Semana del 17/6/12

© FogStock/Thinkstock

Querido DiálogoEcológico: Poseo que un pequeña empresa y querría hacer lo que pueda para minimizar su impacto sobre el ambiente. ¿Me pueden ayudar?

— Jacob Levinson, Nueva York, NY

Hay muchas maneras de “verdear” un negocio, grande o pequeño—y ahorrar dinero quizás sea un beneficio adicional. Como cualquier individuo, los negocios pueden medir sus huellas de carbón para darse cuenta cuál es su punto de partida y formular una idea inicial sobre las áreas que necesitan atención para reducir emisiones de gas invernadero. La Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU (EPA) ofrece una “Calculadora Simplificada de Emisiones GHG [gases invernadero]” para ayudar a pequeñas empresas a empezar el proceso. Otra opción es de matricularse en el programa de TerraPass “Negocios Con Carbón Equilibrado”, que ayuda a las entidades comerciales a medir y después compensar por las emisiones de gas invernadero que ellas engendran.

Aparte de las huellas de carbón, hay muchas otras cosas que pueden hacer los negocios para minimizar su impacto ambiental. El Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC) indica que, antes que nada, los negocios deben cambiar el paradigma del papel—la oficina promedia bota aproximadamente 125 kilos de papel por año por cada empleado. “Reducir sus desechos y adquirir papel hecho a base de contenido reciclado puede ayudar a salvar árboles y darle un empujonaso a la industria papelera, una de las industrias más ambientalmente destructivas del mundo, hacia un sendero menos dañino,” reporta NRDC. Algunas maneras fáciles de hacer esto incluye: hacer que las impresoras utilicen ambos lados de una hoja (o designar una “bandeja de borradores’ llena de papel que está en blanco sólo en un lado); comprar papel con un 30 por ciento o más de contenido reciclado; recolectar papel utilizado separadamente para el reciclaje; y proveer los cuartos de baño con productos y papel confort hechos a base de reciclados.

Conseguir más eficiencia en energía es otra manera de salvar el planeta y ahorrar dinero también. NRDC recomienda aprovecharse del hecho que la mayoría de las empresas de servicios ofrecen auditorías de energía gratis o económicas, según lo cual un ingeniero examina las operaciones y proporciona un informe acerca de cómo realizar ahorros en costos de energía. Apagar las luces y los aparatos electrónicos a fines de la jornada de trabajo puede ahorrar montones de energía. “Conecte todos sus aparatos a una enchufe múltiple y usted sólo tendrá que apagar un interruptor al final del día,” sugiere NRDC. También, poniendo computadoras a “dormir” o “hibernar” cuando estén inactivas reducirá aún más la huella de un negocio. Y NRDC aconseja desprenderse de las salvapantallas: “Los tostadores volantes y las diapositivas pueden consumir aproximadamente $50 de electricidad en un año”. Por último, al ir de compras por nuevos aparatos de oficina, busque la etiqueta de EnergyStar que significa que el gobierno federal ha clasificado esa unidad altamente en función de eficiencia de energía.

Reducir el desecho de agua también hará verdear un negocio. El grupo dice que se debe instalar aireadores de chorro e inodoros de flujo reducido, examinar y reparar las filtraciones, ajardinar con eficiencia de agua en la mente y reciclar agua gris donde sea aplicable para usos no potables, como regar jardines.

Por último, NRDC sugiere crear un ámbito laboral más verde, dado que los “empleados están en las fronteras de cualquier iniciativa de sostenibilidad” que elija un negocio—creando quizás un equipo verde “con miembros de todas las divisiones de la organización para ayudar a implementar los planes y atraer nuevas ideas a la mesa”. Los interesados en “ecologizar” sus negocios pueden consultar cualquiera de las guías gratuitas “Verdeando Su Negocio” en el sitio web de NRDC.

CONTACTOS: EPA; NRDC Greening Your Business.


Querido DiálogoEcológico: El escape diesel de camiones, buses, equipos grandes de buques y granja son especialmente pocos sanos. ¿Qué progreso se ha hecho para limitar la contaminación diesel?

— Jackie Mitchell, Barre, MA

© iStockPhoto/Thinkstock

Los autos de pasajeros a gasolina que ruedan por los caminos norteamericanos han sido sujetos a límites estrictos de contaminación por unas tres décadas ya, pero solamente recientemente han entrado en vigencia a través del país estándares más estrictos para camiones, trenes, barcazas, y otros vehículos diesel que eructan hollín. Tradicionalmente, los motores diesel más viejos han producido menos bióxido de carbono por milla corrida que los vehículos a gasolina, pero ellos producen más contaminación del tipo asociado con trauma ambiental localizado—como el smog y el hollín en el aire—que pueden provocar problemas respiratorios y cardiovasculares y han sido ligado a cánceres del pulmón y otros.

Sin embargo, gracias al trabajo del Fondo de Defensa Ambiental (EDF por sus siglas en inglés), la Asociación Pulmonar Estadounidense (ALA) y otros, el gobierno de EEUU ha adoptado reglas cada vez más rigurosas que gobiernan cuánta contaminación tanto particulada como de otras toxinas se permite escapar de motores diesel. En 2001, estos grupos convencieron al Congreso a pasar nuevos límites estrictos de contaminación en camiones pesados y buses. Tres años después estándares similares fueron aplicados a vehículos fuera de carretera, inclusive equipos de construcción y agricultura.

Estas leyes fueron diseñadas para limpiar los nuevos motores diesel, pero los millones de motores diesel más viejos todavía en las rutas norteamericanas, sitios de trabajo y vías navegables continúan causando problemas de contaminación. Nuevas leyes estatales en California, Tejas y Nueva York que ordenan a propietarios de vehículos diesel más viejos actualizar sus motores con equipos de reducción de emisiones han ayudado a limpiar el aire en esos estados. Y las asociaciones público-privadas regionales administradas por la Campaña Nacional Para Limpiar los Diesels, de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU también han ayudado a reducir emisiones diesel en los sectores de transportistas, ferrocarriles, y fletes y envíos.

Aunque la limpieza de motores diesel sólo ha sido puesta en vigencia en EEUU dentro de los últimos 10 años, los efectos positivos son ya notables. Un informe reciente (“Estado del Aire: 2012”) publicado por ALA encontró que, en áreas urbanas a través de EEUU, el smog que causa ozono ha bajado el 13 por ciento, los niveles de hollín han caído el 24 por ciento, y la contaminación de materias particuladas a corto plazo ha disminuído un 28 por ciento en la última década.

Mientras tanto, el Plan de Reducción de Riesgo Diesel de California, que ordena combustibles diesel meas limpios, la modernización de motores viejos con filtros para capturar partículas, y el uso de nuevos motores diesel de avanzada tecnología que rinden 90 ;por ciento menos emisiones de partículas, ya ha reducido las emisiones diesel 75 por ciento, con 10 puntos más de porcentaje de limpieza proyectados para 2020.

“En combinación, estas regulaciones prevendrán decenas de miles de muertes y hospitalizaciones

cada año,” reporta EDF. “Los miles de millones de dólares en beneficios de salud pública significan mucho más que los costos de controlar la contaminación”. Los líderes verdes conceden que todavía hay mucho que hacer en el asunto, dado que 40 por ciento de la población de EEUU todavía vive en áreas con niveles peligrosos de contaminación de smog y hollín. Pero hay optimismo que las políticas de reducción de contaminación como las de California pronto serán el estándar en otras partes también, haciendo nuestro aire aún más limpio y reduciendo el porcentaje de estadounidenses que viven en áreas con calidad aérea comprometida.

CONTACTOS: EDF; EPA’s National Clean Diesel Campaign; ALA’s State of the Air 2012; California’s Diesel Risk Reduction Plan.

Animal Rights National Conference 2018