Semana del 3/7/11

© Mike Baird

Querido DiálogoEcológico: Con respecto a las aves migratorias, ¿cuáles son los asuntos principales que preocupan a grupos como la Nature Conservancy?

— Lorinda Bennet, Albuquerque, NM

Los pájaros migratorios, como otros animales, necesitan fuentes convenientes de hábitat y alimento para sobrevivir. Pero a diferencia de otros animales que permanecen principalmente en un lugar, los pájaros migratorios dependen de la disponibilidad de alimento y hábitat a lo largo de sus senderos de migración, que para algunos tienen miles de kilómetros de longitud. Las condiciones ambientales cambiantes a lo largo de las rutas pueden dificultar la capacidad de estos pájaros para sobrevivir sus viajes de larga distancia, que son a menudo arduos.

Unos 1.800 de la 10.000 especie de pájaros del mundo emigran distancias largas todos los años. Típicamente los pájaros vuelan al hemisferio norte en el verano para alimentarse y regresan al sur en el invierno para procrear, pero hay muchas variaciones y las excepciones existen. Los ostentadores del record de larga distancia son los Pamperos oscuros, que emigran 13.000 kilómetros entre zonas de nidificación en las Islas Malvinas y sitios de alimentación en el Océano Atlántico del Norte cerca de la costa de Noruega.

La principal amenaza ambiental para los pájaros migratorios es la destrucción de hábitat. El desarrollo urbano de áreas pantanosas deja a muchos pájaros sin hábitat conveniente para estadías temporales e incluso para sitios de invernación. El calentamiento climático aumenta el problema en forma dramática haciendo las escalas usuales todavía menos hospitalarias. Los biólogos están viendo que el cambio de clima ya ha comenzado a tener un efecto negativo en la coordinación de los ciclos de migración y pautas de reproducción, llevando a descensos de población en una especie ya considerada en peligro. La caza es otra amenaza para pájaros que vuelan sobre países sin los recursos o voluntad para imponer protección adecuada. Las obstrucciones como cables de electricidad, granjas de viento y aparejos de petróleo costa afuera también afectan negativamente a las aves migratorias.

Muchos tratados internacionales y leyes de diversas naciones ofrecen protección a los pájaros migratorios. Por ejemplo, la Ley del Tratado de Pájaros Migratorios de 1918 afirma el compromiso del gobierno de EEUU con respecto a convenciones internacionales que protegen pájaros migratorios (y sus huevos y nidos) pasando por Canadá, Japón, México y Rusia en algún punto durante sus viajes anuales. Más de 1.000 especies diferentes de pájaro, listadas en el sitio web del Programa de Aves Migratorias del Servicio de Pesca y Fauna de EEUU, están protegidas bajo esta ley. Un tratado semejante llamado Acuerdo Africano-Euroasiático Sobre Aves Migratorias Acuáticas procura proteger pájaros migratorios a lo largo de otra de las rutas de vuelo importantes del mundo.

Mientras los gobiernos sólo hacen un poco para proteger los pájaros migratorios, organizaciones privadas sin fines lucrativos trabajan duro—y dedican millones de dólares—para tratar de compensar los déficits en los programas gubernamentales. Uno de los líderes en esta batalla es la Nature Conservancy [Conservación de la Naturaleza], que emplea cientos de ornitólogos y planificadores que identifican las redes de hábitats necesitados por las

especies de aves a través de Norteamérica, Iberoamérica y el Caribe y enseguida trabajan para proteger estas áreas cruciales para generaciones de pájaros migratorios actuales y futuras.

Los proyectos de conservación se centran en ecosistemas importantes, de las praderas de las Grandes Llanuras a los bosques de roble y pino de América Central y puntos ulteriores, identificando y protegiendo una red de hábitats de gran calidad de escalas alrededor del Golfo de México así como por la Costa del Pacífico de EEUU y Canadá—y estudiando cómo el cambio de clima y otros factores ambientales afectan la migración de pájaros a través del hemisferio Occidental.

CONTACTOS: U.S. Fish & Wildlife Service’s Migratory Bird Program; Nature Conservancy’s Migratory Birds Program.


Querido DiálogoEcológico: ¿No es el bloqueador solar tipo aerosol una pesadilla de salud y ambiental cuándo parece que más del bloqueador acaba por subir por mi nariz que en el niño en la playa próximo a mí?

© Thinkstock
— Lillian Robertson, Methuen, MA

Los bloqueadores spray ya no pueden contener clorofluorocarbonos (también conocidos como CFCs, que fueron eliminados progresivamente en los años noventa por causar hoyos en la capa de ozono estratosférica), pero muchos contienen otras sustancias químicas que no son buenas para nuestra salud ni el ambiente. Los investigadores han encontrado que las sustancias químicas y/o los minerales en la inmensa mayoría de los bloqueadores disponibles comercialmente—incluso las variedades cremosas o grasientas aplicadas por frotación—pueden causar problemas de salud meramente con uso ordinario; la inhalación sólo aumenta los riesgos.

¿Y cuáles son los riesgos? Según la organización sin fines lucrativos Environmental Working Group (EWG), hay dos tipos mayores de bloqueador disponibles en EEUU. Los bloqueadores “Químicos”, la clase más común, penetra la piel y puede perturbar el sistema endocrino del cuerpo, ya que sus ingredientes activos (por ejemplo, octilmetilocinamato, oxibenzona, avobenzona, benzofona, mexoril, PABA o PARSOL 1789) imitan las hormonas naturales del cuerpo y como tal pueden confundir en esencia los sistemas del cuerpo. Bastante riesgo a tomar, teniendo en cuenta que las variedades químicas no trabajan mucho tiempo tras su aplicación.

Mientras tanto, los bloqueadores “minerales’ se consideran un poco más seguros, puesto que sus ingredientes activos son elementos naturales como zinc o titanio. Pero partículas “micronizadas’ o de nano-escala de estos minerales pueden meterse debajo de la superficie de la piel y causar reacciones alérgicas y otros problemas en algunas personas. EWG recomienda preferir los bloqueadores “minerales’ siempre que sea posible pero, más importante, tomar otras precauciones para evitar exposición prolongada al sol. “En EWG nosotros utilizamos bloqueadores, pero buscamos sombra, llevamos ropa protectora, y evitamos el sol del mediodía antes de untarnos con la crema,” informa el grupo.

En cuanto a variedades de aerosol, EWG recomienda evitarlos enteramente: “Estos ingredientes no están destinados a ser inhalados en los pulmones”. Con lo poco que se sabe acerca de los efectos de las sustancias químicas de los bloqueadores en el cuerpo cuando se frotan en la piel, quizás nunca podremos saber cuán peores son los efectos cuando son inhalados. Pero basta decir: Cuando su vecino en la playa está rocíando al niño, es mejor que gire la cabeza y que se cubra la nariz y la boca.

La raíz del problema, según EWG, es la falta de implementación por parte de la Dirección de Alimento y Drogas de EEUU (FDA), a pesar de repetidas peticiones de activistas de la salud pública y de consumidores, para aplicar normas de seguridad a los bloqueadores, algunas de las cuales fueron propuestas por científicos del gobierno hace ya más de tres décadas.

El EWG sólo considera un pequeño porcentaje de los bloqueadores de sol en el mercado—ninguno de los cuales vienen empaquetados en botes de aerosol—como seguro para uso humano. Algunas de las mejores variedades vienen de fabricantes como All Terrain, Aubrey Organics, Badger, Blue Lizard, California Baby, La Roche-Posay, Purple Prairie Botanicals, thinksport, y UV Natural. Ninguna de las marcas convencionales que se ven en las gran tiendas de drogas y cosméticos aparece en la lista recomendada de EWG. La lista completa está disponible en la sección de bloqueadores del sitio web Skin Deep de EWG. Con el verano ahora a punto de llegar, aprovisionese bien de bloqueadores buenos antes que sea demasiado tarde.

CONTACTOS: Skin Deep.

Animal Rights National Conference 2018