Semana del 28/01/2007

Querido DiãlogoEcolñgico: Los animales usados en las salas de clase para disecciñn, éson salvajes? Y si lo son, éno pone esto en peligro a sus poblaciones? éExisten otros problemas relacionados con la disecciñn en las escuelas?

—William Conway, via e-mail

Segün la Sociedad Protectora de Animales de los Estados Unidos (HSUS). la mayoréa de los animales utilizados en disecciones—incluyendo los anfibios, aves, tortugas, peces, e invertebrados—se capturan en la naturaleza, aunque muchos han estado decreciendo en poblaciñn. Investigadores del Smithsonian Institution que analizaron 14 catãlogos de las casas proveedoras mãs grandes encontraron solamente una que ofrecéa anfibios criados en "granjas"; y ninguna de las otras pudo verificar sus fuentes.

Por su parte, investigadores con la World Conservation Union reportaron en 2004 que un tercio de las especias de anfibios alrededor del mundo, incluyendo las ranas, estaban amenazados con extinciñn. Aunque la pérdida de habitat, la poluciñn y los cambios climãticos son las causas principales, la demanda de especémenes para la disecciñn empeora la situaciñn. Los peritos creen que en los Estados Unidos se destruyen cada año hasta seis millones de ranas salvajes.

La captura de ranas en su habitat también aumenta la poblaciñn de insectos, incluyendo los que transmiten enfermedades. Los sapitos se comen meas de su peso total en insectos cada déa. Los agricultores alrededor del mundo han confiado por mucho tiempo en ellos para mantener a las cosechas libres de plagas, pero la falta de ranas en años recientes ha forzado a muchos granjeros a probar los pesticidas. Preocupaciones de este tipo obligaron a la India a prohibir la venta de ranas en 1987. India habéa estado ganando $10 millones al ño en la exportaciñn de ranas, pero estaba gastando $100 millones en la importaciñn de pesticidas, segün el grupo Mercy for Animals.

El uso del formaldehido para preservar los especémenes es también causa de ansiedad. Clasificado por la Agencia de Protecciñn Ambiental (EPA) como "un contaminante peligroso del aire, el agua y los desperdicios", el formaldehido puede causar nausea, dolores de cabeza y dificultades respiratorias en la gente, y ha sido vinculado con el cãncer en los animales. Los estudiantes y maestros involucrados en la disecciñn frecuente se exponen a esta sustancia regularmente. Ademãs, las escuelas descardan cada año millones de muestras llenas de formaldehido, presentando también interrogantes acerca de sus efectos en el medio ambiente.

Los grupos defensores de animales y algunos educadores tienen dudas también acerca de la disecciñn por razones tanto éticas como prãcticas. Aunque la prãctica se supone interese a los estudiantes mãs en las ciencias, aducen ellos, es posible que pueda estar teniendo el efecto contrario, y estimulando la crueldad hacia los animales fuera de clase. Segün la Physicians Committee for Responsible Medicine (Comité de Doctores Para la Medicina Responsible, PCRM), un estudio de 1997 en escolares del séptimo grado encontrñ que las disecciones de fetos de cerditos acrecentñ la crueldad hacia los animales y disuadiñ a los estudiantes de una carrera en el campo cientéfico. PCRM también cita sondeos donde hasta un 90 por ciento de los estudiantes declararon que deberéan tener el derecho a ser eximidos de la disecciñn.

En la actualidad una serie de herramientas de enseñanza a base de computadoras ofrecen alternativas a la disecciñn de animales vivos. El premiado "Digital Frog 2" de la Digital Frog International permite a los estudiantes "disectar" una rana generada por la computadora con un escalpelo digital. La organizaciñn de caridad TeachKind provee una lista completa en lénea de tales recursos. Y nueve estados de la uniñn — Florida, California, Pennsylvania, Nueva York, Rhode Island, Illinois, Virginia, Oregon y Nueva Jersey —tienen en estos momentos leyes que permiten a los estudiantes disculparse de usar la navaja en animales reales y sustituir tales alternativas. Otros estados han implementado reglamentos que sirven esencialmente objetivos similares.

CONTACTOS: HSUS; PCRM; TeachKind


Querido DiãlogoEcolñgico: éCuãles son los pros y contras de la acuacultura marina, de cultivar peces oceãnicos en vez de cazarlos en su medio natural?

—Jeanne L., Norwalk, CT

La acuacultura marina, una prãctica antigua en ciertas partes de Asia, ha crecido en popularidad en los paéses occidentales en años recientes en respuesta a la caéda en los suministros mundiales de peces marinos oceãnicos. Segün la Comisiñn Oceãnica Pew, un panel distinguido de expertos en la pesca y la biologéa marina, las prãcticas de pesca de alta tecnologéa como la pesca con redes a la deriva, han conducido a una reducciñn probablemente irrevocable de ciertas especies marinas claves. Algunas especies de tiburñn, atün, y bacalao, han declinado hasta un 90 por ciento en décadas recientes.

La mayoréa de los biñlogos marinos estãn de acuerdo que, a medida que la poblaciñn humana continua creciendo alrededor del mundo, no habrã suficiente pescado natural para satisfacer la demanda de este tipo de alimento. La acuacultura, "la propagaciñn y créa de organismos acuãticos en entornos controlados o seleccionados", como se define por la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) de los Estados Unidos, se ve por mucha gente como la mejor manera de cubrir los déficits. Actualmente, la acuacultura suministra alrededor de un 30 por ciento de los peces y mariscos consumidos en todo el mundo; 30 años atrãs la cifra de consumo por este rubro era 4 por ciento.

James McVey del programa Sea Grant de NOAA dice que la acuacultura puede reducir la necesidad de importar mariscos y crear empleos para las comunidades costeras. "Los Estados Unidos importan en estos momentos $10.000 millones de dñlares en pescaderéa de otros paéses", declara él. "Con mayor capacidad de producciñn, nuestra productividad mãs alta proveniente de la acuacultura reducirã el déficit en la balanza de pagos, y mejorarã la seguridad alimentaria—de modo que no estemos dependiendo de otras naciones para nuestra comida".

Pero los problemas ocasionados por la acuacultura dan pausa a muchos cientéficos. Ciertos estudios indican que, a pesar de la promesa de reducir la presiñn en los peces marinos, la acuacultura requiere dos libras de pescado atrapado en su medio natural para usar de alimento y producir una libra de pescado "cultivado". Ademãs, señala SeaWeb, los criaderos de peces, donde se concentran miles de peces, y sus materias fecales, dan lugar a enfermedades que pueden entonces escapar y contaminar a las poblaciones de peces salvajes.

Para controlar tales brotes, muchos criadores de peces tratan sus existencias con antibiñticos que también pueden escurrirse a los oceãnos y causar gran daño. Los peces criados en estos viveros se escapan también de sus corrales y se cruzan a granel con poblaciones de peces salvajes a menudo conquistando sus habitats. Otro problema serio con la acuacultura, segün SeaWeb, es la destrucciñn de los habitats naturales. El grupo acusa al cultivo de camarones, por ejemplo, con la destrucciñn de bosques manglares en las Filipinas, Tailandia y otras partes.

Pero muchos cientéficos creen que la acuacultura tiene el potencial de ayudar a reponer los ecosistemas marinos del mundo—si se utiliza responsablemente. Entre otras cosas, SeaWeb recomienda que los criadores de mariscos eviten usar drogas para combatir enfermedades y que los gobiernos hagan mãs para regular y patrullar las operaciones de acuacultura con el fin de asegurar que no se ensucien las aguas lémpidas y que no se dañe a los sistemas frãgiles costeros.

Segün el programa "Atenciñn a la Comida Marina" del Acuario Monterey Bay, el poder final para controlar la acuacultura irresponsable estã con los consumidores. El sitio web de la organizaciñn ofrece sugerencias sobre los tipos de mariscos cultivados a patrocinar y cuãles a evitar. Aunque las preferencias de una sola persona no van a mejorar el medio ambiente en forma dramãtica, en uniñn, los consumidores pueden jugar un papel que influya en la forma en que los productores traten los ecosistemas que usan.

CONTACTOS: NOAA; SeaWeb"s: Marine Aquaculture; Monterey Bay Aquarium’s Seafood Watch Regional Seafood Guides