Semana del 28/8/11

© Wikipedia

Querido DiálogoEcológico: La Cámara de Representantes de EEUU votó recientemente para despojar a la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU (EPA) de su autoridad para supervisar la calidad del agua. ¿Por qué hicieron esto, cuáles son las ramificaciones y qué dicen los grupos ambientalistas más prominentes acerca de ello?

— Joseph Emory, York, PA

La legislación en cuestión, la Ley de Federalismo Cooperativo Sobre Agua de 2011 (H. 2018), pasó la Cámara de Representantes este julio pasado con apoyo fuerte de los Republicanos y es probable que sea aprobada por el Senado en el Otoño. Propone enmendar la Ley de Control Federal de Contaminación del Agua (también conocido como Ley del Agua Limpia (CWA) para devolver la autoridad sobre las normas de calidad de agua a los estados.

Los que apoyan el proyecto de ley—inclusive la mayoría de los Republicanos en la cámara, y los cabilderos (que se dedican a hacer presión profesionalmente) de la industria de la minería del carbón y granjas factoría— aseguran que traerá trabajos a la región de Apalachia y otras regiones pobres del país donde dicen el crecimiento económico ha sido paralizado por excesivas regulaciones ambientales rigurosas. El proyecto impediría a la EPA anular decisiones hechas por agencias estatales regulativas.

“Al poner en tela de juicio y metiéndose en los asuntos y decisiones estatales concernientes a los reglamentos, la EPA ha trastornado el antiguo equilibrio entre los poderes federales y estatales cubriendo la regulación del agua de la nación, y socavado el sistema de federalismo cooperativo establecido bajo el CWA en el que las responsabilidades primarias de control de contaminación del agua son asignadas a los estados,” dice el GOP.gov, el sitio web de la mayoría Republicana del Congreso. “Las acciones de la EPA han creado una atmósfera de incertidumbre regulativa para las comunidades reguladas, y han tenido un efecto deprimente en la economía de la nación y la creación de empleos”.

Pero los opuestos al proyecto, inclusive la Casa Blanca y muchos Demócratas del congreso, dicen que sus provisiones socavarían cuatro décadas federales de protección rigurosa del agua.

“La ley H. 2018 podría limitar los esfuerzos de salvaguardar diversas comunidades al remover la autoridad del Gobierno federal para tomar medidas cuando las normas de calidad de agua estatales no protejan la salud pública,” dijo la Casa Blanca después que el proyecto pasó la Cámara por una cuenta de 239-184. Tales cambios, agregaron, podrían afectar adversamente la salud pública y el ambiente a través de mayor contaminación y degradación de los cuerpos de agua que proporcionan agua potable, oportunidades de recreación y turismo, y el hábitat de peces y fauna.

Por su parte, los grupos ambientalistas están en total acuerdo. “No cabe duda: Esta ley quitaría al policía de su ronda y pondría en riesgo el agua de beber de millones de personas, el hábitat de montones de fauna, y los trabajos y el crecimiento económico que dependen de un ambiente más seguro y más limpio,” dijo Larry Schweiger del grupo no comercial National Wildlife Federation (Federación Nacional de la Fauna), agregando que, si se aprobase, la ley nos empujaría a un pasado “cuando los ríos se incendiaban a causa de la contaminación desenfrenada”.

Los ecologistas son optimistas que los que apoyan este proyecto no tendrán suficientes votos en el Senado para promulgar la ley. Mientras tanto, el Presidente Obama ha prometido vetar cualquier legislación de este tipo que llegue a su escritorio. Pero los vientos políticos cambian rápidamente en Washington, y sólo el tiempo puede decir si la ley ganará suficiente apoyo para resistir un veto. La calidad del agua de la nación depende de este desenlace.

CONTACTOS: H.R. 2018; U.S. EPA; GOP.gov; National Wildlife Federation.


Querido DiálogoEcológico: Adoro cocinar y cuando tengo el tiempo hago sopas, estofados y tallarines y pasta en grandes cantidades y las congelo. Utilizo contenedores plásticos sobrantes, pero sé que esto no es bueno. ¿Qué tipos de contenedores son más seguros para el almacenamiento de alimentos en el congelador?

© Johnathunder, Wikipedia
— Kathy Roberto, a través de correo electrónico

Volver a emplear contenedores plásticos sobrantes de alimento para almacenar artículos en el congelador pueden ser noble ambientalmente, pero no quizás muy inteligente de la perspectiva de mantener alimentos sin peligro congelados y sabiendo lo mejor posible cuando se calienten y sirvan posteriormente. Muchos de tales contenedores son diseñados para un sólo uso y a continuación reciclado, así que no vale arriesgarse utilizándolos una y otra vez. Igualmente, el papel de cera, envolturas de pan y cajas de cartón no deben ser utilizadas para almacenar alimentos congelados; estos tipos de contenedores no proporcionan una barrera suficiente a la humedad y los olores y también quizá no puedan mantener los alimentos frescos cuando estén congelados.

Por suerte sin embargo, muchos otros materiales son adecuados para uso como contenedores en el congelador, por lo menos según el Centro Nacional para la Preparación de Alimentos En Casa. Para calificar como “seguro para congelador,” la organización sin fines lucrativos basada en Georgia indica que los contenedores de almacenamiento de alimento deben resistir el vapor de humedad vapor, el aceite, la grasa y el agua así como el carácter quebradizo y agrietamiento a temperaturas bajas, siendo a la vez duraderos, herméticos y fáciles de sellar. Ellos también deben proteger los alimentos contra la absorción de sabores u olores. “Materiales buenos para congelación incluyen contenedores rígidos hechos de aluminio, vidrio, plástico, estaño o cartón fuertemente encerado; bolsas y folios resistentes al vapor humedad; y papeles laminados fabricados especialmente para la congelación,” indica el grupo.

En cuanto al escape de sustancias químicas constituyentes peligrosas (BPA, falatos, etc.) de ciertos plásticos en alimentos, la congelación es generalmente menos riesgosa que su calentamiento, pero de todos modos para estar a salvo es preferible evitar plásticos conocidos como problemáticos. El plástico de Policarbonato, marcado con #7, contiene BPA, mientras que el marcado con #3 con cloruro de polivinilo, contiene falatos potencialmente perjudiciales. Si un artículo plástico no lleva un número de reciclaje en su fondo, evítelo, ya que puede ser bien una combinación, que lo clasifica como un policarbonato #7.

Por supuesto, la mayoría de los contenedores plásticos diseñados para uso en congeladores son seguros y, puesto que pueden ser lavados y vueltos a emplear, son una mejor elección que bolsitas congelables desechables así como envolturas de empaque. Para los que todavía tengan dudas acerca de usar plástico del todo, contenedores de vidrio diseñados para resistir a extremos grandes de temperatura, como los Frascos de Congelación Ball (tarros Mason) o algo hecho de Pyrex—los contenedores regulares de vidrio podrían romperse si se congelan o deshelan demasiado rápidamente—pueden ser una alternativa sensata. También, tenga cuidado con cargar contenedores de vidrio hasta el tope antes de congelarlos; algunos alimentos se expanden cuando se congelan de modo que dejar un poco de espacio entre la parte superior del alimento y el fondo de la tapa (hermética) es siempre una buena idea.

Sea cual sea el modo que almacena sus delicadezas congeladas, tenga presente que congelar alimentos puede desactivar microbios como bacterias y mohos pero no los puede destruir. Según el dietista y autor Elaine Magee en el sitio web MedicineNet, tan sólo descongelando los alimentos no los hace automáticamente seguros. Para mayor seguridad, los alimentos que requieren preparación todavía necesitan ser cocinados después de ser descongelados. También Magee recomienda etiquetar y fechar inmediatamente todas las comidas que se proponga congelar para facilitar posteriormente la purga de las que potencialmente se puedan estropear, o las que pudieran perder su sabor.

CONTACTOS: National Center for Home Food Preparation; Pyrex; Ball; MedicineNet.