Semana del 8/8/10

Querido DiãlogoEcolñgico: Sé que el alimento local tiene ventajas para la salud y el medio ambiente, pero mi mercado local sñlo lleva algunos artéculos. éSe estã haciendo un esfuerzo para que los supermercados mãs grandes empiecen a llevar alimentos localmente producidos?

—Maria Fine, Somerville, MA

Comiendo alimentos locales reforzamos los lazos entre granjeros locales y nuestras comunidades, permanecemos conectados a las temporadas en nuestra regiñn, promovemos diversidad de cosechas, y minimizamos el transporte prohibitivo en energéa que emite tantos gases invernadero al trasladar alimentos de una regiñn del mundo a otra. También, ya que las cosechas locales son cosechadas generalmente al mãximo de frescura y tépicamente entregadas a las tiendas de comestibles dentro de un déa, los consumidores pueden estar seguros que consiguen las variedades mãs sabrosas y nutritivas de los alimentos que favorecen.

Por suerte para los consumidores y el ambiente, las verduras locales y otros alimentos estãn ahora mãs extensamente disponibles que lo que han sido por décadas. La primera cadena nacional de tiendas de comestibles que dio prioridad a productores locales, quizãs no sorprendentemente, fue Whole Foods, que comprñ de granjeros y rancheros locales desde que abriñ su primera tienda en 1980 en Austin, Tejas. Hoy cada una de las mãs de 270 tiendas de la compañéa en 38 estados de EE.UU. prioriza el procuramiento local—hasta tal punto que sus clientes lo dan por hecho. Las relaciones y arreglos de distribuciñn de Whole Foods con los productores locales sirven ahora como modelos para las principales cadenas nacionales de comestibles, muchas de las cuales han empezado a procurar algunos productos localmente cuando la temporada lo aconseja.

Algunos se destacan al tomar mãs iniciativa que otros. Quizãs la mãs notable es Walmart. En 2008 la compañéa se comprometiñ a procurar mãs frutas y verduras locales para mantener los precios bajos y proveer productos mãs econñmicos, frescos y sanos. Hoy mãs de 2.800 Supercentros y Mercados de Vecindario Walmart a través del paés dependen de una red diversa de pequeños agricultores locales para proporcionar verduras, frutas y legumbres—haciendo la compañéa de Sam Walton el comprador mãs grande de la naciñn de comestibles locales. Durante los meses de verano, por lo menos un quinto de los productos disponibles en las tiendas de Walmart se cultiva dentro del mismo estado en que estã la tienda.

Los comestibles cultivados localmente están ahora más disponibles que nunca. Para encontrar alimentos locales cerca de Ud., visite localharvest.org, que lista fuentes de comida orgánica por código postal. Foto: La Kootenay Country Store Co-op en Nelson, Colmbia Británica.© Donkeycart, courtesy Flickr

El programa Herencia Agrécola de la compañéa trabaja con granjas dentro de un déa de distancia por camiñn a una de sus bodegas, para que cultiven productos que de otro modo tendréan que procurarse tan lejos que su frescura sufriréa, a la vez que se emitiréa enormes cantidades de gases invernadero. Aunque el programa de Herencia representa actualmente sñlo de cuatro al seis por ciento del total de las ventas domésticas de comestibles de la compañéa, la firma aspira a un 20 por ciento dentro de los prñximos años.

Otras cadenas grandes de comestibles no se estãn quedando muy atrãs. Safeway, una de las tres principales cadenas de tiendas de comestibles del paés, se precia por su procuramiento local, consiguiendo casi la tercera parte de sus productos por todo el paés de cultivadores locales/regionales. En regiones fuertemente agrécolas como California, la cifra puede ser tan alta como el 45 por ciento. La compañéa también ha dado gran émpetus a los productos orgãnicos, como su competidor mãs grande, Walmart.

Si el tendero de la cadena mãs cercana a usted no lo estã haciendo muy bien en lo que respecta a comestibles locales, hay alternativas. Programas de Suscripciñn Agrécola, en que los consumidores se “abonan” a los productos de una granja dada pagando derechos mensuales que les asigna una caja de verduras y frutas frescas cada semana, son mãs populares que nunca, como son los mercados de granjeros locales, las cooperativas de alimentos y los mercados naturales independientes de alimentos. Para encontrar alimento locales cerca de usted, visite Local Harvest, que lista fuentes de alimentos de cultivo orgãnico por cñdigo postal y ofrece abundantes recursos para los que quieran saber mãs acerca de dñnde vienen sus alimentos y cñmo se producen.

CONTACTOS: Whole Foods; Walmart; Safeway; Local Harvest.


Querido DiãlogoEcolñgico: éCñmo le estã yendo a los pavos silvestres en EE.UU.? Ocasionalmente veré alguno cruzando el camino, épero cuãn bien podréan estar ellos con todo el desarrollo urbano que los rodea?

—Harley Barton, Hingham, MA

A principios del siglo XX, quedaban solamente 30.000 pavos silvestres en los EE.UU. continentales, habiendo sido exterminados a través de casi la mitad de su gama original. Hoy, aproximadamente siete millones vagan por el campo en todos los estados de la Unión, excepto Alaska. Foto: Pavos silvestres fotografiados en las cercanías de Little River, Georgia.© Vicki DeLoach, courtesy Flickr

Nadie puede estar seguro de cuantos millones de pavos salvajes vagaban por lo que pronto pasaréa a ser los EE.UU. cuando los Puritanos se sentaron a cenar en la primera Acciñn de Gracias en 1621 cerca de Plymouth, pero habéa obviamente suficientes pãjaros como para que fuesen presa fãcil. Para las postrimeréas del siglo 18, los pavos a través de la frontera estaban siendo cazados con abandono. Las escaseces de alimento que acompañaron la Guerra Civil aceleraron la demanda de pavos silvestres, y sus nümeros comenzaron a menguar a niveles sorprendentemente bajos. A principios del siglo 20 quedaban sñlo unos 30.000 pavos salvajes; los pãjaros habéan sido extirpados a través de casi la mitad de su gama anterior.

Pero las cosas comenzaron a cambiar para los pavos salvajes en los años veinte. Para comenzar, millones de acres despejados por los pioneros comenzaron a regenerar el tipo de hãbitat de bosques donde los pãjaros podréan prosperar. Pero el empujo verdadero para los pavos silvestres llegñ como legislaciñn. Instado por los cazadores, las agencias estatales de manejo de fauna, y de la industria de fusiles, el Congreso aprobñ la ley hito de Ayuda y Restauraciñn de Fauna Silvestre Federal (Ley de Pittman-Robertson) en 1937, que aplicñ un impuesto especéfico a las armas de caza, municiñn y otros equipos de caza. Una porciñn de los miles de millones de dñlares recaudados por la ley ha sido y continüa ser asignada hacia la restauraciñn de hãbitats de la fauna a través del paés.

Hacia 1959, el nümero de pavos salvajes saltñ dieciséis veces, sobrepasando medio millñn de pãjaros a través de EE.UU. Un censo de pavos silvestres en 1973 llevado a cabo por la National Wild Turkey Federation (NWTF) [Federaciñn nacional de Pavos Salvajes], mostrñ algo como 1,3 millones de pãjaros. La NWTF, que fue fundada por cazadores para ayudar a los esfuerzos de conservaciñn de los pavos, jugaréa un papel decisivo en la recuperaciñn del pavo salvaje destinando cientos de millones de dñlares en donativos y subvenciones caritativas para la recuperaciñn de hãbitat y proyectos de recolocaciñn de aves. Aunque los pãjaros probable

mente nunca regresarãn a los niveles de poblaciñn anterior a la colonizaciñn blanca, no se han visto mãs sanos en mãs 300 años. Estos déas aproximadamente siete millones de pavos salvajes vagan por las zonas rurales del paés y pueden ser encontrados en cada estado de EE.UU. ademãs de Alaska.

Por supuesto, el éxito en la restauraciñn del hãbitat para pavos salvajes también ha sido beneficioso para una gran variedad de otros animales silvestres. Los conservacionistas reconocen la ley visionaria de Pittman-Robertson (junto con el trabajo dedicado de muchos administradores de la fauna) como vital en la recuperaciñn de los pavos no sñlo salvajes sino también de poblaciones en peligro de venado cola-blanca, antélope pronghorn, del pato de madera, del castor, del oso negro, del ganso de Canadã, del alce norteamericano, de carnero de desierto, del lince, del puma, y de varias especies de pãjaros de presa.

Aparte de los animales y la biodiversidad que se beneficia de la recuperaciñn de la especie, los cazadores también pueden regocijarse, especialmente ya que ha sido su dinero el que ha financiado muchos de los proyectos para restaurar hãbitat donde cazan. La caza de pavos es tradicionalmente una ocupaciñn de otoño, culminando en la Acciñn de Gracias, por supuesto, pero cada estado tiene sus propias leyes con respecto a cuando y donde se permite la caza del pavo. NWTF proporciona una guéa gratuita en lénea sobre la Caza Otoñal de Pavos estado por estado con las fechas de las temporadas de caza y otra informaciñn pertinente para ayudar a los cazadores a planear su prñximo viaje dondequiera que sea en el EE.UU. continental. El sitio web también sirve como un recurso inapreciable de informaciñn y recursos relacionados con la conservaciñn, la caza y otros temas relacionaron con los pavos salvajes.

CONTACTOS: National Wild Turkey Federation.

DiãlogoEcolñgico (EarthTalk) es ahora un libro! Mãs detalles e informaciñn en: www.emagazine.com/earthtalkbook.

Animal Rights National Conference 2018