Semana del 7/4/13

© Earth Day Network

Querido DiálogoEcológico: ¿Cuál es el tema de las festividades del Día de la Tierra de este año?

— J. Worden, Austin, TX

Los organizadores de la Red del Día de la Tierra (EDN), el grupo sin fines lucrativos dedicado a diversificar y alentar el movimiento ambiental por media de planificación y coordinación del Día de la Tierra y por acontecimientos alrededor del mundo, han escogido “La Cara del Cambio del Clima” como el tema para la celebración de 2013 el 22 de abril. Según el grupo, que trabaja con 22.000 socios en 92 países, este año más de mil millones de personas participarán en acontecimientos del Día de la Tierra.

En preparación para el 22 de abril, EDN está recolectando imágenes de personas, animales y lugares afectados directamente o amenazados por el cambio del clima, así como imágenes de personas que se están comprometiendo a hacer algo acerca de ello. Cualquiera puede subir una imagen pertinente para inclusión a través del sitio web de EDN. Enseguida en y alrededor de Día de la Tierra mismo, una presentación digital interactiva de todas las imágenes se mostrará en miles de eventos alrededor del mundo—inclusive al lado de edificios de gobierno federales en países que producen la mayoría de las contaminaciones de carbón. La resultante presentación de “mosaico global” también estará disponible en línea—a la vez que comunicaciones en vivo Twitter.

La idea detrás del tema es personalizar los retos que el cambio de clima presenta difundiendo las historias de los individuos, animales y lugares afectados a través de imágenes. Algunas de las imágenes ya parte del proyecto incluyen a un hombre en la Maldivas preocupado por trasladar su familia a lugar seguro a medida que suben los niveles del mar, un oso polar en el Artico que se derrite, un granjero en Kansas luchando duro para sobrevivir las sequías prolongadas que diezman sus cosechas, un tigre en los manglares menguantes de India, un niño en Nueva Jersey que perdió su casa durante el Huracán Sandy, un orangután en bosques indonesios devastados por incendios y sequía, y una mujer en Bangladesh que no puede conseguir agua dulce debido a la inundación y ciclones más frecuentes.

EDN está también incluyendo muchas imágenes de personas que ponen de su parte para enfrentar el cambio de clima: empresarios “verdes”, activistas de comunidades, ingenieros de técnicas de limpieza, políticos y funcionarios públicos ecoconscientes, y ciudadanos ordinarios comprometidos a vivir sosteniblemente.

“Juntos, destacaremos las soluciones y el poder colectivo de individuos que toman medidas a través del mundo,” reporta EDN. “Al hacer así, esperamos inspirar nuestros líderes a actuar e inspirarnos a redoblar nuestros esfuerzos en el combate contra el cambio del clima”.

Para los que quieran organizar un evento de Día de la Tierra localmente este año, la Red del Día de la Tierra proporciona una gran variedad de recursos útiles—inclusive guías básicas para organizar acontecimientos en escuelas y universidades, en bibliotecas y dentro de comunidades de fe, así como carteles, listas de lecturas, etcétera. Los maestros también pueden descargar planes de clases para el Día de la Tierra y otras ayudas a programas docentes para sus aulas K-12.

Además del Día de la Tierra mismo, EDN dirige a través del año la campaña verde Mil Millones de Actos con el objetivo de conseguir miles de millones de personas a tomar medidas en favor del ambiente, ya sea mediante presión sobre los políticos para considerar iniciativas de sostenibilidad, reciclar desechos electrónicos (desechos-e), plantar árboles, adoptar energía solar, y mucho más. Hasta ahora el grupo ha tabulado mas mil millones de actos individuales “verdes’ y trabaja ahora para alcanzar su segundo billón. Cualquiera persona puede registrar sus propios actos “verdes’ a través del sitio web de la Red del Día de la Tierra.

CONTACTOS: Earth Day Network.


© Comstock
Querido DiálogoEcológico: ¿Qué el Crédito Tributario de la Producción y por qué es tan importante para desarrollar energía renovable alternativa?

— Sean Gallagher, Boston, MA

Ecologistas y promotores de energía eólica dieron un suspiro de alivio este enero pasado cuando el Congreso votó para reintegrar el Crédito Tributario de la Producción (PTC), un estímulo de impuesto nacional para compañías que generan energía renovable de viento, geotérmica, de biomasa, o de fuentes de lazo cerrado (cosechas de energía dedicadas).

El crédito, que vale 2,2 centavos por kilovatio-hora de energía producida, queda vigente por los primeros 10 años de operación de una planta cualificada de energía renovable. Otras tecnologías como la biomasa de lazo abierto (utilizando desechos de granja y bosques en vez de cosechas dedicadas de energía), actualizaciones de eficiencia y adiciones de capacidad para sistemas existentes hidroeléctricos, de pequeña irrigación, gas de vertedero y desechos sólidos municipales, cualifican bajo el programa por un crédito menor de 1,1 centavos por kilovatio-hora producido. El PTC, que había expirado a finales de 2012, puede en efecto colocar al viento y otras tecnologías renovables cualificables de energía en la gama de precios de fuentes convencionales de energía.

Disponible de una forma u otra desde 1992, el PTC ha sido clave para ayudar a muchos proveedores pequeños de energía alternativa de grado comercial a cuajar sus negocios, lo que a su vez ha creado cientos de miles de empleos verdes. Según la Asociación Norteamericana de Energía Eólica (AWEA), el PTC ha ayudado a la industria de viento de EEUU a crecer a pasos agigantados. Gracias a la subvención, la industria ha atraído unos $15 mil millones en inversión en cada año de los cinco pasados. Hoy unas 500 granjas de viento operan a través de 44 estados, proporcionando como tres por ciento de las necesidades de electricidad de EEUU. El aumento en la oferta y demanda ha significado que el costo de la energía eólica ha caído aproximadamente 90 por ciento desde 1980.

Pero el Congreso ha permitido que el PTC expire sin renovación cuatro veces anteriormente, dejando varados los productores alternativos de energía que dependen de él para sobrevivir. Algunos afirman que la naturaleza “aquí hoy, mañana no” del PTC ha dañado mucho a los pequeños proveedores que no han podido contar con lo que se remonta a una subvención para empujar al país en la dirección de energía correcta: “Esta situación de inseguridad, de “aquí hoy, mañana no” contribuye a un ciclo de auge y depresión que plaga la industria del viento,” reporta la Unión de Científicos Concernidos (UCS), una organización sin fines lucrativos que ofrece ciencia independiente para resolver los problemas más urgentes del planeta. “En los años que siguieron el vencimiento de la medida, las instalaciones cayeron entre 73 y 93 por ciento, con correspondientes pérdidas de trabajo”.

Esta vez de nuevo el Congreso sólo ha extendido el PTC por un año, dejando el futuro incierto todavía para productores cualificados, reduciendo así la seguridad de cualquier inversión en EEUU basada en viento, la geotermia o proyectos de biomasa. “Extensiones a corto plazo del PTC son insuficientes para sostener el crecimiento a largo plazo de la energía renovable,” reporta UCS, agregando que la planificación y el logro de permisos para nuevas instalaciones de viento puede tomar dos años o más para completar. “Como resultado, muchos empresarios de energía renovable que dependen del PTC para mejorar la eficiencia de los costos de una planta pueden vacilar en comenzar un nuevo proyecto debido a la incertidumbre sobre la disponibilidad del crédito cuando el proyecto sea completado”.

La gran lástima en todo esto es que la energía eólica es una de las alternativas más prometedoras para EEUU. AWEA indica que las granjas de viento pueden producir alrededor de 20 por ciento de las necesidades de electricidad de la nación—pero sólo si el Congreso se compromete a apoyarlas a largo plazo mediante extensiones del PTC que duren más de un año.

CONTACTOS: AWEA; UCS.

Animal Rights National Conference 2018