Semana del 17/4/11

© Digital Vision/Thinkstock

Querido DiálogoEcológico: ¿Por qué no enumeran los productos de limpiado sus ingredientes, y se prueban estos para averiguar qué efectos puedan tener en nuestra salud?

— Patricia Greenville, Bethel, CT

Puesto que los productos de limpieza no son alimentos, bebidas, ni drogas intrisicamente destinadas a ser ingeridas, no son regulados por la Dirección de Alimentos y Drogas de EEUU. Sin embargo, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU (EPA) requiere que los fabricantes enumeren los ingredientes activos o potencialmente perjudiciales. Aparte de eso, ellos mantienen generalmente secretos sus otros ingredientes, presumiblemente de modo que los competidores no pueden copiar sus fórmulas.

Pero la defensora del consumidor Sloan Barnett, autor del volumen El Verde Va Con Todo, no se traga lo que aducen los fabricantes. “Llámeme sospechosa, pero honestamente no creo que actúan así porque la formula principal sea un secreto importante,” dice. “Si fuese, no habría tantos productos competidores con idénticos ingredientes”. Barnett cree que los fabricantes no quieren espantar a los consumidores al revelar cuántas sustancias químicas potencialmente perjudiciales se cuelan bajo el radar de la EPA en sus productos.

“El gobierno sólo requiere que las compañías enumeren en sus etiquetas ‘sustancias químicas de conocido potencial dañino’. La palabra clave aquí es “conocido”, dice ella. “Lo cierto es que el gobierno no tiene la menor idea si la mayor parte de las sustancias químicas utilizadas en productos de limpieza diaria son sanos o no porque no los prueba, y no requiere que los fabricantes los prueben tampoco”.

Agrega que la EPA, bajo los términos de la Ley de Control de Sustancias Tóxicas de 1976, “no puede requerir que las compañías que fabrican sustancias químicas demuestren la seguridad de sus productos a menos que la agencia misma pueda mostrar que el producto representa un peligro para la salud—que la EPA no tiene recursos para hacerlo ya que, según un cálculo, recibe anualmente unas dos mil nuevas solicitudes que necesitan aprobación”. Cita un estudio reciente por la organización sin fines lucrativos Environmental Working Group, que encontró que la EPA aprobaba la mayoría de las solicitudes en tres semanas, aunque más de la mitad no proporcionaban en absoluto información sobre la toxicidad.

A pesar de todo, los consumidores deberían familiarizarse con las etiquetas de alerta en productos de limpieza. “Todos los limpiadores caseros que contienen sustancias químicas peligrosas conocidas deben llevar una etiqueta de advertencia que explica los riesgos potenciales, junto con pasos preventivos e instrucciones de primeros auxilios,” informa el sitio web Greener Choices de Consumer Reports.

Algunos fabricantes están empezando a ser más transparentes acerca de sus ingredientes. La Compañía Clorox, por ejemplo, uno de los fabricantes más grandes de productos de limpieza, ahora publica listas completas de sus ingredientes para todas sus marcas en su sitio web de responsabilidad corporativa, CloroxCSR.com. Muchos elogian a Clorox por dar este paso; otros severan que, se revele o no los ingredientes, la compañía—como muchas otras—están todavía en el negocio de hacer productos que ponen en peligro la salud y el ambiente.

Por lo general, si Ud. busca alternativas más seguras, inspeccione las secciones de productos de limpieza de los mercados de alimentos naturales como Whole Foods, que están abarrotadas con marcas menos conocidas pero más amistosas al ambiente. Para los aficionados al bricolaje, el sitio web Greener Choices también enumera formulas para limpiadores de casa menos perjudiciales a la salud y el ambiente que utilizan ingredientes como bicarbonato de soda, bórax, zumo de limón y vinagre.

CONTACTOS: Greener Choices; Clorox.


Querido DiálogoEcológico: Tenemos una invasión de fragmitas en los pantanos que bordean nuestro vecindario. Entiendo que son una planta no nativa que, si se deja estar, invadirá completamente el ecosistema. ¿Cómo remedia uno esta situación en una manera ecológicamente sana?

© Jan-Eric Nyström/Wikipedia
— Jeff Willets, por correo electrónico

De crecimiento rápido, las fragmitas de veloz propagación (Phragmites australis), y que la mayor parte de nosotros la conocemos como cañas comunes, pueden presentar un problema mayor en hábitats de agua dulce y pantanos de marea. Esto es especialmente así en estados orientales de EEUU a lo largo de la costa del Atlántico, pero también cada vez más a través de mucho del Medio Oeste y partes del Noroeste pacífico y el Canadá meridional. Aunque algunas subespecies de la planta pueden ser realmente originarias de nuestro continente, son las variedades no nativas las que corren hoy desenfrenadas a través de los pantanales norteamericanos, presentando una amenaza formidable a la biodiversidad, ya que excluyen otras plantas de las que depende la fauna para su alimento y refugio.

“En el ecosistema que invade, su sistema subterráneo denso de rizoma levanta realmente la topografía, eliminando los charcos y pequeñas lagunas de agua tan esenciales para los peces, anfibios, tortugas y aves acuáticas,” indica Mike McGrath de Gardens Alive, un proveedor prominente de productos naturales agrícolas y de jardín. Las fragmias son también alelopáticas, él agrega, que significa que secretan un compuesto que interfiere con el crecimiento de muchas otras plantas. Las fragmitas son también la plaga de muchos propietarios cuyas vistas al mar son bloqueadas por comunidades de juncos de rápido crecimiento, y difíciles de erradicar, que crecen hasta 4 y 5 metros de altura.

Los biólogos botánicos creen que las fragmitas no nativas están ahora fuera de control en EEUU a causa de su naturaleza oportunista asociada con la corriente constante de terrenos anteriormente naturales recientemente perturbado y disponibles para colonizar. “Cuando se desagua diversas áreas por motivos de construcción, se draga para salvar una playa, u otras cosas se hacen a zonas previamente naturales, los juncos pasan a ser más dominantes que las subespecies nativas no agresivas y otras plantas costeras,” dice McGrath. Y por eso ellos las llaman malezas.

Según la Dirección de Control de Malas Hierbas del Estado de Washington, toma mucha paciencia deshacerse de fragmitas sin recurrir a sustancias químicas peligrosas (que matarán otras plantas y envenenarán el ambiente circundante en vez de ayudarlo) y el momento preciso: “Si se corta un poco antes del fin de julio, la mayor parte de la reserva de nutrientes producida esa temporada se remueve con la porción aérea de la planta, reduciendo el vigor de la misma”. La Dirección enfatiza que tal régimen “puede eliminar una colonia si se lleva a cabo anualmente por varios años’ y que “se debe tener cuidado de remover los brotes para evitar el recrecimiento.

“Cortes repetidos del crecimiento verde en la superficie agotarán finalmente el sistema de raíz,” señala McGrath. “Si la planta está creciendo en el agua y usted la puede cortar debajo de la línea de flotación y mantener el área de corte sumergida, el sistema de raíz se asfixiará dentro de días. ..ya que la planta depende de sus tallos, vivos o muertos, para transmitir oxígeno a las raíces”.

Otra opción más es de apacentarlas hasta su extinción. La División de Pesca & Fauna de Nueva Jersey utilizó ovejas, cabras e incluso ganado para controlar allí las fragmitas, aunque para tener éxito los animales necesitaron apacentar en las áreas afectadas repetidas veces, y otros no han tenido mucho éxito con la erradicación a través del apacentamiento. No importa que método elija, prepárese a una luch larga, y no se de por vencido a la primera. Estará haciendo lo que se debe hacer.

CONTACTOS: Gardens Alive; Washington State Noxious Weed Control Board; New Jersey Division of Fish & Wildlife.

Animal Rights National Conference 2018