Semana del 23/03/2008

Querido DiãlogoEcolñgico: éSé que hay ahora un gran debate sobre si necesitamos o no el agua embotellada, pero hay alguien que esté preocupado del desperdicio increéble representado por las botellas plãsticas de esta industria?

—Bert B., Dubuque, Iowa

La basura plãstica generada por el crecimiento astronñmico reciente en el negocio del agua embotellada es significativa. Los ecologistas la denuncian especialmente porque el agua potable de nuestras llaves es generalmente tan buena y si no de calidad mejor que los léquidos embotellados (de hecho a veces el agua embotellada es sencillamente agua de la llave). Ademãs, las botellas de agua no estãn sujetas a las leyes de embotellamiento que han mantenido miles de millones de envases de soda—hechos del mismo empaquetado de plãstico PET derivado del petrñleo—fuera de nuestros basurales ya colmados.

Segün el Instituto de Reciclaje de Contenedores (CRI), un grupo sin fines de lucro basado en Washington, DC, comprometido a maximizar el reciclaje de todo tipo de envases de bebidas, las ventas de agua de beber-en botella no gasificada y sin alcohol—vale decir agua emboteada comün y bebidas "de energéa" y deportes—sobrepasarãn probablemente las ventas de la soda en los E.E.U.U. antes de 2010. Se vende hoy mãs de siete veces la cantidad de agua embotellada que se vendéa meramente una década atrãs.

El hecho de que mãs americanos estén cambiandose de la soda malsana al agua es una tendencia positiva de la salud, pero la preferecia por el agua embotellada sobre el agua de grifo significa que el ambiente estã absorbiendo un gran golpe. El anãlisis del CRI demuestra que los americanos nunca han reciclado tanto PET como estos ültimos años. Sin embargo, el aumento agudo en ventas del agua embotellada significa que aün mãs de este material estã escapando el reciclado. El CRI dice que si el agua embotellada estuviese incorporada solamente a las leyes de envases de los 11 estados que conceden actualmente de cinco a 10 centavos de reembolso por cada botella devuelta, la tasa de desperdicio del PET caeréa un trescientos por ciento o mãs a través de la naciñn.

Las botellas de agua no están sujetas a las leyes sobre estos artículos que ordenan depósitos de retorno y que mantienen miles de millones de contenedores de soda plásticos fuera del oceáno de desperdicios. El Instituto de Reciclaje de Contenedores señala que si el agua embotellada estuviese incluida en las leyes de los 11 estados que actualmente conceden reembolsos de 5 y 10 centavos por cada botella de soda devuelta, la tasa de basura decrecería tres veces o más a través de la nación.© Cayusa, courtesy Flickr.

Ademãs de ser menos derrochador, el reducir la necesidad de fabricar mãs botellas plãsticas de materiales no-reciclados vérgenes también tendréa un impacto sensible en la huella del carbñn de América. El CRI estima que unos 18 millones o equivalente de barriles de petrñleo crudo fueron consumidos en 2005 para substituir dos millones de toneladas de botellas de PET que pararon en los basurales en vez de recicladas. Algunas otras consecuencias negativas para el medio ambiente de hacer cada vez mãs el PET de fuentes virginales del petrñleo incluyen daño a la fauna y vida marina, contaminaciñn del aire y del agua, y mayores presiones en los basurales e incineradores ya al borde de la crisis.

El CRI y otros estãn trabajando para conseguir que poléticos a nivel de estado y federal ordenen un mayor reciclaje de botellas de agua. Oregon ha sido el primer estado que actualizñ su ley sobre envases—el primero de la naciñn cuando fue decretado en 1971—y que ordenñ un reembolso de cinco-centavos por botellas de agua PET a comenzar en enero de 2009.

Y apenas este ültimo noviembre, el congresista de Massachussetts Ed Markey introdujo un proyecto de ley en Capitol Hill que requeréa la creaciñn de una ley de envases federal que asignaréa un reembolso de cinco centavos por todo envase de bebida—incluyendo las botellas de agua. Bautizada la Ley de Reciclaje de Envases para la Protecciñn del Clima, el proyecto ahora estã siendo examinado por el Comité de Energéa y Comercio de la Cãmara de Representantes, y podréa ponerse a voto este año.

Los ecologistas no estãn optimistas, sin embargo, que tal proyecto pueda pasar, dado la influencia enorme de la industria de bebidas cuando se trata de proteger sus intereses, los que incluyen vigilancia para mantener el precio de productos como el agua embotellada lo mãs bajo posibles, sin importar la disponibilidad de reembolsos tras su venta.

CONTACTOS: Container Recycling Institute; The Bottle Recycling Climate Protection Act


Querido DiãlogoEcolñgico: He estado oyendo mucho sobre todos los materiales reciclados que se estãn convirtiendo en bolsos y monederos. éSon estos bolsos realmente de moda?

—Mary-Beth Johnstone, Cos Cob, CT

Los bolsos y carteras han pasado a ser objeto de creativos diseños para todo tipo de materiales reciclados. En la imagen se puede apreciar una cartera hecha de placas de automóvil por la Littlearth Productions.© Littlearth Productions

La moda ecologista, especialmente en el mundo de bolsos, monederos y carteras, ha demostrado ser un campo lleno de creatividad para toda clase de materiales reciclados. Y sé, la mayor parte de estos bolsos—incluyendo los que se hicieron de materiales inverosémiles tales como las envolturas de caramelo (por Ecoist) o las alfombras (maletas)—parecen no sñlo buenos, sino capaces de incitar miradas de admiraciñn de aficionados a las carteras.

El Web site canadiense, eco-handbags.ca, lleva un surtido grande de materiales creativamente adaptados y convertidos a un arte usable por compañéas ecologistas de bolsos. Hay bolsos hechos de libros viejos, de velas de barcos a la vela, de cajas de jugo, de latas de aluminio, de botellas plãsticas, de corbatas, de cajas de puros, de plataformas de patines, de envolturas de caramelo, de palillos chinos, de tapas envases de soda y de cãmaras de neumãticos de bicicleta. Y éstos no parecen como si hubiesen sido fabricados a base de un tarro de basura: Son accesorios de alta originalidad e impecablemente manufacturados. El bolso estilo "caja de jugo", hecho a mano por una cooperativa en las Filipinas, Bazura Bags, es una gran mochila de uso mültiple, mientras que el elegantésimo Bolso Roadster, una cartera fabricada con cãmaras de neumãticos por English Retreads, no tiene problemas en llamar la atenciñn como un monedero diario de gran estilo.

Ava DeMarco y su marido Robo Brandegee un déa miraron las matréculas usadas de automñviles y vieron bolsos. La pareja habéa lanzado su compañéa, Littlearth Productions, en 1993 con la misiñn de incorporar estilo a los productos ecolñgicos. Al principio, las placas fueron utilizadas como ornamentos en bolsos de goma reciclados. Luego, se convirtieron en los bolsos mismos, retorcidas como monederos ciléndricos de gran colorido. Ahora los bolsos reciclados de matrécula de Littlearth se pueden encontrar en mãs de 1.000 distribuidores detallistas y en las manos de todo el mundo de Oprah a Chelsea Clinton. "Todo que hacemos es ünico, porque todas las matréculas son ünicas," dice DeMarco. En un año, Littlearth reciclñ mãs de 15 toneladas de caucho y 40.000 placas.

éY por qué no convertir todo el caucho viejo de neumãtico en algo eminente usable? El material es totalmente durable y eficaz para tanto bolsos de mensajero de hombres a los bolsones de utilitarios para mujeres. "He sido siempre consc

iente de la situaciñn del neumãtico," dice Robin Gilson, presidente y fundador de Vulcana, una compañéa que hace bolsos a base de neumãticos de coche reciclados. "Recogen agua; son caldos de cultivo para los mosquitos. Pensé: é"No seréa grande si pudiéramos derretir los neumãticos de coche y darles una nueva forma? ""

Después de tomar una licencia de su trabajo como abogado en 1995, Gilson ubicñ una compañéa que tomaréa la miga reciclada del neumãtico de coche y la mezclaréa con caucho natural para crear un material conveniente para coser en bolsos. Vulcana puso en marcha su lénea de productos en 2001. La compañéa toma un 30 a 50 por ciento de su material de los neumãticos de coche reciclados. El resto es caucho virginal, sobre todo de plantaciones pequeñas de familia en Malasia. Algunos productos son "fusionados al cãñamo"—es decir que el caucho estã curado directamente sobre una tela de cãñamo.

Para los amantes de los animals la nueva gama de bolsos ha sido especialmente bienvenida—ya sea estén hechos de neumãticos, de discos, de cãñamo o de palillos, estos bolsos son una gran alternativa al cuero y una manera fãcil de hacer una declaraciñn de estilo.

CONTACTOS: Bazura Bags; Eco Handbags; Ecoist; English Retreads; Littlearth Productions; Vulcana

Animal Rights National Conference 2018