Semana del 8/5/11

© Raymond Chen/Flickr

Querido DiálogoEcológico: No hace mucho tiempo nosotros leíamos mucho acerca del papel del hidrógeno en un futuro de energía ecológica, con transición de coches de motores a gasolina a vehículos propulsados por pilas de hidrógeno. ¿Dónde quedan ahora los coches a hidrógeno en un mercado con coches eléctricos que están entrando tan fuerte?

— Amanda Jenkins, Troy, MI

Es verdad que sólo hace unos años todo el mundo hablaba de pilas de combustible de hidrógeno como el futuro del transporte automotor sin petróleo. Los coches a pila de hidrógeno pueden correr infinitamente a base de gas de hidrógeno renovable sin dar lugar en absoluto a emisiones perjudiciales. Un artículo de 2005 de Scientific American reporteó con entusiasmo que los ejecutivos de la industria automotora “no anticipan a la larga ninguna opción superior al vehículo de pila de hidrógeno”. Igualmente, la Agencia Internacional de Energía (IEA) sugirió, también en 2005, que un 30 por ciento de la flota global de vehículos—700 millones de coches y camiones—podría ser propulsado por pilas de combustible de hidrógeno para 2050.

Pero los costos altos de desarrollo y obstáculos de implementación han mantenido los vehículos a pila de combustible (FCVs) fuera de la corriente principal por ahora. Y ante la competencia reciente de una nueva generación de vehículos totalmente eléctricos o híbrido-eléctricos, algunos analistas se preguntan si el futuro de la pila de combustible es tan brillante hoy como se pensaba en otro tiempo.

Eso no significa que la tecnología no es impresionante, y todavía potencialmente muy prometedora. El concepto fue desarrollado primero por NASA hace unas cinco décadas para uso en viajes espaciales y ha sido aplicado desde entonces en una gran variedad de otras aplicaciones móviles y estacionarias. En un FCV, un montón de pilas de combustible bajo el capó convierte hidrógeno almacenado a bordo con el oxígeno del aire en electricidad que propulsa el tren de de mando. Aunque los fabricantes de automóviles han podido hacer pilas de combustible suficientemente pequeñas como para quedarles perfectas y potenciar un coche o camión de tamaño convencional, el precio por unidad es alto debido a la necesidad de integrar componentes caros de vanguardia. Y la falta de demanda amplia impide producción a gran escala que bajaría los costos. También, la falta de estaciones de servicio con hidrógeno alrededor del país limita la practicalidad de tener un vehículo a pila de combustible.

Según Richard Gilbert, el coautor del libro, Revoluciones del Transporte: Moviendo Personas y Carga sin Petróleo, otro problema grande para las pilas de hidrógeno es su ineficiencia de energía. Crear gas de hidrógeno partiendo moléculas de agua a través de electrólisis acaba por usar cerca de la mitad de la energía que crea. Otra mitad de la energía resultante es consumida por la conversión de hidrógeno en electricidad dentro de las pilas de combustible. “Esto significa que sólo un cuarto de la energía inicialmente disponible alcanza el motor eléctrico,” reportea Gilbert. (Haciendo hidrógeno reformar gas natural es también sumamente ineficaz y depende de un hidrocarburo desde el principio). Tales pérdidas en la conversión no parecen muy atrayentes cuando se comparan con, por ejemplo, el recargar un vehículo eléctrico (EV) como el Leaf de Nissan o Volt de Chevy en un enchufe de pared—especialmente si la electricidad puede ser engendrada de partida mediante una fuente renovable como el viento o solar.

Pero los FCVs no están todavía fuera de combate. Unas pocas docenas de californianos ya manejan uno de los coches a pila de combustible Clarity FCX de Honda. Un pago mensual de arrendamiento de $600 permite a a conductores cualificados a no sólo cobertura contra colisiones, mantenimiento y ayuda de emergencia en la carretera sino también a combustible de hidrógeno, disponible a través de un puñado de estaciones de servicio de “rápida recarga”. General Motors forma parte de un esfuerzo para probar FCVs e implementar una infraestructura viable de reabastecimiento con hidrógeno en Hawái, actualmente uno del estados más dependientes de los hidrocarburos en EEUU. La Hawaii Hydrogen Initiative [Iniciativa de Hidrógeno de Hawái] espera traer más de 20 estaciones de reposte de hidrógeno a Hawái para 2015. Otros esfuerzos están en marcha en EEUU, Europa y otras partes.

CONTACTOS: IEA; Honda FCX Clarity.


Querido DiálogoEcológico: He oído que los robos de madera están en aumento a través del país. ¿Por qué robaría la gente madera y es un tipo específico para un uso particular?

— Rosie Ng, Stanwood, WA

La gente roba madera por las mismas razones que roban cualquier cosa: sacar provecho del trabajo de otra persona. Lo que hace el robo de la madera mucho más difícil de parar es el hecho que, muy a menudo, estos ocurren en áreas boscosas remotas y los taladores de árboles típicamente no tienen que documentar sus ventas tan meticulosamente como otras clases de extracción de recursos naturales. Con la economía todavía estancada, no sorprende que los robos de madera parecen estar en aumento, por lo menos en base a la evidencia anecdótica alrededor del país.

© Washington State Department of Natural Resources/Flickr
“El robo de madera puede ir de un hacendado que corta un árbol de un vecino a leñadores que roban centenares o miles de árboles de tierras privadas o públicas,” reportea Lori Compas en el número de septiembre/octubre 2010 de la Revista E. “Los investigadores dicen que es difícil calcular el número exacto de árboles perdidos al robo, pero las pérdidas se estiman en $3 millones durante los últimos cinco años en solamente Misisipí”. Cita un ejemplo allí según el cual un leñador fue arrestado con tres cargos de robo de madera después de talar unos $375.000 de dólares en árboles en tierra designada para el beneficio exclusivo de las escuelas locales.

A veces, los ladrones se concentran en tipos específicos de madera rara o cara, como el arce utilizado en algunos instrumentos musicales finos. Desde que no hay manera de decir si la madera dentro de un árbol de arce mostrará el patrón de pajaro sin cortarla, los ladrones no tienen miedo de dañar ni matar potencialmente un árbol para averiguar. “Podemos ver donde han marcado árboles [en tierra forestal del estado] para ver si tienen esa pauta deseable,” dice Larry Raedel, policía principal para el Departamento de Recursos Naturales del estado de Washington. “Cuando encuentran uno que la tiene, cortan el árbol completo y se escapan con una sección de cinco o seis pies. Puede que ganen $300-$400 con un trozo de patrón de pájaro.”

Por supuesto, al otro lado del espectro, esquemas mucho más complejos implican recibos falsificados o no reporteados de aserradero. “Por ejemplo un leñador quizás tenga un contrato legítimo para cortar madera en una parcela de tierra, con el entendimiento que cortará ciertos árboles, los llevará a un aserradero, recibirá pago y pagará al hacendado una porción de los recibos,” informa Compas. “La artimaña es que quizás lleve los troncos a varios molinos diferentes y sólo reportee las ventas en uno, embolsando la ganancia de los otros”. En respuesta a estas tácticas más sofisticadas la ley está comenzando a refinar sus esfuerzos para cazar los ladrones de madera con las manos en la masa mediante el uso de pintura de rastreo, más vigilancia y cámaras ocultas. Frecuentemente otros leñadores informarán a la autoridades locales acerca de un colega de su industria que perpetra tales crímenes.

Según la revista Tree Farmer, las legislaturas y tribunales en varios estados también están comenzando a asignar multas más altas a los robos de madera. “No sólo se aplicará indemnización punitiva por daños y perjuicios, sino también, en las situaciones apropiadas, los tribunales aplicarán multas rápidas y severas,” reportea Tree Farmer. A diferencia del pasado, hoy los ladrones de madera a menudo deben responder por entrar ilegalmente en una propiedad a la vez que enfrentar cargos civiles de latrocinio de recursos naturales—y ser forzados a restituir no sólo el valor de la madera robada sino también el costo de repoblar los sitios en cuestión. Los ladrones de madera que acarrean su botín fuera del estado también quizás encaren cargos federales por transportar madera robada a través de fronteras estatales.

CONTACTOS: E Magazine; Washington State Department of Natural Resources; Tree Farmer.

Animal Rights National Conference 2018