Semana del 28/09/2008

Querido DiãlogoEcolñgico: De repente he estado viendo por todos lados muchos de esos "Coches Inteligentes” minüsculos. éQuién los hace y cuãl es su eficacia de combustible? éY aunque favorezco fuertemente la eficiencia en combustible, éson estos coches seguros?

—David Yu, Bend, OR

Originalmente la creaciñn del empresario/inventor Libanés Nicolãs Hayek famoso por los relojes Swatch, los “Coches Inteligentes” (Smart) se diseñan para ser pequeños, econñmicos en combustible, ambientalmente responsables y fãcil de parquear en la ciudad—realmente el coche ideal para cualquier centro urbano. En 1994, Hayek y Swatch firmaron un convenio con Daimler-Benz (el fabricante alemãn de la lénea venerable de coches Mercedes) para desarrollar este vehéculo altamente original; de hecho, el nombre de la compañéa Smart se deriva de una combinaciñn de las palabras Swatch, Mercedes y "arte."

Cuando las ventas iniciales se vieron mãs lentas que lo esperado, Hayek y Swatch abandonaron la empresa, dejando a Daimler-Benz como ünico dueño (SMART es hoy parte de la divisiñn automoviléstica de Mercedes). Mientras tanto, los crecientes precios del petrñleo han expandido la demanda para los vehéculos SMART, y la compañéa comenzñ a venderlos en los E.E.U.U. a principios de este año.

Midiendo apenas un pelo sobre 2.43 m de largo y menos de 1.54 m de ancho, el modelo "ForTwo" [para dos] el modelo insignia de la compañéa (nombrado por su capacidad de carga humana) alcanza apenas la mitad del tamaño de un coche tradicional. La Agencia de Protecciñn Ambiental de los E.E.U.U. (EPA) clasifica la eficacia de combustible del coche en 33 millas por el galñn (mpg) para uso en la ciudad y 41 mpg en la carretera (aunque los conductores reales divulgan resultados levemente mãs bajos). Tres ForTwos con los parachoques apuntados a la vereda pueden caber en un solo espacio de estacionamiento paralelo.

La EPA (Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.) clasifica la eficiencia de gasolina de los Coches Inteligentes a 33 millas por galón en tráfico de ciudad y 44 en la carretera. Tres coches Inteligentes con sus parachoques a la vereda caben en un solo espacio de estacionamiento.© tatianes, courtesy Flickr

Y con los precios de gasolina por loc cielos, los coches se han estado vendiendo como pan caliente en los E.E.U.U. El distribuidor de la compañéa para E.E.U.U. estã trabajando en la importaciñn de 15.000 coches adicionales antes de fines de 2008, pues su pedido inicial de 25.000 vehéculos casi se ha agotado. Actualmente, casi cincuenta distribuidores autorizados de Mercedes a través de todo el paés tienen listas largas de espera para los nuevos SMART, que se venden a casi $12.000.

En cuanto a seguridad, el ForTwo obtuvo buenésimas notas en las pruebas de colisiones realizadas por el Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) [Instituto Independiente de Seguros para la Seguridad Vial (IIHS)] de hecho logrñ ganar la nota mãs alta otorgada por el grupo—cinco estrellas—gracias al marco de acero estilo coche de carrerar del vehéculo y al uso liberal de bolsas hinchables delanteras y laterales de alta tecnologéa. A pesar de tal buen rendimiento de seguridad para un coche tan minüsculo, los examinadores de IIHS advierten que los coches mãs grandes, mãs pesados, son intrénsecamente mãs seguros que los mãs pequeños.

Mãs allã de preocupaciones de seguridad, algunos analistas lamentan el precio del ForTwo como innecesariamente caro dado lo que se consigue. Los coches no se distinguen por su direcciñn o aceleraciñn, aunque pueden alcanzar 128 kilñmetros por hora en caso de necesidad. El Web site Treehugger.com sugiere que los consumidores conscientes del medio ambiente pueden optar por mejores alternativas gastando sus $12.000 en un coche sub-compacto o compacto convencional, muchos de los cuales consiguen kilometraje equivalente o superior sin mencionar que en cualquier choque resultaréan mãs seguros.

Pero para los que necesitan un gran coche intrénsecamente urbano, para diligencias cortas y viajes a la oficina, el ForTwo de hoy podréa ser la selecciñn perfecta. Los ecologistas estãn esperando que Smart introduzca pronto en los EE.UU. la versiñn diesel de kilometraje mãs alto del ForTwo, que ha estado disponible en Europa ya por varios años. Y estãn manteniendo sus dedos cruzados para una versiñn hébrida que podréa dar al tremendamente exitoso Prius de Toyota—que parece casi enorme en comparaciñn—competencia real en términos de eficacia de combustible y ahorros en la bomba.

CONTACTOS: Smart USA; IIHS


Querido DiãlogoEcolñgico: Parece que hoy existe una selecciñn grande de soja y otras leches sintéticas, incluso en las secciones de lecheréa de los supermercados importantes. éPor qué deberéa optar por la leche de soja sobre la leche de vaca y cñmo consigo el calcio que perderéa?

—Barbara Conant, Tacoma, Washington

Alternativas sanas y sabrosas a la leche de vaca incluyen las hechas de soja, arroz, almendras, avena—e inclusive cáñamo.© cafemama, courtesy Flickr

Hay mucha discusiñn acerca de si la leche de vaca es buena—-o apropiada—para la gente. En el lado positivo, la leche natural es una fuente de proteéna y calcio valiosa, necesaria para ayudar a construir los huesos y a mantenerlos fuertes. Algunos investigadores creen que beber la leche de vaca reduce el riesgo de cãlculos renales, cãncer del colñn y de otros problemas de salud. Pero otros señalan que las grasas saturadas en la leche de vaca son contribuidores importantes a los problemas de obesidad de América, aparte de altos niveles de colesterol y obstrucciñn de las arterias.

El célebre pediatra Dr. Benjamin Spock, en la ültima ediciñn de su famoso libro “Sentido Comün en el Cuidado de Bebés y Niños," sostuvo que la leche de vaca era para los becerros de las vacas y no bebés humanos, sugiriendo que puede ser un factor en la diabetes infantil y en los problemas respiratorios y del oédo de los niños. Spock animñ a las madres a dar a los niños solamente leche materna humana y a considerar productos lãcteos de soja y de arroz para los niños de mayor edad.

La principal entre las alternativas disponibles a la leche de vaca es la leche de soja, que tiene una cantidad casi igual de proteéna pero mucha mãs fibra que la leche de vaca. En contraste importante con la leche de vaca, la leche de soja reduce realmente los niveles de colesterol del cuerpo. También contiene isoflavonas, hormonas de planta naturales que actüan como antioxidantes y que se han ligado a muchos beneficios de salud humanos, incluyendo la facilitaciñn de los séntomas de menopausia, protecciñn contra problemas de la prñstata, mejor salud ñsea, e incluso una reducciñn en enfermedades cardéacas y riesgos de cãncer.

Mucha gente asume que la leche de soja tiene menos calcio que la leche de vaca, que es verdad—en su forma pura, la leche de soja tiene solamente un sexto del calcio de una cantidad igual de leche de vaca. Pero los productores abordan este problema simplemente fortificando las leches de soja con calcio para igualar la cantidad en la leche de vaca. Y los estudios han demostrado que los cuerpos de la mayoréa de la gente abs

orben 75 por ciento mãs calcio de la leche de soja que de la leche de vaca.

Pero aunque los beneficios de salud de la leche de soja son substanciales, la soja puede que no sea la soluciñn para todos. El Dr. Joseph Mercola, que opera uno de los sitios web de mãs trãfico sobre productos orgãnicos, advierte que la leche de soja pueda inhibir el funcionamiento de la tiroides, asé que los que tienen problemas preexistentes con la tiroides deberéan evitarla. Asimismo, algunos investigadores han demostrado que en algunos casos la leche de soja puede inhibir la absorciñn de la proteéna y de los minerales.

Otras alternativas sabrosas y sanas a la leche de vaca incluyen productos hechos a base de arroz, almendras, avena—e incluso del cãñamo. Segün el sitio web Sixwise.com dedicado a tñpicos de salud y bienestar, la leche de almendra es rica en magnesio, potasio, manganeso, cobre, los antioxidantes vitamina E y selenio, el calcio, y "puede ser una de las alternativas mãs nutritivas de la leche en el mercado." Aparte de eso, el producto es muy bajo en caloréas y no contiene ningün colesterol. La leche del arroz, Sixwise señala, es principalmente una fuente de carbohidratos, y no se debe considerar un reemplazo alimenticio para la leche de vaca, aunque es "un reemplazo ütil de la leche para el gusto y asuntos de cocina."

La leche de cãñamo, que se hace de las semillas de las plantas del cãñamo pero no contiene ninguno de los ingredientes psicoactivos en la marijuana, puede ser una buena fuente de proteéna, calcio, ãcidos grasos omega y otras vitaminas y minerales. Otra buena alternativa es la leche de avena, que es alta en fibra, carece de colesterol y lactosa, y contiene vitamina E, ãcido fñlico, y otros elementos y minerales sanos.

CONTACTOS: Dr. Joseph Mercola, Sixwise

Animal Rights National Conference 2018