Semana del 23/1/11

Un pescador jala a bordo.
© Thinkstock

Querido DiálogoEcológico: ¿Qué se está haciendo para ayudar a que se repongan las poblaciones de peces del océano después de tanta pesca excesiva? ¿Se están poniendo de acuerdo las naciones acerca de esto o en alguna otra manera?

— Deborah Kay, Milford, CT

No hay ningún acuerdo global internacional para limitar la pesca excesiva, pero algunos gobiernos han podido aplicar e imponer restricciones a nivel regional que han resultado en la recuperación de alunas especies de pescado. El éxito de estos ejemplos aislados da a ecologistas y biólogos marinos esperanzas que protegiendo puntos críticos de los mares de la sobrepesca puedan mantener la biodiversidad de los océanos del mundo.

Los resultados de un estudio extenso de cuatro años presentado en 2006 por el experto en pesquería Boris Worm de la Universidad de Dalhousie de Canadá y colegas mostró que la sobrepesca pondría todas las pesquerías comerciales del mundo en la ruina hacia 2048, con los océanos potencialmente incapaces de recuperación. Pero el científico de pesquerías de la Universidad de Washington Ray Hilborn desafió esa conclusión tan espantosa de Worm, ofreciendo evidencia que varias pesquerías en partes de EEUU, Islandia y Nueva Zelanda estaban en vías de recuperación. De esto nació una colaboración entre los dos hombres para completar un nuevo estudio más completo de las zonas de pesca aldededor del mundo.

Los resultados la segunda vez, publicados en 2010 en la revista profesional Science proporcionaron a los amigos de los océanos resultados un poco más alentadores. En la mitad de las 10 pesquerías estudiadas por Worm, Hilborn y sus investigadores, cerrando algunas pesquerías, creando áreas protegidas, poniendo límites a la captura de peces y modernizando los equipos tuvo como resultado tasas más bajas de explotación y algunos peces están en efecto recuperándose.

Este es un hito,” dijo Worm a los periodistas. El nuevo estudio “expone claramente lo que se puede hacer no sólo para evitar que pesquerías adicionales se arruinen, sino realmente reconstruir las reservas reservas de peces’ y proporciona una línea de fondo que los científicos y gerentes pueden utilizar para medir el progreso. “Es sólo un comienzo, pero espero que podamos controlar la pesca excesiva,” agregó.

Por supuesto, un poco de buenas noticias no significa en absoluto que hemos resuelto el problema de la sobrepesca. Los ecologistas fueron decepcionados el año pasado cuando la Unión Europea (UE) anunció que asignaría cuotas a las pesquerías a un nivel aun más alto que lo que se esperaba. Según Uta Bellion, director del Programa Marino Europeo del Grupo Ambiental Pew (sin fines lucrativos), la decisión de la UE “dará a las flotas de Francia, España y Portugal la oportunidad de seguir saqueando estas reservas de peces”. Agrega que las nuevas cuotas contravienen una resolución de 2009 de la asamblea general de las Naciones Unidas que compromete a la UE a aplicar un conjunto de medidas para asegurar la sostenibilidad a largo plazo de especies marinas profundas y reconstruir las reservas agotadas.

Mientras tanto, algunos grupos están tratando de terminar las subvenciones estatales que financian efectivamente la sobrepesca, legal o de otro modo. El grupo Oceana no lucrativo, por ejemplo, encabezó una infortunada campaña en 2010 para persuadir a la Organización Mundial del Comercio a prohibir subvenciones que favorezcan el agotamiento de peces y otros recursos marinos. “Aunque el 75 por ciento de las zonas pesqueras del mundo se ven ahora sobreexplotadas, completamente explotadas, seriamente agotadas o recuperándose de sobreexplotación, muchos gobiernos continúan proporcionando subvenciones inmensas—aproximadamente $20 mil millones anualmente—a sus sectores pesqueros,” dice Andy Sharpless, el director general de Oceana. “Las flotas pescan a un nivel que es hasta como 2,5 veces más que lo que se requiere para asegurar niveles sostenibles de captura”.

CONTACTOS: Pew Environment Group; Oceana; Boris Worm’s Lab; Ray Hilborn.


Querido DiálogoEcológico: ¿Qué se está haciendo para “ecologizar” el mundo de deportes profesionales? Sé que los últimos dos Juegos Olímpicos ambos hicieron un esfuerzo en esa dirección, pero, han habido otros?

— Rob Avandic, Chicago, IL

Las últimas dos Olimpiadas fueron verdaderamente más “verdes’ que cualquiera antes, pero la conciencia ambiental no está limitada al reino internacional de competencia de los amateurs. De hecho, en sólo los últimos años todas las grandes ligas profesionales norteamericanas han dado grandes pasos para “ecologizar” sus operaciones.

Lincoln Los Eagles de Filadelfia ‘Financial Field ha reducido el uso total de electricidad en un tercio. © Kevin H., courtesy Flickr
El Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC) ha hecho inmenso progreso en este campo con su iniciativa “Verdeando los Juegos”. Desde 2003, cuando el equipo Philadelphia Eagles de la Liga Nacional de Fútbol (NFL) recurrió al NRDC para que los ayudara a economizar electricidad y reducir desechos, la NRDC ha ayudado docenas de equipos profesionales a evaluar sus impactos ambientales y hacer cambios. Hoy el equipo Eagles obtiene toda su electricidad del viento, usa tacitas de plástico biodegradables para las bebidas de los aficionados, suministra electricidad a su marcador mediante paneles solares, y ha reducido en general su uso de electricidad en un tercio. La NFL misma ahora ha seguido la corriente, poniendo en acción diversas iniciativas ambientalistas en el Super Bowl, el Pro Bowl, y otros grandes eventos.

En 2008, el NRDC se asoció con la Gran Liga de Béisbol (MLB) para primero ecologizar el All Star Game y, el año siguiente, la Serie Mundial. Subsiguientemente, el NRDC evaluó la huella ambiental de cada equipo y avanzó sugerencias para mejorarla. Varios equipos han pasado a construir o rehabilitar sus estadios con la sostenibilidad en la mente. El Fenway Park de Boston; el Turner Field de Atlanta; el Nationals Park de Washington, DC, y el AT&T Park de San Francisco todos reciben buenas notas por sus operaciones y características pro-ambiente.

En 2008, el NRDC empezó a trabajar con la Asociación de Tenis de EEUU (USTA) para “ecologizar” su evento cumbre, el US Open. Por una parte, esto llevó a un cambio radical del 100 por ciento al uso de papel reciclado en todos los programas del torneo. Y una revisión ambiental de todas las operaciones en el Centro Nacional de Tenis en Queens, Nueva York, llevó a varias mejoras ecológicas, inclusive el uso de un 90 por ciento de papel reciclado para unos 2,4 millones de servilletas y un cambio a turbinas de viento para la electricidad del torneo.

La Asociación Nacional del Baloncesto (NBA) se unió al programa de deportes del NRDC en 2009, cuando comenzó a trabajar con el grupo para organizar su primera Semana Verde anual a principios de abril por la cual la liga entera trabaja en concierto para generar concientización ambiental y financiamiento de causas afines. Como parte de las festividades, que tuvieron lugar en 2010 también y ocurrirán otra vez en abril de 2011, cada equipo de la NBA funcionó como anfitrión de diversos eventos de servicio a la comunidad, entre ellos plantamiento de árboles, campañas de reciclaje y días de limpieza de parques.

El NRDC también consiguió que la Liga Nacional de Hockey (NHL) se uniera al programa, ayudando a “verdear” las Finales de la Copa Stanley y trabajando con equipos individuales como lo hizo con el béisbol y fútbol. Al anunciar el lanzamiento del Programa Verde de la NHL , el presidente de la liga Gary Bettman comentó que es absolutamente apropiado que el hockey sobre hielo profesional tuviese un interés pronunciado en evitar el calentamiento climático: “La mayor parte de nuestros jugadores aprendieron a patinar en pistas de hielo al aire libre. Para que siga esa tradición magnífica por futuras generaciones necesitamos tiempo de invierno—y como una liga estamos exquisitamente posicionados para promover ese mensaje”.

CONTACTOS: CONTACTS: NRDC; MLB Team Greening Program; NBA Green; NHL Green; USTA.

Animal Rights National Conference 2018