Semana del 29/7/12



Querido DiálogoEcológico: ¿Se ha inventado alguna alternativa al aire acondicionado para mantener cuartos frescos que sea apreciablemente más barata y/o que utilice mucho menos energía que el aire acondicionado tradicional?

— Ashutosh Saxena, Allahabad, India

Desafortunadamente el acondicionador de aire moderno, con su compresor de ciclos constantes que consume mucha energía, y con un líquido refrigerante químico ambientalmente hostil, todavía reina supremo a través del mundo—y cada vez más en países rápidamente en desarrollo como India y China donde la posesión de aire acondicionado connota estatus de clase media. Y aunque el líquido refrigerante de clorofluorocarbono extensamente utilizado en acondicionadores de aire por los años ochenta fue eliminado gradualmente porque sus emisiones causaban daño a la capa de ozono protectora del globo, las sustancias químicas que lo reemplazaron mundialmente, y que están ahora en uso en cientos de millones de acondicionadores de aire, son unos 2.100 veces más fuertes como gases invernaderos que el bióxido de carbono. Podemos haber salvado la capa de ozono, pero—caramba!—allí se nos va el clima.

Simplemente porque la gente no los utilice mucho no significa que no hay algunas alternativas buenas. El mejor conocido es un refrigerador evaporante (alias “swamp cooler”). Mejores para climas calientes y secos, estas unidades electrificadas refrescan aire exterior mediante evaporación y enseguida lo soplan adentro. Ofrecen una alternativa atrayente a los acondicionadores de aire tradicionales, utilizando cerca de un cuarto de la energía total. Son también más rápidos y más baratos de instalar, y pueden ser circulados a cuartos diferentes como se necesite. Pero los “swamp coolers’ pueden requerir mucho mantenimiento y es posible que no mantengan el espacio interior tan fresco como lo deseen algunos consumidores de AA.

Los edificios de apartamento/condos y comercial/industriales quizás podrían considerar aumentar sus sistemas existentes de aire acondicionado de tejado con el poder de refrigeración del hielo. La firma Ice Energy, basada en California, vende el sistema Ice Bear, en esencia un tanque grande de almacenaje térmico que manufactura hielo en la noche—cuando el costo y la demanda de energía son más bajos—y a continuación reparte agua helada por el sistema de aire acondicionado durante el día para entregar refrigeración eficiente cuando se necesite. Ya que el compresor del acondicionador de aire que consume gran cantidad de energía puede dejarse apagado durante las horas pico diurnas, la electricidad necesaria para la refrigeración puede ser mínima, con algunos clientes que utilizan el sistema logrando ahorros de electricidad del 95 por ciento. Y las empresas de electricidad a través del país están comenzando a estimular su uso entre los clientes grandes.

La Universidad de Stanford ha estado utilizando su propia versión semejante de esta tecnología desde 1999 para enfriar los edificios de su campus. Desde que modernizó sus sistemas a una refrigeración basada en hielo, Stanford ha ahorrado anualmente unos $500.000 en su cuenta de refrigeración de campus. Si tal tecnología pudiese ser adaptada para aumentar sistemas de aire acondicionado caseros, ella podría contribuir bastante a la reducción de la huella ambiental del aire acondicionado.

Por supuesto, no nos olvidemos que una pequeña inversión en un ventilador o dos para crear una brisa o túnel de aire a través de espacios interiores habitados puede compensar bastante el calor de verano. Mejor todavía, haga que un profesional le instale un “ventilador de casa total,” que aspira aire más frío por ventanas abiertas al nivel más bajo de la casa y exhala aire más caliente por aberturas especialmente diseñadas de ático sincronizadas para abrirse cuando el sistema entra en operación.

La industria del aire acondicionado ha estado haciendo muchos esfuerzos para encontrar un líquido refrigerante que no destruya el ozono ni añada al calentamiento climático, pero el progreso ha sido lento. Mientras tanto, el calentamiento climático mismo engendrará la necesidad de más aire acondicionado, que sólo exacerbará una situación ya horrible, especialmente a medida que el resto del mundo demanda enfriamiento artificial como nosotros hemos disfrutado en el Occidente por décadas.

CONTACTOS: Ice Energy


Querido DiálogoEcológico: Me horrorizó ver la neblina de contaminación que vi en una visita reciente al Parque Nacional Acadia en Maine, y me dijo un guardabosques que esto se debía a causa de chimeneas y tubos de escape a cientos de millas de distancia. ¿Se está haciendo algo para limpiar el aire en Acadia y otras áreas naturales donde la gente va a respirar aire fresco y disfrutar de vistas espectaculares?

© iStockPhoto
— Betty Estason, por correo electrónico

Esta neblina de contaminación, que proviene de zonas urbanas e industriales al sur y el oeste, ha sido un problema en el Parque Nacional de Acadia y en otras partes (Great Smoky Mountains, Shenandoah y parques nacionales Voyageurs) por décadas a pesar de un dictamen Congresional de 1977 ordenando que los tesoros naturales más grandes de la nación—conocidos como “Areas Clase 1”—no sean afectados por el aire poco sano que plaga las ciudades. La neblina se origina cuando partículas diminutas de contaminación absorben y/o dispersan la luz solar antes que llegue al suelo, reduciendo la claridad de lo que vemos. Según el Servicio Nacional de Parques (NPS), que trabaja con otras agencias y gobiernos estatales para ayudar a remediar la situación, “Algunos tipos de partículas, como los sulfatos, se dispersan más rápido que otros, especialmente durante condiciones húmedas,” indica el NPS.

Por supuesto, la contaminación del aire que causa la neblina también no es buena para nuestra salud ni el ambiente. “Exposición a partículas muy pequeñas en el aire ha sido ligada a un aumento en enfermedades respiratorias, función pulmonar disminuida, e incluso a la muerte prematura,” reporta el NPS. También, las partículas más comunes, los nitratos y los sulfatos, contribuyen a la lluvia ácida, que convierte algunos cuerpos de agua en zonas inhóspitas para apoyar la vida acuática.

Los analistas con el Mid-Atlantic/North East Visibility Union (MANE-VU) [Unión de Visibilidad del Medio Atlantico y Noreste]

una agencia de planificación regional con representación de todos los estados del noreste y medio Atlántico norteamericanos, así como dos tribus y cuatro agencias federales, calcularon que 160 km de visibilidad debería ser la norma a través de estas regiones pero que 64-96 km de visibilidad es hoy típico a causa de la polución. Ellos también advierten que la neblina puede reducir a veces la visibilidad a sólo unas millas. El hecho que estos problemas existen en áreas naturales cientos de millas de distancia de las fuentes de contaminación molesta especialmente a los ecologistas, visitantes de parques y buscadores de aire fresco.

En noviembre 2011 la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU (EPA) aceptó completar requisitos para estados para crear planes de limpieza de contaminación de neblina—primero mencionados en 1977. Estos planes requerirán que los peores contaminadores instalen tecnologías de “Mejor Tecnología Disponible de Modernización” (BART, por sus siglas en inglés) para limpiar la polución particulada.

Pero un apéndice recientemente propuesto permitiría a 28 estados orientales de EEUU evitar implementación directa, ya que ellos ya están obligados a reducir emisiones según la Regla Interestatal de Contaminación Atmosférica (CSAPR, por sus siglas en inglés). “Aunque el programa de intercambio de emisiones creado por CSAPR tendrá como resultado beneficios significativos en la calidad del aire en muchos estados orientales, no requerirá que algunos de los contaminadores más atroces de paisajes nacionales de la Clase icónica 1 limpien su contaminación al mismo grado que sería requerido bajo el reglamento BART,” afirma la Asociación Nacional de Conservación de Parques, que querría ver a EPA cancelar su exención propuesta a la regla BART.

Los lectores pueden hacer su parte al utilizar menos electricidad y asegurarse que parte de la energía ofrecida por sus empresas de electricidad provenga de fuentes renovables. Y manténganse lejos de lugares que tienen propensión a la neblina en días húmedos cuando las condiciones son óptimas para la formación de contaminación particulada y sus efectos negativos de salud.

CONTACTOS: EPA; MANE-VU; National Parks Conservation Association.

Animal Rights National Conference 2018