Semana del 20/08/2006

Querido DiãlogoEcolñgico: éCuãles son la principales causas de la mortalidad infantil alrededor del mundo, y que podemos hacer al respecto?

—Susan Hale, Oquawka, IL

Las estadésticas son abismantes. En los paéses mãs pobres del mundo, mãs de 30.000 niños menores de cinco años mueren cada déa de enfermedades previsibles relacionadas con la pobreza extrema. La estrella del rock Bono y otras celebridades trataron de llamar atenciñn a este hecho el año pasado en anuncios de televisiñn en que se mostraba a estos artistas chasqueando los dedos cada tres segundos, cada chasquido representando otra muerte trãgica de un niño.

Una niña nacida hoy en el éfrica sub-sahariana enfrenta un riesgo de 22 por ciento de morir antes de los 15 años, y mãs de un tercio de las fatalidades son bebés que no sobreviven el primer mes. Sufren de peso natal subestãndar debido a la mala nutriciñn de las madres, y luego carecen de acceso a nutriciñn adecuado ellos mismos. La Organizaciñn Mundial de la Salud dice que la malnutriciñn derivada de la pobreza es el factor clave en mãs de la mitad de todas las muertes infantiles.

Muchos niños sufren de infecciones debilitantes virtualmente al salir del vientre, y los expertos señalan que a menudo las bajas podréan prevenirse si se dispusiera al menos de sanidad bãsica. La contaminaciñn del agua de beber es uno de los mayores culpables. En zonas que carecen de servicios sanitarios y que pueden gozar de solamente una fuente de agua, el suministro puede contaminarse fãcilmente con bacterias derivadas de los excrementos humanos y la basura. Segün las estadésticas de las Naciones Unidas, cuatro mil millones de personas—dos tercios de la poblaciñn mundial—carecen de acceso a agua limpia.

El enfoque a este problema por parte de la Fundaciñn Bill y Melinda Gates ha impulsado nuevos esfuerzos para aumentar la educaciñn al respecto y distribuir instrumentos baratos pero necesarios como antibiñticos y herramientas médicas estériles. "Algunos problemas de salud mundiales, como el SIDA, no tienen soluciñn fãcil—pero éste no es uno de esos", declara el genio de la computaciñn vuelto filantropista Bill Gates. "El mundo tiene la oportunidad de evitar cada año millones de muertes infantiles".

Problemas de deuda nacional y de poblaciñn se ven asimismo entre las causas ulteriores de esta tragedia. Algunas naciones pobres tienen que pagar mãs en el servicio a préstamos internacionales que en la educaciñn y salud de sus pueblos. Cediendo un poco a la presiñn de los activistas que deseaban "Hacer Historia de la Pobreza", los mandatarios del mundo industrializado accedieron el año pasado a cancelar $40 mil millones de dñlares en deudas debidas por los 18 paéses meas pobres del mundo. Sin embargo, los expertos señalan que esto solamente cubre un sexto de la deuda existente, por ejemplo, por las naciones africanas.

Y las tasas de nacimientos siguien creciendo por los cielos, muy por encima de los niveles de reemplazo de dos niños por pareja, y por lo tanto la poblaciñn estã aumentando mucho mãs allã de la "capacidad de peaje" de estos paéses pobres. Esto tiene consecuencias profundas para el ambiente y la miseria humana. Segün la organizaciñn Population Action International (PAI), "Mãs de 200 millones de mujeres en el mundo en desarrollo desean hoy posponer o terminar su capacidad de gestaciñn pero carecen de acceso a contraceptivos modernos y efectivos". A pesar de esto, la Administraciñn de Bush ha suprimido constantemente ayuda al planeamiento familiar en los paéses subdesarrollados en nombre de prevenir abortos, aunque el 9 de junio de este año la Cãmara de Representantes aprobñ por gran mayoréa una ley que restaura la ayuda que se habéa cortado anteriormente. Dice PAI, "El liderazgo norteamericano y las inversiones en asistencia al planeamiento familiar son créticas para asegurar madres sanas, embarazos sanos, y, ultimamente, familias sanas".

CONTACTOS: Make Poverty History Campaign, www.makepovertyhistory.org; Gates Foundation Child Health Program, www.glf.org/GlobalHealth/Pri_Diseases/ChildHealth/default.htm; Population Action International, www.populationaction.org.


Querido DiãlogoEcolñgico: éPor qué se pone tan mal la calidad del aire durante olas de calor?

—Chad Muller, Wellesley, MA

La calidad del aire disminuye durante peréodos de altas temperaturas porque el calor y el sol esencialmente "cocinan" al aire con todos los compuestos quémicos que flotan en el. Esta sopa quémica se combina en forma natural con el ñxido de nitrñgeno, creando un "smog" de gas ozñnico a nivel de suelo. Esto hace difécil la respiraciñn para los que ya tienen dolencias respiratorias o problemas cardéacos, y a la vez puede hacer mãs susceptible a la gente sana a infecciones respiratorias.

Segün la Agencia de Protecciñn Ambiental de los E.U.A. (EPA), las zonas urbanas son las mãs susceptibles a esto dada la poluciñn generada por autos, camiones y buses. La incineraciñn de combustibles fñsiles en las plantas de electricidad también emite una cantidad considerable de poluciñn resultante en smog. Y la geograféa es asimismo un factor. Anchos valles industrializados, enmarcados por cordilleras, como se ve en la cuenca de Los Angeles, tienden a atrapar smog, haciendo la vida miserable a los que trabajan o juegan al aire libre en los déas cãlidos de verano.

El grupo sin fines de lucro Clean Air Watch informñ que la intensa ola de calor en julio causñ una capa de smog que alcanzñ de costa a costa. Unos 38 estados reportaron que se viñ mãs déas de aire malsano en julio de 2006 que durante el mismo mes el año previo. Y en algunas localidades mãs susceptibles, los niveles de smog en el aire excedieron hasta mil veces las normas acceptables de salud.

En consideraciñn de las recientes olas de calor, la EPA urge a los residentes urbanos y suburbanos que ayuden a reducir el smog mediante lo siguiente: usar el transporte püblico y el compartir los autos para reducir los viajes vehiculares; rellenar los tanques de los carros por la noche para prevenir que los vapores de la gasolina se "cocinen" con el smog de la luz del déa; evitar el uso de equipos a gasolina para el corte de césped; y poner los termostatos varios grados mãs arriba para ayudar a reducir el consumo de combustibles fñsiles requeridos para su funcionamiento.

Por su parte, la EPA se apresura a señalar que los reglamentos que rigen las plantas de electricidad y combustibles vehiculares durante los ültimos 25 años han ayudado en forma dramãtica a reducir el smog en las ciudades de E.U.A. El portavoz de la EPA John Millet

dice que "las concentraciones de poluciñn de ozono han declinado cerca de un 20 por ciento desde 1980". Millett añade que la agencia estã tratando de implementar nuevos programas de control de emisiones de camiones diesel y equipos agrécolas, y estã demandando combustibles diesel mãs limpios para ayudar a reducir los niveles de smog. Nuevos reglamentos aplicables a tanto navéos como locomotoras seguramente ayudarãn, asimismo, a minimizar la necesidad de futuras alertas de smog.

"A la larga
es evidente que hemos hecho progreso
pero esta ola de calor y el smog que la acompaññ es un recordatorio muy elocuente de que todavéa tenemos un problema muy grave", señala Frank O"Donnell, presidente de Clean Air Watch. "A menos que nos pongamos serios de una vez por todas acerca del calentamiento global, las alzas predictas en las temperaturas mundiales podréa significar un continuo problema de smog en el futuro. Y eso significarã mãs ataques de asma, enfermedad, y muertes".

Durante las olas de calor, el püblico debe evitar cualquier ejercicio pesado puertas afuera, especialmente en zonas plagadas de smog. Para mãs informaciñn, eche un vistazo al informe del gobierno "El Ozono y Su Salud" en la website airnow.gov.

CONTACTOS: Clean Air Watch, www.cleanairwatch.org; AirNow’s Ozone and Your Health Report, airnow.gov/index.cfm?action=static.brochure