Semana del 27/11/11

© Organic Bug

Querido DiálogoEcológico: Querría hacer que mis regalos para las fiestas cuenten este año. ¿Dónde puedo encontrar ideas para regalos “verdes”?

— Mary Baumgartner, por correo electrónico

Las fiestas son una gran época del año para compartir su entusiasmo por la protección del ambiente con la familia y amigos. Un regalo significativo—una camiseta de moda de Rain Tees—puede ayudar a combatir la destrucción ambiental en regiones distantes y concretizar la gente acá en casa. Cada Rain Tee es hecha a mano en EEUU de tejidos ecológicamente puros y ostenta trabajos artísticos originales creados por niños que viven en países amenazados por una deforestación desenfrenada. Con cada camiseta que la compañía vende, los ingresos ayudan a la causa y la caridad asociada de Rain Tees, Arboles para el Futuro (Trees for the Future), plantará un árbol en una región críticamente en peligro del mundo.

Otra manera de vincular sus regalos con sus tendencias filantrópicas es donar al Paradigm Project para ayudar a comprar cocinillas ecológicamente sanas para familias pobres en Africa. Su donativo ayuda a reducir la deforestación y enfermedades respiratorias en un país en desarrollo, y el Paradigm Project le enviará en cambio un ornamento extraordinario para las fiestas.

Muchas otras organizaciones sin fines lucrativos también proporcionan incentivos para donar a sus causas en nombre de un amigo o persona querida. A saber, el sitio web Green Gifts (Regalos Verdes) de NRDC ofrece docenas de oportunidades de regalos relacionados con varias campañas que la organización realiza alrededor del mundo. Donando al programa Green Gifts, usted y el recipiente del regalo pueden ayudar a defender osos polares, proteger agua potable, revitalizar pluviselvas o promover energía renovable, entre otras opciones. Programas semejantes de “adopción” de tierras o especies que pueden ser presentados como regalos de fiestas están disponibles de grupos como Nature Conservancy, WWF, Defenders of Wildlife y el Whale Museum.

Si economizar dinero es una prioridad estas fiestas de estación, Ud. puede hacer trabajos artísticos o artículos funcionales de materiales sobrantes que de otro modo se botarían a la basura o el cajón de reciclaje. Los regalos hechos a mano de cualquier tipo son siempre muy apreciados y probablemente serán estimados por mucho más tiempo que los comprados en tienda.

Pero si hacer sus propios obsequios no es su fuerte, una gran variedad de regalos verdes, grandes y pequeños, pueden ser encontrados en línea. Algunas compañías que se especializan en artículos de regalo procurados en forma justa y sostenible incluyen The Hunger Site Store, Branch, Low Impact Living, BGreen Apparel, A Greener Kitchen, Green Heart y Organic Bug, entre muchos otros. Y una vez que haya completado sus compras verdes, envuelva sus regalos en los diseños festivos de Earth Presents, que vende papeles de envolver de regalo 100 por ciento reciclados/reciclables. Para todavía conseguir más ideas dónde obtener el perfecto regalo verde, echele un vistazo al sitio web sin fines lucrativos de Green America, que proporciona lazos en su sitio web a docenas de empresas que venden artículos sostenibles.

Sin duda uno se siente bien al practicar una conciencia ecológica durante las fiestas, dado el exceso que asociamos típicamente con el intercambio de regalos. Y dado el estado pobre de la economía, tiene sentido dar regalos que durarán, ya sea artículos que promueven importante trabajo ambiental o artículos que no han causado destrucción ambiental innecesaria en su fabricación y que se romperán una vez que las fiestas hayan pasado.

CONTACTOS: Rain Tees; Paradigm Project; NRDC Green Gifts; Nature Conservancy’s Holiday Giving; WWF Gift Center; Whale Museum’s Orca Adoption Program; Green America.


© Thinkstock

Querido DiálogoEcológico: Dada la preponderancia de sustancias químicas cancerígenas hoy en día, ¿es verdad que comer ciertos alimentos como ajo o cebollas puede ayudar realmente a prevenir el cáncer?

— M. Stone, Boston, MA

Los curanderos naturales han alabado las virtudes de prevención de cáncer del ajo y cebollas durante años, pero sólo recientemente hemos tenido suficiente investigación científica como para extraer ciertas conclusiones. Varios estudios animales que muestran resultados prometedores mediante el uso del ajo y otros miembros de la familia del allium (cebollas, el puerro, la cebolleta, y la chalota) en la prevención de tumores han llevado a cientos de estudios que involucran a comedores humanos de ajo. Aunque es casi imposible identificar con toda precisión un lazo directo entre el consumo de ajo y la prevención de cáncer, el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) reporta que “varios estudios de población muestran una correlación entre la toma aumentada de ajo y el riesgo reducido de ciertos cánceres, inclusive cánceres del estómago, colón, del esófago, del páncreas, y del seno”.

Por ejemplo, un estudio de varios años de 25.000 personas de Suiza e Italia encontró que los que comían mucho más ajo y cebollas tenían hasta 88 por ciento menos probabilidad de desarrollar varios tipos de cáncer (inclusive cánceres del esófago, la boca, la garganta, el colón, el seno, el ovario, la próstata y el riñón) que los que dijeron que comían poco o nada. “El consumo alto de cebolla, por ejemplo, fue asociado con un 56 por ciento de riesgo más bajo de cáncer del colón y un 25 por ciento de riesgo más bajo de cáncer de mama comparado con ningún consumo de cebolla,” reportea Karen Collins del American Institute for Cancer Research [Instituto norteamericano sin fines lucrativos para la Investigación del cáncer (AICR)].

Según Collins, otro estudio encontró un 32 por ciento de riesgo más bajo de cáncer de colón entre mujeres de Iowa que comían por lo menos un diente de ajo por semana comparado con otros que comían uno una vez al mes o menos, mientras un análisis de varios estudios mundiales “ligó un 31 por ciento de riesgo más bajo de cáncer de colón con el consumo de aproximadamente cuatro a cinco dientes de ajo semanales”. Y los resultados de varios estudios realizados en China demuestran que los que comen cinco dientes de ajo por semana tienen 50% menos probabilidad de desarrollar cánceres de estómago que los no comedores de ajo. Mientras tanto, AICR reportea que componentes aislados del ajo han mostrado una capacidad de retardar o parar el crecimiento de tumores en la próstata, en la vesícula, en el colón, y en el tejido del estómago.

¿Pero, ¿cómo hacen las plantas de allium para prevenir el cáncer? “Como muchas verduras, las cebollas y el ajo contienen antioxidantes que pueden impedir que radicales libres sumamente reactivos puedan dañar células ADN y comenzar el proceso de cáncer,” reportea Collins. “Estudios de laboratorio han mostrado que estos compuestos de cebolla y ajo pueden aumentar enzimas que desactivan cancerígenos en el cuerpo, aumentando nuestra capacidad de eliminar cancerígenos antes que hagan algún daño”.

Algunos investigadores dicen sin embargo que limitaciones de estudio—vale decir, la certeza de las cantidades y frecuencia reporteadas de ajo consumido y la imposibilidad de comparar los datos de estudios que utilizaron productos y cantidades diferentes de ajo—hace una declaración definitiva sobre el tema improbable en el futuro cercano. Y sin tal prueba conclusiva de un lazo causal, la Agencia de Drogas y Alimentos de EEUU no permitirá que los proveedores de alimentos indiquen los beneficios para la salud derivados del ajo en las etiquetas de sus productos.

NCI querría ver estudios dietéticos humanos mejor diseñados que utilicen cantidades predeterminadas de ajo para discernir los niveles de consumo potencialmente efectivos así como más estudios que comparen directamente varios preparaciones de ajo. “Dado este potencial protector, el desafío ahora es identificar las cantidades que proporcionarán efectos óptimos,” dice Collins. Mientras tanto, no escatime el consumo de ajo y cebollas.

CONTACTOS: National Cancer Institute; American Institute for Cancer Research.

Animal Rights National Conference 2018