Semana del 3/4/11

© Dr. Lyle Conrad; Digital Vision/Thinkstock

Querido DiálogoEcológico: Entiendo que un informe reciente del gobierno concluyó que nuestro sistema global de alimentos está en serios apuros, que aproximadamente dos mil millones de personas sufren de hambre o desnutrición mientras otros mil millones están sobreconsumiendo en forma colosal cayendo en la obesidad. ¿Qué está pasando?

— Ellie Francoeur, Baton Rouge, LA

El informe en cuestión, Informe de la Agricultura Global & Futuros, sintetizó conclusiones recogidas de más de 400 científicos en 34 países, y fue publicado en enero de 2011 por el Departamento del gobierno inglés para Innovación de Negocios & Habilidades. Su triste conclusión general es que el sistema existente de alimentación mundial no funciona en absoluto para la mitad de las personas en el planeta.

La desigualdad económica entre naciones y otros factores ha contribuido a un sistema global de alimentación por el cual mil millones de personas sufren hambre (careciendo de acceso a cantidades suficientes de macronutrients, por ejemplo carbohidratos, grasas y proteínas), y otros mil millones sufren de “hambre oculta” (faltándoles de su dieta vitaminas y minerales cruciales), mientras otros mil millones están en posición de “sobreconsumir en forma substancial” (dando lugar a una nueva epidemia sanitaria que implica condiciones crónicas como diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares generalizadas).

El informe, que fue preparado por el instituto de investigación Foresight para el gobierno inglés, también predice que el costo de los alimentos subirá bruscamente en todo el mundo en las décadas venideras, aumentando la probabilidad de conflictos y migraciones debidas a la escasez de alimento, y que la gente no podrá alimentarse sin destruir el planeta—a menos que podamos transformar el sistema global de alimentación en la escala de la revolución industrial.

“El sistema global de alimentación es espectacularmente malo en su capacidad para afrontar el hambre o examinarse a sí mismo,” declaró Lawrence Haddad, el director del Instituto de Estudios de Desarrollo y autor del informe, al diario Guardian del RU. El informe advierte que una población mundial en expansión que ya sobreexplota sus recursos naturales es una receta para el desastre, especialmente dado el comienzo del cambio de clima.

“Los agricultores tienen que cultivar más alimento a menos costó para el ambiente,” indicó Caroline Spelman del Departamento del Medio Ambiente, Alimentos y Asuntos Rurales (DEFRA) del Reino Unido, que comisionó el informe. Eso puede sonar sencillo, pero muchos factores determinan si la producción de un alimento dado es económicamente viable.

Reparar el sistema global de alimentación no será tarea menor. Cosa fundamental será el propagar los conocimientos y tecnología existentes al mundo en vías de desarrollo para aumentar los rendimientos. Otras claves para el éxito de tal esfuerzo incluyen la reducción dramática del desperdicio alimentario—los norteamericanos botan a la basura hasta un 40 por ciento de sus alimentos—especialmente ya que la producción de alimento y distribución representa hasta un tercio de las emisiones globales de gas invernadero. También, los investigadores sugieren que invirtiendo en cosechas genéticamente modificadas y ganado clonado, a pesar de los riesgos potenciales, puede ser un “elemento esencial en vista de la magnitud de los problemas”.

¿Qué podemos hacer nosotros en las naciones desarrolladas? Permanecer activo y comer en forma sana es la mejor manera de prevenir la obesidad y problemas consecuentes de salud. Y escoger alimentos localmente producidos en vez de aquellos transportados a través de grandes distancias ayudará mucho a reducir la huella de carbón de nuestros alimentos. También, apoye los esfuerzos de grupos que trabajan para terminar el hambre y la desnutrición en países pobres. En todo caso, los que desean ayudar a alimentar los hambrientos pueden fijar la página principal de sus navegadores Internet a la página de inicio de El Sitio del Hambre The Hunger Site) y haz clic allí en un botón una vez al día lo que provoca un donativo de alimento de uno de varios patrocinadores a personas necesitadas en países en desarrollo.

CONTACTOS: UK Department for Business Innovation & Skills; DEFRA; The Hunger Site.


Querido DiálogoEcológico: Qué está pasando entonces: ¿Es bueno que tengamos fluoruro en nuestra agua potable o no? He oído tantas opiniones conflictivas con el paso de los años.

© Banana Stock/Thinkstock
— Benjamin P., Mission, KS

El debate sobre si debemos o no agregar fluoruro al agua de beber pública ha estado al rojo desde los años cuarenta, cuando muchas ciudades norteamericanas primero iniciaron la práctica como una manera de combatir el azote de las caries dentales. Los beneficios de más investigación y la percepción retrospectiva han hecho repensar en los últimos años los méritos de la así llamada fluoración artificial. Los Centros de Control de Enfermedades de EEUU (CDC) reporta que hoy más de 60 por ciento de los norteamericanos sacan agua fluorizada de su agua potable, lo deseen o no.

Los críticos de esta práctica están profundamente preocupados ya que nos estamos exponiendo a mucho más fluoruro—que puede ser problemático en extremo—de lo que es necesario para combatir las caries. Después de todo, un poco de fluoruro, que es un mineral que ocurre naturalmente, llega sin ayuda alguna a los alimentos y agua potable, típicamente en concentraciones bajas, sin intervención humana. Y la mayoría de nosotros, inclusive los niños, utilizamos pasta dentífrica con flúor dos veces al día.

¿Entonces, cuál es el riesgo? Según la organización sin fines lucrativos Environmental Working Group (EWG), la exposición excesiva al fluoruro puede ser tóxica, causando fluorosis dental (moteado y pérdida de esmalte dental) y fluorosis esquelética (dolor en las articulaciones, fracturas, y rigidez de huesos). “Algunos estudios señalan a un lazo posible entre la exposición al fluoruro y el osteosarcoma (cáncer de hueso), neurotoxicidad, e interrupción de función de la tiroides,” señala EWG.

Los defensores de la fluoración señalan que los beneficios de agregarlo al agua potable fácilmente superan los riesgos potenciales. Varios estudios han mostrado que fluorizar el agua de beber puede llevar verdaderamente a una reducción de hasta 40 por ciento en cavidades en poblaciones de tanto niños como adultos. Pero estudios en otras áreas que no fluorizan artificialmente—como a través de la mayor parte de Europa—han demostrado mejoras semejantes en décadas recientes, quizás gracias a una mayor atención a la higiene dental por parte de la familia y personal de asistencia médica en los planteles escolares.

Sin embargo, el Ministerio de Sanidad y Seguridad Social de EEUU (HHS siglas en inglés) anunció recientemente una reducción del máximo recomendable en el nivel de fluoruro del agua municipal de 1,2 miligramos por litro a 0,7.

“Hemos tenido que esperar demasiado tiempo, pero el anuncio del gobierno marca un reconocimiento atrasado de que muchos niños norteamericanos están en peligro debido al exceso de fluoruro en el agua potable y otras fuentes,” dice Jane Houlihan de EWG. “HHS ha dado un primer paso importante. Ahora depende de como responderán las empresas de agua potable y (la Agencia [de Protección del Medio Ambiente] para que baje su demasiado alto límite legal con respecto al fluoruro en el agua potable, que es más de cinco veces el nuevo máximo recomendado por el [HHS].”

Ud. puede verificar si su agua es fluorizada, y si es así, cuánto, a través del sitio web del CDC Fluoruro de Mi Agua [My Water’s Fluoride]. En la afirmativa, usted también puede invertir en un filtro que lo remueve. Sin embargo, estos no son baratos: Los destiladores de agua de mesón van de $200 para arriba, y un filtro activado de desfluorazión de aluminio—la mayoría vienen en cartuchos y pueden ser colocados en-línea debajo de los mesones—son costosos, también, y necesitan ser cambiados con frecuencia. FilterWater.com, entre otras fuentes, tiene en venta una gran variedad de opciones disponibles. Desgraciadamente, los filtros más populares y menos caros de agua, como los de Pur y Brita, no quitan el fluoruro.

CONTACTOS: EWG; CDC My Water’s Fluoride; FilterWater.com’s Fluoride Water Filters.

Animal Rights National Conference 2018