Semana del 1/7/12

© Thinkstock

Querido DiálogoEcológico: ¿Quiénes son los “Embajadores del Aire Limpio” y qué están tratando de lograr?

— Brenda Coughlin, Pittsburgh, PA

Los Embajadores del Aire Limpio son ciudadanos ordinarios a través de EEUU que se han comprometido a defender en nombre de todos el derecho de respirar aire limpio y sano. El esfuerzo forma parte de la campaña “50 Estados Unidos Para el Aire Sano”, una iniciativa conjunta de Earthjustice, la Asociación de Enfermeras Norteamericanas, el Comité Hip Hop, el Consejo Nacional de Iglesias y Physicians for Social Responsibility [Médicos En favor de Responsabilidad Social]. En la primavera de 2011 estos Embajadores—personas de 50 estados y de diverso origen—se reunieron en Washington, D.C. para pedir a los miembros del congreso, los líderes de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU (EPA) y funcionarios de alto rango en la administración de Obama, protecciones más fuertes contra la contaminación atmosférica.

Earthjustice, que se especializa en litigar en favor de causas ambientales, inició el esfuerzo como parte de su más grande campaña de “Derecho a Respirar”. “Todos los años, mucha gente, joven y anciana, se enferma a causa de la contaminación atmosférica,” indica Earthjustice. “El aire limpio debería ser un derecho fundamental”.

Según la Asociación Pulmonar de EEUU (ALA), las clases más esparcidas de contaminación atmosférica son ozonos (smog) y contaminación de partícula (hollín). “Cuando se inhala, el ozono irrita los pulmones, teniendo como resultado algo como una mala quemadura de sol dentro de los pulmones,” reporta el grupo. “El aspirar contaminación de partícula puede aumentar el riesgo de muerte temprana, los infartos, derrames cerebrales, y visitas a la sala de urgencias por personas con asma, enfermedades cardiovasculares y diabetes”. En su informe “Estado del Aire”, de 2012, ALA indica que 127 millones de norteamericanos—40 por ciento de nuestra población—vive en condados donde el ozono a nivel de suelo o la contaminación de partícula se ven frecuentemente a niveles peligrosos, a pesar del progreso impresionante que se ha hecho para limpiar el aire de la nación desde 1970.

Aunque hay muchas fuentes de contaminación atmosférica, las centrales eléctricas sucias están entre los culpables más grandes. ALA señala que más de 400 centrales eléctricas a través del país que queman carbón “están entre los contribuyentes más grandes a la contaminación particulada, el ozono, el mercurio, y el calentamiento climático”. En 2011, la EPA publicó las reglas finales que [se espera] reducirán las emisiones que crean contaminación de ozono y partícula, y los límites nacionales que por primera vez se aplicarán a los contaminantes tóxicos que pueden emitir. Aunque Earthjustice y otros grupos han desafiado la EPA por no ir suficientemente lejos, ALA defiende el plan considerándolo importante como para justificar implementación.

Por supuesto, cada persona puede jugar un rol en la limpieza de la contaminación atmosférica. ALA recomienda hacer menos viajes en auto, utilizar menos electricidad, abstenerse de quemar madera o basura, y asegurarse que los sistemas escolares locales requieran autobuses escolares más limpios. Aún mejor, involúcrate: “Participe en el estudio de los planes de su comunidad sobre contaminación atmosférica y apoye los esfuerzos locales y estatales para limpiar tal contaminación”. Encontrar una agencia local de control de contaminación atmosférica es ahora tan fácil como dirigir un navegador Internet a la página web 4cleanair.org de la Asociación Nacional de Agencias de Aire Limpio.

Aunque no hay planes en el futuro próximo de otra visita a Washington, D.C. por parte de los Embajadores del Aire Limpio, los ciudadanos concernidos pueden hacer su parte y unirse a miles de otros apoyando la “Declaración de Derecho a Respirar” propuesta por Earthjustice, que demanda del gobierno federal que obligue a los más grandes contaminadores del aire a utilizar las tecnologías existentes para reducir apreciablemente la cantidad de contaminación atmosférica que sale de sus chimeneas.

CONTACTOS: Earthjustice; ALA; 4cleaair.


Querido DiálogoEcológico: La producción de energía renovable en los mercados solares y de viento recibe actualmente aproximadamente $7 mil millones en subvenciones estatales cada año, pero todavía no es competitiva contra los hidrocarburos a gran escala. ¿Hasta qué punto debería continuar EEUU su apoyo a estas industrias mientras compiten con energía sucia?

© Thinkstock

— Jack Morgan, Richmond, VA

Dada la importancia de cantidades abundantes de energía para los norteamericanos, el gobierno federal tiende a subvencionar todas las formas de desarrollo de energía, inclusive hidrocarburos y renovables. Un informe recientemente publicado por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) encontró que en 2011 el gobierno federal gastaba $16 mil millones de nuestros dólares en subvenciones para el desarrollo de energía renovable y eficiencia aumentada de energía, y “sólo” $2,5 mil millones en subvenciones a la industria de hidrocarburos en forma de exenciones fiscales. Pero esta división a favor de subvenciones más grandes para fuentes alternativas renovables es un producto reciente del objetivo indicado por el Presidente Obama de reducir subvenciones a la industria del petróleo enormemente provechosa.

Históricamente la inmensa mayoría de las subvenciones de energía han ido a desarrollar recursos de hidrocarburos y reservas. El CBO nota que hasta 2008 la mayoría de las subvenciones de energía se destinaban a la industria del hidrocarburo como una manera de favorecer la producción más doméstica de energía. Un informe del grupo sin fines lucrativos Instituto de Ley Ambiental (ELI) confirma que, entre 2002 y 2008, el gobierno federal proporcionó subvenciones substancialmente más grandes a los hidrocarburos que a las renovables. “Subvenciones a hidrocarburos—una industria madura y desarrollada que ha disfrutado de apoyo gubernamental durante muchos años—totalizó aproximadamente $72 mil millones durante el período estudiado, representando un costo directo a los contribuyentes,” informa ELI. “Las subvenciones para combustibles renovables, una industria relativamente joven y en desarrolloa, totalizó $29 mil millones sobre el mismo período.”

Aunque las subvenciones a la industria del petróleo pueden haberse reducido substancialmente de lo que fueran una vez, la administración de Obama y muchos otros querrían ver cualquier subvención a la industria del petróleo suspendida completamente. Este marzo pasado el Senado de EEUU rechazó el proyecto de ley llamado “Revocación a Subvenciones de Impuesto al Gran Petróleo” que habría eliminado varias exenciones fiscales todavía disfrutadas por las cinco compañías petroleras más grandes—y utilizado parte de los fondos ahorrados para extender provisiones de impuesto para energía a punto de expirar, inclusive exenciones fiscales para energía renovable, coches eléctricos y casas eficientes en materia de energía.

Un informe de septiembre 2011 comisionado por DBL Investors, un fondo de capital de riesgo basado en San Francisco que se especializa en energía renovable, apoya la demanda de los ecologistas de subvenciones más altas para energía renovable, mostrando cómo la subvención temprana de otras fuentes clave de energía ayudó a asegurar sus respectivas posiciones dominantes en el mercado de energía. El estudio calcula que, en EEUU, las subvenciones nucleares representaron más de un uno por ciento del presupuesto federal en sus primeros 15 años, y que las subvenciones al petróleo y gas constituyeron la mitad de un uno por ciento del presupuesto federal total en sus primeros 15 años. Las subvenciones para renovables, por contraste, han constituido sólo cerca de un décimo del uno por ciento, concluye el informe.

A pesar de que el péndulo de subvenciones de energía puede estar oscilando a favor de la energía renovable en el último año o dos, el ímpetu puede perderse fácilmente si los legisladores no extienden varios incentivos y créditos que han ayudado a impulsarlo.

CONTACTOS: CBO; ELI’s “Estimating U.S. Government Subsidies to Energy Sources: 2002-2008”; DBL Investors.

Animal Rights National Conference 2018