Semana del 26/12/10

Un agricultor y dos niños escapan el vendaval de polvo en Oklahoma en 1936.
© Arthur Rothstein

Querido DiálogoEcológico: ¿Pueden explicar lo qué es la “desertificación” y por qué es un asunto ambiental importante?

— Jay Harris, Nashville, TN

La desertificación es la degradación de la tierra en partes ya secas del globo que resulta de varios factores, inclusive el cambios naturales del clima así como actividad humana. Como el nombre lo connota es la expansión de condiciones similares al desierto, que inutilizan tierras que fueron en otra época biológicamente y/o económicamente productivas. Según la Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación, el fenómeno ocurre en las “tierras secas’ (áreas áridas, semiáridas, secas y sub-húmedas) en todos los continentes excepto Antártida y afecta los sustentos de millones de personas, inclusive una proporción grande del mundo pobre.

Las tierras secas (Drylands) constituyen aproximadamente 40 por ciento del área total de tierra del mundo, y constituyen la residencia de unos dos mil millones de personas—la tercera parte de la población humana. La escasez de agua en las “drylands’ hace difícil que prosperen ahí plantas, animales y seres humanos; la desertificación lo hace imposible, forzando a los afectados a huir a tierras más hospitalarias, si están bienvenidos o no. Las Naciones Unidas calculan que 10-20 por ciento de las tierras secas del mundo ya están degradadas al grado donde la desertificación es una amenaza inminente.

Mientras que el calentamiento climático—y la intensificación resultante de la escasez de agua dulce—es el factor más grave en la conversión de “drylands’ en desiertos, la presión de la población y la falta de planificación apropiada para la utilización de la tierra sólo sirven para empeorar la situación. En el Africa subsahariana, una de las regiones más vulnerables a la desertificación, sequías severas ya llevan en promedio a crisis mayores de alimento y salud una vez cada tres décadas; y ecologistas y planificadores se preocupan que el calentamiento inducido por seres humanos y otros factores aumentarán la frecuencia de tales sequías debilitantes y llevarán allí a aún más problemas de desertificación. La Unión Africana está trabajando para reunir apoyo internacional para la creación de una “Pared Verde” —una zona verde arbolada—que sirva de ayuda en el control del Sahara.

Otros gobiernos también están tomando medidas para mantener la desertificación a raya. China trabaja para crear una cinta de bosques de 2.800 millas que no sólo bloqueará el rápido avance de las arenas del desierto Gobi sino sirvan como un “fregadero de carbón” también, para absorber emisiones de gases invernadero. Y los líderes argelinos tienen optimismo que la creación reciente de un parque nacional de 242.811 hectáreas atajará una crisis inminente de desertificación allí.

La desertificación es también un problema aquí mismo en Estados Unidos, en su mayor parte como resultado del sobrepastoreo de ganado y esquemas mal diseñados de irrigación a través de partes especialmente vulnerables de Tejas, Nuevo México y Arizona. Aproximadamente un 40 por ciento de los EE.UU. continentales son en la actualidad suficientemente secos como para estar en peligro de desertificación.

Los historiadores señalan los terrenos semidesérticos expuestos a la erosión causada por el viento de los años treinta como prueba concluyente de la susceptibilidad de EEE.UU. a tales problemas. Las lecciones aprendidas entonces llevaron a la creación del Servicio de Conservación de Tierra—ahora llamado Servicio de Conservación de Recursos Naturales—para enseñar a granjeros y a otros hacendados las prácticas agrícolas que reducen la pérdida de tierra y mantienen diversidad biológica alrededor de operaciones agrícola. A pesar de tales esfuerzos, la desertificación todavía plaga hoy partes de EE.UU. La esperanza en la actualidad es que el calentamiento climático no nos empujará al borde del abismo donde se tenga que aprender duras lecciones de nuevo.

CONTACTOS: UN Convention to Combat Desertification; African Union; Natural Resources Conservation Service.


Querido DiálogoEcológico: ¿Qué está pasando con los detergentes de lavaplatos ultimamente? Evidentemente no trabajan como antes. Espero que lo que se ha hecho ayude al ambiente porque no está ayudando mis platos.

— Sally P., Everett, WA

Consumer Reports probó 24 marcas principales de fosfato bajo y dió sus notas más altas a Cascade, Finish, Method y Ecover (en la imagen).
Lo que sucedió fue que en julio 2010 entró en vigor en el Estado de Washington una reducción significativa en la cantidad de fosfatos permitidos en los detergentes automáticos de lavaplatos. Reglamentos semejantes fueron aplicados en 14 otros estados (Illinois, Indiana, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Montana, Nuevo Hampshire, Ohio, Pennsylvania, Utah, Vermont, Virginia, y Wisconsin) para 2009 antes de que Oregón y Washington agregaran sus nombres a la lista antes a principios de este año. Anteriormente los fosfatos podrían constituir hasta el 8,7 por ciento del detergente de lavaplatos; ahora las nuevas regulaciones los limitan al 0,5 por ciento.

El principal problema con fosfatos, que también viene de actividades agrícolas y de jardinería, es que entran en los cuerpos naturales de agua y actuan como abono, acelerando el crecimiento de plantas y algas. Cuando las plantas y las algas se mueren, un frenético festín de bacterias consume todo el oxígeno que se disolvió en el agua, creando un ambiente inhóspito para pescados y otra vida acuática. Estas “zonas muertas’ –deprivadas de oxígeno– pueden ocurrir en agua dulce o en el océano. De hecho, dos de las zonas muertas más grandes de mundo están en el mar Báltico y en el Golfo de México, el resultado de abonos que se escurrieron al mar de tierras de labrantío. Además del efecto negativo de los fosfatos en los cuerpos de agua, su presencia en el ambiente también puede ser perjudicial a la fauna terrestre y puede provocar irritación de piel y ojo y alergias, entre otros efectos adversos, en humanos.

Los ecologistas y otros que apoyan la reducción de fosfatos afirman que las nuevas regulaciones ayudarán a que los sistemas de tratamiento de aguas servidas no tengan que procesar 10-12 por ciento de los fosfatos que se encontraban anteriormente en ellas. Los directores de tratamiento de aguas servidas de Spokane, Washington, por ejemplo, encontraron que una prohibición local de un año de fosfatos en los detergentes de lavaplatos les evitó tener que tratar más de 180 libras de fosfatos—o aproximadamente 10 por ciento de la carga total—cada día en las instalaciones municipales de tratamiento de aguas negras—ahorrando no sólo dinero sino también otras sustancias químicas que también se utilizan para tratar el agua.

Dado el cambio en tantos estados, muchos fabricantes han reformulado sus líneas enteras de productos para diferentes mercados a través del país, de modo que incluso si usted no vive en uno de los estados afectados, quizás esté también obteniendo detergente de lavaplatos con mucho menos fósforo. Consumer Reports (Guías del Consumidor) probó 24 de los detergentes más prominentes de lavaplatos de bajo-fosfato para ver cuáles limpiaban los platos mejor. Los principales contendores fueron Cascade Complete All en 1 pacs (a un costo de 28 centavos por ciclo), Tabletas Ecover (27 centavos), tabletas Finish Powerball Tabs (22 centavos), y tabletas Method Smarty Dish (21 centavos), pero otras marcas y formulaciones también se desempeñaron adecuadamente cuando se utilizaron apropiadamente.

Consumer Reports también proporciona sugerencias para optimizar el desempeño de su lavaplatos y detergente no importa qué marca utilice. Para comenzar, cargue artículos grandes en los lados y el fondo del lavaplatos de modo que no bloqueen el agua y el detergente de los otros platos. Y coloca el lado más sucio de los platos hacia el centro de la máquina para proporcionar más exposición al atomizador. También, trate de prevenir que los platos y utensilios no se aniden uno dentro de otro para que el agua pueda alcanzar todas las superficies.

CONTACTOS: Consumer Reports.

DiálogoEcológico (EarthTalk) es ahora un libro! Más detalles e información en: www.emagazine.com/earthtalkbook.

Animal Rights National Conference 2018