esta era de producción alimentaria mundial decreciente, la capacidad de cultivar alimentos está pasando a ser rápidamente una nueva forma de ventaja geopolítica. El alimento es el nuevo petróleo”. Otro contribuyente grande es de desecho: Un estudio de 2011 de las Naciones Unidas encontró que 1,3 mil millones de toneladas de alimento, cerca de un tercio de la producción global de alimentos, se desperdician durante la producción o malgastan después de ser consumidos parcialmente.

Según Oxfam, el mundo pobre gasta tres cuartos de sus ingresos en la comida. Un sondaje por Save the Children encontró que el 24 por ciento de las familias en India, el 27 por ciento en Nigeria y el 14 por ciento en Perú ahora tienen días sin alimentos. “Para 2050, habrá 9 mil millones de personas en el planeta y la demanda de alimentos habrán aumentado un70 por ciento,” dice Robert Bailey, consejero principal para clima de Oxfam.

La escasez del alimento es un hueso duro de roer. Las emisiones de gases invernadero necesitan ser reducidas substancialmente, así como el consumo de carne, ya que la tierra es mejor explotada al cultivar cosechas para el consumo humano directo. La planificación familiar puede ser también clave para limitar el crecimiento demográfico. Y las políticas como en EEUU, donde en 2011 30 por ciento de la cosecha de granos fue utilizada para destilar etanol y hacer combustible de coches, sólo empeora las cosas mucho más.

CONTACTOS: United Nations World Food Program; LiveScience; Earth Policy Institute; Oxfam.


© iStockPhoto

Querido DiálogoEcológico: Me gustaría tener un jardín que estimula las abejas y las mariposas. ¿Cuál es el mejor enfoque?

— Robert Miller, Bakersfield, CA

Atraer abejas y mariposas a un jardín es una avocación noble verdaderamente, ya que todos dependemos de estas especies y de otras (escarabajos, avispas, moscas, colibrís, etc.) para polinizar las plantas que nos proporcionan tanto de nuestro alimento, refugios y otras necesidades de la vida. De hecho, el conocimiento mayor acerca del rol esencial que juegan los polinizadores en el mantenimiento de los ecosistemas—junto con noticias sobre el descenso rápido de las poblaciones de abeja—ha llevado a una proliferación de “jardines de polinizador de traspatio” a través de EEUU y otras naciones.

“Los polinizadores requieren dos componentes esenciales en su hábitat: anidar en algún lugar y flores donde puedan recolectar néctar y polen,” informa la Sociedad Xerces, una organización sin fines lucrativos basada en Massachusetts que protege la fauna mediante la conservación de invertebrados y sus hábitats. “Las plantas nativas son indudablemente la mejor fuente de alimento para polinizadores, porque tanto las plantas como sus polinizadores han coevolucionado”. Pero, Xerces agrega, muchas variedades de plantas de jardín también pueden atraer polinizadores. Listas de plantas adaptadas para diversas regiones de EEUU pueden examinarse en el sitio web del grupo.

Cualquier jardín, se trate de una jardinera de ventana en un balcón o un traspatio de muchos metros cuadrados, puede hacerse más amistoso a polinizadores. Xerces recomienda proporcionar una gama de plantas nativas de florecimiento a través de la época de cultivo para proporcionear alimento y nidos a las abejas, las mariposas y otros polinizadores. Xerces también dice que arracimando las plantas en floración en áreas específicas es preferible a espaciar plantas individuales. “Crear hábitats de alimentación no sólo ayuda las abejas, las mariposas y las moscas que polinizan estas plantas, sino también tienen como resultado paisajes atrayentes y hermosos”.

Sobre esta base, los jardineros deben plantar una variedad de colores en un jardín de polinizadores, ya que el color es uno de los indicios principales en el reino vegetal que polen o néctar están disponibles. El Maestro Jardinero Marie Iannotti, una guía de horticultura de About.com, reporta que azul, morado, violeta, blanco y flores amarillas son especialmente atractivos a las abejas. Agrega que formas diferentes también atraen tipos diferentes de polinizadores, y que conseguir tanta diversidad floral como se pueda es una manera segura de maximizar la polinización.

Otra manera de atraer polinizadores es proporcionar sitios para nidos de abejas—ver cómo en el sitio web de la xerces.org. El grupo también sugiere eliminar pesticidas, puesto que estas sustancias químicas duras reducen las fuentes disponibles de néctar y polen en los jardines al mismo tiempo que envenenan los mismos insectos que hacen posible las plantas. Aquellos que quieran dedicarse seriamente a la horticultura de polinizador deberían considerar invertir $30 en el libro recientemente publicado de la Sociedad Xerces, Atrayendo Polinizadores Nativos: Protegiendo las Abejas y Mariposas de Norteamérica, que proporciona mucha información detallada sobre polinizadores y las plantas que estos adoran.

Los jardineros que ya han proveído albergo a polinizadores pueden unirse a hasta 1.000 otros que se han suscrito en Xerces a la Promesa de Protección de Polinizadores. Y la guinda en el pastel es un signo de “Hábitat de Polinizador” de Xerces plantado firmemente en el suelo entre dos plantas nativas florecientes de modo que los transeúntes puedan conocer la importancia de los polinizadores y de darles la bienvenida.

CONTACTOS: Xerces Society, About.com “Bee Plants”.

Animal Rights National Conference 2018